Ir al contenido

Ir al índice

 ARTÍCULO DE ESTUDIO 34

Cómo adaptarse a una nueva asignación

Cómo adaptarse a una nueva asignación

“Dios no es injusto para olvidar la obra de ustedes y el amor que mostraron para con su nombre” (HEB. 6:10).

CANCIÓN 38 Jehová te cuidará

AVANCE *

1-3. ¿Por qué tienen que dejar su asignación algunos siervos de tiempo completo?

ROBERT y Mary Jo recuerdan que, tras haber servido de misioneros durante veintiún años maravillosos, los padres de ambos se enfermaron. Cuentan: “Nos alegraba cuidarlos. Pero nos dolió dejar el lugar que tanto queríamos y que ya era nuestro hogar”.

2 Otro matrimonio, William y Terrie, dicen: “Cuando supimos que no podríamos regresar a nuestra asignación por culpa de la salud, nos echamos a llorar. Nuestro sueño de servir a Jehová en un país extranjero se esfumó”.

3 Alexéi explica: “Sabíamos que nuestros enemigos querían cerrar la sucursal en la que yo estaba. Aun así, fue un duro golpe cuando lo consiguieron y tuvimos que dejar Betel”.

4. ¿Qué preguntas responderemos en este artículo?

4 Estos hermanos no son los únicos que han tenido que adaptarse a nuevas circunstancias. Algo parecido les ha ocurrido a miles de betelitas y a otros siervos de tiempo completo. * Es posible que a estos hermanos fieles les cueste dejar una labor con la que estaban muy encariñados. ¿Qué puede ayudarlos? ¿Qué podemos hacer por ellos? Las respuestas a estas preguntas nos resultarán útiles a todos nosotros cuando experimentemos cambios en la vida.

 QUÉ NOS AYUDARÁ CUANDO HAYA CAMBIOS

¿Por qué puede ser difícil para los siervos de tiempo completo dejar una asignación? (Vea el párrafo 5). *

5. ¿De qué maneras puede afectarnos un cambio de asignación?

5 Tanto si servimos en Betel como en otras facetas del tiempo completo, llegamos a amar a la gente y hasta a encariñarnos con el lugar. Por eso, si tenemos que irnos por algún motivo, se nos parte el corazón. Extrañamos a quienes dejamos atrás y nos preocupamos por ellos, sobre todo si tuvimos que irnos porque empezó a perseguirse nuestra obra (Mat. 10:23; 2 Cor. 11:28, 29). Además, empezar en una asignación a menudo implica un choque cultural, incluso si hemos regresado al que fue nuestro hogar. Robert y Mary Jo cuentan: “Nuestra propia cultura nos resultaba desconocida y nos sentíamos raros predicando en nuestro idioma materno. Nos parecía que ya no encajábamos allí”. Por otro lado, es posible que nos enfrentemos de repente a problemas económicos inesperados. Tal vez nos sintamos inseguros y desanimados. ¿Qué nos puede ayudar en estos casos?

Es muy importante que nos acerquemos a Jehová y confiemos en él. (Vea los párrafos 6 y 7). *

6. ¿Cómo permanecemos cerca de Jehová?

6 Permanecer cerca de Jehová (Sant. 4:8). ¿Cómo lo hacemos? Confiando en él, pues es el “Oidor de la oración” (Sal. 65:2). “Delante de él derramen ustedes su corazón”, dice Salmo 62:8. Jehová puede hacer infinitamente más que todo lo que pedimos o imaginamos (Efes. 3:20). Él no se limita a hacer solo lo que le pedimos en oración. Para resolver nuestros problemas, puede hacer cosas inesperadas, cosas que jamás se nos pasaron por la imaginación.

7. a) ¿Qué nos ayudará a permanecer cerca de Jehová? b) Según Hebreos 6:10-12, ¿cuál será el resultado de que sigamos sirviendo fielmente a Jehová?

7 También nos ayudará a permanecer cerca de Jehová leer la Biblia todos los días y meditar en ella. Un exmisionero dice: “Es necesario seguir celebrando la adoración en familia y preparándonos para las reuniones de manera regular, igual que cuando estábamos en nuestra asignación anterior”. Además, sigamos participando al máximo en la predicación con la nueva congregación. Jehová no olvida a quienes le sirven fielmente, aunque no puedan  hacer tanto como antes (lea Hebreos 6:10-12).

8. ¿Cómo nos ayudan las palabras de 1 Juan 2:15-17 a llevar una vida sencilla?

8 Llevar una vida sencilla. No permitamos que las inquietudes del mundo de Satanás ahoguen las actividades espirituales (Mat. 13:22). No escuchemos a amigos, parientes u otras personas que nos aconsejen con buenas intenciones que busquemos seguridad económica en este mundo (lea 1 Juan 2:15-17). Confiemos en Jehová, que nos promete darnos “al tiempo apropiado” todo lo que necesitamos en sentido espiritual, emocional y material (Heb. 4:16; 13:5, 6).

