Ir al contenido

Ir al índice

Observando el mundo

Observando el mundo

 Observando el mundo

Vivieron para ver el milenio

“Está bastante demostrado que algunas personas gravemente enfermas logran alargar la vida a fin de presenciar ciertos acontecimientos importantes —afirma Richard Suzman, del National Institute on Aging, situado en Bethesda (Maryland, E.U.A.)—. Es un misterio cómo lo consiguen, pero el fenómeno es muy real.” Según parece, debido al deseo intenso de ver el año 2000, el promedio de fallecidos aumentó durante la primera semana del nuevo año, informa el rotativo londinense The Guardian. En Gran Bretaña, el número de defunciones en esa semana aumentó un 65%, y en la ciudad de Nueva York, más de un 50% en comparación con la primera semana de 1999. Robert Butler, presidente del International Longevity Center, dijo que estas cifras se vieron reflejadas por todo el mundo. Y añadió: “El deseo de vivir puede ser muy poderoso”.

Navegación computarizada

Gracias a la tecnología electrónica, es posible que las embarcaciones no necesiten por más tiempo montones de cartas de navegación para surcar las aguas, señala el periódico londinense The Daily Telegraph. En noviembre de 1999, la Organización Marítima Internacional, a través de la oficina de hidrografía de Alemania, dio el visto bueno, por primera vez, a un sistema de navegación totalmente computarizado. En vez de cartas náuticas de papel, la computadora ofrece dos versiones electrónicas: una copia escaneada de la carta de navegación y una carta digitalizada, que se denomina carta vectorial. La principal ventaja de este sistema es que muestra la verdadera localización del navío en todo momento. Y poniendo el mapa con las indicaciones del radar en la pantalla de la computadora, los navegantes pueden comprobar de nuevo si hay algún obstáculo en su ruta. Entusiasmado con el nuevo sistema, el capitán de un barco dijo: “Nos quita trabajo [...], de modo que podemos concentrarnos más en el pilotaje, las maniobras, otros barcos y, cuando nos acercamos a puerto, en lo que hace nuestro piloto”.

Pocas probabilidades de vida extraterrestre

“En las últimas décadas, un creciente número de astrónomos han divulgado la idea de que probablemente haya civilizaciones alienígenas dispersas por las estrellas —indica el periódico The New York Times—. Este credo extraterrestre no solo ha inspirado incontables libros, películas y programas de televisión [...], sino que ha impulsado a los científicos a emprender una larga búsqueda. Mediante enormes antenas parabólicas exploran el firmamento en pos de débiles señales radiofónicas procedentes de alienígenas inteligentes.” Lo más probable es que esta búsqueda fracase, afirman los doctores Peter D. Ward y Donald C. Brownlee, ambos científicos eminentes y autores del libro Rare Earth (El singular planeta Tierra). Como ellos mismos señalan, los nuevos hallazgos en el campo de la astronomía, la paleontología y la geología indican que “la composición y estabilidad de la Tierra son excepcionales” y que ningún otro lugar reúne las condiciones necesarias para acoger formas de vida complejas. “Por fin hemos dicho en voz alta lo que muchos llevan pensando largo tiempo: que la vida compleja es, como mínimo, un fenómeno poco común”, dice el doctor Ward. Y el doctor Brownlee añade: “La gente dice que el Sol es una estrella de tantas. Pero eso no es cierto. Casi todo el universo constituye un entorno inhóspito para la vida. Esta solo puede darse en jardines edénicos como la Tierra”.

Se traduce la Biblia a más idiomas

“La Biblia sigue siendo el libro más traducido del mundo”, informa el periódico mexicano Excelsior. Según la Sociedad Bíblica Alemana, en 1999 se tradujo esta obra a veintiún nuevos idiomas, lo que significa que ahora está disponible, al menos parte de ella, en 2.233 idiomas. “El Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento han sido traducidos en su totalidad a 371 idiomas, cinco más que en 1998.” ¿Adónde van a parar todas estas versiones? “La mayor diversidad de traducciones se halla en África, con 627; seguida de Asia, con 553; Australia/Pacífico, con 396; América Latina/Caribe, con 384; Europa, con 197, y E[stados] U[nidos], con 73”, dice el rotativo. A pesar de todo, “la Biblia no ha sido aún traducida ni a la mitad de las lenguas que se hablan en el globo”. ¿Por qué no? Porque el número de hablantes de algunas de ellas es relativamente pequeño, lo que hace que la traducción sea un desafío. Además, como muchas personas son bilingües, si no hay una edición de la Biblia en uno de los idiomas que conocen, pueden leerla en el otro.

