Ir al contenido

Ir al índice

 LECCIÓN 32

¡El Reino de Dios ya está gobernando!

¡El Reino de Dios ya está gobernando!

El Reino de Dios empezó a gobernar en el cielo en el año 1914. En ese mismo año comenzaron los últimos días del gobierno humano. ¿Cómo lo sabemos? A continuación verá, por un lado, lo que predijo la Biblia y, por otro, la situación mundial y el comportamiento de la gente desde 1914.

1. ¿Qué predijo la Biblia?

El libro bíblico de Daniel ya decía que el Reino de Dios empezaría a gobernar después de un periodo llamado “siete tiempos” (Daniel 4:16, 17). Siglos más tarde, Jesús se refirió a ese mismo periodo como “los tiempos señalados de las naciones”, y enseñó que este periodo todavía no había acabado (Lucas 21:24). Como veremos, los siete tiempos terminaron en 1914.

2. ¿Cuál ha sido la situación mundial y el comportamiento de la gente desde 1914?

Los discípulos de Jesús le preguntaron: “¿Qué señal habrá de tu presencia y de la conclusión del sistema?” (Mateo 24:3). Como respuesta, Jesús predijo muchas cosas que sucederían después de que él empezara a gobernar en el cielo como Rey del Reino de Dios. Por ejemplo, habló de guerras, hambre y terremotos (lea Mateo 24:7). La Biblia también predijo que el comportamiento de la gente en “los últimos días” provocaría situaciones “difíciles de soportar” (2 Timoteo 3:1-5). Desde 1914, estas situaciones y actitudes se ven de forma más clara.

3. ¿Por qué ha empeorado tanto la situación mundial desde que el Reino de Dios comenzó a gobernar?

Poco después de que Jesús se convirtiera en el Rey del Reino de Dios, estalló una guerra en el cielo, y él luchó contra Satanás y los demonios. Satanás perdió y, como dice la Biblia, “fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apocalipsis 12:9, 12). Satanás está muy furioso porque sabe que pronto será eliminado. Por eso está causando dolor y sufrimiento en toda la Tierra. ¡Con razón la situación mundial está tan mal! Pero el Reino de Dios acabará con todos estos problemas.

 PROFUNDICEMOS EN EL TEMA

Analicemos las pruebas que nos indican que el Reino empezó a gobernar en 1914 y veamos qué efecto debería tener esto en nosotros.

4. Las profecías bíblicas nos llevan a 1914

Dios hizo que Nabucodonosor, un rey de la antigua Babilonia, tuviera un sueño profético. Tanto el sueño como la interpretación de Daniel indican que esa profecía tiene que ver con el gobierno de Nabucodonosor y con el Reino de Dios (lean Daniel 4:17). *

Lean Daniel 4:20-26. Luego usen el diagrama para contestar las siguientes preguntas:

 El árbol del sueño y el Reino de Dios

LA PROFECÍA (Daniel 4:20-36)

Reinado

A) Un árbol altísimo

Reinado interrumpido

B) “Corten el árbol” y dejen “que pasen siete tiempos”

Reinado restablecido

C) “Recuperarás tu reino”

Primer cumplimiento:

PRIMER CUMPLIMIENTO

Reinado

D) Nabucodonosor, rey de Babilonia

Reinado interrumpido

E) Nabucodonosor pierde el juicio después del año 606 a. e. c. * y no puede gobernar durante siete años literales

Reinado restablecido

F) Nabucodonosor recobra el juicio y comienza a reinar de nuevo

Segundo cumplimiento:

  • G) ¿A quiénes representaba el árbol? (Lean 1 Crónicas 29:23).

  • H) ¿Cuándo dejaron de gobernar? ¿Cómo sabemos que no estaban gobernando cuando Jesús estuvo en la Tierra? (Lean Lucas 21:24).

  • I) ¿Dónde y cuándo se restauró este gobierno?

SEGUNDO CUMPLIMIENTO

Reinado

G) Reyes israelitas que eran representantes del gobierno de Dios

Reinado interrumpido

H) Jerusalén es destruida en el año 607 a. e. c.; se interrumpe la dinastía de reyes israelitas durante 2.520 años

Reinado restablecido

I) Jesús comienza a gobernar en el cielo como Rey del Reino de Dios en 1914

¿Cuánto duran los siete tiempos?

Algunas partes de la Biblia nos ayudan a entender otras. Por ejemplo, en Apocalipsis se dice que tres tiempos y medio equivalen a 1.260 días (Apocalipsis 12:6, 14). Siete tiempos es el doble, es decir, 2.520 días. A veces, en la Biblia, un día representa un año (Ezequiel 4:6). Esto es lo que sucede con los siete tiempos mencionados en el libro de Daniel: representan 2.520 años.

 5. En 1914 el mundo cambió de rumbo

Jesús predijo cómo estaría el mundo después de que empezara a gobernar. Lean Lucas 21:9-11 y hablen sobre lo siguiente:

  • De los aspectos de esta profecía, ¿cuáles ha visto o de cuáles ha oído hablar?

El apóstol Pablo describió cómo sería la gente durante los últimos días del gobierno humano. Lean 2 Timoteo 3:1-5 y hablen sobre lo siguiente:

  • De las actitudes que menciona el texto, ¿cuáles ha visto usted?

 6. Saber que el Reino de Dios ya está gobernando debería impulsarnos a actuar

Lean Mateo 24:3, 14 y hablen sobre lo siguiente:

  • ¿Qué importante labor demuestra que el Reino de Dios ya está gobernando?

  • ¿Cómo puede usted participar en esta labor?

El Reino de Dios ya está gobernando, y falta poco para que asuma por completo el control del planeta. Lean Hebreos 10:24, 25 y hablen sobre lo siguiente:

  • ¿Qué deberíamos hacer todos “al ver que el día se acerca”?

Si aprendiera algo que pudiera ayudar a otros y salvarles la vida, ¿qué haría?

LO QUE ALGUNOS PREGUNTAN: “¿Por qué hablan tanto de 1914 los testigos de Jehová?”.

  • ¿Qué diría?

 RESUMEN

Las profecías bíblicas y la situación mundial indican que el Reino de Dios ya está gobernando. Y nosotros demostramos que lo creemos predicando ese Reino y asistiendo a las reuniones de la congregación.

Repaso

  • ¿Qué pasó después de que terminaran los siete tiempos predichos en el libro de Daniel?

  • ¿Qué le convence a usted de que el Reino de Dios empezó a gobernar en 1914?

  • ¿Cómo puede usted demostrar que cree que el Reino ya está gobernando?

Propóngase esto

DESCUBRA ALGO MÁS

Lea lo que algunos historiadores y otros expertos dicen sobre cómo ha cambiado el mundo a partir de 1914.

“La era en que los valores decayeron radicalmente” (¡Despertad!, abril de 2007)

Vea cómo influyó en la vida de un hombre la profecía de Mateo 24:14.

“El béisbol era mi pasión” (La Atalaya, núm. 3 2017)

^ párr. 15 Lea los  dos últimos artículos de la sección “Descubra algo más” de esta lección.

^ párr. 36 Usamos a. e. c. para la expresión antes de nuestra era o antes de la era común. Y usamos e. c. para nuestra era o era común.