9. Según Proverbios 22:3, 7, ¿por qué es importante evitar deudas innecesarias, y qué puede ayudarnos a tomar buenas decisiones?

9 Evitar deudas innecesarias (lea Proverbios 22:3, 7). Las mudanzas pueden ser muy caras, y es fácil endeudarse. Así que no compremos a crédito cosas que no necesitamos. Al pasar por una situación que nos causa tensión emocional, como cuidar a un ser querido enfermo, tal vez nos cueste decidir cuánto dinero vamos a pedir prestado. En esos momentos, es bueno recordar que dirigirnos a Jehová en “oración y ruego” puede ayudarnos a tomar buenas decisiones. Él nos dará la paz que protegerá nuestra mente y corazón, y nos ayudará a pensar las cosas con calma (Filip. 4:6, 7; 1 Ped. 5:7).

10. ¿Qué nos ayudará a hacer nuevas amistades?

10 Tener una buena relación con los amigos y la familia. Hablemos de lo que sentimos y de lo que nos ocurre con nuestros amigos, sobre todo con los que han pasado por situaciones parecidas. Eso hará que nos sintamos mejor (Ecl. 4:9, 10). Aunque conservamos los amigos que teníamos en nuestra anterior asignación, necesitamos hacer nuevas amistades. Para ello, debemos hacernos amigos de los demás. Contémosles las bendiciones que Jehová nos ha dado para que así vean lo felices que somos al servirle. Aunque algunos hermanos no entiendan el entusiasmo que sentimos por el servicio de tiempo completo, es posible que otros se sientan atraídos por nuestro ejemplo y se hagan amigos nuestros. Pero tengamos cuidado de no dirigir demasiado la atención a lo que nosotros hemos hecho y no centrarnos en los sentimientos negativos.

11. ¿Cómo podemos seguir siendo felices en nuestro matrimonio?

11 Si el motivo por el que dejamos nuestra asignación fue una enfermedad de nuestro cónyuge, no le echemos la culpa. Y, si éramos nosotros los que teníamos mala salud, no nos sintamos culpables  ni pensemos que le hemos fallado a nuestro cónyuge. Recordemos que somos “una sola carne” y que le prometimos a Jehová cuidar el uno del otro en toda circunstancia (Mat. 19:5, 6). Por otro lado, si el motivo fue un embarazo inesperado, asegurémosle a nuestro hijo que para nosotros él es más importante que aquella asignación. Digámosle a menudo que lo consideramos un regalo de Jehová (Sal. 127:3-5). También, hablemos con él de los maravillosos momentos que pasamos, pues eso puede motivarlo a dedicar su vida al servicio de tiempo completo, como hicimos nosotros.

CÓMO PUEDEN AYUDAR OTROS HERMANOS

12. a) ¿Cómo podemos ayudar a los siervos de tiempo completo a seguir en su asignación? b) ¿Qué podemos hacer para facilitarles el cambio a una nueva asignación?

12 Hay muchas congregaciones, así como muchos hermanos a título individual, que hacen todo lo que está en su mano para que los siervos de tiempo completo sigan en su asignación. Por ejemplo, los animan a continuar en ella, les dan dinero u otras cosas materiales que necesitan, o cuidan de sus familiares. Todos estos esfuerzos son dignos de elogio (Gál. 6:2). ¿Qué podemos hacer si llega a nuestra congregación alguno de estos siervos de tiempo completo? No pensemos que el cambio se debe a que no cumplió bien con su labor o a que hizo algo malo. * Más bien, facilitémosle el cambio. Recibámoslo con cariño y felicitémoslo por todo lo que hizo, aunque ahora su mala salud no le permita hacer  tanto como antes. Esforcémonos por conocerlo. Aprendamos de todo su conocimiento, preparación y experiencia.

13. ¿De qué maneras podemos ayudar a un hermano que recibe una nueva asignación?

13 Al principio, puede que el hermano necesite ayuda para conseguir vivienda, transporte, trabajo u otras cosas básicas. Quizás haya que explicarle ciertos asuntos del día a día, como pagar impuestos o contratar un seguro. Pero lo que más necesita es que lo comprendamos, no que lo compadezcamos. Es posible que él o algún familiar tengan un problema de salud. O tal vez esté sufriendo por la muerte de un ser querido. * Y, aunque no lo diga, puede que esté triste porque echa de menos a sus amigos. Procesar sentimientos tan profundos y con frecuencia contradictorios lleva tiempo.

14. ¿Cómo ayudaron los publicadores a una hermana a adaptarse a su nuevo territorio?