 Vertederos de armamento

Últimamente, los pescadores italianos han atrapado en sus redes algo con lo que hubieran preferido no toparse nunca: armas químicas. Según Valerio Calzolaio, subsecretario del Ministerio del Medio Ambiente italiano, “desde 1946 hasta los años setenta [...], se arrojó habitualmente al mar el armamento que quedaba obsoleto”. Se calcula que hay unas veinte mil bombas en el fondo del Adriático, al este de la costa de Italia. Para 1997 habían muerto cinco pescadores italianos y 236 habían necesitado hospitalización a consecuencia de las emanaciones químicas letales procedentes de las corroídas armas que sacaron del mar. Por si fuera poco, durante el reciente conflicto de los Balcanes, los aviones de guerra arrojaron a esas mismas aguas un número no revelado de bombas, algunas de las cuales ya han quedado atrapadas en las redes de pesca. Las aguas italianas no son las únicas afectadas. Según cálculos aproximados, en el fondo del mar Báltico hay unas 100.000 toneladas de armas químicas, y se sabe que existen otros vertederos similares en las aguas costeras de Japón, Estados Unidos y Gran Bretaña.

Inflan los números

“No crea siempre lo que lee en los periódicos”, aconseja la revista The Economist. Los periodistas “no son infalibles”, sobre todo en lo que tiene que ver con cifras, y más si se trata de algún desastre. ¿Por qué? “En medio de la confusión que ocasiona una guerra o una catástrofe en tiempos de paz, es imposible, por supuesto, saber con exactitud cuántas personas han muerto o han resultado heridas”, dice el artículo. A fin de satisfacer la curiosidad del público, los periodistas dan cifras aproximadas, a menudo elevadas, que “casi nunca reducen [...] con el paso del tiempo”. ¿Por qué razón? “Los periodistas quieren promocionar sus artículos; los editores, su periódico, y los trabajadores humanitarios, su organización. Hasta es posible que los funcionarios del gobierno quieran despertar compasión.” La revista recomienda a los lectores: “Cuidado con la falsa exactitud, la exageración evidente y la tendencia constante que tienen los periodistas a inflar los datos”. Y añade: “Independientemente del poder de la prensa en general, cuando se trata de matar gente, la pluma es en verdad más poderosa que la espada”.

Cuidado con las mascotas

Según informa el diario francés Le Monde, el 52% de los hogares de Francia cuenta con alguna mascota. Pues bien, un estudio reciente efectuado por un grupo de veterinarios del Instituto de Inmunología Animal Comparada, de Maisons-Alfort (Francia), indica que los hongos y parásitos que portan los 8.400.000 gatos y los 7.900.000 perros que hay en Francia son los causantes de varias de las enfermedades que padecen los dueños, entre ellas la tiña, las lombrices, la sarna, la leishmaniasis y la toxoplasmosis. Esta última puede provocar abortos o malformaciones fetales. El estudio también menciona las muchas reacciones alérgicas ocasionadas por las mascotas y las infecciones que se deben a las mordeduras de los perros: unas cien mil anuales solo en Francia.

Ecosistema bucal

“Ciertos científicos de la Universidad de Stanford han descubierto 37 nuevos organismos de carácter singular en uno de los ecosistemas más variados de la Tierra: la boca del ser humano”, informa The Toronto Star. Gracias a este descubrimiento, el número de bacterias orales que se conocen aumenta a más de quinientas, “una diversidad tan grande que pudiera competir con la de los bosques tropicales, a menudo considerados la cúspide de la riqueza biológica”. ¿Son dañinas las bacterias? Tras el descubrimiento de estos nuevos organismos en la placa dental, el microbiólogo David Relman señaló: “Dicha diversidad es muy tranquilizadora, pues provee estabilidad biológica y protección”. El periódico añade que la mayoría de las bacterias “están concebidas para proporcionar comodidad, protección y nutrientes”. Solo algunos tipos ocasionan problemas, tales como caries, enfermedades relacionadas con las encías y mal aliento.

Aumentan las guerras

“El número de guerras siguió incrementándose” en 1999, afirma el periódico alemán Siegener Zeitung. El Grupo de Estudio para la Investigación de las Causas de la Guerra, de la Universidad de Hamburgo, contó 35 conflictos armados en 1999, tres más que el año anterior. De estos, catorce se produjeron en África, doce en Asia, uno en Europa y el resto en el Oriente Medio y Latinoamérica. No se prevé el fin de las hostilidades, dice el citado grupo. De hecho, “en la lista de este año aparecen ocho nuevas contiendas, entre ellas los violentos conflictos de Chechenia, Nepal, Kirguizistán y Nigeria”. Una razón por la que eso sucede es que algunas de las causas de las guerras pueden permanecer ocultas durante mucho tiempo, antes de provocar un conflicto armado o una guerra a gran escala.