Ir al contenido

Ir al índice

Buenos resultados de la cirugía sin sangre

Buenos resultados de la cirugía sin sangre

 Buenos resultados de la cirugía sin sangre

Tras la publicación de ¡Despertad! del 8 de enero de 2000, que hablaba sobre las técnicas médicas y quirúrgicas sin sangre, la redacción recibió la siguiente carta animadora:

“Este número de ¡Despertad! nos trajo a mi esposo y a mí recuerdos de la situación que enfrentamos en el caso de nuestra hija, Janice. Poco después de nacer, le diagnosticaron cinco defectos cardíacos, siendo el más grave la transposición de las grandes arterias. * Puesto que necesitaba una intervención quirúrgica, localizamos a un cardiocirujano pediátrico en Buffalo (Nueva York) que estaba dispuesto a operar sin sangre.

”Janice tenía cuatro meses cuando se sometió a la primera operación, en la que se restringió parcialmente el flujo de sangre a los pulmones mediante una técnica a tórax cerrado. Cinco meses después tuvo una segunda intervención, esta vez una cirugía a corazón abierto destinada a corregir la dirección del flujo sanguíneo. Ambas intervenciones se realizaron sin sangre, y fueron todo un éxito.

”Janice tiene ahora 17 años de edad y disfruta de muy buena salud. Estamos agradecidos de que haya cirujanos valerosos dispuestos a respetar nuestra postura con relación a la sangre. Son verdaderos ‘pioneros de la medicina’, como ustedes los llaman en el número del 8 de enero. En respuesta a la pregunta planteada en dicha revista, a saber, si la cirugía sin sangre es una opción segura, podemos responder con convicción que sí.”

[Nota]

^ párr. 3 Anomalía en la que el punto de origen de la aorta y el de la arteria pulmonar están intercambiados, de modo que la sangre rica en oxígeno que debería ser transportada a todo el cuerpo llega solo a los pulmones. Se informó de un caso parecido en nuestro número del 8 de abril de 1986, págs. 18-20.

[Ilustración de la página 31]

Después de sus operaciones

[Ilustración de la página 31]

Janice y sus padres en la actualidad