14 Durante ese tiempo, nuestro apoyo y ejemplo pueden ayudarlo a adaptarse a las nuevas circunstancias. Una hermana que sirvió durante muchos años en otro país dice: “En mi anterior asignación, daba clases de la Biblia todos los días. Pero en la nueva me costaba incluso leer un texto de la Biblia o mostrar un video en la predicación. No obstante, los hermanos y hermanas de mi nueva congregación me invitaban a acompañarlos a sus revisitas y cursos bíblicos. Ver que estos publicadores entusiastas y valientes tenían estudiantes de la Biblia que progresaban me ayudó a ser más positiva. Aprendí a iniciar conversaciones en el nuevo territorio. Gracias a todo eso, volví a sentirme feliz”.

SIGAMOS ADELANTE

Busquemos maneras de ampliar el ministerio en nuestro lugar de origen. (Vea los párrafos 15 y 16). *

15. ¿Cómo podemos ser felices en una nueva asignación?

15 Podemos ser felices en una nueva asignación. No pensemos que un cambio es un fracaso o un paso atrás. Tratemos de ver cómo nos está ayudando Jehová y sigamos predicando. Imitemos a  los fieles cristianos del siglo primero que, no importa dónde estuvieran, “iban por la tierra declarando las buenas nuevas de la palabra” (Hech. 8:1, 4). Si seguimos predicando, es posible que obtengamos buenos resultados. Por ejemplo, unos precursores fueron expulsados de un país y se mudaron a otro en el que también había mucha necesidad en su idioma. A los pocos meses, se habían formado nuevos grupos que crecían rápidamente.

16. ¿Qué nos ayudará a encariñarnos con una nueva asignación?

16 Nehemías les dijo a los judíos que la felicidad que viene de Jehová era su fortaleza o su fuerza (Neh. 8:10). Sin importar lo encariñados que estemos con el lugar donde servimos, nuestra felicidad no debe depender de él, sino de nuestra amistad con Jehová. Por lo tanto, sigamos andando con nuestro Dios, confiando en que él nos dé sabiduría, guía y apoyo. Recordemos que lo que nos hizo llegar a encariñarnos con nuestra anterior asignación fue poner el corazón en ayudar a las personas. Jehová nos ayudará a sentir lo mismo hacia nuestra nueva asignación si también ponemos el corazón en ella (Ecl. 7:10).

17. ¿Qué debemos tomar en cuenta sobre la asignación que tenemos ahora?

17 Debemos tomar en cuenta que nuestro servicio a Jehová es eterno, mientras que la asignación que tenemos ahora es temporal. En el nuevo mundo, es posible que lo que hagamos por Jehová no sea lo mismo que estamos haciendo hoy. Alexéi, mencionado al principio del artículo, cree que lo que está viviendo en el presente lo está preparando para el futuro. Dice: “Siempre he sabido que Jehová y el nuevo mundo son reales, pero tenía la sensación de que estaban un poco lejos. Ahora veo a Jehová justo enfrente de mí y siento que el nuevo mundo es la próxima parada del viaje” (Hech. 2:25). Sea cual sea nuestra asignación, sigamos andando con Jehová. Él nunca nos abandonará; al contrario, nos ayudará a ser felices haciendo todo lo que podamos en su servicio, dondequiera que sea (Is. 41:13).

CANCIÓN 90 Animémonos unos a otros

^ párr. 5 En ocasiones, algunos siervos de tiempo completo tienen que dejar su asignación o reciben una nueva. En este artículo, vamos a ver a qué dificultades se enfrentan y qué puede ayudarlos a adaptarse a las nuevas circunstancias. También veremos cómo los demás hermanos pueden animarlos y apoyarlos. Y analizaremos principios que pueden sernos útiles a todos si experimentamos cambios en la vida.

^ párr. 4 Además, al llegar a cierta edad, muchos hermanos han cedido sus responsabilidades a hermanos más jóvenes. Vea los artículos “Hermanos mayores, Jehová valora su lealtad”, de La Atalaya de septiembre de 2018, y “Cómo conservar la paz interior a pesar de los cambios”, de La Atalaya de octubre de 2018.

^ párr. 12 Los ancianos de la congregación en la que servía el hermano deben escribir una carta de presentación lo antes posible para que pueda seguir sirviendo sin demora como precursor, anciano o siervo ministerial.

^ párr. 13 Vea la serie “Ayuda para quienes están de duelo”, del número 3 del 2018 de la revista ¡Despertad!

^ párr. 57 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Un matrimonio tiene que dejar el servicio misional en el extranjero y se despide de su congregación entre lágrimas.

^ párr. 59 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. De vuelta en su país de origen, el matrimonio ora constantemente a Jehová para que los ayude en sus nuevas circunstancias.

^ párr. 61 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Con la ayuda de Jehová, el matrimonio retoma el servicio de tiempo completo. Usan el idioma que aprendieron cuando eran misioneros para predicarles a los inmigrantes que hay en su nuevo territorio.