Ir al contenido

Ir al índice

 ARTÍCULO DE ESTUDIO 35

Jehová valora a sus siervos humildes

Jehová valora a sus siervos humildes

“Jehová es alto, y, no obstante, al humilde lo ve” (SAL. 138:6).

CANCIÓN 48 Caminemos diariamente con Jehová

AVANCE *

1. Explique qué siente Jehová hacia las personas humildes.

JEHOVÁ ama a las personas humildes. Solo quienes muestran verdadera humildad pueden ser sus amigos íntimos y queridos. En cambio, “al altanero lo conoce solo de distancia” (Sal. 138:6). Todos queremos agradar a Jehová y sentir su tierno cariño, así que tenemos buenos motivos para aprender a ser humildes.

2. ¿Qué analizaremos en este artículo?

2 En este artículo, analizaremos la respuesta a tres preguntas. 1) ¿Qué es la humildad? 2) ¿Por qué debemos tener esta cualidad? 3) ¿Qué situaciones pueden ponerla a prueba? Como veremos, ser humildes alegra a Jehová y resulta en nuestro bien (Prov. 27:11; Is. 48:17).

QUÉ ES LA HUMILDAD

3. ¿Qué es la humildad?

3 La humildad es una virtud contraria al orgullo y la vanidad. La Biblia muestra que el humilde comprende que Jehová es mucho mayor que él y que todos lo superan en algún aspecto (Filip. 2:3, 4).

4, 5. ¿Por qué decimos que la humildad no es una cuestión de simple apariencia?

4 Hay personas que aparentan ser humildes. Quizás no tengan una personalidad desbordante o traten a los demás con respeto y amabilidad debido a su cultura o su crianza. Pero puede que en el fondo sean soberbias. Tarde o temprano, demuestran la clase de personas que son de verdad (Luc. 6:45).

5 Por otra parte, las personas que parecen seguras de sí  mismas o que son directas no son necesariamente orgullosas (Juan 1:46, 47). Aun así, quienes tienen una personalidad extrovertida deben tener cuidado de no confiar en sus aptitudes naturales. Prescindiendo de la personalidad que tengamos, todos debemos esforzarnos por ser humildes de corazón.

El apóstol Pablo no se consideró superior a los demás. (Vea el párrafo 6). *

6. Teniendo en cuenta lo que dice 1 Corintios 15:10, ¿qué aprendemos del ejemplo del apóstol Pablo?

6 Veamos el ejemplo del apóstol Pablo. Jehová lo utilizó para fundar congregaciones en un lugar tras otro. Hasta puede que ningún otro apóstol de Jesucristo hiciera tanto como él en el ministerio. Pese a todo ello, Pablo no se consideró superior a sus hermanos, sino que admitió con humildad: “Soy el más pequeño de los apóstoles, y no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la congregación de Dios” (1 Cor. 15:9). Luego, señaló con razón que, si era un buen amigo de Jehová, no se debía a que fuera especial o a que hubiera alcanzado grandes logros, sino solo a que Dios le había mostrado bondad inmerecida (lea 1 Corintios 15:10). Sin duda, dio una excelente lección de humildad cuando escribió a los corintios, teniendo en cuenta sobre todo que algunos de ellos lo criticaban (2 Cor. 10:10).

Karl Klein fue un hermano humilde que formó parte del Cuerpo Gobernante. (Vea el párrafo 7).

7. ¿Cómo demostró humildad un hermano muy conocido de tiempos modernos?

7 A muchos Testigos los ha animado leer la biografía del hermano Karl Klein, que fue miembro del Cuerpo Gobernante. En ella, el hermano Klein reconoció con humildad algunos problemas y debilidades con los que batalló a lo largo de los años. Veamos algunos ejemplos. En los años veinte, salió por primera vez  a predicar de casa en casa, y le pareció tan difícil que no volvió a hacerlo durante unos dos años. Posteriormente, cuando ya estaba en Betel, se molestó durante un tiempo con un hermano porque este le ofreció algunos consejos. Además, sufrió una depresión nerviosa, de la que luego se recuperó. Pero también disfrutó de muchos privilegios extraordinarios. ¿Verdad que este hermano tan conocido tuvo que ser muy humilde para reconocer abiertamente sus debilidades? Muchos siervos de Jehová recuerdan con cariño al hermano Klein y su franca e interesante biografía. *

POR QUÉ DEBEMOS SER HUMILDES

8. ¿Cómo nos ayuda 1 Pedro 5:6 a ver que la humildad agrada a Jehová?

