Ir al contenido

Ir al índice

 ARTÍCULO DE ESTUDIO 21

No nos dejemos engañar por “la sabiduría de este mundo”

No nos dejemos engañar por “la sabiduría de este mundo”

“La sabiduría de este mundo es necedad para con Dios” (1 COR. 3:19).

CANCIÓN 98 Las Escrituras están inspiradas por Dios

AVANCE *

1. ¿Qué nos enseña la Palabra de Dios?

JEHOVÁ es nuestro Magnífico Instructor. Con su ayuda podemos enfrentar cualquier dificultad (Is. 30:20, 21). Su Palabra nos enseña todo lo que cada uno de nosotros necesita para ser “enteramente competente” y estar “completamente equipado para toda buena obra” (2 Tim. 3:17). Cuando ponemos en práctica lo que dice la Biblia, somos más sabios que los que apoyan “la sabiduría de este mundo” (1 Cor. 3:19; Sal. 119:97-100).

2. ¿Qué analizaremos en este artículo?

2 Como vamos a ver, la sabiduría del mundo a menudo nos empuja a satisfacer nuestros deseos egoístas. Así que tal vez nos cueste resistir la forma de pensar y de actuar del mundo. Con razón la Biblia dice: “Cuidado: quizás haya alguien que se los lleve como presa suya mediante la filosofía y el vano engaño según la tradición de los hombres” (Col. 2:8). Este artículo analizará dos ejemplos de “vano engaño” o razonamientos falsos de este mundo, y cómo se hicieron populares. En cada caso, veremos por qué la sabiduría del mundo es necia o absurda y por qué la sabiduría de la Biblia es superior a cualquier cosa que el mundo promueve.

CAMBIA EL CRITERIO SOBRE LA MORALIDAD SEXUAL

3, 4. ¿Qué cambios en el criterio sobre la moralidad se produjeron a principios del siglo veinte?

3 En los primeros treinta años del siglo veinte, se produjo un gran cambio en el criterio que la gente tenía sobre la moralidad. Hasta entonces, muchas personas pensaban que solo los casados podían tener relaciones sexuales y que no debía hablarse de sexo en público. Pero esta forma de  pensar cambió, y la sociedad se volvió permisiva.

4 La década de 1920 llegó a conocerse como los locos años veinte y se caracterizó por grandes cambios sociales. Una investigadora dijo: “Las películas, las obras de teatro, las canciones, las novelas y la publicidad empezaron a mostrar un alto contenido sexual”. En esos años, los bailes se volvieron más provocativos y los estilos de ropa menos modestos. Como predijo la Biblia, los que vivieran en los últimos días serían “amadores de placeres” (2 Tim. 3:4).

Los siervos de Jehová no se dejan engañar por la moralidad tan permisiva del mundo. (Vea el párrafo 5). *

5. ¿Qué les ha pasado a las normas morales del mundo desde los años sesenta?

5 En los años sesenta, la gente comenzó a ver como algo normal la homosexualidad, el divorcio fácil y vivir juntos sin estar casados. Además, muchas formas de entretenimiento empezaron a mostrar escenas de sexo cada vez más explícitas. ¿Cuál ha sido el resultado de una moralidad tan permisiva? Una escritora explicó que “la falta de regulación de las normas sexuales que ahora conforman la sociedad” es la raíz de problemas como familias rotas, familias monoparentales, heridas emocionales y la adicción a la pornografía. La gran cantidad de enfermedades de transmisión sexual, entre ellas el sida, es una prueba más de que la sabiduría del mundo es una necedad (2 Ped. 2:19).

6. ¿Por qué quiere Satanás que el mundo no tenga normas morales?

6 Esta falta de normas morales es lo que Satanás quiere para el mundo. Sin duda, a él le encanta ver que la gente no respeta ni el sexo ni el matrimonio, que son regalos de Dios (Efes. 2:2). Quienes llevan una vida inmoral no solo manchan el don de la procreación, sino que es posible que pierdan la oportunidad de vivir para siempre (1 Cor. 6:9, 10).

LO QUE DICE LA BIBLIA SOBRE LA MORALIDAD SEXUAL

7, 8. ¿Por qué es el criterio de la Biblia sobre el sexo mucho mejor que el del mundo?

