Ir al contenido

Ir al índice

¿Quién es el anticristo?

¿Quién es el anticristo?

 El punto de vista bíblico

¿Quién es el anticristo?

“Han oído que el anticristo viene.” (1 Juan 2:18.)

SI NOS avisaran de que se ha visto a un peligroso delincuente dirigirse a nuestro vecindario, ¿qué haríamos? Con toda probabilidad trataríamos de averiguar cómo es y cómo actúa, y nos mantendríamos alerta.

Actualmente se da una situación similar. El apóstol Juan nos advierte: “Toda expresión inspirada que no confiesa a Jesús no se origina de Dios. Además, esta es la expresión inspirada del anticristo que ustedes han oído que venía, y actualmente ya está en el mundo” (1 Juan 4:3). ¿Amenaza el bienestar de la humanidad un anticristo que engaña a los hombres y es enemigo de Dios?

Juan empleó el término anticristo cinco veces en dos de sus epístolas, con referencia a quienes se oponen a lo que enseña la Biblia acerca de Jesucristo. Entre estos se encuentran los impostores que afirman ser el Cristo o su enviado. La Biblia contiene información confiable sobre el enigmático anticristo, pero, como a veces sucede con los criminales, se ha prestado más atención a los rumores infundados que corren acerca de él que a la verdad.

Un caso de confusión de identidades

Desde que el apóstol Juan puso por escrito las palabras supracitadas, se ha afirmado que estas aludían a alguien específico. De hecho, se ha identificado al anticristo con diversos personajes. Hace siglos, mucha gente creyó que era el emperador romano Nerón. Asimismo, el odio y el terror desatados por Adolf Hitler indujeron a numerosas personas a afirmar que se trataba del anticristo. Este término se ha aplicado incluso al filósofo alemán Friedrich Nietzsche. Por otro lado, hay quienes piensan que el anticristo está por venir y que lo hará en la forma de un astuto e implacable político que tratará de gobernar el mundo. Estos mismos sostienen que la bestia del capítulo 13 de Revelación (Apocalipsis) constituye una referencia específica al anticristo mencionado por Juan, y que su marca, a saber, 666, identificará de algún modo a ese futuro defensor de la maldad.

Quienes promueven estas ideas suponen que Juan reveló la existencia de un solo anticristo. Pero ¿qué indican sus palabras? Fijémonos en lo que dice 1 Juan 2:18: “Así como han oído que el anticristo viene, aun ahora ha llegado a haber muchos anticristos”. En efecto, fueron “muchos anticristos”, y no uno solo, los responsables de la crisis espiritual del siglo primero. Hoy son numerosos los integrantes  de la clase del anticristo, y, en conjunto, son los causantes de la ruina espiritual de la humanidad (2 Timoteo 3:1-5, 13). ¿Quiénes componen el anticristo?

A título de ejemplo, examinemos la bestia de siete cabezas del capítulo 13 de Apocalipsis. “La bestia salvaje que vi era semejante a un leopardo, pero sus pies eran como los de un oso, y su boca era como boca de león”, escribió el apóstol Juan (Revelación 13:2). ¿Qué significan estas palabras?

Algunos comentaristas de la Biblia han observado una relación entre el capítulo 13 de Revelación y el capítulo 7 de Daniel. Dios concedió a Daniel la visión de varias bestias figurativas, entre ellas, un leopardo, un oso y un león (Daniel 7:2-6). ¿Qué significado les atribuyó el profeta de Dios? Escribió que esos animales salvajes simbolizaban reyes o gobiernos terrestres (Daniel 7:17). Por ello, podemos concluir de manera lógica que la bestia salvaje de Revelación representa a los gobiernos humanos. Como se oponen al Reino de Dios, forman parte del anticristo.

¿Quién más compone el anticristo?

Mientras el Hijo de Dios residió en la Tierra, tuvo muchos enemigos. Actualmente sigue teniendo opositores aunque ya no está a su alcance. Observe a quienes se incluye entre ellos.

El apóstol Juan señaló: “¿Quién es el mentiroso si no es el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo” (1 Juan 2:22). Los apóstatas y los guías de las religiones falsas tergiversan las claras enseñanzas de Jesús y las convierten en una maraña de mentiras. Estos rechazan la verdad bíblica y difunden falsedades en el nombre de Dios y de Cristo. Niegan la verdadera relación que existe entre el Padre y el Hijo mediante la doctrina de la Trinidad. Así pues, ellos también forman parte del anticristo.

Jesús advirtió a sus discípulos de lo siguiente, según se registra en Lucas 21:12: “Les echarán mano a ustedes y los perseguirán, entregándolos a las sinagogas y prisiones [...] por causa de mi nombre”. Desde el siglo primero, los cristianos verdaderos han soportado una despiadada persecución (2 Timoteo 3:12). Los que la instigan se oponen a Cristo, por lo que constituyen igualmente el anticristo.

“El que no está de mi parte, contra mí está, y el que no recoge conmigo, desparrama.” (Lucas 11:23.) Con estas palabras, Jesús declara que todos aquellos que se oponen a él y a los propósitos divinos que defiende entran dentro de la categoría del anticristo. ¿Qué final les aguarda?

¿Qué les espera a los anticristos?

“[Dios destruirá] a los que hablan una mentira. Al hombre de derramamiento de sangre y de engaño Jehová lo detesta”, dice el Salmo 5:6. ¿Atañe esto a los anticristos? Sí. El apóstol Juan escribió: “Muchos engañadores han salido al mundo, personas que no confiesan a Jesucristo como venido en carne. Este es el engañador y el anticristo” (2 Juan 7). A causa de sus engaños, el Dios todopoderoso los destruirá.

Mientras se acerca la ejecución de tal sentencia, los cristianos verdaderos no deben permitir que las mentiras y presiones anticristianas, sobre todo las de origen apóstata, debiliten su fe. Es urgente que presten atención a la advertencia de Juan: “Cuídense, para que no pierdan las cosas para producir las cuales hemos trabajado, sino que obtengan un galardón pleno” (2 Juan 8).

[Reconocimiento de la página 20]

Figuras de Nerón de las páginas 2 y 20: por gentileza de Visitors of the Ashmolean Museum (Oxford)