Ir al contenido

Ir al índice

Profecía

Profecía

Definición: Mensaje inspirado; revelación de la voluntad y el propósito divinos. La profecía puede ser una predicción de algo que va a suceder, enseñanza moral inspirada o la expresión de un mandato o juicio divino.

¿Qué predicciones registradas en la Biblia se han cumplido ya?

Para ejemplos, véanse las secciones principales: “Biblia”, “Últimos días” y “Fechas”; también el libro “Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa”, páginas 343-346.

¿Cuáles son algunas de las profecías bíblicas sobresalientes que todavía han de cumplirse?

1 Tes. 5:3: “Cuando sea que ellos estén diciendo: ‘¡Paz y seguridad!’, entonces destrucción repentina ha de sobrevenirles instantáneamente, como el dolor de angustia a la mujer encinta; y no escaparán de ninguna manera.”

Rev. 17:16: “Los diez cuernos que viste, y la bestia salvaje, éstos odiarán a la ramera [Babilonia la Grande] y harán que quede devastada y desnuda, y se comerán sus carnes y la quemarán por completo con fuego.”

Eze. 38:14-19: “Tienes que decirle a Gog: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “¿No será en aquel día cuando mi pueblo Israel [espiritual] esté morando en seguridad que tú lo sabrás? Y ciertamente vendrás de tu lugar, de las partes más remotas del norte, tú y muchos pueblos contigo [...]” “Y tiene que ocurrir en aquel día, en el día cuando Gog venga sobre el suelo de Israel,” es la expresión del Señor Soberano Jehová, “que mi furia subirá en mi nariz. Y en mi ardor, en el fuego de mi furor, tendré que hablar.”’”

Dan. 2:44: “El reino [establecido por Dios] [...] triturará y pondrá fin a todos estos reinos [humanos], y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos.”

Eze. 38:23: “Ciertamente me engrandeceré y me santificaré y me daré a conocer delante de los ojos de muchas naciones; y tendrán que saber que yo soy Jehová.”

Rev. 20:1-3: “Vi a un ángel que descendía del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en su mano. Y prendió al  dragón, la serpiente original, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años. Y lo arrojó al abismo y lo cerró y lo selló sobre él, para que no extraviase más a las naciones hasta que terminasen los mil años. Después de estas cosas tiene que ser desatado por un poco de tiempo.”

Juan 5:28, 29: “No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.”

Rev. 21:3, 4: “Oí una voz fuerte desde el trono decir: ‘¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. Y él limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado.’”

1 Cor. 15:24-28: “En seguida, el fin, cuando entrega el reino a su Dios y Padre [...] Pero cuando todas las cosas hayan sido sujetadas a él, entonces el Hijo mismo también se sujetará a Aquel que le sujetó todas las cosas a él, para que Dios sea todas las cosas para con todos.”

¿Por qué deben los cristianos estar profundamente interesados en las predicciones de la Biblia?

Mat. 24:42: “Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor.”

2 Ped. 1:19-21: “Tenemos la palabra profética hecha más segura [como resultado de lo que pasó durante la transfiguración de Jesús]; y ustedes hacen bien en prestarle atención [...] Porque la profecía no fue traída en ningún tiempo por la voluntad del hombre, sino que hombres hablaron de parte de Dios al ser llevados por espíritu santo.”

Pro. 4:18: “La senda de los justos es como la luz brillante que va haciéndose más y más clara hasta que el día queda firmemente establecido.”

Mat. 4:4: “No de pan solamente debe vivir el hombre, sino de toda expresión que sale de la boca de Jehová.” (Esto incluye sus grandes promesas proféticas.)

2 Tim. 3:16: “Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas,  para disciplinar en justicia.” (Por eso la entera Palabra escrita de Dios merece que la estudiemos asiduamente.)

Si alguien dice...

‘Ustedes dan demasiado énfasis a las profecías. Lo único que hace falta es aceptar a Cristo como Salvador y llevar una buena vida cristiana’

Usted pudiera contestar: ‘Por supuesto que es vital apreciar el papel que Jesucristo desempeña. Pero ¿sabe usted que una de las razones por las cuales los judíos del primer siglo no lo aceptaron fue que no prestaron suficiente atención a las profecías?’. Entonces pudiera añadir: 1) ‘Las profecías de las Escrituras Hebreas habían predicho cuándo aparecería el Mesías (Cristo) y lo que haría. Pero los judíos en general no prestaron atención a lo que decían aquellas profecías. Tenían sus propias ideas en cuanto a lo que el Mesías debería hacer, y, como resultado, rechazaron al Hijo de Dios. (Vea las páginas 208, 209 en la sección “Jesucristo”)’. 2) ‘Nosotros vivimos hoy en el tiempo en que Cristo ha comenzado a gobernar como Rey celestial y está separando a gente de todas las naciones, con miras a recibir o vida o destrucción (Mat. 25:31-33, 46). Pero la mayoría de la gente está esperando algo diferente’.

O contestar: ‘Reconozco que es importante ser buen cristiano. Pero ¿sería yo buen cristiano si hiciera algunas de las cosas que Jesús enseñó, pero pasara por alto lo que dijo que deberíamos poner en primer lugar en la vida?... Note lo que él dijo, según se registra aquí en Mateo 6:33’. Entonces pudiera añadir: ‘¿No es cierto que Jesús nos enseñó a orar por ese Reino, incluso a ponerlo delante de nuestra petición de perdón, por nuestra fe en él como Salvador? (Mat. 6:9-12)’.