Ir al contenido

Ir al índice

Observando el mundo

Observando el mundo

 Observando el mundo

¿Importa una segunda opinión?

“En lo que respecta a obtener una segunda opinión médica, muchísimas personas somos exageradamente respetuosas. Pero tal falta de resolución podría costarles la vida a los pacientes”, afirma el diario The News, de la Ciudad de México. Con frecuencia, el enfermo no busca un segundo diagnóstico porque teme que su médico se ofenda. Pero “a la mayoría de los facultativos no les incomoda —apunta el periódico—. Si su médico se molesta, pudiera ser señal de que habrá problemas más tarde”. En la actualidad, tanto los médicos como las compañías de seguros consideran que una segunda opinión es un buen recurso para garantizar el mejor tratamiento del paciente. El doctor Michael Andrews, presidente de la Sociedad de Oncología Clínica de Georgia, dice que él anima a sus pacientes a buscar una segunda opinión porque suelen regresar con más confianza en sus recomendaciones. El director de un equipo de salud pública expresó: “Los pacientes deben recordar que es su cuerpo lo que peligra”.

Amigos peligrosos

El conductor adolescente es mucho más propenso a sufrir un accidente mortal si lleva pasajeros en su auto, según un estudio publicado en la revista The Journal of the American Medical Association. Un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins (Maryland, E.U.A.) descubrió que el riesgo de que un conductor de 16 años de edad muera aumentó un 39% con un acompañante, un 86% con dos y un 282% con tres pasajeros o más. Las principales causas que se citaron en el estudio fueron los “comportamientos peligrosos al conducir [...], estrechamente relacionados con la presencia de amigos”. Entre dichas conductas arriesgadas están ir a exceso de velocidad, conducir pegado a otros autos, pasarse la luz roja, conducir bajo el efecto de las drogas o el alcohol y distraerse por el alboroto de los pasajeros.

“Cuanto más vieja, más sabe”

Los científicos han descubierto que ciertas partes del cerebro tienen la facultad de producir nuevas neuronas a medida que la persona envejece, informa el diario londinense The Times. Antes se creía que las neuronas no se reproducían en la edad adulta. Ahora, The Times señala que “la clave para estimular el crecimiento es mantener la mente activa”. Un estudio reciente entre individuos mayores de 65 años encontró que el aprendizaje y la interacción con el semejante parecen estimular la formación de nuevas neuronas y sus conexiones. Los investigadores descubrieron que el relacionarse con otras personas mejoró “la salud, la longevidad y la calidad de vida”. La neurocirujana Susan Greenfield comenta: “Cuanto más amplia sea su experiencia, tantas más sinapsis tendrá. Así, resulta cierto que la gente, cuanto más vieja, más sabe”.

La ruta marítima del norte

Robert Thorne, comerciante de especias del siglo XVI, soñaba con encontrar una ruta marítima por el Ártico que lo llevara de Europa al Lejano Oriente. El sueño de Thorne se ha hecho realidad gracias al calentamiento del planeta, según el diario The Times, de Londres. Hoy día, las aguas que bañan las costas de Rusia y el este de Siberia están casi sin hielo durante todo el verano, lo que permite que buques mercantes zarpen del mar del Norte, naveguen por el círculo polar ártico y entren al Pacífico por el estrecho de Bering. Cuando la ruta se congela de nuevo, los barcos de Europa con destino al Lejano Oriente tienen que pasar por el canal de Suez, bordear el extremo sur de África o atravesar el canal de Panamá. Las ventajas económicas de la ruta marítima del norte son considerables, pues prácticamente reduce a la mitad (menos de 7.000 millas náuticas [13.000 kilómetros]) la distancia entre Hamburgo (Alemania) y Yokohama (Japón).

Problemas para analizar la sangre

“Más de la mitad de todos los países del mundo no someten la sangre donada a análisis completos, lo que incrementa el riesgo de propagación del sida y de otros males”, advierte un comunicado de Associated Press. Basándose en datos aportados por la Organización Mundial de la Salud, la nota agrega que “entre el cinco y el diez por ciento de los portadores del virus del sida se infectaron mediante transfusiones”. Pero el sida es solo una de las enfermedades que se propagan por ese medio. Todos los años, de ocho a dieciséis millones de personas contraen hepatitis B, y de dos a cuatro millones, hepatitis C debido a las transfusiones y las inyecciones contaminadas. El precio  elevado de un análisis adecuado se presenta como una de las razones para no hacerlo, puesto que determinar la presencia de dichos contaminantes cuesta entre 40 y 50 dólares por unidad. De todos modos, tales pruebas “no siempre son confiables, en particular si las realiza personal no capacitado o el equipo es inadecuado”, señala el informe.

