Ir al contenido

Ir al índice

 TEMA DE PORTADA | LOS ÁNGELES. ¿EXISTEN? ¿INFLUYEN EN NOSOTROS?

¿Existen los ángeles malos?

¿Existen los ángeles malos?

En efecto, existen. ¿Cómo es eso posible? Recuerde que Dios creó a los ángeles con libertad para decidir. Poco después de la creación de la primera pareja humana, Adán y Eva, un ser espiritual perfecto usó de modo indebido esa libertad y promovió una rebelión en la Tierra. Y tuvo éxito, pues logró que Adán y Eva también se rebelaran contra Dios (Génesis 3:1-7; Revelación [Apocalipsis] 12:9). La Biblia no menciona el nombre de este ángel ni la posición que ocupaba en el cielo antes de rebelarse. Pero, después de su rebelión, la Biblia lo llama acertadamente Satanás, que significa “Opositor”, y Diablo, que significa “Calumniador” (Mateo 4:8-11).

Por desgracia, la rebelión contra Dios no había hecho más que empezar. En los días de Noé, un número indeterminado de ángeles “abandonaron su propio y debido lugar” en la familia celestial de Dios, bajaron a la Tierra y tomaron cuerpos humanos para llevar una vida inmoral y depravada . Así, se apartaron totalmente del propósito para el que fueron creados (Judas 6; Génesis 6:1-4; 1 Pedro 3:19, 20).

¿Qué pasó con esos ángeles malos? Cuando Dios trajo un diluvio para limpiar toda la Tierra, abandonaron sus cuerpos humanos y regresaron al cielo. Sin embargo, Dios no permitió que aquellos ángeles rebeldes o demonios recuperaran “su posición original”, sino que los degradó y los condenó a un estado de “densa oscuridad” espiritual llamado Tártaro (Judas 6; 2 Pedro 2:4). Los demonios se han sometido al dominio de Satanás, “el gobernante de los demonios”, quien “sigue transformándose en ángel de luz” (Mateo 12:24; 2 Corintios 11:14).

La Biblia enseña que, en 1914, Dios estableció el Reino mesiánico, un gobierno celestial. * Después de ese acontecimiento trascendental, Satanás y los demonios fueron expulsados del cielo y arrojados a la Tierra, donde quedaría limitada su influencia. La maldad sin precedentes y la inmoralidad extrema que vemos hoy son un reflejo de la actitud vengativa y destructora de los demonios (Revelación 12:9-12).

Sin embargo, el aumento de los actos depravados y violentos demuestra que se acerca el fin del reinado del terror de los demonios. Muy pronto, el Reino de Dios les impedirá actuar, transformará la Tierra en un paraíso y la gobernará durante mil años. Después de eso, y por poco tiempo, los demonios pondrán a prueba a la humanidad por última vez. Y a continuación, serán destruidos para siempre (Mateo 25:41; Revelación 20:1-3, 7-10).

^ párr. 6 Si desea más información acerca del Reino de Dios, consulte el capítulo 8 del libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?, editado por los testigos de Jehová. También disponible en jw.org.