Ir al contenido

Ir al índice

 ENTREVISTA | YAN-DER HSUUW

Un embriólogo explica por qué cree en Dios

Un embriólogo explica por qué cree en Dios

EL DOCTOR Yan-Der Hsuuw es el director de investigación embrionaria de la Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología de Pingtung, en Taiwán. Él creía en la evolución, pero cuando se hizo investigador científico cambió de opinión. Ahora explica a ¡Despertad! las razones de ese cambio.

Háblenos un poco de usted.

Nací en 1966 y crecí en Taiwán. La religión de mis padres se basaba en el taoísmo y el budismo. Aunque adorábamos a nuestros antepasados y venerábamos imágenes, nunca pensamos en un Dios Creador.

¿Por qué decidió estudiar biología?

Cuando era niño, me encantaban las mascotas y quería aprender cómo ayudar a los animales y a las personas que sufrían. Durante un tiempo estudié veterinaria, y más tarde embriología, una rama de la ciencia que, además, pensaba que me ayudaría a entender mejor el origen de la vida.

En esa época usted creía en la evolución. ¿Por qué?

Porque era lo que se enseñaba en la universidad. Mis profesores decían que había pruebas que respaldaban esta teoría; así que lo creí.

¿Por qué empezó a leer la Biblia?

Lo hice por dos razones. Primero, pensaba que entre todos los dioses que adora la gente debía haber uno superior al resto, pero ¿cuál? Y segundo, sabía que la Biblia era un libro muy respetado. De modo que me matriculé en unas clases bíblicas.

En 1992, empecé a estudiar en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica). Allí fui a una iglesia católica y le pedí al sacerdote que me ayudara a entender la Biblia, pero se negó a hacerlo.

¿Dónde encontró la respuesta a sus preguntas?

Dos años después, mientras seguía investigando en Bélgica, conocí a una señora polaca llamada Ruth que era testigo de Jehová. Ella había aprendido chino para ayudar a los estudiantes universitarios a conocer a Dios. Yo le había pedido a Dios precisamente eso, así que estaba muy contento de haberla encontrado.

Ruth me enseñó que aunque la Biblia no es un libro de ciencia, coincide con lo que se ha descubierto. Por ejemplo, el rey David le oró a Dios: “Tus ojos vieron hasta mi embrión, y en tu libro todas sus partes estaban escritas, respecto a los días en que fueron formadas y todavía no había una entre ellas” (Salmo 139:16). Aunque usó lenguaje poético, en términos generales tenía razón. Incluso antes de que se formen las partes del cuerpo, las instrucciones para su desarrollo ya están definidas. La exactitud de la Biblia me convenció de que era la Palabra de Dios. También comprendí que solo existe un Dios verdadero, Jehová. 1

 ¿Qué lo convenció de que Dios creó la vida?

Uno de los objetivos de la ciencia es hallar la verdad, no apoyar ideas preconcebidas. Mis investigaciones sobre el desarrollo embrionario me hicieron cambiar de punto de vista, es decir, llegué a la conclusión de que la vida fue creada. Por poner un ejemplo: los ingenieros diseñan líneas de montaje para que todas las piezas encajen en el orden correcto y de la manera correcta. Pues bien, el desarrollo del embrión es algo parecido pero inmensamente más complejo.

Y todo empieza con una sola célula fecundada, ¿no es así?

Sí. Esa célula microscópica se divide, iniciando el proceso de división celular. Durante un tiempo, la cantidad de células se duplica cada 12 a 24 horas. Al principio de este proceso se producen células madre. 2 Las células madre pueden producir casi cualquiera de las alrededor de doscientas clases de células necesarias para la formación de un bebé, tales como células sanguíneas, óseas, nerviosas, etcétera.

Mis investigaciones sobre el desarrollo embrionario me convencieron de que la vida es obra de un Creador

La célula que se forma debe ser la que se necesita y debe producirse en el orden específico y en el lugar indicado. Primero se agrupan para formar tejidos, que luego formarán órganos y extremidades. Ningún ingeniero sería capaz de escribir las instrucciones de un proceso tan complejo. Pero el desarrollo de un embrión está perfectamente detallado en el ADN. Cuando pienso en toda esta maravilla, no me queda duda de que la vida es obra de Dios.

¿Por qué se hizo testigo de Jehová?

Por amor; así de simple. Jesucristo dijo: “En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre sí” (Juan 13:35). Se trata de un amor imparcial que supera las barreras nacionales, culturales y de raza. Esa es la clase de amor que vi y sentí cuando empecé a relacionarme con los Testigos.

^ 2. Para respetar su conciencia cristiana, el doctor Yan-Der Hsuuw no trabaja con células madre de embriones humanos.