Ir al contenido

Ir al índice

 SIERRA LEONA Y GUINEA

Algo mejor que diamantes

Tamba Josiah

Algo mejor que diamantes
  • AÑO DE NACIMIENTO 1948

  • AÑO DE BAUTISMO 1972

  • OTROS DATOS Trabajó en minas de diamantes antes de ser Testigo. En la actualidad forma parte del Comité de Sucursal de Sierra Leona.

EN 1970 trabajaba para una empresa minera británica en Tongo Fields, una rica región diamantífera situada al norte de Kenema. También dedicaba mi tiempo libre a buscar diamantes. Cuando encontraba mis propias piedras, me arreglaba y viajaba a Kenema para venderlas e irme de juerga.

En 1972 conocí a los testigos de Jehová y comencé a estudiar la Biblia con ellos. A los cinco meses ya estaba listo para el bautismo. Como no me quedaban días de vacaciones, le pedí a un compañero que me sustituyera para poder asistir a la asamblea de distrito y bautizarme. Estuvo de acuerdo a condición de que le diera el salario de una semana. Mi bautismo era mucho más valioso que el dinero, así que acepté de inmediato. Cuando volví de la asamblea, me dijo que me quedara con el dinero, ya que servir a Dios era lo correcto. Seis meses después dejé aquel trabajo tan  bien pagado con el fin de acumular tesoros en el cielo como precursor especial (Mat. 6:19, 20).

Durante dieciocho años serví de precursor especial y superintendente de circuito en distintas zonas del país. En ese tiempo me casé con Christiana, una compañera leal que me ha apoyado siempre, y fuimos bendecidos con una hija, Lynette.

En el pasado soñaba con encontrar diamantes literales, pero he encontrado algo mucho mejor: riquezas espirituales

Durante la guerra civil de Sierra Leona, Christiana y yo fuimos precursores en Bo, ciudad situada en otra importante región diamantífera del país. Allí encontramos muchos “diamantes” espirituales: genuinos discípulos cristianos. En cuatro años, nuestra congregación creció más de un 60%. Ahora hay allí tres prósperas congregaciones.

En el 2002 fui invitado a formar parte del Comité de Sucursal de Sierra Leona. Como vivimos cerca de Betel, voy y vengo cada día. Christiana sirve de precursora especial y Lynette trabaja en Betel en el equipo de traducción al krío.

En el pasado soñaba con encontrar diamantes literales, pero he encontrado algo mucho mejor: riquezas espirituales. Además, he tenido la alegría de desenterrar 18 “diamantes”, es decir, verdaderos discípulos de Cristo. Puedo asegurar que Jehová me ha colmado sin medida de bendiciones.