Ir al contenido

Ir al índice

 Canción 98

Sembremos las semillas del Reino

Sembremos las semillas del Reino

(Mateo 13:4-8)

1. Oh, vengan, esclavos de Cristo

que sirven con todo su ser,

trabajen en la obra del Amo

y sigan los pasos de él.

Esparzan semillas de la verdad,

sabiendo que algunas caerán

en la tierra blanda de un buen corazón

y seguro fructificarán.

2. Habrá corazones cerrados,

tan duros como el pedernal;

aun si la palabra aceptaran,

su gozo será temporal.

A otros, los cardos oprimirán,

y fruto al final no darán.

Su amor al dinero y a lo mundanal

puede más que su amor a Jehová.

3. El éxito de tus labores

en parte depende de ti.

Con mucha paciencia y cariño

podrás corazones abrir.

En ellos el grano germinará,

y a su tiempo fruto verás.

Mas no todos rinden igual cantidad;

eso sí, gloria a Dios todos dan.

(Véanse también Mat. 13:19-23; 22:37.)