Ir al contenido

Ir al índice

Padres, ayuden a sus hijos a hacerse sabios para la salvación

Padres, ayuden a sus hijos a hacerse sabios para la salvación

“Desde la infancia has conocido los santos escritos, que pueden hacerte sabio para la salvación” (2 TIM. 3:15).

CANCIONES: 141, 134

1, 2. ¿Por qué se preocupan algunos padres cuando sus hijos quieren dedicarse y bautizarse?

TODOS los años, miles de estudiantes de la Biblia se dedican a Jehová y se bautizan. Muchos de ellos son jóvenes que se han criado en un hogar cristiano y han elegido la mejor vida posible (Sal. 1:1-3). No hay duda de que los padres testigos de Jehová anhelan que llegue el día en que sus hijos se bauticen (compare con 3 Juan 4).

2 Pero es posible que algunas cosas preocupen a estos padres. Quizás han conocido a algunos jóvenes que se bautizaron pero luego empezaron a dudar de que los beneficiara obedecer las normas de Dios. Algunos hasta dejaron de servir a Jehová. Por eso, los padres tal vez teman que sus hijos cambien de opinión tras bautizarse y pierdan el amor por la verdad. Eso fue lo que le ocurrió a la congregación de Éfeso en el siglo primero. Jesús le dijo: “Has dejado el amor que tenías al principio” (Rev. 2:4). ¿Qué pueden hacer los padres  para que esto no ocurra y para que sus hijos “crezcan a la salvación”? (1 Ped. 2:2). Veamos el caso de Timoteo.

“HAS CONOCIDO LOS SANTOS ESCRITOS”

3. a) ¿Cuándo se hizo cristiano Timoteo, y qué hizo con lo que aprendió? b) ¿Qué tres cosas le dijo Pablo a Timoteo?

Timoteo probablemente conoció las enseñanzas de Jesús en el año 47, durante la primera visita de Pablo a la ciudad de Listra. Aunque entonces debía de ser un adolescente, sin duda puso en práctica lo que aprendió, y dos años más tarde empezó a acompañar a Pablo en sus viajes. Unos dieciséis años después, Pablo le escribió: “Continúa en las cosas que aprendiste y fuiste persuadido a creer, sabiendo de qué personas las aprendiste, y que desde la infancia has conocido los santos escritos [las Escrituras Hebreas], que pueden hacerte sabio para la salvación mediante la fe relacionada con Cristo Jesús” (2 Tim. 3:14, 15). Analicemos estas tres expresiones: 1)“has conocido los santos escritos”, 2)“fuiste persuadido a creer” y 3)“pueden hacerte sabio para la salvación mediante la fe relacionada con Cristo Jesús”.

4. ¿Qué ayudas le han resultado útiles para educar a sus hijos pequeños? (Vea la foto del principio).

4 Los padres cristianos quieren que sus hijos conozcan “los santos escritos”, que hoy incluyen tanto las Escrituras Hebreas como las Escrituras Griegas Cristianas. Incluso los niños muy pequeños —cada uno según su capacidad— pueden aprender cosas básicas sobre los personajes y relatos de la Biblia. La organización de Jehová ha suministrado diversos libros, folletos y videos en muchos idiomas que los padres pueden usar para ayudar a sus hijos. ¿Cuáles puede mencionar usted? Recordemos que el conocimiento de las Santas Escrituras es esencial para llegar a tener una estrecha amistad con Jehová.

“FUISTE PERSUADIDO A CREER”

5. a) ¿Qué significa ser “persuadido a creer”? b) ¿Por qué podemos decir que Timoteo estaba convencido de que Jesús era el Mesías?

5 No basta con enseñarles a los hijos los santos escritos, es decir, hablarles de los personajes y relatos de la Biblia. Timoteo también fue “persuadido a creer”. En el texto griego original, esa expresión puede significar tanto “ser convencido de algo” como “estar convencido y seguro de que algo es cierto o verdad”. Timoteo conocía las Escrituras Hebreas desde que era niño. Pero, años más tarde, las pruebas lo convencieron de que Jesús era el Mesías. De hecho, estaba tan seguro de ello que se bautizó y acompañó a Pablo en la obra misionera.

6. ¿Cómo puede un padre ayudar a su hijo a ser “persuadido a creer” lo que aprende en la Biblia?

6 ¿Cómo puede un padre ayudar a su hijo a ser “persuadido a creer”, igual que Timoteo? Ante todo, debe ser paciente. Su hijo no se convencerá de la noche a la mañana, y tampoco lo hará simplemente porque sus padres estén seguros de lo que creen. Para convencerse de la verdad de la Biblia, el niño tiene que usar “su facultad de raciocinio”, o sea, su capacidad de pensar por sí mismo (lea Romanos 12:1). Los padres son muy importantes en este proceso, sobre todo cuando los hijos les hacen preguntas. Veamos un ejemplo.

