Ir al contenido

Ir al índice

 REPÚBLICA DOMINICANA

Perspectivas alentadoras

Perspectivas alentadoras

El valor de un buen nombre

Los testigos de Jehová llevan unos setenta años en la República Dominicana. En todo este tiempo se han ganado muy buena reputación. No es raro escuchar comentarios que hace la gente, como: “A mí me gusta esta religión” o “Ustedes sí que practican lo que dice la Biblia”.

Veamos lo que ocurrió cuando se construyó un Salón del Reino en el terreno que un hermano había donado. Cuando el hermano fue a registrarlo, descubrió que alguien ya había registrado el terreno de manera ilegal a su nombre, y esta persona acusó al hermano de querer robarle la propiedad. El caso se llevó a los tribunales. Se trataba de una situación desconcertante porque el hombre tenía documentos que aseguraban que el terreno era suyo.

En un momento del juicio, el juez le pidió al abogado del hermano que le aclarara a quién representaba. Él le explicó que representaba los intereses de una asociación que usan los testigos de Jehová, a lo que el juez respondió: “Si ese es el caso, no hay razón para dudar de que está diciendo la verdad. Conozco a los testigos de Jehová y sé que son gente honrada. Nunca intentarían estafar a nadie ni adueñarse de lo que no es suyo”.

Cuando se presentaron las pruebas en el juicio, quedó claro que el demandado había usado documentos falsos, así que el juez falló a favor de los hermanos. “No se trata de un caso aislado —comentó el abogado Testigo—. Cuando se menciona a los testigos de Jehová en cualquier juzgado del país, la actitud es siempre de un profundo respeto.”

 Con la vista fija en el futuro

El tiempo dirá cuánta gente más de buen corazón aprenderá las verdades de la Biblia y comenzará a servir a Dios. Mientras tanto, los siervos de Jehová seguirán esforzándose por llevar el mensaje al mayor número de personas en la República Dominicana. Por ejemplo, en el año 2013, los Testigos predicaron en este país más de once millones de horas y dirigieron 71.922 cursos bíblicos. También ha sido muy animador ver que 9.776 hermanos fueron precursores auxiliares, regulares o especiales. En agosto de ese mismo año había 35.331 publicadores activos en el ministerio. Y las perspectivas de crecimiento son muy alentadoras, ya que 127.716 personas asistieron a la Conmemoración de la muerte de Jesús.

La obra de predicación y enseñanza en la República Dominicana ha avanzado mucho desde que Lennart y Virginia Johnson llegaron al país un domingo de abril de 1945 y se pusieron a predicar las buenas noticias del Reino. Los testigos de Jehová de la República Dominicana valoran mucho el legado espiritual que han recibido. También aprecian los enormes esfuerzos que han hecho los siervos verdaderos de Jehová durante generaciones. Pero lo que es más importante: atesoran el privilegio de dar “testimonio cabal respecto al reino de Dios” (Hech. 28:23). Esperan con anhelo que llegue el día en que todos los habitantes de esta isla y el resto de adoradores de Jehová de todo el mundo unan sus voces al cantar: “¡Jehová mismo ha llegado a ser rey! Esté gozosa la tierra. Regocíjense las muchas islas” (Sal. 97:1).