Ir al contenido

Ir al índice

Organización

Organización

Definición: Una asociación o sociedad de personas cuyos esfuerzos se coordinan para realizar una obra o un propósito en particular. Los miembros de una organización están unidos mediante arreglos administrativos y normas o requisitos. Los que son testigos de Jehová dedicados y bautizados entran en la organización de Jehová por elección propia o personal, no por nacimiento ni por que se les obligue de alguna manera. Han sido atraídos a Su organización terrestre debido a las enseñanzas y prácticas de esta y porque quieren participar en la obra que esa organización está efectuando.

¿Tiene realmente Jehová una organización aquí en la Tierra?

Para contestar esa pregunta, considere lo siguiente:

¿Están organizadas las criaturas celestiales de Dios, los ángeles?

Dan. 7:9, 10: “Seguí contemplando hasta que se colocaron tronos y el Anciano de Días se sentó. Su ropa era blanca justamente como la nieve, y el cabello de su cabeza era como lana limpia. Su trono era llamas de fuego; sus ruedas eran un fuego ardiente. Había una corriente de fuego que fluía y salía de delante de él. Había mil millares que seguían ministrándole,  y diez mil veces diez mil que seguían de pie directamente delante de él. El Tribunal tomó asiento, y hubo libros que se abrieron.”

Sal. 103:20, 21: “Bendigan a Jehová, oh ángeles suyos, poderosos en potencia, que llevan a cabo su palabra, escuchando la voz de su palabra. Bendigan a Jehová, todos los ejércitos suyos, ministros suyos, que hacen su voluntad.” (Un “ejército” es un grupo organizado.)

¿Cómo transmitió Dios instrucciones a sus siervos en la Tierra en tiempos pasados?

Cuando los adoradores de Jehová eran pocos, él dio instrucciones a los cabezas de familia como Noé y Abrahán, y entonces ellos obraron como portavoces de Jehová para con sus familias (Gén. 7:1, 7; 12:1-5). Cuando Jehová libertó de Egipto a los israelitas, les dio instrucciones mediante Moisés (Éxo. 3:10). En el monte Sinaí, Dios organizó al pueblo y formó una nación, les proveyó leyes y disposiciones reglamentarias para dirigir su adoración y las relaciones de unos con otros (Éxo. 24:12). Estableció un sacerdocio para que llevara la delantera en asuntos de adoración y para que instruyera al pueblo en los requisitos de Jehová; a veces también levantaba profetas para que dieran al pueblo las exhortaciones y advertencias necesarias (Deu. 33:8, 10; Jer. 7:24, 25). Así, aunque Jehová escuchaba las oraciones personales de sus adoradores, les proveía instrucción mediante un arreglo de organización.

A medida que se acercó el tiempo en que Jehová había de empezar a unificar a los adoradores verdaderos consigo mediante Jesucristo, Dios lo envió a la Tierra para que sirviera como Su portavoz (Heb. 1:1, 2). Entonces, con el derramamiento del espíritu santo en el Pentecostés de 33 E.C., se formó la congregación cristiana. Después que Jesús hubo regresado al cielo, esta congregación llegó a ser el arreglo de Jehová para impartir instrucción y coordinar los esfuerzos de los cristianos como individuos. Había superintendentes para llevar la delantera en las congregaciones locales, y un cuerpo gobernante central tomaba las decisiones necesarias y ayudaba a coordinar la actividad. Estaba claro que Jehová había dado existencia en la Tierra a una organización compuesta de cristianos verdaderos. (Hech. 14:23; 16:4, 5; Gál. 2:7-10.)

¿Reflejan las obras de creación física de Jehová que él sea un Dios de organización?

Isa. 40:26: “Levanten sus ojos a lo alto y vean. ¿Quién ha  creado estas cosas? Es Aquel que está sacando el ejército de ellas aun por número, todas las cuales él llama aun por nombre. Debido a la abundancia de energía dinámica, él también siendo vigoroso en poder, ninguna de ellas falta.” (Las estrellas están agrupadas en galaxias y se mueven en relación unas con otras, a pesar de que cada estrella tiene características diferentes. Los planetas se mueven con precisión cronométrica en sus órbitas fijas. Los electrones que se hallan en cada átomo de cada elemento también tienen órbitas. Y la estructura de toda la materia sigue patrones matemáticos que son tan consecuentes que a los científicos se les hizo posible predecir la existencia de ciertos elementos antes de realmente haberlos descubierto. Todo esto es prueba de extraordinaria organización.)

¿Muestra la Biblia que los cristianos verdaderos serían un pueblo organizado?

Mat. 24:14; 28:19, 20: “Estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” “Por lo tanto vayan y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos [...] enseñándoles.” (¿Cómo se efectuaría esto sin organización? Cuando Jesús dio a sus primeros discípulos la instrucción de que efectuaran esta obra, no dijo sencillamente a cada uno que fuera a donde deseara y que compartiera con otros su fe de la manera que prefiriera. Los adiestró, les dio instrucciones y los envió de manera organizada. Véase Lucas 8:1; 9:1-6; 10:1-16.)

