Ir al contenido

Ir al índice

 TEMA DE PORTADA

¿Existió Jesús?

¿Existió Jesús?

NO FUE ni rico ni poderoso. Ni siquiera tuvo un hogar propio. Sin embargo, sus enseñanzas han influido en millones de personas. Ahora bien, ¿fue Jesucristo un personaje real? Veamos la opinión de algunos especialistas en la materia, tanto modernos como de la antigüedad.

  • Michael Grant, historiador y experto en antigüedad clásica, señaló: “Si, como debemos, aplicamos al Nuevo Testamento el mismo criterio que debemos aplicar a otros escritos antiguos que contienen información histórica, no podemos rechazar la existencia de Jesús, así como no podemos rechazar la existencia de muchísimos personajes paganos cuya historicidad nunca se pone en duda”.

  • Rudolf Bultmann, profesor de Estudios del Nuevo Testamento, dijo: “La duda de si Jesús realmente existió carece de fundamento y no vale la pena discutir sobre ello. Nadie puede cuestionar que Jesús fundó el movimiento histórico cuya etapa inicial más característica fue la comunidad primitiva [de cristianos] de Palestina”.

  • Will Durant, historiador, escritor y filósofo, afirmó: “Que unos pocos hombres sencillos [los escritores de los Evangelios] hubiesen podido, en una generación, haber inventado una personalidad tan poderosa y atractiva, una ética tan elevada y una concepción tan confortadora de la hermandad humana, sería un milagro mucho más increíble que cualquiera de los consignados en los Evangelios”.

  • Albert Einstein, físico alemán de origen judío, declaró: “Aunque soy judío, la figura del Nazareno me resulta fascinante”. Cuando se le preguntó si consideraba a Jesús un personaje histórico, respondió: “¡Por supuesto! Nadie puede leer los Evangelios sin sentir la presencia de Jesús. Su personalidad palpita en cada palabra. Ningún mito está tan lleno de vida”.

    “Nadie puede leer los Evangelios sin sentir la presencia de Jesús” (Albert Einstein).

 ¿QUÉ DICE LA HISTORIA?

El registro más detallado de la vida y el ministerio de Jesús se halla en la Biblia, en los Evangelios. Cada uno de estos relatos lleva el nombre de su escritor: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Pero además hay varias fuentes no cristianas que mencionan a Jesús.

  • TÁCITO

    (c. 56-120) A Tácito se le considera uno de los grandes historiadores de la Roma antigua. Su obra Anales trata la historia del Imperio romano desde el año 14 hasta el 68 (Jesús murió en el año 33). Tácito escribió que el gran incendio que devastó la ciudad de Roma en el año 64 se le atribuyó al emperador Nerón, pero que Nerón culpó del incendio a los cristianos “para acabar con los rumores”. Luego añadió: “Aquel de quien tomaban el nombre, Cristo, había sido ejecutado en el reinado de Tiberio por el procurador Poncio Pilato” (Anales, XV, 44).

  • SUETONIO

    (c. 69-d. 122) En su obra Vida de los césares, el historiador romano Suetonio narró los sucesos acontecidos en los reinados de los primeros once emperadores romanos. En la sección dedicada a Claudio, hizo referencia a unos disturbios que surgieron entre los judíos de Roma, tal vez provocados por disputas a causa de Jesús (Hechos 18:2). Suetonio escribió: “Puesto que los judíos constantemente causaban disturbios por instigación de Cresto [Cristo], él [Claudio] los expulsó de Roma” (El divino Claudio, XXV, 4). Aunque culpó erróneamente a Jesús de generar disturbios, Suetonio no dudó de su existencia.

  • PLINIO EL JOVEN

    (c. 61-113) Fue escritor y gobernador de Bitinia (actual Turquía). En una carta que envió al emperador romano Trajano, Plinio le preguntó cómo debía tratar a los cristianos. Le dijo que había intentado obligarlos a renegar de su fe y que había ejecutado a todos los que se negaron a hacerlo. Agregó: “Quienes repitieron conmigo una invocación a los dioses [paganos] y ofrecieron ritos religiosos con vino e incienso delante de tu estatua [...] y maldijeron a Cristo [...,] pensé apropiado absolverlos” (Plinio el Joven, Cartas, Libro X, XCVI).

  •  FLAVIO JOSEFO

    (c. 37-100) Josefo, historiador y sacerdote judío, escribió que Anás, sumo sacerdote que continuó ejerciendo mucha influencia política, hizo lo siguiente: “Reunió el sanedrín [el tribunal supremo judío]. Llamó a juicio al hermano de Jesús que se llamó Cristo; su nombre era Jacobo [o Santiago]” (Antigüedades judías, XX, 200).

