Ir al contenido

Ir al índice

Régimen justo hace de la Tierra un paraíso

Régimen justo hace de la Tierra un paraíso

 Capítulo 12

Régimen justo hace de la Tierra un paraíso

1. (a) ¿Qué condiciones muestran que se necesita un régimen justo sobre toda la Tierra? (b) ¿Hará Dios todavía de la Tierra un paraíso?

¡CUÁNTO necesita la humanidad un régimen justo sobre toda la Tierra! Sin duda toda persona concuerda en que este planeta hoy no es un paraíso. La pobreza y el hambre son la experiencia diaria de millones de personas. Feas ciudades le roban a la Tierra mucha de su belleza natural y envenenan el aire y el agua que las rodean. Cada vez más ciudades están llegando a ser ‘selvas’ del crimen, donde la gente teme salir de sus hogares de noche. ¡Qué diferente es esto del propósito original de Dios para el hombre! ¡Pero qué bueno es saber que Dios no ha abandonado su propósito! Pues nos asegura: ‘Mi palabra que sale de mi boca no volverá a mí sin resultados.’ (Isaías 55:11; vea también Génesis 2:8, 15; 1:28.) Todavía hará de esta Tierra un paraíso glorioso.

2. ¿Cómo podemos sobrevivir para entrar en el nuevo sistema de Dios?

2 Pronto Jehová pondrá fin a todo el sistema inicuo actual. Si usted obtiene la aprobación de Jehová ahora, quizás tenga el privilegio de sobrevivir para entrar en el nuevo sistema de Dios. ¿Qué significará esto para usted?

UNA ADMINISTRACIÓN JUSTA

3. ¿Cuál es el medio que usa Dios para restaurar la justicia?

3 La necesidad más grande de la humanidad, por casi seis mil años, ha sido el que se le ponga de nuevo  en completa armonía con Jehová Dios, su Creador. (2 Corintios 5:20) Para restaurar la justicia a este planeta, Jehová mismo ha suministrado “una administración al límite cabal de los tiempos señalados.” Esta administración o régimen es por medio del reino de Cristo. Como hemos visto, el Reino ya ha entrado en el poder en los cielos y pronto se encargará completamente de los asuntos de la Tierra. ¿Cuál es su principal propósito al hacer esto? “Reunir todas las cosas de nuevo en el Cristo, las cosas que están en los cielos y las cosas que están sobre la tierra.” (Efesios 1:9, 10) Esta administración es el medio que Dios usa para hacer que todos los que vivan en la Tierra lleguen a estar en plena armonía con su dominio celestial. Eso es lo que pedimos en oración cuando decimos: “Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra.”—Mateo 6:10.

4. (a) ¿Qué cambios producirá el Reino en las relaciones humanas? (b) ¿Por qué no habrá más guerra, y qué significará esto para la humanidad?

4 ¿Qué significará esto en lo que respecta a las relaciones humanas? ¡Unidas en dar adoración pura a su Padre celestial, personas de todas las razas y nacionalidades vivirán juntas como una sola familia de hermanos y hermanas! (Hechos 10:34, 35; 17:26) Cuando el reino de Dios gobierne sobre todo el globo terráqueo por medio del “Príncipe de Paz” de Dios, la Tierra ya no estará dividida políticamente. No habrá nacionalismo orgulloso que despierte odio, conflicto y derramamiento de sangre. (Isaías 9:6, 7) Cualesquier mortíferas armas de guerra que queden después del Armagedón serán destruidas para siempre con prontitud. (Ezequiel 39:9, 10; Salmo 46:8, 9 [45:9, 10, TA]) De modo que no habrá más listas de bajas de guerra en los periódicos, ni viudas ni huérfanos por la guerra, ni hogares y ciudades bombardeadas hasta quedar en ruinas. ¡Qué bendición será esto para la humanidad!

