Ir al contenido

Ir al índice

 ARTÍCULO DE ESTUDIO 45

Cómo nos ayuda el espíritu santo

Cómo nos ayuda el espíritu santo

“Tengo fuerzas para todo gracias a aquel que me da poder” (FILIP. 4:13).

CANCIÓN 104 El espíritu santo es un regalo de Dios

AVANCE *

1, 2. a) ¿Qué nos ayuda a salir adelante un día tras otro? Explique. b) ¿Qué vamos a ver en este artículo?

TRAS pasar por una prueba, muchos de nosotros hemos pensado que no hubiéramos podido hacerle frente solos. Tal vez nos hemos expresado así después de reflexionar en cómo logramos sobrellevar una enfermedad grave o la muerte de un ser querido. Sentimos que pudimos salir adelante un día tras otro solo gracias a que el espíritu santo de Jehová nos dio “el poder que va más allá de lo normal” (2 Cor. 4:7-9).

2 También necesitamos la ayuda del espíritu santo para resistir la influencia de este mundo malvado (1 Juan 5:19). Además, tenemos que luchar contra “las fuerzas espirituales malvadas” (Efes. 6:12). Teniendo en cuenta todas estas presiones a las que nos enfrentamos, vamos a ver de qué dos maneras nos ayuda el espíritu santo. Después, analizaremos lo que podemos hacer para beneficiarnos plenamente de él.

EL ESPÍRITU SANTO NOS DA FUERZAS

3. ¿Cuál es una manera en que el espíritu santo nos ayuda a soportar los problemas?

3 El espíritu santo de Jehová nos ayuda dándonos el poder, o las fuerzas, para cumplir con nuestras obligaciones a pesar de los problemas. El apóstol Pablo pensaba que podía seguir sirviendo a Jehová a pesar de las dificultades gracias al “poder del Cristo” (2 Cor. 12:9). Durante su segundo viaje misionero, no solo se esforzó mucho en la predicación, sino que también trabajó para cubrir sus necesidades. En Corinto, se alojó en el hogar de Áquila y Priscila, que hacían tiendas de campaña. Como Pablo tenía el mismo oficio, trabajaba con ellos varios días a la semana (Hech. 18:1-4). El espíritu santo le dio las fuerzas tanto para hacer este trabajo como para llevar a cabo su ministerio.

4. De acuerdo con 2 Corintios 12:7b-9, ¿qué lucha tenía Pablo?

 4 (Lea 2 Corintios 12:7b-9). ¿A qué se refería Pablo cuando dijo que luchaba con “una espina en la carne”? Si se nos clavara una espina en alguna parte del cuerpo, nos dolería muchísimo. Así que Pablo quiso decir que estaba sufriendo por culpa de una prueba de carácter personal. La llamó “un ángel de Satanás”, que seguía abofeteándolo (o golpeándolo, según la nota). Puede que Satanás y sus demonios no le hubieran clavado esa espina, es decir, que ellos no le hubieran provocado su angustia. Pero, cuando esos espíritus malvados vieron que Pablo tenía esa “espina”, tal vez intentaran clavársela más, por decirlo así, para causarle más sufrimiento. ¿Qué hizo el apóstol?

5. ¿Cómo respondió Jehová las oraciones de Pablo?

5 Al principio, Pablo quiso librarse de la “espina”. Dijo: “Le supliqué tres veces al Señor [Jehová] que me la quitara”. Pese a sus ruegos, la espina en la carne no desapareció. ¿Significa esto que Jehová no respondió sus oraciones? Claro que no. Él sí las contestó. Aunque no le quitó el problema, le dio las fuerzas para soportarlo. Y le dijo: “Mi poder se demuestra plenamente en la debilidad” (2 Cor. 12:8, 9). Gracias a la ayuda divina, Pablo logró mantenerse feliz y en paz (Filip. 4:4-7).

6. a) ¿Cómo puede responder Jehová nuestras oraciones? b) ¿Qué promesas de los textos que aparecen en el párrafo nos fortalecen?

6 ¿Le hemos rogado alguna vez a Jehová que nos librara de una prueba, igual que hizo Pablo? Si pese a ello el problema no desapareció o incluso se agravó, tal vez llegamos a pensar que habíamos perdido la aprobación de Jehová. Pero recordemos el ejemplo de Pablo. Tal como Dios contestó sus oraciones, también responderá las nuestras. Aunque es posible que no nos quite el problema, mediante su espíritu nos dará las fuerzas para aguantar (Sal. 61:3, 4). Quizás se nos derribe, pero Jehová no nos abandonará (2 Cor. 4:8, 9; Filip. 4:13).

EL ESPÍRITU SANTO NOS IMPULSA A SEGUIR SIRVIENDO A JEHOVÁ

7, 8. a) ¿En qué sentido es como el viento el espíritu santo? b) ¿Cómo explicó Pedro la manera en que actúa el espíritu santo?

7 ¿De qué otra manera nos ayuda el espíritu santo? Tal como los vientos favorables llevan a buen puerto a un barco que se encuentra en medio de un mar agitado, el espíritu santo nos ayuda a superar las tormentas de la vida para que podamos llegar al nuevo mundo que Dios promete.