7 Quienes se dejan llevar por la sabiduría del mundo se burlan de las normas morales de la Biblia y dicen que no se ajustan a la realidad. Quizás se pregunten por qué Dios nos creó con deseos sexuales y luego nos dice que no nos dejemos llevar por ellos. Esta manera de pensar se basa en la idea equivocada de que los seres humanos  deben satisfacer todos sus deseos. Pero la Biblia dice lo contrario. Enseña que es posible controlar los malos deseos, y eso nos dignifica (Col. 3:5). Además, Jehová hizo el matrimonio para que el esposo y la esposa pudieran satisfacer de forma honorable sus deseos sexuales legítimos (1 Cor. 7:8, 9). Así, los dos pueden disfrutar del sexo sin los remordimientos y las inseguridades que tan a menudo causa la inmoralidad.

8 A diferencia de la sabiduría del mundo, la Biblia fomenta un criterio apropiado sobre el sexo. Reconoce que las relaciones sexuales pueden ser una fuente de placer (Prov. 5:18, 19). Pero también nos ofrece el siguiente consejo: “Que cada uno de ustedes sepa tomar posesión de su propio vaso [o cuerpo] en santificación y honra, no en codicioso apetito sexual tal como el que también tienen las naciones que no conocen a Dios” (1 Tes. 4:4, 5).

9. a) ¿Cómo se ayudó a los siervos de Jehová de las primeras décadas del siglo veinte a seguir la sabiduría superior de la Biblia? b) ¿Qué sabio consejo hallamos en 1 Juan 2:15, 16? c) Según Romanos 1:24-27, ¿qué prácticas inmorales debemos resistirnos a adoptar?

9 Durante las primeras décadas del siglo veinte, los siervos de Jehová no se dejaron engañar por la manera de pensar de quienes habían perdido “todo sentido moral” (Efes. 4:19). Más bien, se esforzaron por obedecer las normas divinas. El número del 15 de mayo de 1926 de esta revista en inglés dijo que “los hombres y las mujeres deben ser castos y puros en su forma de pensar y actuar, sobre todo con el sexo opuesto”. Pese a lo que entonces estaba pasando en el mundo, los siervos de Jehová siguieron la sabiduría superior de la Biblia (lea 1 Juan 2:15, 16). Estamos muy agradecidos de contar con la Palabra de Dios y con el oportuno alimento espiritual que Jehová nos da para ayudarnos a rechazar el criterio del mundo en cuanto a la moralidad * (lea Romanos 1:24-27).

CAMBIA EL CRITERIO SOBRE LA FORMA DE VERSE A UNO MISMO

10, 11. ¿Qué advirtió la Biblia que pasaría en los últimos días?

10 La Biblia advirtió que en los últimos días los hombres serían “amadores de sí mismos” (2 Tim. 3:1, 2). Así que no nos sorprende que el mundo anime a la gente a tener una opinión muy elevada de sí misma. Una enciclopedia dice que en los años setenta “se hicieron muy comunes los libros de autoayuda”. Algunos “animaban a los lectores a conocerse a sí mismos, a aceptarse como son y a celebrar su identidad”. Por ejemplo, uno de estos libros le dice al lector que debe ponerse como meta enamorarse de sí mismo, pues es “la persona más hermosa, más valiosa, más estimulante y atractiva que haya existido jamás”. Esta misma obra defiende “la religión del ser verdadero, en la cual el individuo determina su propia conducta basada en su propia conciencia y en las leyes de su medio ambiente que funcionan para él”.

11 ¿Nos suena familiar esta idea? Satanás animó a Eva a que hiciera algo parecido. Le dijo que ella podría “ser como Dios, conociendo lo bueno y lo malo” (Gén. 3:5). Hoy día, muchas personas tienen una opinión tan elevada de sí mismas que piensan que nadie puede decirles lo que está bien y lo que está mal, ni siquiera Dios. Esta actitud ha influido mucho, por ejemplo, en lo que la gente piensa sobre el matrimonio.

Los siervos de Dios ponen en primer lugar las necesidades de los demás, en especial las de su cónyuge. (Vea el párrafo 12). *

12. ¿Qué idea del matrimonio fomenta el mundo?

 12 La Biblia les dice al esposo y la esposa que deben honrarse el uno al otro y cumplir con sus votos matrimoniales. También les recuerda que deben tener un profundo sentido de compromiso. Por eso dice: “El hombre dejará a su padre y a su madre, y tiene que adherirse a su esposa, y tienen que llegar a ser una sola carne” (Gén. 2:24). En cambio, quienes siguen la sabiduría del mundo fomentan una idea diferente y dicen que cada uno debe centrarse en sus propias necesidades. Un libro que trata el tema del divorcio explica: “En algunas bodas, se ha sustituido la tradicional promesa de permanecer juntos ‘hasta que la muerte nos separe’ por la promesa más temporal ‘hasta que dejemos de amarnos’”. Esta visión tan superficial del matrimonio ha provocado incontables rupturas familiares y profundas heridas emocionales. Sin duda, la opinión irrespetuosa del matrimonio que fomenta el mundo es una necedad.

