Ir al contenido

Ir al índice

De nuestros lectores

De nuestros lectores

 De nuestros lectores

Las minas terrestres Me conmovió la serie “¿Qué se puede hacer con las minas terrestres?” (8 de mayo de 2000). Es espantoso que tantísimos civiles inocentes mueran todos los años por esta causa.

E. U., Finlandia

Cuando leí sobre los monstruosos artefactos que está empleando el hombre contra su semejante, me sentí avergonzado. Dios tiene todas las razones habidas y por haber para intervenir y acabar con la maldad que existe en la Tierra.

G. S., Brasil

Esta serie ha hecho historia en lo que se refiere a concienciar al público de un asunto de suma importancia. La fotografía de portada captaba el interés.

R. H., Estados Unidos

Tratamiento médico sin transfusiones El artículo “Usted va a morirse” (8 de mayo de 2000) me recordó la experiencia que vivió mi padre. Hace años sufrió una trombosis mientras conducía. El automóvil volcó. Cuando papá recobró el conocimiento, el médico le dijo que tenía que administrarle una transfusión de sangre. Como mi padre se negó a aceptarla, le advirtió: “Si no le pongo la transfusión, se va a morir”. Mi padre siguió rehusándola. Al día siguiente, el doctor fue a verlo a la habitación y le preguntó: “¿Cómo está?”. Él le contestó: “¡Estoy vivo!”. Papá vive todavía y continúa sirviendo a Jehová lo mejor que puede.

T. M., Estados Unidos

Tengo una extraña variedad de cáncer en la sangre. Cuando me lo diagnosticaron, el doctor me dijo que moriría en seis meses si no me empezaban a transfundir sangre inmediatamente. Eso ocurrió en 1991. Encontré a un médico que respetaba mis creencias con respecto a la sangre y decidí recibir, bajo su supervisión, inyecciones semanales de eritropoyetina, lo que me ha ayudado a elevar el recuento sanguíneo.

E. G., Estados Unidos

Soy doctora. Al leer el relato de Leanne Karlinsky, me horrorizó ver lo inhumanos que fueron quienes le negaron el cuidado postoperatorio [porque rechazaba transfusiones]. Me cuesta imaginar que existan personas de mente tan cerrada.

C. C., Estados Unidos

La lucha contra la desesperación Dado que sufro de depresión, leí el tema “El punto de vista bíblico: Cómo hacer frente a la desesperación” (8 de mayo de 2000) en cuanto lo recibí. Como ustedes dijeron, hablar con alguien comprensivo que sepa escuchar es muy animador. Me gustaría darles las gracias por sus maravillosos artículos.

A. D., Lituania

La intolerancia a la lactosa Mi esposa se sentía muy mal y consultó con su doctora, quien le dijo que quizás tuviera intolerancia a la lactosa. En mi vida había oído hablar de ese trastorno, de modo que muchas gracias por el artículo “¿Padece intolerancia a la lactosa?” (8 de mayo de 2000). Esta magnífica información no podía haber sido más oportuna.

E. P., Estados Unidos

Brasil El tema “El Pantanal: asombroso santuario” (8 de septiembre de 1999) despertó en mí el deseo de visitar personalmente este paraje que Jehová creó, así que mi hermana y yo hicimos planes para visitar Brasil. El artículo “La fascinante historia de una ‘tierra de contrastes’” (8 de mayo de 2000) llegó dos semanas antes de que nos marcháramos. Resultó ser una guía excelente para visitar los mejores lugares.

E. V., Inglaterra

Las aves y los presos He tenido el placer de criar y poner en libertad a varios pájaros. El artículo “¿Qué puede enseñarle un ave a un preso?” (8 de mayo de 2000) me recordó que hasta una pequeña creación de Jehová puede enseñarnos muchísimas cosas.

E. D., Estados Unidos