8 Como el apóstol Pedro era pescador, estaba familiarizado con la navegación. Quizás por eso utilizó una expresión que por lo visto se relaciona con la navegación para explicar cómo actúa el espíritu santo. Escribió: “Nunca se ha hecho una profecía por voluntad del hombre, sino que los hombres hablaron de parte de Dios impulsados por espíritu santo”. La palabra griega que se traduce “impulsados” significa literalmente “arrastrados”, “llevados” (2 Ped. 1:21; nota).

9. ¿Qué imagen quiso transmitir Pedro al usar la expresión “llevados”?

9 ¿Qué imagen quiso transmitir Pedro al usar la expresión “llevados”? Lucas, el escritor del libro de Hechos, usó una forma parecida de la misma palabra griega para referirse a un barco que se deja llevar por el viento (Hech. 27:15). Así que, cuando Pedro dijo que los escritores de la Biblia fueron “llevados”, utilizó “una fascinante metáfora marítima”, como señaló cierto  biblista. En realidad, quiso decir que, tal como el viento impulsa a un barco para que llegue a su destino, el espíritu santo dirigió a los profetas y escritores bíblicos para que cumplieran con su labor. El mismo biblista dijo: “Los profetas alzaron las velas, por decirlo así”. Jehová hizo su parte dándoles “el viento”, es decir, su espíritu. Y los escritores de la Biblia hicieron la suya siguiendo la guía de ese espíritu.

PASO 1: Participar en actividades espirituales con regularidad.

PASO 2: Participar en estas actividades todo lo que podamos. (Vea el párrafo 11). *

10, 11. ¿Qué dos pasos debemos dar para asegurarnos de que contamos con el espíritu santo? Ponga un ejemplo.

10 Claro, hoy día Jehová ya no usa su espíritu santo para que se escriban libros de la Biblia. Pero lo sigue utilizando para guiar a sus siervos. Así que Jehová sigue haciendo su parte. Ahora bien, para beneficiarnos de la guía de su espíritu, debemos asegurarnos de hacer nuestra parte. ¿Cómo lo logramos?

11 Pensemos en el siguiente ejemplo. Si un marinero quiere aprovechar el viento, debe hacer dos cosas. Primero, tiene que llevar el barco hasta donde sopla el viento, ya que no se moverá si se queda en el puerto. Segundo, tiene que alzar y desplegar las velas todo lo que pueda, pues el barco solo se moverá si el viento las hincha por completo. De modo parecido, solo podremos seguir sirviendo a Jehová si contamos con la ayuda de su espíritu. Para ello, debemos dar dos pasos. Primero, ponernos donde sopla el viento, es decir, participar en actividades que nos permitan recibir la guía del espíritu de Dios. Segundo, “alzar las velas” al máximo participando en esas actividades todo lo que podamos (Sal. 119:32). Si damos estos pasos, el espíritu santo nos impulsará para que sigamos sirviendo fielmente a Jehová a pesar de las olas de la oposición y las pruebas, y lleguemos al nuevo mundo de Dios.

12. ¿Qué analizaremos a continuación?

 12 Hasta ahora, hemos visto de qué dos maneras nos ayuda el espíritu santo. Nos da fuerzas y nos ayuda a ser fieles cuando pasamos por pruebas. También nos impulsa a seguir sirviendo a Jehová y nos ayuda a mantener el rumbo hacia la vida eterna. A continuación, analizaremos cuatro cosas que debemos hacer para beneficiarnos por completo del espíritu santo.

CÓMO BENEFICIARNOS PLENAMENTE DEL ESPÍRITU SANTO

13. a) De acuerdo con 2 Timoteo 3:16, 17, ¿qué pueden hacer por nosotros las Escrituras? b) ¿Qué debemos hacer nosotros?

13 Primero, estudiemos la Palabra de Dios (lea 2 Timoteo 3:16, 17). El término griego que se traduce “inspirada por Dios” significa literalmente “insuflada por Dios” o “soplada por Dios”. Jehová usó su espíritu para “insuflar” o poner sus ideas en la mente de los escritores de la Biblia. Cuando leemos la Palabra de Dios y meditamos en ella, las enseñanzas divinas entran en nuestra mente y corazón. Esas ideas inspiradas nos motivan a vivir de acuerdo con lo que Dios desea (Heb. 4:12). Pero, para beneficiarnos por completo del espíritu santo, debemos dedicar tiempo regularmente a estudiar la Biblia y a pensar con detenimiento en lo que leemos. De ese modo, la Palabra de Dios influirá en todo lo que digamos y hagamos.

14. a) ¿Por qué decimos que “el viento está soplando” en nuestras reuniones? b) ¿Qué podemos hacer para asistir a las reuniones con “las velas desplegadas”?