Abuso infantil en la India

En la India, cada diez minutos se inicia a un niño en la prostitución, informa el rotativo The New Indian Express, lo cual significa que todos los años, cerca de cincuenta mil niños indios son forzados a integrarse en el mercado sexual. En el estado de Kerala, un seminario sobre el abuso sexual infantil reseñó otro hecho alarmante. Los médicos de la zona son “reacios a atender casos de violación porque no tienen la experiencia para hacerlo ni quieren implicarse”, explica el diario. A veces incluso los padres contribuyen al problema. La señora Sreelekha, directora de Vigilancia Central, comenta: “Los padres son renuentes a denunciar casos [de violación] para evitar el posible estigma y aislamiento social”.

Lo más sano es cenar en familia

Uno de los mejores recursos de los padres para asegurar la salud de sus hijos es cenar con ellos, señala el diario The Globe and Mail. El doctor Matthew Gillman, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, comenta que “las cenas en familia contienen alimentos más saludables que los que ingeriría de otra manera cualquier niño o adolescente”. Cuando los hijos toman sus comidas con la familia, hay más probabilidades de que coman las porciones recomendadas de frutas y verduras, que ingieran las vitaminas y los minerales que necesitan y que consuman menos azúcar y grasas. Los investigadores también descubrieron que las cenas familiares fomentan conversaciones sobre la buena alimentación e inculcan mejores hábitos alimenticios en los niños, hábitos que conservarán cuando coman fuera de casa. The Globe señala que el reciente estudio, basado en una investigación permanente que toma como muestra a unos dieciséis mil jovencitos entre las edades de 9 y 14 años, reveló que “solo 2 de cada 5 niños en edad escolar cenan con sus padres casi todos los días, y 1 de cada 5 nunca lo hace”.

Hábiles tejedoras

“El hilo de la araña es uno de los materiales más resistentes del planeta”, expresa la revista New Scientist. Cada fibra puede estirarse hasta alcanzar de dos a cuatro veces su longitud original antes de romperse, y se dice que es tan resistente que una hebra de hilo del grosor de un lápiz podría parar un jumbo en vuelo. Los científicos han intentado desentrañar los secretos del tejido de la araña para darles diferentes aplicaciones industriales. Por ejemplo, la revista explica que en la actualidad el material preferido para la manufactura de chalecos antibalas es el kevlar, una fibra artificial hecha con “ácido sulfúrico concentrado y calentado cerca del punto de ebullición”. Pero en la fabricación del kevlar se producen residuos tóxicos difíciles de eliminar, mientras que las arañas tejen su hilo usando “proteínas y simple agua, a temperaturas y niveles de pH parecidos a los que se hallan en la boca del ser humano”. Además, con esta mezcla de agua y proteínas logra hilar una fibra que no se disuelve con la lluvia. En conclusión, New Scientist comenta: “Después de años de estudio, el hilo de la araña sigue siendo un enigma”.

La contaminación en casa

“Es diez veces más probable que esté contaminado el interior de su casa que su jardín”, declara el diario londinense The Times. Un estudio realizado en 174 hogares británicos por el Building Research Establishment, organismo que investiga los edificios, reveló que los niveles de formaldehído —que despiden los muebles fabricados con madera aglomerada y otras sustancias sintéticas— eran diez veces más altos en el interior de la casa que en el exterior. Doce de las casas examinadas no cumplieron con las normas de calidad del aire establecidas por la Organización Mundial de la Salud. Los muebles de material sintético, el piso de vinilo, los materiales de construcción y decoración, los limpiadores químicos y los aparatos de calefacción y de cocina pueden generar monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, benceno o compuestos orgánicos volátiles. El benceno, conocido cancerígeno, es un ingrediente de los limpiadores en aerosol y también está presente en el humo del tabaco, otro principal contaminante de interiores. Charlotte Gann, directora de la revista Health Which?, señala que muchas personas pasan del 80 al 90% del tiempo dentro de su hogar, por lo que aconseja “reducir el uso de productos químicos, abrir un poco las ventanas y revisar los aparatos de gas” para mejorar la calidad del aire interior.