8 La razón más importante para tener humildad es que eso agrada a Jehová, como dejó claro el apóstol Pedro (lea 1 Pedro 5:6). Con relación a estas palabras, el libro “Ven, sé mi seguidor” dice: “El orgullo es un veneno sumamente destructivo. Este defecto hace que hasta la persona más capaz sea inservible para Dios. La humildad, por otro lado, convierte en instrumento útil para Jehová hasta a la persona más insignificante”. Y añade que nuestro Dios “con gusto nos recompensará a nosotros si también manifestamos esa cualidad”. * Seguro que estamos de acuerdo en que no hay nada mejor que alegrar el corazón de Jehová (Prov. 23:15).

9. ¿Por qué le gusta a la gente estar con los que son humildes?

9 Además de agradar a Jehová, tener humildad nos hace mucho bien. La humildad atrae a las personas a nosotros. Para entender por qué sucede esto, pensemos en con qué clase de personas nos gusta estar (Mat. 7:12). ¿Verdad que no nos agrada la compañía de quienes siempre se quieren salir con la suya y no aceptan sugerencias de nadie? En cambio, nos sentimos a gusto cuando estamos con hermanos que demuestran empatía, cariño fraternal, tierna compasión y humildad (1 Ped. 3:8). Pues bien, si así es como nosotros nos sentimos, es lógico pensar que los demás solo se sentirán a gusto con nosotros si somos humildes.

10. ¿Por qué nos ayuda la humildad a enfrentar las dificultades de la vida?

10 La humildad también nos ayuda a enfrentar  las dificultades de la vida. Es normal que haya cosas que nos parezcan injustas o incorrectas. De hecho, el sabio rey Salomón reconoció: “He visto a siervos a caballo, pero a príncipes andando en la tierra justamente como siervos” (Ecl. 10:7). No siempre se les da reconocimiento a las personas con talento, y en ocasiones se da más honra a quienes tienen menos aptitudes. Pero Salomón entendió que lo prudente es asumir la realidad en vez de obsesionarse con las situaciones negativas (Ecl. 6:9). Si somos humildes, nos resultará más fácil aceptar la vida como es, no como creemos que debería ser.

SITUACIONES QUE PUEDEN PONER A PRUEBA LA HUMILDAD

¿Cómo ponen a prueba nuestra humildad situaciones como esta? (Vea los párrafos 11 y 12). *

11. ¿Por qué necesitamos humildad cuando recibimos consejos?

11 Todos los días, se nos presentan innumerables oportunidades de mostrar humildad. Veamos algunas. Cuando recibimos consejos. Debemos recordar que, si alguien ha dedicado tiempo para corregirnos, quizás sea porque nuestro error es mayor de lo que pensamos. En tales circunstancias, puede que nuestra reacción inicial sea rechazar la ayuda. Tal vez critiquemos a la persona que nos la ofrece o cómo nos ha hablado. Pero si somos humildes procuraremos corregir nuestra actitud.

12. Según Proverbios 27:5, 6, ¿por qué debemos agradecer que alguien nos dé un consejo? Ponga un ejemplo.

12 La persona humilde agradece los consejos. Pensemos en un ejemplo. Imaginemos que estamos en el Salón del Reino hablando con algunos hermanos. Entonces, uno de ellos nos lleva aparte y nos dice con discreción que tenemos algo de comida entre los dientes. Claro, nos da vergüenza. Pero agradecemos que nos lo diga. Es más, desearíamos que alguien nos lo hubiera dicho antes. Del mismo modo, deberíamos agradecer con humildad que un hermano tenga el valor de darnos un consejo cuando lo necesitamos. No lo veamos como un enemigo, como alguien que nos odia, sino como un amigo que nos ama (lea Proverbios 27:5, 6; Gál. 4:16).

¿Por qué es necesario que seamos humildes cuando otros reciben privilegios de servicio? (Vea los párrafos 13 y 14). *

13. ¿Cómo demostramos humildad cuando otros hermanos reciben privilegios de servicio?