14 Segundo, adoremos a Dios con sus siervos (Sal. 22:22). En cierto sentido, podemos decir que en nuestras reuniones “está soplando el viento”, puesto que el espíritu de Jehová está en ellas (Apoc. 2:29). ¿Por qué lo decimos? Porque, cuando nos reunimos, pedimos en oración el espíritu santo, cantamos canciones basadas en la Palabra de Dios y escuchamos instrucción bíblica presentada por hermanos que han sido nombrados por espíritu santo. Y este mismo espíritu ayuda a las hermanas a preparar y presentar sus demostraciones. Ahora bien, si queremos beneficiarnos plenamente de este espíritu, tenemos que ir a las reuniones preparados para participar. De esa manera, asistiremos a ellas con “las velas desplegadas”.

15. ¿Cómo logramos que el espíritu santo nos ayude en la predicación?

15 Tercero, salgamos a predicar. Cuando leemos de la Biblia en nuestra obra de predicar y enseñar, dejamos que el espíritu nos ayude en el ministerio (Rom. 15:18, 19). Pero tenemos que salir a predicar con regularidad y utilizar la Biblia siempre que sea posible para beneficiarnos al máximo de ese espíritu. Algo que nos ayudará a tener mejores conversaciones con las personas es emplear las ideas para conversar que aparecen en la Guía de actividades para la reunión Vida y Ministerio Cristianos.

16. ¿Cuál es la manera más directa de conseguir espíritu santo?

16 Cuarto, oremos a Jehová (Mat. 7:7-11; Luc. 11:13). La manera más directa de conseguir espíritu santo es pidiéndoselo a Jehová en oración. Nada —ni los muros de una prisión ni Satanás mismo— puede impedir que nuestras oraciones le lleguen a Jehová o que el regalo del espíritu santo nos llegue a nosotros (Sant. 1:17). ¿Cómo debemos orar para beneficiarnos totalmente del espíritu santo? Para responder a esta pregunta, vamos a analizar con más detalle el tema de la oración examinando  un ejemplo que solo se encuentra en el Evangelio de Lucas. *

OREMOS CON INSISTENCIA

17. ¿Qué nos enseña sobre la oración la parábola de Jesús que se encuentra en Lucas 11:5-9, 13?

17 (Lea Lucas 11:5-9, 13). Esta parábola de Jesús muestra cómo debemos pedir el espíritu santo. En ella, el hombre recibió lo que necesitaba “por su insistencia y atrevimiento”. No tuvo miedo de pedirle ayuda a su amigo aunque era medianoche (vea la nota de estudio “persistencia atrevida”, de la Guía de actividades para la reunión Vida y Ministerio Cristianos de julio de 2018). ¿Cómo relacionó Jesús este ejemplo con la oración? Dijo: “Sigan pidiendo y se les dará, sigan buscando y encontrarán, sigan tocando a la puerta y se les abrirá”. De modo que lo que aprendemos es que, para recibir la ayuda del espíritu santo, debemos pedirlo en oración con insistencia.

18. ¿Por qué podemos estar seguros de que Jehová nos dará espíritu santo?

18 Este ejemplo también nos ayuda a entender por qué Jehová nos dará espíritu santo. El hombre del que habló Jesús quería atender bien al visitante que había llegado tan tarde. Se sentía obligado a darle algo de comer, pero no tenía nada. Jesús dijo que su vecino le dio pan debido a su insistencia y atrevimiento. ¿Qué quería enseñarnos? Que, si un ser humano imperfecto está dispuesto a ayudar a un vecino insistente, con mucha más razón nuestro cariñoso Padre celestial dará espíritu santo a quienes se lo pidan una y otra vez. Por lo tanto, podemos pedirle a Jehová su espíritu con la confianza de que nos responderá (Sal. 10:17; 66:19).

19. ¿Por qué tenemos la seguridad de que saldremos victoriosos?

19 Pese a que Satanás no parará de intentar derrotarnos, tenemos la seguridad de que saldremos victoriosos. ¿Por qué? Porque el espíritu santo nos ayuda de dos maneras. Primero, nos da el poder para superar las pruebas. Y, segundo, es la fuerza que “hincha nuestras velas” y nos impulsa a seguir sirviendo a Jehová hasta que alcancemos el nuevo mundo. Por lo tanto, resolvámonos a beneficiarnos al máximo de la ayuda del espíritu santo.

CANCIÓN 41 Padre, escucha mi oración

^ párr. 5 Este artículo explica cómo nos ayuda a aguantar el espíritu santo de Dios. También analiza lo que podemos hacer para beneficiarnos totalmente de él.

^ párr. 16 Lucas es el evangelista que mejor nos ayuda a ver que la oración era muy importante en la vida de Jesús (Luc. 3:21; 5:16; 6:12; 9:18, 28, 29; 18:1; 22:41, 44).

^ párr. 59 DESCRIPCIÓN DE LAS IMÁGENES. PASO 1: Un matrimonio cristiano llega al Salón del Reino. Al reunirse con sus hermanos, realizan una actividad en la que está presente el espíritu de Jehová. PASO 2: Están preparados para participar en la reunión. Los mismos dos pasos son necesarios en las demás actividades analizadas en este artículo: estudiar la Palabra de Dios, salir a predicar y orar a Jehová.