Ir al contenido

Ir al índice

Lo que piensa mucha gente de la oración

Lo que piensa mucha gente de la oración

“Cuando oro, noto que Dios está a mi lado, que me lleva de la mano y me guía cuando estoy perdida” (MARÍA).

“Mi esposa murió después de una lucha contra el cáncer que duró 13 años. Recuerdo que oraba a Dios a diario, y sentía que él me escuchaba en mi dolor. Sentía paz” (RAÚL).

“La oración es un bonito regalo que Dios nos ha hecho” (ARNE).

Para María, Raúl, Arne y muchos otros, la oración es un regalo muy especial. Cuando oran, sienten que pueden hablar con Dios, darle las gracias y buscar su ayuda. Están totalmente de acuerdo con lo que dice la Biblia sobre orarle a Dios: “Esta es la confianza que tenemos con él: que le podemos pedir cualquier cosa que esté de acuerdo con su voluntad y él nos escucha” (1 Juan 5:14).

Sin embargo, a muchas personas les cuesta trabajo creer lo que dice la Biblia sobre la oración. Steve nos cuenta lo que piensa: “Cuando tenía 17 años, tres de mis amigos murieron: uno en un accidente de auto y los otros dos se ahogaron en el mar”. ¿Qué hizo Steve? “Le oré a  Dios preguntándole por qué había pasado eso, pero no me contestó. Así que me pregunté: ‘¿Sirve de algo orar?’”. Muchos se han sentido igual y también se han preguntado si vale la pena orar.

Pero hay otras razones por las que algunas personas piensan que no sirve de nada orar. Unos dicen que, como Dios ya lo sabe todo, ya está al tanto de nuestros problemas y necesidades. Así que ¿qué sentido tiene contarle lo que nos pasa?

Otros creen que Dios no quiere escuchar sus oraciones por los errores que han cometido en el pasado. Jenny dice: “Mi mayor problema es que siento que no valgo nada. He hecho cosas de las que me arrepiento, así que estoy convencida de que no merezco que Dios me escuche”.

¿Y usted qué piensa? ¿Alguna vez ha tenido las mismas dudas sobre la oración? En ese caso, le alegrará saber que la Biblia puede darle las respuestas que necesita. Puede confiar en lo que dice la Biblia sobre la oración. * Le ayudará a responder las siguientes preguntas:

  • ¿De verdad escucha Dios las oraciones?

  • ¿Por qué no contesta algunas oraciones?

  • ¿Cómo debemos orar para que nos escuche?

  • ¿Cómo le puede ayudar a usted la oración?

^ párr. 9 En la Biblia encontramos las oraciones de muchos siervos de Dios, incluidas algunas que hizo Jesús. Tan solo en las Escrituras Hebreas, conocidas como el Antiguo Testamento, hay más de 150 oraciones.