7, 8. a) ¿Cómo demuestra paciencia un padre cristiano al educar a su hija? b) ¿En qué casos ha necesitado usted una paciencia parecida con sus hijos?

 7 Un hermano llamado Thomas tiene una hija de 11 años de edad. Él explica que a veces ella le hace preguntas como estas: “¿Será que Jehová usó la evolución para crear todos los seres vivos?” y “¿Por qué no votamos y hacemos otras cosas para mejorar la comunidad?”. A veces, Thomas tiene que morderse la lengua para no darle una respuesta dogmática. Sabe que es más fácil convencer a alguien con muchas pruebas pequeñas que con una sola verdad muy grande.

8 La paciencia es importante para todos los cristianos. Y Thomas sabe que necesita esta cualidad para educar a su hija (Col. 3:12). Comprende que hacen falta tiempo y muchas conversaciones. Tiene que razonar con su hija para que ella se convenza de que lo que aprende en la Biblia es la verdad. Dice: “Mi esposa y yo queremos saber si nuestra hija de veras cree lo que está aprendiendo y si le parece lógico, sobre todo cuando se trata de temas importantes. Y es bueno que tenga preguntas. La verdad es que me preocuparía que aceptara algo sin preguntar nada”.

9. ¿Cómo pueden los padres inculcarles la verdad de la Biblia a los hijos?

9 Cuando los padres son pacientes, los hijos poco a poco van comprendiendo “la anchura y longitud y altura y profundidad” de la fe (Efes. 3:18). Deben adaptar lo que les enseñan a su edad y capacidad. Mientras más convencidos estén los hijos de lo que aprenden, mejor defenderán sus creencias ante sus compañeros de clase y otras personas (1 Ped. 3:15). Por ejemplo, ¿pueden explicar con la Biblia lo que ocurre cuando morimos? ¿Les parece razonable? * Está claro que se necesita paciencia para inculcarles las enseñanzas bíblicas a los hijos, pero vale la pena (Deut. 6:6, 7).

10. ¿Qué es importante que hagan los padres?

10 Por supuesto, para lograr que los hijos se convenzan de la verdad, también es importante que los padres den un buen ejemplo. Stephanie, que tiene tres hijas, dice: “Desde que eran muy pequeñas, he tenido que preguntarme: ‘¿Les explico por qué yo estoy convencida de que Jehová existe y de que es justo y amoroso? ¿Ven con claridad que de verdad yo lo amo?’. No puedo esperar que ellas estén convencidas si yo no lo estoy”.

“PUEDEN HACERTE SABIO PARA LA SALVACIÓN”

11, 12. ¿Qué es la sabiduría, y por qué podemos decir que no depende solo de la edad de la persona?

11 Como hemos visto, Timoteo 1) tenía conocimiento de las Santas Escrituras y 2) estaba convencido de lo que creía. Pero ¿a qué se refería Pablo cuando le dijo que los santos escritos podían hacerlo “sabio para la salvación”?

12 El volumen 2 del libro Perspicacia explica que, en la Biblia, la sabiduría incluye “la aptitud de valerse con éxito del conocimiento y el entendimiento para resolver problemas, evitar o impedir peligros, alcanzar ciertas metas o aconsejar a otros a hacer lo mismo. Es lo opuesto  a la tontedad”. La Biblia dice que “la tontedad está atada al corazón del muchacho” (Prov. 22:15). En cambio, lo opuesto a la tontedad —la sabiduría— es una prueba de madurez. Ahora bien, la madurez de una persona no depende solo de su edad, sino de que tema a Jehová y desee obedecer sus mandatos (lea Salmo 111:10).

13. ¿Cómo puede el joven demostrar que es “sabio para la salvación”?

13 Los jóvenes que tienen un grado razonable de madurez espiritual no son “aventados como por olas y llevados de aquí para allá” por sus deseos o la presión de sus compañeros (Efes. 4:14). Más bien, están logrando tener “sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto” (Heb. 5:14). Demuestran que están madurando al tomar decisiones sabias incluso cuando no los ven sus padres u otros adultos (Filip. 2:12). Esta clase de sabiduría es necesaria para la salvación (lea Proverbios 24:14). ¿Qué puede hacer un padre para ayudar a sus hijos a hacerse sabios? Sobre todo, asegurarse de que sepan cuáles son los valores que él tiene. Lo que dice y lo que hace debe demostrarles que está tratando de vivir según las normas de la Biblia (Rom. 2:21-23).

