Ir al contenido

Ir al índice

De nuestros lectores

De nuestros lectores

 De nuestros lectores

Teología de la prosperidad Me pareció que la noticia titulada “Teología de la prosperidad” que publicaron en la sección “Observando el mundo” (22 de junio de 1999) se prestaba a graves confusiones, por no decir algo menos cortés. Las iglesias pentecostales y carismáticas de todos los países animan a la gente a hacer sus dádivas de acuerdo con los sanos principios de la Biblia. Esta información se redactó con una actitud demasiado crítica.

C. B., Estados Unidos

En nuestra noticia citamos de manera exacta y objetiva las palabras de la teóloga luterana Wanda Deifelt que aparecieron en un artículo del ENI Bulletin, el boletín del Consejo Mundial de Iglesias. Como se mencionó, aquel artículo no trataba de las iglesias pentecostales ni carismáticas en general, sino que se refería específicamente a algunas de Latinoamérica.—La Redacción.

Vinlandia Quiero darles las gracias por el reportaje “¿Dónde está la legendaria Vinlandia?” (8 de julio de 1999). Dado que el tema de los vikingos me interesa desde hace mucho tiempo, deseaba que presentaran información al respecto. Por fin se concedió mi deseo.

S. S., Japón

Aunque sus artículos son instructivos, me parece necesario aclarar un asunto. Muchos historiadores emplean el término popular vikingos solo con referencia a los piratas normandos que realizaban incursiones en las costas europeas.

J. S., Estados Unidos

¡Despertad! consultó este asunto con varios historiadores respetados de Noruega y Groenlandia. El consenso es que, aunque no haya una definición de vikingo que acepten todos los historiadores, los términos vikingos y normandos son prácticamente sinónimos en el mundo hispanohablante.—La Redacción.

Sobreviviente de la prisión Quiero darles las gracias de todo corazón por el artículo “Dios ha sido nuestro ayudante” (22 de junio de 1999). Se me saltaron las lágrimas cuando leí cómo Francisco Coana aprendió la verdad e hizo del servicio a Jehová lo más importante de su vida. Mi fe se fortaleció mucho al leer sobre las pruebas que pasaron mis hermanos de Mozambique.

J. H., Estados Unidos

Padres enfermos Me conmovió el artículo “Los jóvenes preguntan... ¿por qué está mamá tan enferma?” (22 de julio de 1999). No creía que hubiera tantos jóvenes con el mismo privilegio que yo: cuidar a un ser querido enfermo. Mi abuela vive con nosotros y lleva cuatro meses postrada en cama. Estaba empezando a sentirme agobiada y cansada de cuidarla. Cuando leí el artículo, recibí la fortaleza que tanto necesitaba, pues me infundió confianza en que Jehová nos da su apoyo.

J. P., Filipinas

El artículo me dio mucho consuelo y fortaleza para cuidar a mi mamá, que sufre de depresión. Las sugerencias que presenta me ayudaron a ver la situación de manera más realista y a mostrar más empatía, comprensión y tacto.

G. L., Italia

La información llegó justo cuando la necesitábamos. Tengo cáncer y mi hijo vive conmigo. Él estaba sufriendo tanto que ya no sabía cómo consolarlo. La información describió exactamente lo que siente. Estos artículos no benefician solo a los jóvenes. Tienen que ver con la vida misma.

R. Z., Alemania

Este artículo me ayudó a comprender la importancia de mantenernos activos espiritualmente. Me hizo consciente del hecho de que solo podemos ayudar a un enfermo si centramos nuestra propia vida en el Reino de Dios.

P. E., Austria