Ir al contenido

Ir al índice

El nombre de Dios, escrito en antiguos caracteres hebreos, aparece muchísimo en los manuscritos más antiguos de la Biblia.

 EL PUNTO DE VISTA BÍBLICO

El nombre de Dios

El nombre de Dios

Millones de personas se dirigen a Dios usando títulos respetuosos como Señor, el Eterno, Alá o, simplemente, Dios. Ahora bien, Dios tiene su propio nombre. ¿Deberíamos usarlo?

¿Cómo se llama Dios?

LO QUE DICE LA GENTE

 

Muchas personas que se consideran cristianas creen que Dios se llama Jesús. Otros dicen que no es necesario usar el nombre de Dios porque solo hay un Dios Todopoderoso. Incluso hay quien piensa que es inapropiado usar un nombre propio para referirse a él.

LO QUE DICE LA BIBLIA

 

El Dios todopoderoso no se llama Jesús, porque Jesús no es el Dios todopoderoso. De hecho, cuando Jesús enseñó a orar, usó estas palabras: “Padre, santificado sea tu nombre” (Lucas 11:2). Es más, cuando él le oró a Dios, dijo: “Padre, glorifica tu nombre” (Juan 12:28).

En la Biblia, Dios declara: “Yo soy Jehová. Ese es mi nombre; y a ningún otro daré yo mi propia gloria” (Isaías 42:8). “Jehová” o “Yahvé” son dos traducciones al español de las cuatro consonantes hebreas (YHWH) que forman el nombre de Dios. Este nombre aparece unas siete mil veces en las Escrituras Hebreas o Antiguo Testamento, es decir, muchas veces más que cualquier otro título, como Dios, Todopoderoso o Señor. * También es el nombre que más veces aparece, más incluso que el de Abrahán, Moisés o David.

No hay ningún lugar en la Biblia donde Jehová prohíba el uso respetuoso de su nombre. Al contrario, las Escrituras muestran que los siervos de Dios usaban con frecuencia el nombre divino. A veces lo incluían en los nombres que les ponían a sus hijos. Por ejemplo, Elías significa “Mi Dios Es Jehová” y Zacarías, “Jehová Ha Recordado”. Tampoco dudaban en utilizarlo en sus conversaciones diarias (Rut 2:4).

Dios quiere que usemos su nombre. De hecho, en la Biblia se nos dice: “Den gracias a Jehová, invoquen su nombre” (Salmo 105:1). Además, Dios ve con buenos ojos a quienes piensan “en su nombre” (Malaquías 3:16).

“Que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra” (Salmo 83:18).

 ¿Qué significa el nombre de Dios?

Algunos eruditos opinan que en hebreo el nombre Jehová significa “Él Hace que Llegue a Ser”. Según esta definición, él mismo llega a ser, o hace que su creación llegue a ser, lo que sea necesario para cumplir su voluntad. Solamente el Creador todopoderoso merece llevar este nombre.

CÓMO LE BENEFICIA SABER ESTO

 

Conocer el nombre de Dios cambiará lo que piensa de él. Le resultará más fácil ser su amigo. Al fin y al cabo, ¿cómo podría usted ser amigo de alguien sin saber cómo se llama? Por eso, el que Dios nos haya dicho su nombre demuestra que quiere que nos acerquemos a él (Santiago 4:8).

Puede estar seguro de que Jehová estará a la altura del significado de su nombre, pues siempre ha cumplido sus promesas y siempre las cumplirá. Por esa razón, la Biblia declara: “Los que conocen tu nombre confiarán en ti” (Salmo 9:10). Esa confianza aumenta cuando aprendemos que el nombre de Jehová está estrechamente relacionado con cualidades suyas, como el amor leal, la misericordia, la compasión y la justicia (Éxodo 34:5-7). ¡Cuánto nos anima saber que Jehová siempre cumplirá sus promesas y que nunca hará nada en contra de sus cualidades!

Es evidente que conocer al Dios todopoderoso por su nombre es un privilegio, pues nos beneficiará ahora y en el futuro. Dios promete: “Lo protegeré porque ha llegado a conocer mi nombre” (Salmo 91:14).

“Todo el que invoque el nombre de Jehová escapará salvo” (Joel 2:32).

El nombre de Dios en varios idiomas

^ párr. 9 Muchas traducciones bíblicas omiten el nombre de Dios y lo reemplazan por el título SEÑOR en mayúsculas. Otras utilizan el nombre de Dios solo en algunos versículos o en notas a pie de página. La Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras utiliza el nombre de Dios a lo largo de todo el texto.