5. Bajo el régimen de Cristo, ¿por qué no habrá injusticia?

 5 Desde su trono celestial Jesucristo administrará los asuntos de la Tierra de una manera que producirá beneficios duraderos. ¡Qué maravillosamente ha demostrado ya que califica para ello, hasta habiendo entregado su propia vida a favor de los que serán sus súbditos! Además, el registro de la Biblia muestra que nada —ni tentaciones, ni presiones, ni oprobio, ni aun la muerte misma— pudo apartar a Jesús de hacer lo que era correcto. Podemos estar seguros, entonces, de que bajo su régimen no habrá opresión ni injusticia ni corrupción.—Isaías 11:2-5.

6. ¿Qué clase de persona es Jesús, para que estemos agradecidos de tenerlo como Gobernante?

6 ¿No apreciaría usted, también, a un gobernante que siempre habla la verdad? Jesús es esa clase de persona. (Juan 1:14; 18:37) ¿Y quién no se sentiría atraído a una persona que muestra afecto genuino e interés sincero en otros? La Biblia nos dice que cuando Jesús viajaba de un lugar a otro declarando las buenas nuevas usaba generosamente el poder que Dios le había dado para curar a los enfermos, tanto físicamente como de manera espiritual. (Mateo 9:35, 36) Aunque hubiera sido grandioso vivir durante el tiempo del ministerio terrestre de Jesús, será mucho más grandioso vivir en la Tierra cuando él use este poder a favor de toda la humanidad.

7. ¿Qué clase de personas son aquellos que gobernarán con Jesús en su reino celestial?

7 Asociados con Jesús en su reino celestial habrá 144.000 reyes y sacerdotes tomados de entre la humanidad y perfeccionados por Jehová Dios. (Revelación 5:10) Estos, también, son personas que prueban su amor a la justicia hasta la muerte.—Revelación 14:1, 4, 5; 2:10.

8. (a) ¿Habrá representantes visibles del reino celestial de Cristo? (b) ¿Quién los seleccionará?

8 Pero, ¿tendrá este gobierno celestial representantes visibles? ¡Sí, ciertamente! Pues, aun ahora la administración celestial nombra a hombres fieles como sus representantes en la congregación cristiana, haciendo  eso por medio del espíritu santo de Dios. (Isaías 32:1, 2; Hechos 20:28) Por lo tanto podemos confiar en que Cristo se encargará de que se asigne a los hombres debidos en la Tierra para representar al gobierno del Reino, porque entonces él estará interviniendo directamente en los asuntos de la Tierra. Porque estos hombres representan al Rey de manera especial, la Biblia los llama “príncipes.” Todos éstos habrán probado su lealtad a Dios y su amor a sus semejantes. El mismo espíritu de Dios que motiva a su Rey celestial también los guiará a ellos.—Salmo 45:16 [44:17, TA].

9. ¿Ejercerá influencia en la manera en que se le trate a uno entonces el color de la piel de uno o su lugar de nacimiento?

9 Ni raza, ni color, ni lugar de nacimiento tendrán que ver con la manera en que estos representantes principescos apliquen las leyes justas de Dios. (Deuteronomio 10:17; Romanos 2:11) Siguiendo el ejemplo de su Rey, los “príncipes” servirán humilde y servicialmente, siendo refrescantes a sus semejantes. Sin embargo serán firmes al sostener la justicia de Dios.—Mateo 11:29; 20:25-28.

10. En contraste con la inseguridad y el temor que son tan comunes hoy día, ¿qué condiciones habrá bajo el justo régimen de Cristo?

10 Habiéndose limpiado la Tierra de todos los malhechores, no se permitirá que el crimen eche raíces de nuevo. (Salmo 37:9-11 [36:9-11, TA]) Nunca más se necesitarán policías, cárceles, manillas, alarmas contra los ladrones, cajas fuertes, candados y llaves. Bajo el régimen justo del Reino, usted sabrá que cualquiera que toque a su puerta es un amigo. Habrá completa libertad del temor de recibir daño. Nunca más estará alguien temeroso de pasear de noche por un parque para levantar la vista a las estrellas que testifican de la obra del Creador. Aun como es cierto de la congregación de Dios hoy de manera espiritual, así será entonces de manera literal, “realmente morarán en seguridad, sin nadie que las haga temblar.”—Ezequiel 34:28.