13. ¿Cuál es una razón por la que Jehová detesta a los orgullosos?

13 La Biblia dice: “Todo el que es orgulloso de corazón es cosa detestable a Jehová” (Prov. 16:5). ¿Por qué detesta Jehová a los orgullosos? Una razón es que quienes se creen muy importantes y promueven esa manera de pensar reflejan la arrogancia de Satanás. Es tan soberbio que llegó a creer que Jesús, quien ayudó a Dios a crear todas las cosas, debía arrodillarse y adorarlo (Mat. 4:8, 9; Col. 1:15, 16). La actitud de las personas orgullosas confirma por qué Dios considera absurda la sabiduría de este mundo.

LO QUE DICE LA BIBLIA SOBRE EL ORGULLO

14. ¿Cómo nos ayuda Romanos 12:3 a tener una opinión equilibrada de nosotros mismos?

14 La Biblia nos ayuda a tener una opinión equilibrada de nosotros mismos. Dice que es bueno tener cierta medida de amor propio. Por ejemplo, Jesús dijo: “Tienes que amar a tu prójimo como a ti  mismo” (Mat. 19:19). Esto muestra que hay que atender nuestras necesidades de forma razonable. Pero la Biblia no enseña que debemos pensar que somos más importantes que los demás. Al contrario, nos aconseja que no hagamos nada “movidos por espíritu de contradicción ni por egotismo”, sino que consideremos “con humildad mental que los demás son superiores” (Filip. 2:3; lea Romanos 12:3).

15. ¿Por qué cree usted que lo que la Biblia dice sobre el orgullo es útil?

15 Muchas personas que este mundo considera sabias se burlan de lo que la Biblia dice sobre el orgullo. Afirman que pensar que los demás son superiores nos hará vulnerables y que la gente se aprovechará de nosotros. Pero, en realidad, ¿cuál ha sido el resultado de la actitud egoísta que fomenta el mundo de Satanás? ¿Son felices las personas egoístas? ¿Tienen familias felices? ¿Cuentan con amigos verdaderos? ¿Tienen una amistad estrecha con Dios? ¿Qué diría usted que produce mejores resultados: la sabiduría del mundo, o la sabiduría de la Palabra de Dios?

16, 17. ¿De qué nos sentimos muy agradecidos, y por qué?

16 Quienes siguen los consejos de los “sabios” de este mundo son como un turista que le pregunta cómo llegar a un lugar a otro turista que está tan perdido como él. Respecto a los “sabios” de sus días, Jesús dijo: “Guías ciegos es lo que son. Por eso, si un ciego guía a un ciego, ambos caerán en un hoyo” (Mat. 15:14). Sin duda, la sabiduría del mundo es una necedad para Dios.

Los cristianos se sienten felices al recordar los años que han dedicado al servicio a Jehová. (Vea el párrafo 17). *

17 Los sabios consejos de la Biblia siempre han sido útiles “para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas, para disciplinar en justicia” (2 Tim. 3:16). Nos sentimos muy agradecidos de que Jehová nos proteja de la sabiduría del mundo mediante su organización (Efes. 4:14). Gracias al alimento espiritual que él nos da, tenemos las fuerzas necesarias para obedecer sus normas. Qué gran honor es contar con la guía infalible de la sabiduría de la Palabra de Dios.

CANCIÓN 54 “Este es el camino”

^ párr. 5 Este artículo fortalecerá nuestra convicción de que Jehová es el único que nos puede dar guía confiable. También nos mostrará que seguir la sabiduría del mundo tiene consecuencias lamentables, mientras que poner en práctica la sabiduría de la Palabra de Dios resulta en nuestro beneficio.

^ párr. 9 Por ejemplo, vea los capítulos 24 a 26 del volumen 1 del libro Lo que los jóvenes preguntan. Respuestas prácticas, y los capítulos 4 y 5 del volumen 2.

^ párr. 50 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Algunos momentos de la vida de un matrimonio cristiano. Predicando a finales de la década de 1960.

^ párr. 52 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. En los años ochenta, el esposo cuida de su esposa enferma en presencia de su hijita.

^ párr. 54 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. En la actualidad, el matrimonio rememora los felices momentos que han pasado sirviendo a Jehová. Su hija, su yerno y su nieto disfrutan junto con ellos.