Ir al contenido

Ir al índice

 Canción 126

Una obra de amor

Una obra de amor

(Salmo 127:1)

1. ¡Qué día tan especial,

amado Padre celestial!

Escucha, por favor, nuestra voz,

Rey universal.

Pusiste tu bendición

sobre esta humilde construcción.

La hicimos con amor, con fervor,

llenos de ilusión.

(ESTRIBILLO)

Hacerte esta hermosa casa

fue un honor muy singular.

Es un placer, Señor, servirte y proclamar

tu majestad, gran Dios, Jehová.

2. No olvidaremos jamás

los nuevos lazos de amistad,

las caras de emoción, el amor,

la felicidad.

Tu santo espíritu, Dios,

nos dio energías, nos unió.

¡La gloria vaya a ti, solo a ti,

nuestro Gran Creador!

(ESTRIBILLO)

Hacerte esta hermosa casa

fue un honor muy singular.

Es un placer, Señor, servirte y proclamar

tu majestad, gran Dios, Jehová.

(Véanse también Sal. 116:1; 147:1; Rom. 15:6.)