 LA LIBERTAD DEL PECADO TRAE SALUD Y VIDA

11. Además de servir como reyes, ¿en qué otra capacidad servirán los miembros del gobierno celestial de Cristo? ¿Por qué?

11 El programa inicial del Reino abarcará un período de mil años. Durante ese tiempo Jesucristo y los miembros de su gobierno celestial servirán no solo como reyes, sino también como sacerdotes de Dios a favor de todos sus súbditos humanos. (Revelación 20:6) ¿Por qué? Porque toda persona en la Tierra tendrá que ser “libertada de la esclavitud a la corrupción” para tener “la gloriosa libertad de los hijos de Dios.” (Romanos 8:21) Aun después que los inicuos hayan sido destruidos, los sobrevivientes terrestres todavía estarán en imperfección debido al pecado heredado de Adán. Los deseos malos de su carne imperfecta todavía estarán guerreando contra los deseos correctos de la mente y el corazón. (Romanos 7:21-23) Por lo tanto, para ser plenamente aceptados en la familia de hijos de Dios, primero es necesario que reciban los servicios de los sacerdotes celestiales de Dios. ¿Qué harán éstos?

12. (a) ¿Qué poder singular tendrán los miembros del reino celestial de Cristo? (b) ¿Qué condición bendita alcanzará la gente?

12 Tendrán un poder que hasta ahora ha faltado en todo gobierno humano: la facultad de limpiar del pecado y la imperfección a las personas. Este poder reside en el sacerdocio celestial de Dios por medio del sacrificio de rescate de Jesús. El Hijo de Dios y sus sacerdotes asociados entonces aplicarán los beneficios del sacrificio de Jesús directamente a todos los obedientes. (Juan 1:29; 1 Juan 2:2) Esta provisión es representada en la Biblia por el simbólico “río de agua de vida” que fluye desde el “trono de Dios y del Cordero” y “las hojas de los árboles . . . para la curación de las naciones.” (Revelación 22:1, 2) Al ir progresando continuamente en la justicia y con la ayuda del sacerdocio celestial, progresivamente se harán jóvenes y fuertes, hasta que alcancen la perfección de la salud  en mente y cuerpo. Se les pondrá completamente libres de la esclavitud al pecado y la muerte heredados de Adán.—Juan 11:26.

13. (a) ¿Cómo describe Revelación 21:4 las bendiciones que traerá el Reino? (b) ¿Qué hizo Jesús cuando estuvo en la Tierra que muestra que él puede hacer que se realicen estas bendiciones?

13 Sí, de esta manera Dios “limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento, ni clamor, ni dolor. Las cosas anteriores han pasado.” (Revelación 21:4) ¡Qué maravilloso será disfrutar de salud perfecta! Tal como el Hijo de Dios curó a leprosos y sanó a los cojos y ciegos cuando estuvo en la Tierra, así su régimen justo pondrá fin a toda enfermedad y sufrimiento. (Marcos 1:40-42; Juan 5:5-9; Mateo 9:35) ¡Entonces no se necesitarán hospitales ni seguro de salud! Quitadas la enfermedad y la muerte, habrá desaparecido una causa mundial de lágrimas. (1 Corintios 15:25, 26) ¡Qué maravilloso será disfrutar de libertad plena del pecado, y poder cumplir perfectamente las normas justas de Dios en habla, pensamiento y conducta!

DANDO LA BIENVENIDA A LOS QUE VUELVEN DE ENTRE LOS MUERTOS

14. ¿Qué perspectiva para los muertos reveló Jesús en Juan 5:28, 29?

