Ir al contenido

Ir al índice

“Acérquense a Dios y él se acercará a ustedes” (Santiago 4:8).

¿Escucha Dios nuestras oraciones?

¿Escucha Dios nuestras oraciones?

¿Se ha preguntado si Dios lo escucha cuando ora? Si es así, no es el único. Muchas personas le han pedido ayuda a Dios cuando han tenido problemas. Sin embargo, sus problemas no han desaparecido. ¿Quiere decir eso que Dios ignora nuestras oraciones? Para nada. La Biblia nos asegura que Dios nos escucha cuando le oramos de la manera correcta. Veamos lo que dice.

DIOS NOS ESCUCHA

“A ti, el que escucha las oraciones, a ti acudirá gente de toda clase” (Salmo 65:2).

Algunas personas oran porque eso hace que se sientan mejor, aunque en realidad creen que nadie las escucha. Pero la oración es mucho más que una simple terapia para hacer frente a los problemas. La Biblia nos asegura que “Jehová * está cerca de todos los que lo llaman, de todos los que lo llaman con sinceridad [...]; oye sus gritos de auxilio” (Salmo 145:18, 19).

Por lo tanto, podemos estar seguros de que Jehová oye las oraciones de quienes lo adoran. Con cariño, él nos dice: “Ustedes me llamarán, acudirán a mí en oración, y yo los escucharé” (Jeremías 29:12).

 DIOS QUIERE QUE USTED LE ORE

“Perseveren en la oración” (Romanos 12:12).

La Biblia nos anima a orar constantemente y a seguir orando en toda ocasión. Está claro que Jehová quiere que le oremos (Mateo 26:41; Efesios 6:18).

¿Por qué quiere Dios que usted le ore? Piense en lo siguiente: ¿a qué padre no le gusta que su niñito le pida ayuda? Puede que el padre ya sepa lo que su hijo necesita o siente, pero, cuando escucha sus palabras, el padre se da cuenta de que su hijo confía en él y lo quiere. De la misma manera, cuando le oramos a Jehová, le demostramos que confiamos en él y que queremos acercarnos a él (Proverbios 15:8; Santiago 4:8).

DIOS SÍ SE PREOCUPA POR USTED

Echen “todas sus inquietudes sobre él, porque él se preocupa por ustedes” (1 Pedro 5:7).

Dios quiere que le oremos porque nos ama y se preocupa por nosotros. Está muy al tanto de nuestros problemas y quiere ayudarnos.

Durante su vida, el rey David le pidió ayuda a Jehová y le contó lo que pensaba y sentía (Salmo 23:1-6). ¿Qué sentía por David? Lo quería mucho y escuchaba todas sus oraciones (Hechos 13:22). Del mismo modo, Dios también nos escucha porque se interesa por nosotros.

 “AMO A JEHOVÁ PORQUE ÉL OYE MI VOZ”

Encontramos estas palabras en un salmo de la Biblia. Su escritor estaba seguro de que Jehová escuchaba sus oraciones, y eso lo ayudó mucho. Se sentía más cerca de Dios y tuvo las fuerzas para enfrentarse a las situaciones dolorosas de la vida (Salmo 116:1-9).

Si estamos seguros de que Dios nos oye, no dejaremos de orar. Veamos lo que le pasó a un hombre llamado Pedro, que vive en el norte de España. Su hijo de 19 años murió en un accidente de tránsito. En esos momentos tan difíciles, Pedro le contó a Dios cómo se sentía y le pidió vez tras vez que lo consolara y lo ayudara. ¿Qué ocurrió? Pedro responde: “Jehová contestó mis oraciones. Mediante otros cristianos, mi esposa y yo recibimos el consuelo y la ayuda de Dios”.

La respuesta a nuestras oraciones muchas veces viene mediante el apoyo y el cariño de los amigos.

Aunque las oraciones no le devolvieron a su hijo, sí ayudaron mucho a Pedro y a su familia. Su esposa, María del Carmen, recuerda: “Las oraciones me ayudaron a sobrellevar la angustia. Sabía que Jehová me comprendía, ya que cuando me dirigía a él sentía tranquilidad y paz”.

La Biblia y las experiencias de muchas personas nos enseñan que Dios sí oye las oraciones. Sin embargo, él no las responde todas. Entonces, ¿por qué contesta Dios algunas oraciones y otras no?

^ párr. 5 Jehová es el nombre de Dios (Salmo 83:18).