Heb. 10:24, 25: “Considerémonos unos a otros para incitarnos al amor y a las obras excelentes, no abandonando el reunirnos, como algunos tienen por costumbre, sino animándonos unos a otros, y tanto más al contemplar ustedes que el día va acercándose.” (¿Pero a dónde se dirigiría a las personas que se interesaran en la Biblia para que pudieran obedecer este mandato, si no hubiera ninguna organización que celebrara con regularidad reuniones en las cuales pudieran congregarse?)

1 Cor. 14:33, 40: “Dios no es Dios de desorden, sino de paz. [...] Que todas las cosas se efectúen decentemente y por arreglo.” (Aquí el apóstol Pablo considera el procedimiento ordenado que se debe seguir en las reuniones de congregación. El aplicar este consejo inspirado exige respeto a la organización.)

 1 Ped. 2:9, 17: “Pero ustedes son ‘una raza escogida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo para posesión especial, para que declaren en público las excelencias’ de aquel que los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa. [...] Ténganle amor a toda la asociación de hermanos.” (Una asociación de personas cuyos esfuerzos han sido encauzados para lograr cierta obra en particular constituye una organización.)

¿Son los siervos fieles de Dios sencillamente personas que están dispersadas en las diferentes iglesias de la cristiandad?

2 Cor. 6:15-18: “¿Qué porción tiene una persona creyente con un incrédulo? [...] ‘Por lo tanto sálganse de entre ellos, y sepárense,’ dice Jehová, ‘y dejen de tocar la cosa inmunda’; ‘y yo los recibiré.’ ‘Y yo seré para ustedes padre, y ustedes me serán hijos e hijas,’ dice Jehová el Todopoderoso.” (¿Puede alguien ser en verdad un siervo fiel de Dios si continúa participando en adoración con aquellos que por su modo de vivir manifiestan que realmente son incrédulos? Véase, entre las secciones principales de este manual, “Babilonia la Grande.”.)

1 Cor. 1:10: “Ahora les exhorto, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que todos hablen de acuerdo, y que no haya divisiones entre ustedes, sino que estén aptamente unidos en la misma mente y en la misma forma de pensar.” (Tal unidad no existe entre las diferentes iglesias de la cristiandad.)

Juan 10:16: “Tengo otras ovejas, que no son de este redil; a ésas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor.” (Puesto que Jesús las juntaría en “un solo rebaño”, ¿no es patente que no podrían estar dispersadas en las religiones de la cristiandad?)

¿Cómo se puede identificar hoy día a la organización visible de Jehová?

1) La organización de Dios verdaderamente ensalza a Jehová como el único Dios verdadero, y magnifica su nombre. (Mat. 4:10; Juan 17:3.)

2) Reconoce de lleno el papel vital que Jesucristo desempeña en el propósito de Jehová... como el vindicador de la soberanía de Jehová, el Agente Principal de la vida, el cabeza de la congregación cristiana, el Rey Mesiánico gobernante. (Rev. 19:11-13; 12:10; Hech. 5:31; Efe. 1:22, 23.)

 3) Se adhiere estrechamente a la Palabra inspirada de Dios y basa todas sus enseñanzas y normas de conducta en la Biblia. (2 Tim. 3:16, 17.)

4) Se mantiene separada del mundo. (Sant. 1:27; 4:4.)

5) Mantiene un alto nivel de limpieza moral entre sus miembros, porque Jehová mismo es santo. (1 Ped. 1:15, 16; 1 Cor. 5:9-13.)

6) Dedica sus esfuerzos principales a hacer la obra que se predijo en la Biblia para nuestro día, a saber, la predicación de las buenas nuevas del Reino de Dios en todo el mundo como testimonio. (Mat. 24:14.)

7) A pesar de imperfecciones humanas, los miembros de la organización cultivan y producen los frutos del espíritu de Dios —amor, gozo, paz, gran paciencia, benignidad, bondad, fe, apacibilidad, gobierno de uno mismo— a tal grado que esto los separa del mundo en general. (Gál. 5:22, 23; Juan 13:35.)

¿Cómo podemos mostrar respeto a la organización de Jehová?

1 Cor. 10:31: “Hagan todas las cosas para la gloria de Dios.”

Heb. 13:17: “Sean obedientes a los que llevan la delantera entre ustedes y sean sumisos, porque ellos están velando por las almas de ustedes como los que rendirán cuenta.”

Sant. 1:22: “Háganse hacedores de la palabra, y no solamente oidores.”

Tito 2:11, 12: “La bondad inmerecida de Dios que trae salvación a toda clase de hombres se ha manifestado, instruyéndonos a repudiar la impiedad y los deseos mundanos y a vivir con buen juicio y justicia y devoción piadosa.”

1 Ped. 2:17: “Ténganle amor a toda la asociación de hermanos.”