14 También hay la feliz perspectiva de que personas amadas por usted que hayan muerto disfruten de las bendiciones del régimen justo del Hijo de Dios sobre la Tierra. Jesús reveló la esperanza que hay para los incontables millones de personas que han muerto, diciendo: “No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán.” (Juan 5:28, 29) ¡Qué tiempo de gozo electrizante habrá cuando por primera vez se den estas noticias alrededor de la Tierra: “¡Se está resucitando a los muertos!”

15. ¿Por qué podemos confiar en que Jesús levantará a los muertos?

 15 Podemos tener confianza completa en que esto será una realidad. Recuerde que, mientras estuvo en la Tierra, Jesús no solo curó a los enfermos y lisiados; también hizo volver a la vida a personas muertas. (Mateo 11:2-6) Esto demostró el maravilloso poder que tiene Dios para resucitar a los muertos, un poder que ha otorgado a Jesucristo. Quizás usted recuerde la ocasión en que Jesús llegó a la casa de un hombre cuya hija de doce años de edad había muerto. Dirigiéndose a la muchacha muerta, Jesús dijo: “Jovencita, te digo: ¡Levántate!” ¿Cuál fue el resultado? La Biblia nos dice: “Al instante la jovencita se levantó y echó a andar.” ¿Cómo respondieron los padres de la jovencita y otros observadores a este milagro? “En seguida estuvieron fuera de sí con gran éxtasis.” Difícilmente podían contener su felicidad.—Marcos 5:35, 38-42; vea también Juan 11:38-44; Lucas 7:11-16.

16. ¿Quiénes serán levantados de entre los muertos, y cómo afectará esto a los vivos?

 16 Cuando el paraíso sea restaurado a la Tierra, Jesús usará de nuevo su poder para resucitar a los muertos. Pues la Biblia nos asegura que “va a haber resurrección así de justos como de injustos.” (Hechos 24:15) ¡Qué gozo habrá por toda la Tierra cuando grupo tras grupo de los muertos vuelvan a la vida! ¡Imagínese qué felices reuniones de parientes amados habrá! En vez de columnas de notas necrológicas, bien podría ser que haya anuncios de los recién resucitados para gozo de sus amados.

17. ¿Por qué no es ningún problema para Dios recordar a todos los que habrán de ser resucitados?

17 Muchos millones de personas han muerto, pero eso no le presenta ningún problema a Dios. Él puede recordarlos a todos. Pues, la Biblia nos dice que Dios “está contando el número de las estrellas; a todas ellas las llama por sus nombres.” (Salmo 147:4 [146:4, TA]) Considere lo que eso significa. Se dice que hay centenares de millones de galaxias, cada galaxia con centenares de millones de estrellas individuales, y sin embargo Dios conoce a cada estrella por nombre. El número de todos los hombres que jamás han vivido es pequeño al compararlo con eso. Por lo tanto, no le será difícil a Dios recordar a todos los que han muerto y que lleguen a estar bajo la provisión del rescate de Cristo. (Mateo 19:26) Serán restaurados a la vida aquí mismo en la Tierra. ¡Qué privilegio emocionante estar presentes para darles la bienvenida cuando vuelvan de entre los muertos!

18. En la resurrección, ¿podrá usted reconocer a los que conocía antes? ¿Por qué?

18 ¿Serán las mismas personas cuando vuelvan? ¿Los conoceremos? ¡Sí! Hasta el hombre puede conservar indefinidamente fotografías y voces en cinta magnetofónica para usarlas más tarde en televisión. Dios puede hacer aun más que eso. Al tiempo de la resurrección él puede suministrar a cada uno un cuerpo apropiado, tal como lo hizo al crear al primer hombre, y entonces  implantar de nuevo en el cerebro el recuerdo exacto de todo lo que la persona aprendió y experimentó durante su vida anterior. Así, en la resurrección esa persona volverá con la misma personalidad que tenía al morir, tal como Jesús al ser resucitado retuvo su propia personalidad. (Hebreos 13:8) Usted reconocerá a los que conocía antes. ¡Qué maravillosa perspectiva!—Job 14:13-15.

