Ir al contenido

Ir al índice

El respeto es el cemento que puede mantener unido su matrimonio.

 PARA LOS MATRIMONIOS

3. El respeto

3. El respeto

¿QUÉ IMPLICA?

Los cónyuges que son respetuosos se preocupan el uno del otro, incluso cuando no están de acuerdo. El libro Diez claves para transformar tu matrimonio dice: “Estas parejas no se quedan atrincheradas o estancadas en sus distintas posturas. En lugar de eso, siguen hablando sobre sus conflictos. Escuchan con respeto los puntos de vista de su cónyuge y llegan a acuerdos que sean aceptables para ambas partes”.

PRINCIPIO BÍBLICO: “El amor [...] no busca sus propios intereses” (1 Corintios 13:4, 5).

“Para mí, respetar a mi esposa significa valorarla y no hacer nada que pueda lastimarla o dañar nuestro matrimonio” (Micah).

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Cuando los cónyuges no se respetan, sus conversaciones pueden verse salpicadas de comentarios críticos, sarcásticos o incluso hirientes. Según los expertos, estos son los primeros avisos de que un matrimonio acabará en divorcio.

“Los comentarios maliciosos, las indirectas o las burlas destruirán la autoestima de su esposa y harán que deje de confiar en usted” (Brian).

¿QUÉ PUEDE HACER?

ANALÍCESE

Piense en las conversaciones que ha tenido con su cónyuge y en cómo lo ha tratado durante la última semana. Después, conteste estas preguntas:

  • ¿Cuántas veces lo criticó y cuántas le hizo un cumplido?

  • ¿De qué maneras le mostró respeto?

PARA HABLAR EN PAREJA

  • ¿Qué palabras y acciones hacen que nos sintamos respetados?

  • ¿Qué palabras y acciones hacen que no nos sintamos respetados?

SUGERENCIAS

  • Que cada uno escriba tres maneras en las que le gustaría que su cónyuge le mostrara respeto. Intercambien las listas y esfuércense por complacerse mutuamente.

  • Haga una lista de las cualidades que admira de su cónyuge y dígale cuánto las valora.

“Para mí, respetar a mi esposo significa demostrarle con mis acciones que lo valoro y que quiero que sea feliz. El respeto no se demuestra siempre con grandes cosas, a veces, basta con pequeños gestos” (Megan).

En realidad, lo importante no es que usted se considere respetuoso, sino que su cónyuge se sienta respetado.

PRINCIPIO BÍBLICO: “Vístanse de los tiernos cariños de la compasión, la bondad, la humildad mental, la apacibilidad y la gran paciencia” (Colosenses 3:12).