Ir al contenido

Ir al índice

Observando el mundo

Observando el mundo

 Observando el mundo

Orquídea poco común se salva de la extinción

A fin de evitar su desaparición, durante cincuenta años se protegió las veinticuatro horas del día al único ejemplar silvestre de la orquídea zapato de Venus (Cypripedium calceolus) que quedaba en Gran Bretaña. A partir de la época victoriana, la hermosa flor de colores amarillo y pardo rojizo se consideraba tan valiosa que, para la década de 1950, la gente la había arrancado hasta casi extinguirla; solo logró sobrevivir una planta, localizada en North Yorkshire. Los botánicos intentaron obtener más plantas de este ejemplar, pero su floración poco frecuente hizo imposible la polinización natural. No obstante, a principios de la década de 1990, los científicos de los jardines de Kew (Londres) descubrieron la micropropagación, método que les permitió cultivar nuevas plantas a partir de las semillas obtenidas mediante polinización manual. Se trasladó a esas plantas a sus hábitats naturales de piedra caliza, y ahora crecen entre 200 y 300 zapatos de Venus en el norte de Inglaterra. Uno de los sitios está abierto al público, pero los demás se mantienen secretos como medida de protección mientras “los científicos siguen tratando de robustecer [las plantas] lo suficiente para que soporten las plagas y los hongos”, informa el periódico londinense The Independent.

 Alérgicos a los seres humanos

“Muchos animales son alérgicos a los humanos”, afirma el rotativo alemán Leipziger Volkszeitung. Según este, la Asociación Alemana contra las Alergias y el Asma (DAAB, por sus siglas en alemán) comunicó hace poco que “la compañía humana provoca síntomas típicos de alergia, como sarpullidos o estornudos persistentes, en 1 de cada 20 mascotas”. Se dice que las principales razones son las escamas caídas de la piel humana y el excremento de los ácaros del polvo que se alimentan de ellas. Si la mascota se rasca, se lame o se mordisquea constantemente sin tener pulgas, el dueño sabrá que es alérgica a las personas, sobre todo si los síntomas disminuyen tras un cambio de ambiente o en ausencia del amo. También se sabe que los alimentos y el polen producen alergias en los animales. La citada asociación señala como ejemplo el incremento en la cantidad de caballos con fiebre del heno en los últimos años.

¿Qué es un “verdadero hombre”?

“Los chicos [...] todavía creen que ser buen deportista, llevar ropa de marca y evitar las amistades estrechas son características del ‘verdadero hombre’, mientras que el trabajo duro se considera ‘poco masculino’ —comenta el diario londinense The Independent—. En la escuela, los muchachos respetan a los compañeros dominantes que usan lenguaje obsceno. Los adolescentes que no logran amoldarse al estereotipo se arriesgan al maltrato o a que los tilden de homosexuales.” La encuesta, realizada por el Colegio Birkbeck de la Universidad de Londres entre jovencitos de 11 a 14 años provenientes de doce escuelas londinenses, reveló que los chicos “admitieron que su ‘conducta machista’ a menudo los hacía sentirse aislados y con temor a expresarse”, señala el rotativo. El profesor Stephen Frosh, director de la investigación, afirmó: “Necesitamos transmitir a los chicos el mensaje convincente de que para ser hombres no tienen por qué ser duros ni reprimir sus sentimientos”.

Críticas a la Cruz Roja

Poco después de los atentados del 11 de septiembre, la Cruz Roja Americana comenzó a solicitar donaciones de dinero en efectivo y de sangre. Se obtuvieron cerca de 850 millones de dólares y 400.000 unidades de sangre. Aunque la colecta fue rápida, los desembolsos no lo fueron. “La Cruz Roja Americana tardó en distribuir los fondos de socorro a las familias afectadas por los ataques”, afirma The Washington Times. “Los fondos se empleaban en programas no relacionados con el 11 de septiembre” y se dedicó una suma enorme a “necesidades a largo plazo, como [un] programa de congelamiento de sangre, psicoterapia y atentados futuros”. La sangre donada tuvo poca demanda y caducó al pasar su período útil de cuarenta y dos días, por lo que “ya no sirve y hay que incinerarla”, explica el artículo. Según los medios de comunicación, la dirección de la Cruz Roja, acosada por el aluvión de críticas, despidió a su presidenta y anunció a finales de enero de 2002 que el 90% de lo recaudado se entregaría a las víctimas del desastre a más tardar para el 11 de septiembre de 2002.