19. ¿Qué muestra el libro de Revelación en cuanto a los muertos? Por lo tanto, ¿qué habrá desaparecido?

19 Al apóstol Juan se le dio una visión de estos emocionantes acontecimientos que tendrán lugar durante el reinado de Cristo, y ésta se encuentra en el libro de Revelación. Su visión muestra que la muerte y el Hades (la sepultura común de la humanidad) ‘entregarán los muertos que hay en ellos.’ No se dejará a ninguno allí. Entonces la muerte debida al pecado heredado habrá desaparecido para siempre. (Revelación 20:13, 14; Isaías 25:8) ¡No habrá más funerarias ni lápidas sepulcrales! No quedarán cementerios que echen a perder la belleza de la Tierra paradisíaca.

20. (a) ¿Qué oportunidad se les presentará a los resucitados, y qué tendrán que hacer? (b) ¿Sobre qué base se les juzgará? (c) ¿Cómo acontecerán cambios en las maneras de actuar de personas que previamente hayan sido peligrosas?

20 Los que sean resucitados a la vida aquí en la Tierra saldrán para recibir la oportunidad de conseguir vida eterna en el paraíso. Será un tiempo de educación para ellos. Se abrirán “rollos” que contendrán instrucciones procedentes de Dios, y ellos tendrán que seguir éstas al rehacer su mente en armonía con la voluntad de Dios. Serán ‘juzgados individualmente según sus hechos’; es decir, los hechos que hagan después de ser resucitados y después de aprender el contenido de los “rollos.” (Revelación 20:11-13) Al responder a la educación que se provea, aun los que anteriormente hayan sido tan peligrosos como animales salvajes cambiarán sus maneras de actuar, tal como muchos ya lo han hecho al llegar a estar asociados con la congregación cristiana.—Isaías 11:9; 26:9; 35:8, 9.

 LA TIERRA VUELVE A CONDICIONES PARADISÍACAS

21. ¿Qué bendición del régimen del Reino se describe en Isaías 25:6?

21 El progreso en la justicia traerá bendiciones materiales también. Habrá un cumplimiento literal de las palabras proféticas de Isaías 25:6: “Y Jehová de los ejércitos ciertamente hará para todos los pueblos, en esta montaña, un banquete de platos con mucho aceite.” Nadie volverá a conocer el dolor mordedor y la debilidad de la inanición. Pero, ¿cómo suministrará Dios este banquete?

22. (a) Según se muestra en la Biblia, ¿cómo se suministrará esta abundancia material? (b) ¿Hasta llegar a qué condición se transformará todo el globo terráqueo?

22 Cuando los israelitas eran el pueblo escogido de Dios, la bendición de él les producía mucha prosperidad. Sus terrenos producían excelentes cosechas de grano. Sus huertos les daban excelentes frutos. Jehová abría para ellos su “buen almacén, los cielos, para dar la lluvia sobre [su] tierra en su temporada.” (Deuteronomio 28:12; vea también el Deu. 28 versículo 8.) Bendiciones parecidas abundarán en la medida más plena bajo el régimen del reino de Cristo. (Salmo 67:6, 7 [66:7, 8, TA]) Los súbditos terrestres del Reino cumplirán el mandato que Adán y Eva nunca ejecutaron. Ellos ‘subyugarán’ la Tierra, haciendo de todo el globo terráqueo un paraíso. Fue acerca de tal perspectiva, y con la esperanza de la resurrección en mira, que Jesús le dijo al malhechor condoliente que fue ejecutado con él: “Verdaderamente te digo hoy: Estarás conmigo en el Paraíso.”—Lucas 23:39-43.

23. ¿Cómo describen los Salmos la condición de felicidad que reinará en la Tierra?