  • EL TALMUD

    Esta colección de escritos rabínicos judíos, que data de los siglos tercero a sexto, muestra que hasta los enemigos de Jesús confirmaron su existencia. Un pasaje dice que en “la Pascua, Yeshu [Jesús] el Nazareno fue colgado”, dato que es históricamente correcto (El Talmud de Babilonia, Sanedrín 43a, según la lectura del Códice de Múnich; vea Juan 19:14-16). En otro declara lo siguiente: “Que no tengamos hijo ni discípulo que se deje estropear en público como el Nazareno”, título con el que se solía llamar a Jesús (El Talmud de Babilonia, Berajot 17b, nota, según la lectura del Códice de Múnich; vea Lucas 18:37).

¿QUÉ DICE LA BIBLIA?

Los Evangelios contienen los elementos de un registro histórico confiable. Proporcionan un relato extenso de la vida y el ministerio de Jesús, y aportan detalles específicos sobre personas, lugares y fechas. En Lucas 3:1, 2 encontramos un ejemplo que nos ayuda a identificar la fecha exacta en la que un hombre llamado Juan el Bautista, precursor de Jesús, comenzó su labor.

“Toda Escritura es inspirada de Dios” (2 Timoteo 3:16).

Lucas escribió: “En el año decimoquinto del reinado de Tiberio César, cuando Poncio Pilato era gobernador de Judea, y Herodes era gobernante de distrito de Galilea, pero Filipo su hermano era gobernante de distrito del país de Iturea y de Traconítide, y Lisanias era gobernante de distrito de Abilene, en los días del sacerdote principal Anás, y de Caifás, la declaración de Dios vino a Juan el hijo de Zacarías en el desierto”. Esta lista detallada y precisa nos permite establecer que “la declaración de Dios vino a Juan” en el año 29.

 Las siete figuras públicas que Lucas menciona son personajes históricos reconocidos, pero no siempre fue así. Algunos críticos se apresuraron a cuestionar la existencia de Poncio Pilato y Lisanias. Con el tiempo, se descubrieron inscripciones antiguas que contenían los nombres de estos dos funcionarios y confirmaban la exactitud del relato de Lucas. *

¿ES IMPORTANTE SABER SI JESÚS EXISTIÓ?

Jesús habló del Reino de Dios, un gobierno mundial.

Sí, por la trascendencia que tienen sus enseñanzas. Por ejemplo, Jesús enseñó cómo disfrutar de una vida feliz y satisfactoria. * También habló de un tiempo en el que la humanidad vivirá en verdadera paz y seguridad, unida bajo un solo gobierno: el Reino de Dios (Lucas 4:43).

La expresión “Reino de Dios” es apropiada porque este gobierno mundial ejercerá la soberanía de Dios sobre la Tierra (Revelación [Apocalipsis] 11:15). De hecho, Jesús lo dejó muy claro cuando dijo en la oración modelo: “Padre nuestro que estás en los cielos, [...] venga tu reino. Efectúese tu voluntad [...] sobre la tierra” (Mateo 6:9, 10). ¿Qué bendiciones traerá a la humanidad el Reino de Dios? Veamos algunas:

  • Se acabarán las guerras y los enfrentamientos (Salmo 46:8-11).

  • La maldad, la codicia y la corrupción desaparecerán para siempre (Salmo 37:10, 11).

  • Los súbditos del Reino tendrán trabajos gratificantes y productivos (Isaías 65:21, 22).

  • La Tierra se recuperará completamente de su lamentable condición actual y producirá abundantes cosechas (Salmo 72:16; Isaías 11:9).

Hay quien dirá que estas promesas son simples ilusiones. Pero ¿acaso no es también una ilusión confiar en las promesas humanas? Piense en lo siguiente: a pesar de los impresionantes avances en la educación, la ciencia y la tecnología, millones de personas están muy preocupadas y angustiadas por el futuro. Además, a diario vemos que la gente sufre presiones económicas, políticas o religiosas, y que es víctima de la codicia y la corrupción. Queda claro que la gobernación humana es un rotundo fracaso (Eclesiastés 8:9).

Sin duda, la existencia de Jesús es una cuestión que merece ser analizada, ¿no le parece? * Como dice 2 Corintios 1:19, 20, “no importa cuántas sean las promesas de Dios, han llegado a ser Sí mediante él [Jesucristo]”.

^ párr. 23 Se ha hallado una inscripción con el nombre de un tetrarca o “gobernante de distrito” llamado Lisanias, que gobernó en Abilene en la misma época que Lucas menciona (Lucas 3:1, nota).

^ párr. 25 En los capítulos 5 a 7 de Mateo hallamos un buen ejemplo de las enseñanzas de Jesús, en lo que se conoce como el Sermón del Monte.

^ párr. 32 Para más información sobre Jesús y sus enseñanzas, vaya a jw.org, a la sección ENSEÑANZAS BÍBLICAS > PREGUNTAS SOBRE LA BIBLIA.