Ir al contenido

Ir al índice

De nuestros lectores

De nuestros lectores

 De nuestros lectores

Prisiones Muchísimas gracias por los artículos que publicaron sobre el tema “¿Se puede reformar a los presos?” (8 de mayo de 2001). Estuve encarcelado catorce años, durante los cuales entré en contacto con los testigos de Jehová y empecé a estudiar la Biblia. Tras mi puesta en libertad, seguí estudiando y me bauticé poco después. Los presidiarios pueden reformarse si se atienen a los principios bíblicos. Al igual que yo, agradecen la ardua labor de los Testigos que dedican parte de su tiempo a ayudar a los reclusos.

R. S., Estados Unidos

Actualmente me hallo en un correccional en el que los testigos de Jehová tienen permiso para llevar a cabo su magnífico programa educativo. Un preso se ha bautizado ya, y muchos otros están estudiando la Biblia. ¡Qué maravilloso es servir a Jehová donde sea que nos encontremos!

J.A.M., Estados Unidos

Aquí, en Japón, a veces resulta difícil entablar conversaciones con la gente acerca de la Biblia. Pero me animó el ejemplo de estos hermanos que confían en Jehová y dan clases bíblicas a los presos. Muchas gracias por informarnos sobre su duro trabajo. Puesto que vivimos en los últimos días, todos debemos fortalecer aún más nuestra relación con Jehová.

K. D., Japón

Después de llevar ocho años recluido, he comprobado que las prisiones no están cumpliendo con su cometido. Sin embargo, la obra de educación bíblica que ustedes efectúan sí que produce buenos resultados. Estoy muy agradecido a los testigos de Jehová, pues muestran amor a los que hemos cometido errores pero intentamos enmendarlos y ser mejores personas.

R. J., Estados Unidos

Cuando recibí la revista, me pregunté a quién podría interesarle el tema. Esa misma noche me telefonearon. Habían asaltado a mi madre y le habían robado su automóvil. Mientras hablaba con mis compañeros de trabajo sobre la delincuencia, los delincuentes y las cárceles, recordé que tenía la revista en mi casillero. ¡Qué maravilla de artículos! Al día siguiente le di un ejemplar de la revista a cada uno de mis compañeros y otro a mi madre. No cabe duda de que estos reportajes cumplen el propósito de ¡Despertad! al ‘sondear el trasfondo de los acontecimientos actuales e indicar cuál es su verdadero significado’.

R. S., Estados Unidos

No sabía nada de los testigos de Jehová hasta que mi compañero de celda me habló de ellos. Me sentí sumamente agradecido al leer que tienen el valor de aventurarse entre estos muros y alambradas para ayudar a personas como yo a conocer a Jehová antes de que sea demasiado tarde. Los Testigos deberían ser condecorados por el amor que demuestran.

M. N., Estados Unidos

Estos artículos son de utilidad para quienes trabajamos en las prisiones porque ponen de manifiesto que la Biblia puede ayudar a los reclusos a cambiar su fuero interno: su forma de pensar y de sentir. También ayudarán a los presos a comprender la labor que realizamos al enseñarles a hacer la voluntad de Jehová. Los ejemplos de la página 10 dejan claro por qué no debemos involucrarnos en los problemas legales de los internos, sino más bien darles clases de la Biblia y tratar de llegarles al corazón.

A. I., Rumania

De safari Tengo 13 años. Me gustó mucho el artículo “De safari en Ghana” (8 de mayo de 2001). Me encanta leer reportajes de animales. Por favor, no dejen de imprimir las revistas.

J. W., Estados Unidos