23 Entonces de toda la Tierra radiará felicidad. Será como si sus prados y montañas, sus árboles y flores, sus ríos y mares, todos estuvieran regocijándose por el régimen justo de Jehová. (Salmo 96:11-13 [95:11-13, TA]; Sl 98:7-9 [97:7-9, TA]) El aire fresco ya no será contaminado. En todo río y arroyo resplandecerá al  fluir el agua fresca y pura. Ya no se arruinará más el terreno.

24. ¿Qué hará para la humanidad el régimen de Cristo en lo que se refiere a la creación animal?

24 Toda la Tierra —sus bosques, sus campos, sus montañas— será un hermoso parque, lleno de coloridas variedades de animales y pájaros. Estos, también, estarán sujetos al control sabio del Hijo de Jehová. Y en aquella “tierra habitada por venir” él hará que todos estén en sujeción inofensiva a la humanidad.—Hebreos 2:5-8; Salmo 8:4-8 [8:5-9, TA].

PRUEBA FINAL DETERMINA QUIÉN ES DIGNO DE VIDA ETERNA

25. (a) Para el fin de los primeros mil años, ¿qué habrá logrado el Reino? (b) ¿Qué prueba acontecerá entonces, y por qué?

25 El reino de Dios por Cristo gobernará por toda la eternidad. No obstante, para el fin de los primeros mil años habrá logrado un propósito particular en cuanto a la Tierra. Habrá quitado todo vestigio de injusticia. Toda la humanidad en la Tierra estará presente como criaturas perfectas delante del trono del Juez Supremo, Jehová Dios. En todo respecto serán iguales a los primeros humanos perfectos que hubo en Edén. (1 Corintios 15:24) ¿Serán dignos de que Dios les otorgue el derecho a la vida eterna? Será apropiado el que los súbditos del Reino sean sometidos a una prueba en cuanto a su devoción al régimen justo de Dios. Jehová les dará la oportunidad de mostrar su lealtad. ¿Cómo? Soltando a Satanás y sus demonios de su condición de restricción en el “abismo.” (Revelación 20:7) Por esta prueba cada persona de la familia terrestre de Dios podrá tener el privilegio, individualmente, de dar una respuesta personal al desafío que Satanás le ha hecho al Padre celestial de ellos.

26. ¿Cuál será el resultado para (a) los que permanezcan leales a Dios? (b) los que se vuelvan contra Dios? (c) Satanás y sus demonios?

26 Los que permanezcan leales a Dios serán juzgados dignos de vida eterna. Jehová les dará este derecho escribiendo sus nombres en su “libro de la vida.” Cualesquiera  que rebeldemente se vuelvan contra Dios serán destruidos en la “muerte segunda.” Entonces, Satanás el Diablo, junto con sus demonios, será destruido para siempre. (Revelación 20:7-10, 15) Absolutamente nunca volverá la Tierra, o cualquier otra parte del vasto universo de Dios, a ser perturbada por el pecado y la rebelión. La Tierra, convertida en un paraíso donde domine la justicia, servirá para todo tiempo futuro como una joya de alabanza al nombre de Jehová.

27. Si realmente queremos vida en la Tierra paradisíaca, ¿qué debemos hacer ahora?

27 ¿Hace el propósito de Dios de que haya un régimen justo sobre una Tierra paradisíaca que su respeto a la justicia de él se haga más profundo? ¿Aumenta ese propósito el aprecio que usted le tiene a Su sabiduría? ¿Le impulsa a expresar el amor que usted le tiene a él? Si así es, entonces usted debe hacer todo lo que pueda ahora para servirle de todo corazón. Participe en hablar a otros acerca del nombre y el propósito de Jehová. (Salmo 89:14-16 [88:15-17, TA]; 1 Juan 4:19) Viva ahora conforme a los justos principios de Dios, y así prepárese para vida eterna en la Tierra paradisíaca bajo el régimen justo del Reino.

[Preguntas del estudio]

[Ilustración de la página 108]

Jesús hasta levantó de la muerte a algunos