Ir al contenido

Ir al índice

 LECCIÓN 25

¿Por qué y cómo construimos Salones del Reino?

¿Por qué y cómo construimos Salones del Reino?

Bolivia

Nigeria, antes y después

Tahití

A nuestros lugares de reunión los llamamos Salones del Reino porque lo que se enseña allí se centra en el Reino de Dios, el tema de la predicación de Jesucristo (Lucas 8:1).

Son centros de la religión verdadera en la comunidad. Desde allí se coordina la predicación de las buenas noticias (Mateo 24:14). Los salones varían en tamaño y diseño, pero todos son edificios sencillos; en muchos se reúne más de una congregación. En los últimos años hemos construido o reformado decenas de miles (en promedio, cinco diarios) para mantenernos al paso con el aumento de congregaciones. ¿Cómo ha sido posible? (Mateo 19:26).

Se construyen con los donativos que se envían a un fondo común. Estos donativos se envían a la sucursal correspondiente para que lo usen las congregaciones que necesiten construir un salón nuevo o remodelar el que tienen.

Son construidos por una gran variedad de voluntarios sin paga. En muchos países se han creado Grupos de Construcción de Salones del Reino. Estos equipos de siervos y voluntarios de construcción se desplazan de una congregación a otra dentro de su país, incluso en las regiones más remotas, para ayudar a las congregaciones a construir su Salón del Reino. En otros países se ha elegido a Testigos con experiencia en los trabajos de construcción para coordinar la construcción y remodelación de salones en cierta zona. Aunque muchos de los voluntarios que trabajan en una construcción sean especialistas de la zona, la mayoría de los voluntarios que levantan un salón son hermanos de la congregación que lo usará. El espíritu de Jehová y el esfuerzo incondicional de su pueblo han hecho posible esto (Salmo 127:1; Colosenses 3:23).

  • ¿Por qué llamamos Salones del Reino a nuestros lugares de reunión?

  • ¿Qué hace posible que se construyan Salones del Reino en todo el mundo?