Ir al contenido

Ir al índice

La verdad sobre Dios y Jesucristo

La verdad sobre Dios y Jesucristo

Aunque la gente adora a muchos dioses, solo hay un Dios verdadero (Juan 17:3). Él es el “Supremo”, el Creador de todas las cosas y la Fuente de la vida. Es el único que merece nuestra adoración (Daniel 7:18; Apocalipsis 4:11).

¿Quién es Dios?

El nombre de Dios aparece en el texto original UNAS 7.000 VECES

JEHOVÁ es el nombre de Dios

Algunos títulos de Jehová son SEÑOR, DIOS y PADRE

Su nombre. Él mismo dice: “Yo soy Jehová. Ese es mi nombre” (Isaías 42:8). En la Biblia, el nombre de Dios aparece unas siete mil veces. Sin embargo, en muchas traducciones de la Biblia se ha sustituido indebidamente por títulos como Señor. Dios desea que usted sea su amigo, por eso quiere que lo llame por su nombre (Salmo 105:1).

Sus títulos. La Biblia se refiere a Jehová con títulos como Dios, Todopoderoso, Creador, Padre, Señor y Soberano. En la Biblia también encontramos muchas oraciones dirigidas a Dios en las que se usa un título respetuoso y su nombre, Jehová (Daniel 9:4).

 Cómo es. Dios es un espíritu invisible (Juan 4:24). La Biblia confirma que “ningún ser humano lo ha visto jamás” (Juan 1:18). La Biblia también nos dice que tiene sentimientos. Nuestras acciones pueden alegrar su corazón o entristecerlo (Salmo 78:40, 41; Proverbios 27:11).

Sus maravillosas cualidades. Dios trata igual a todas las personas, sin importar su nacionalidad o sus antecedentes (Hechos 10:34, 35). También muestra misericordia, compasión, paciencia y amor leal, y siempre dice la verdad (Éxodo 34:6, 7). Sin embargo, de todas sus cualidades, hay cuatro que destacan.

El poder. Él es “el Dios Todopoderoso”. Eso significa que puede cumplir todo lo que promete (Génesis 17:1).

La sabiduría. La sabiduría de Dios es incomparable. Por eso, la Biblia dice que él es “el único que es sabio” (Romanos 16:27).

La justicia. Dios siempre hace lo que es justo. “Todo lo que hace es perfecto” y “nunca comete injusticias” (Deuteronomio 32:4).

El amor. La Biblia dice que “Dios es amor” (1 Juan 4:8). Dios no solo demuestra amor, esta cualidad es la esencia de su ser. Todo lo que hace está motivado por su inmenso amor, y eso nos beneficia de muchas maneras.

Su amistad con los seres humanos. Dios es nuestro amoroso Padre celestial (Mateo 6:9). Si tenemos fe en él, podremos ser sus amigos (Salmo 25:14). De hecho, Dios desea que nos acerquemos a él mediante la oración y le contemos todos nuestros problemas porque se preocupa por nosotros (Santiago 4:8; 1 Pedro 5:7).

¿Son Dios y Jesucristo la misma persona?

Jesús no es Dios. Jesús es único porque es el único ser que Dios creó personalmente. Por eso en la Biblia se le llama Hijo de Dios (Juan 20:31). Jehová creó a Jesús, su primogénito. Después lo nombró “obrero experto” y lo usó para crear el universo y todos los seres vivos (Proverbios 8:30, 31; Colosenses 1:15, 16).

Jesús nunca dijo que fuera Dios. Él, más bien, afirmó: “Vengo como representante  suyo [de Dios] y fue él quien me envió” (Juan 7:29). Mientras hablaba con una de sus discípulas, Jesús llamó a Jehová “mi Padre y Padre de ustedes” y “mi Dios y Dios de ustedes” (Juan 20:17). Cuando murió, Jehová lo resucitó para que viviera en el cielo, hizo que se sentara a su derecha y le dio gran autoridad (Mateo 28:18; Hechos 2:32, 33).

Jesucristo puede ayudarle a acercarse a Dios

Vino a la Tierra para enseñarnos cómo es su Padre. Jehová mismo dijo sobre Jesús: “Este es mi Hijo amado. Escúchenlo” (Marcos 9:7). Jesús es quien mejor conoce a Dios. Él afirmó: “Nadie sabe quién es el Padre excepto el Hijo y todo aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar” (Lucas 10:22).

Refleja las cualidades de Dios a la perfección. Jesús imitó tan bien las cualidades de su Padre que pudo decir: “El que me ha visto a mí ha visto al Padre también” (Juan 14:9). Con sus palabras y acciones, Jesús ayudó a las personas a acercarse a Dios porque les mostró el amor que les tenía su Padre. Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie puede llegar al Padre si no es por medio de mí” (Juan 14:6). También afirmó: “Los auténticos adoradores del Padre lo adorarán con espíritu y con verdad. Porque el Padre sin duda está buscando a personas así para que lo adoren” (Juan 4:23). ¡Imagínese! Jehová está buscando a personas como usted, personas que desean saber la verdad acerca de él.