¿Por qué es importante que los padres no dejen de ayudar a sus hijos? (Vea los párrafos 14 a 18).

14, 15. a) ¿En qué debe meditar el joven que quiere bautizarse? b) ¿Cómo puede usted ayudar a su hijo a meditar en los beneficios de obedecer las normas de la Biblia?

14 Sin embargo, no es suficiente con que los padres les digan a sus hijos lo que está bien y lo que está mal. Conviene que los ayuden a razonar con preguntas como estas: “¿Por qué prohíbe la Biblia cosas que pueden parecer atractivas? ¿Qué te convence de que las normas de la Biblia siempre te benefician?” (Is. 48:17, 18).

15 Cuando un hijo dice que quiere bautizarse, sus padres deben ayudarlo a pensar en las responsabilidades que  conlleva dar este paso tan importante. ¿Cómo las ve? ¿Cuáles son los beneficios? ¿Y las dificultades? ¿Por qué superan los beneficios a las dificultades? (Mar. 10:29, 30). Es esencial que el hijo piense en estas cuestiones antes de bautizarse. Si los padres lo ayudan a meditar en los beneficios de ser obediente y las consecuencias de no serlo, es más probable que se convenza de que siempre es mejor obedecer las normas de la Biblia (Deut. 30:19, 20).

QUÉ HACER SI UN JOVEN BAUTIZADO EMPIEZA A DUDAR DE SU FE

16. ¿Qué deben hacer los padres si su hijo empieza a cuestionar su fe después de bautizarse?

16 ¿Qué pueden hacer los padres si su hijo empieza a cuestionar su fe después de bautizarse? Por ejemplo, un adolescente puede sentirse atraído por las cosas del mundo o empezar a preguntarse si seguir los principios bíblicos es lo mejor (Sal. 73:1-3, 12, 13). Los padres deben darse cuenta de que su reacción puede influir en si su hijo seguirá sirviendo a Jehová o no. Tienen que intentar no pelear con él, tanto si es un adolescente como si todavía es un niño. Deben asegurarse de que sepa que lo aman y desean ayudarlo.

17, 18. Si un joven tiene dudas, ¿qué pueden hacer sus padres para ayudarlo?

17 Por supuesto, el joven que se ha bautizado le ha prometido a Jehová amarlo y poner su voluntad por encima de todo lo demás (lea Marcos 12:30). Dios toma esta promesa muy en serio, y lo mismo deben hacer todos los que le han dedicado su vida (Ecl. 5:4, 5). Los padres buscarán un buen momento para recordárselo con cariño a sus hijos. Pero antes tienen que estudiar la información que la organización de Jehová ha publicado para los padres. Esto los ayudará a enfatizar tanto la seriedad como las bendiciones de ser un testigo de Jehová dedicado y bautizado.

18 Por ejemplo, los padres encontrarán sugerencias interesantes en el apéndice “Los padres preguntan”, del volumen 1 del libro Los jóvenes preguntanDice: “No asuma que su hijo ya no quiere tener nada que ver con su religión. En la mayoría de los casos, el joven solo tiene que resolver algún conflicto interno”. Podría deberse a la presión de sus compañeros, la soledad o la sensación de que otros jóvenes están progresando más rápido en la congregación. El apéndice continúa diciendo: “Estos conflictos no atentan contra los fundamentos de la fe cristiana. Tienen que ver, más bien, con circunstancias que hacen que al joven le cueste vivir en conformidad con sus creencias, al menos por ahora”. A continuación, el apéndice les aconseja a los padres qué hacer si su hijo tiene dudas sobre la verdad.

19. ¿Cómo pueden ayudar los padres a sus hijos a hacerse sabios para la salvación?

19 Los padres tienen la seria responsabilidad y el privilegio de criar a sus hijos “en la disciplina y regulación mental de Jehová” (Efes. 6:4). Como hemos visto, para ello no solo han de enseñarles lo que dice la Biblia, sino también ayudarlos a estar convencidos de lo que aprenden. Los hijos deben tener una seguridad tan fuerte que los motive a dedicarle su vida a Jehová y a servirle de todo corazón. Que la Biblia, el espíritu santo y sus esfuerzos como padres ayuden a sus hijos a hacerse sabios para la salvación.

^ párr. 9 Las guías de estudio “¿Qué enseña realmente la Biblia?” están disponibles en muchos idiomas y pueden ayudar tanto a los jóvenes como a los adultos a entender y a saber explicar las verdades de la Palabra de Dios. Estas guías se encuentran en la sección ENSEÑANZAS BÍBLICAS > AYUDAS PARA ESTUDIAR LA BIBLIA del sitio jw.org.