Desastres naturales mortíferos

“Los desastres naturales alrededor del mundo segaron al menos 25.000 vidas en 2001, más del doble que el año anterior”, señala la agencia de noticias Reuters. Munich Re, la mayor reaseguradora mundial, calculó que las pérdidas económicas ascendían a 36.000 millones de dólares, cifra muy superior a la producida por los atentados ocurridos el 11 de septiembre en Estados Unidos. De los 700 desastres más graves, dos tercios fueron tormentas e inundaciones. Las condiciones atmosféricas extremas se atribuyen a los constantes cambios climáticos. “Los incendios forestales en Australia, las inundaciones en Brasil y Turquía, las grandes nevadas del centro y sur de Europa y un tifón en Singapur, considerado meteorológicamente imposible, son indicadores de la relación entre los cambios climáticos y el aumento de catástrofes atmosféricas”, declaró la compañía. Además, esta mencionó que el año 2001 fue el segundo más caluroso desde que se empezaron a guardar registros, ciento sesenta años atrás. La mayor cantidad de muertes las produjeron los terremotos; tan solo en enero murieron más de catorce mil personas como resultado de un sismo en la India. En 2001 se contabilizaron un total de 80 terremotos grandes.

Los cinturones de los asientos traseros salvan vidas

“Los pasajeros de atrás que no se abrochan el cinturón exponen a los de delante que sí lo llevan puesto a un riesgo cinco veces mayor de perder la vida en un choque”, señala el diario londinense The Guardian. En Japón, al repasar los archivos relacionados con más de cien mil accidentes ocurridos en un período de más de cinco años, los investigadores de la Universidad de Tokio descubrieron que casi el 80% de las muertes de pasajeros delanteros que tenían puesto el cinturón de seguridad podrían haberse evitado si los ocupantes de atrás lo hubieran utilizado. En una colisión, los pasajeros sin cinturón son lanzados con tal fuerza que los ocupantes del frente corren un riesgo mucho mayor de sufrir lesiones graves o incluso de morir aplastados. Aunque el uso de los cinturones de seguridad en los asientos traseros es obligatorio en Gran Bretaña desde 1991, las encuestas indican que un 40% de los adultos sigue sin usarlos.

Riesgo de contaminación atmosférica en Asia

“En la India, más de cuarenta mil personas mueren todos los años debido a la contaminación del aire”, afirma la revista de ecología Down to Earth. Investigaciones realizadas por el Banco Mundial y el Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo revelaron que la contaminación atmosférica en Asia es mucho mayor que en Europa y Estados Unidos juntos, y que está acabando con la vida de miles de habitantes de Seúl, Pekín, Bangkok, Yakarta y Manila. En Manila, por ejemplo, fallecen más de cuatro mil personas al año debido a enfermedades respiratorias, mientras que 90.000 sufren de bronquitis crónica grave. El índice de mortalidad es todavía más elevado en Pekín y Yakarta. El problema se achaca a “los combustibles de baja calidad, los métodos ineficaces de producción de energía, la circulación de vehículos en malas condiciones y los congestionamientos de tráfico”, indica la revista.

Aprovecharse del cambio a euros

Con el cambio al euro, la Iglesia Católica italiana ha “aprovechado la oportunidad que le brinda el funeral de la lira para remediar la disminución de las limosnas” mediante “el redondeo de sus precios”, comenta el periódico Corriere della Sera. El vicariato de Roma envió a todas sus parroquias una circular para “ajustar la ‘lista de precios’. La ofrenda por celebrar una misa, que antes costaba solo 15.000 liras, sube a 10 euros (19.363 liras). La ofrenda máxima por una boda, antes de 450.000 liras, aumenta a 270 euros (523.000 liras)”. La circular aclara, no obstante, que “la cifra se aplica a las bodas de los que no son feligreses, mientras que la cifra para quienes sí lo son se determinará a discreción, como se hace con los bautismos y los funerales”. Con todo, en Roma los sacerdotes siguen enfrentándose al problema de encontrar las cajas de colecta de sus parroquias lastimosamente vacías, quizás como consecuencia de “cierto grado de avaricia entre los fieles, junto con un descenso en la asistencia”, señala el diario.