Ir al contenido

Ir al índice

¿Por qué la gente abandona las religiones tradicionales?

¿Por qué la gente abandona las religiones tradicionales?

 ¿Por qué la gente abandona las religiones tradicionales?

LAS RELIGIONES que dicen basar sus enseñanzas en las de Jesucristo tienen, en conjunto, unos mil setecientos millones de adeptos, más que cualquier otra confesión del mundo, incluidos el budismo, el hinduismo y el islam. Pero los informes indican que, en muchos países considerados cristianos, la religión está perdiendo el control de las masas.

 Gente de todo estrato social abandona las iglesias. Ronald F. Inglehart, investigador de la Universidad de Michigan y director del World Values Survey, dijo que, en las naciones desarrolladas, la religión está declinando. La revista Bible Review publicó estas palabras suyas: “La asistencia semanal a la iglesia ha disminuido drásticamente, y los países latinoamericanos están enviando misioneros para salvar las almas de sus antiguos colonizadores”. Él afirma que donde más se destaca el “desmoronamiento de la religión” es en algunos países del norte de Europa. En Noruega y Dinamarca, únicamente el 5% de la población es cristiana practicante. En Suecia, tal porcentaje es de solo el 4%, y en Rusia, del 2%.

Los informes de Alemania indican que entre 1984 y 1993, de todos los católicos inscritos en el país, la cantidad de practicantes descendió de un 25,3% a un 19%. Para 1992, solo el 4% de los protestantes asistían con regularidad a los servicios religiosos dominicales. En 1999, la revista Christianity Today dijo: “Solo 1 alemán de cada 10 va a la iglesia todas las semanas”.

Tocante a la mengua de creyentes en Gran Bretaña, el periódico The Guardian afirma: “El cristianismo nunca se había visto tan mal”, y añade que “para los sacerdotes y pastores, el período de 1950 a 2000 ha sido el peor medio siglo de la historia”. Aludiendo a un informe especial sobre la religión en el Reino Unido, el rotativo indica que los jóvenes no son los únicos que están perdiendo la fe en la religión organizada. Señala: “Los mayores van perdiendo la fe en Dios con el paso de los años. Los nuevos datos que confirman esta tendencia asustarán a las iglesias británicas que están en crisis, pues hasta ahora veían a las personas de edad como la columna vertebral de sus menguantes congregaciones”.

Fuera de Europa, la situación es similar. Por ejemplo, la revista Alberta Report, de Canadá, dice que ese país está experimentando un “desmoronamiento de la fe y el culto institucionales” y que “tres veces más canadienses prefieren sus propias ideas subjetivas en cuanto a Dios en lugar de acatar las de un credo concreto”.

Muchas personas reconocen que los servicios religiosos de su Iglesia no las enriquecen ni iluminan en sentido espiritual. Según la revista canadiense Maclean’s, tanto los judíos como los católicos que fueron entrevistados en un ashram (retiro espiritual hindú) del Himalaya expresaron la misma opinión: “Los ritos estereotipados ya no nos conmovían”. De hecho, hasta después de muchos años de asistencia fiel a los servicios religiosos, algunos se preguntan: “¿Qué he aprendido realmente en la iglesia? ¿Estoy más cerca de Dios?”. Con razón, el escritor Gregg Easterbrook dijo que “en Occidente, la principal carencia de nuestra era ya no es la material, sino la espiritual”.

Por supuesto, hay muchos países en los que las cifras de asistencia a la iglesia son más altas. Pero el hecho de que la gente vaya a la iglesia no siempre significa que acate lealmente las enseñanzas de su religión. Por ejemplo, el periódico australiano The Age señala que, en Occidente, “la proporción de cristianos que practican su religión está disminuyendo con rapidez. En gran parte de África, Asia y Latinoamérica, el cristianismo es un velo tras el que muchas personas continúan abrazando creencias tribales o sectarias más atrayentes —descartadas oficialmente hace años—, que no solo son totalmente ajenas a las doctrinas cristianas ortodoxas, sino que a menudo las contradicen”.

¿Por qué abandonan tantas personas, jóvenes y mayores, su religión? Parece que un factor importante es la decepción.

El sombrío historial de la religión

El diario The Guardian hizo la siguiente observación: “La Iglesia Católica Romana tiene un deplorable historial de complicidad con el fascismo a lo largo del siglo XX, desde sus felicitaciones al general Franco después de la guerra civil española hasta sus recientes gestiones a favor del general Pinochet”. The Guardian también indicó que el papa Pío XII, que ocupaba el cargo de sumo pontífice durante la II Guerra Mundial, “estuvo muy dispuesto a llegar a un acuerdo con [Hitler] a fin de evitar posibles situaciones embarazosas como la de denunciar el Holocausto”.

 El periódico The Age apunta: “Las afirmaciones de que se practica el cristianismo han resultado falsas en innumerables ocasiones. Los cristianos no han logrado conservar su propia paz y unidad interna [...]. Las muchas guerras de saqueo y conquista libradas con la excusa de ganar conversos para Cristo lo atestiguan. La fe, la esperanza y el amor tal vez sean las virtudes cristianas preeminentes, pero los que supuestamente aspiran a tales virtudes pueden ser igual de cínicos y proclives al desaliento que los no cristianos, y no más caritativos. [...] Fue un país cristiano el que dio origen al Holocausto, y otro, también cristiano, el que desencadenó los horrores de la guerra atómica en Japón”.

Puede que haya quienes argumenten que la cristiandad lleva mucho tiempo fomentando virtudes como la prudencia, la fortaleza, la templanza y la justicia. Pero The Age comenta: “Pues bien, por lo general, los cristianos de Europa, América del Norte y Australia consumen una proporción de recursos terrestres mucho mayor de la que les corresponde y, a fin de saciar sus deseos, siguen tolerando la explotación, la opresión y la degradación medioambiental de los países vecinos más débiles”.

En cuanto al futuro de la cristiandad, The Age agrega: “Sin un marco institucional estable, el cristianismo no puede esperar recuperar el poder social que tuvo siglos atrás. Esto puede ser bueno o malo, dependiendo del punto de vista de cada uno. Pero es la realidad a la que se enfrentará el cristianismo en los años venideros”.

En vista de esta decadencia en el campo de la religión organizada, muchos se están apartando de las iglesias establecidas. Pero ¿satisface de veras sus necesidades la alternativa que escogen? ¿Es esa la solución?

[Ilustraciones de la página 7]

Las ceremonias suntuosas dejan a muchas personas con un gran vacío espiritual

[Ilustración de la página 7]

Mucha gente se aparta de las religiones tradicionales porque las ha visto apoyar guerras y regímenes políticos opresivos

[Reconocimiento]

Foto: age fotostock