13 Cuando otros hermanos reciben privilegios de servicio. Un anciano llamado Jason reconoce: “Cuando veo que a otros  les dan ciertos privilegios, a veces me pregunto por qué no me los dieron a mí”. ¿Nos hemos sentido así alguna vez? No está mal que nos esforcemos por hacer más para Jehová (1 Tim. 3:1). Pero debemos tener cuidado con lo que pensamos, porque si no podríamos empezar a abrigar orgullo en el corazón. Por ejemplo, un cristiano podría empezar a pensar que es el que mejor puede atender una asignación. O una hermana quizás piense que su esposo está mejor capacitado para hacer las cosas que otro hermano. Si somos humildes de verdad, no pensaremos así.

14. ¿Qué aprendemos de la reacción de Moisés cuando otros recibieron privilegios?

14 Veamos cuál fue la reacción de Moisés cuando otras personas recibieron privilegios y qué lección aprendemos. Para él, su asignación como líder de la nación de Israel era muy valiosa. Pero ¿cómo reaccionó cuando Jehová permitió que otros israelitas lo ayudaran con su trabajo? No se puso celoso (Núm. 11:24-29). Y también demostró humildad cuando dejó que otros lo ayudaran a juzgar al pueblo (Éx. 18:13-24). Al haber más jueces, los casos se atendían con mayor rapidez y los israelitas no tenían que esperar tanto. A Moisés le importaba más el bienestar del pueblo que sus privilegios. ¿Verdad que es un buen ejemplo para nosotros? Recordemos que, si queremos ser verdaderamente útiles para Jehová, es más importante nuestra humildad que nuestra capacidad. Como dice el Salmo 138:6, “Jehová es alto, y, no obstante, al humilde lo ve”.

15. ¿Qué cambio de circunstancias han experimentado muchos hermanos?

15 Cuando cambian las circunstancias. En años recientes, a muchos hermanos con décadas de experiencia se les ha cambiado  de asignación. Por ejemplo, en el año 2014, a los superintendentes de distrito y sus esposas se les invitó a servir en otro rasgo del servicio de tiempo completo. Y desde ese mismo año los superintendentes de circuito dejan su asignación al cumplir 70 años. Por otro lado, los hermanos que tienen 80 años o más ya no pueden ser coordinadores del cuerpo de ancianos. Además, en los pasados años, a muchos betelitas se les ha invitado a servir de precursores. Otros han tenido que dejar el servicio especial de tiempo completo debido a problemas de salud, responsabilidades familiares u otras circunstancias.

16. ¿Cómo han demostrado humildad algunos de nuestros hermanos?

16 A estos hermanos no les resultó fácil hacer dichos cambios. Como es lógico, estaban encariñados con la labor que hacían. Muchos de ellos llevaban años en su asignación. Algunos se sintieron muy tristes, pero con el tiempo se adaptaron. ¿Por qué? Ante todo, por su amor a Jehová. Tenían claro que le habían dedicado la vida a Dios, no a una asignación o un título (Col. 3:23). Se alegran de seguir sirviendo a Jehová con humildad en cualquier asignación. Estos hermanos “echan sobre él toda su inquietud” porque saben que él se preocupa por ellos (1 Ped. 5:6, 7).

17. ¿Por qué agradecemos que la Palabra de Dios nos mande ser humildes?

17 Sin duda, agradecemos que la Palabra de Dios nos mande ser humildes. La humildad nos beneficia a nosotros mismos y a los demás. Gracias a esta hermosa cualidad, enfrentamos mejor las dificultades de la vida y, por encima de todo, nos acercamos más a nuestro Padre celestial. Cuánto nos alegra saber que, aunque Jehová es “el Alto y Excelso”, ama y valora a sus siervos humildes (Is. 57:15).

CANCIÓN 45 “La meditación de mi corazón”

^ párr. 5 La humildad es una de las cualidades más importantes que debemos tener los siervos de Dios. Pero ¿qué es la humildad? ¿Por qué debemos tenerla? ¿Y cómo pueden ponerla a prueba los cambios de circunstancias en la vida? En este artículo, analizaremos estas importantes cuestiones.

^ párr. 7 Vea el artículo “Jehová me ha tratado recompensadoramente”, en La Atalaya del 1 de marzo de 1985.

^ párr. 8 Vea el capítulo 3, párrafo 23.

^ párr. 53 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. El apóstol Pablo está en la casa de un cristiano junto con otros hermanos. Demuestra que no se considera superior pasando tiempo con todos, incluso con los niños.

^ párr. 57 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Un hermano acepta que alguien más joven le dé un consejo basado en la Biblia.

^ párr. 59 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. El hermano mayor no siente envidia de que el más joven tenga una responsabilidad en la congregación.