Ir al contenido

Ir al índice

 SECCIÓN 7

¿Qué esperanza tenemos para el futuro?

¿Qué esperanza tenemos para el futuro?

“Feliz es el hombre que no ha andado en el consejo de los inicuos [...]. Antes bien, su deleite está en la ley de Jehová, [...] y todo lo que haga tendrá éxito.” (SALMO 1:1-3)

A LO largo de la historia, muchas personas se han preguntado: “¿Qué nos deparará el futuro?”.

¿Qué tiene que ver Dios con esta pregunta?

Dios es el único que puede decirnos lo que sucederá en el futuro, y ya lo ha hecho. Además, podemos confiar en lo que dice, pues él mismo asegura: “Mi palabra que sale de mi boca [...] no volverá a mí sin resultados” (Isaías 55:11).

¿Espera Dios que resolvamos nuestros problemas sin su ayuda?

La historia demuestra que los intentos de los seres humanos por vivir sin la guía de Dios no traen felicidad. ¿Por qué no? Porque no fuimos creados para vivir sin la guía divina, tal como un niño no puede vivir sin la de sus padres. El profeta Jeremías declaró: “No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” (Jeremías 10:23).

Aunque Dios espera que nos esforcemos por resolver los problemas que se nos presentan en la vida, en muchos casos no logramos resolverlos. Por eso, desea que confiemos en él y no en nosotros mismos. Cuando lo hacemos, obtenemos buenos resultados. “En todos tus caminos tómalo [a Dios] en cuenta, y él mismo hará derechas tus sendas.” (Proverbios 3:6.)