Ir al contenido

Ir al índice

¿Por qué ha permitido Dios la iniquidad hasta nuestro día?

¿Por qué ha permitido Dios la iniquidad hasta nuestro día?

 Capítulo 8

¿Por qué ha permitido Dios la iniquidad hasta nuestro día?

1. ¿Qué experiencia ha tenido la humanidad en lo que se refiere a iniquidad?

POR toda la historia del hombre ha habido mucha iniquidad. Y hoy, sin importar a dónde se vuelva la vista en el mundo, hay derramamiento de sangre, crímenes, odio e inmoralidad. Con demasiada frecuencia los que sufren de los actos inicuos de otros son las personas inocentes y decentes. Puede que sean víctimas de violencia, y pierdan sus hogares, sus amados o hasta su propia vida. Quizás usted haya tenido estas experiencias personalmente, y quizás no. Aun si no le ha sucedido así, muy probablemente usted haya tenido experiencias que le han causado sufrimiento mental, experiencias como injusticia, falta de bondad, o el que le hayan defraudado o engañado.

2. Las razones por las cuales Dios ha permitido la iniquidad tienen que ver con cuestiones que se hicieron surgir ¿en qué tiempo?

2 ¿Por qué ha permitido Dios tal iniquidad hasta nuestro día? Hay varias razones, pero para entender bien esas razones tenemos que examinar las cuestiones que surgieron cuando ocurrió la primera rebelión. Probablemente usted ha leído el relato de esto en la Biblia, en el tercer capítulo de Génesis 3. Consideremos, pues, el verdadero significado de estos acontecimientos.

3. Relate brevemente lo que aconteció cuando el hombre cayó en el pecado.

3 Brevemente, esto es lo que ocurrió: Jehová le dijo  al hombre que su vida dependía de obedecer a su Creador, y que la desobediencia resultaría en muerte. (Génesis 2:17) El adversario de Dios, Satanás, contradijo esta franca y precisa declaración. Le dijo a la esposa de Adán que la pareja humana podía desobedecer y aún: “Positivamente no morirán. Y alegó que tal desobediencia mejoraría de hecho la situación de ellos, pues haría que sus ojos se abrieran, y que ellos llegarían a “ser como Dios, conociendo lo bueno y lo malo.” (Génesis 3:4, 5) Pues bien, ¿qué estuvo envuelto en esta acción rebelde de Satanás?

LAS CUESTIONES POR RESOLVER

4. Diga cuáles son algunas de las cuestiones que hizo surgir la rebelión del Diablo.

4 Surgieron varias cuestiones o preguntas de gran importancia. Primero, Satanás puso en tela de juicio la veracidad de Dios. En realidad, llamó a Dios mentiroso, y eso con respecto a un asunto de vida y muerte. Segundo, puso en tela de juicio el hecho de que el hombre dependa de su Creador para vida y felicidad continuadas. Alegó que ni la vida del hombre ni el que él pudiera gobernar sus asuntos con éxito dependían de la obediencia a Jehová. Afirmó que el hombre podía actuar independientemente de su Creador y ser como Dios, decidiendo para sí mismo lo que es correcto o incorrecto, bueno o malo. Tercero, al argüir contra la ley declarada de Dios, en realidad alegó que el modo de gobernar de Dios es malo y no es para el bien de sus criaturas y de esta manera hasta desafió el derecho de Dios a gobernar.

5. Según se muestra en el libro de Job, ¿qué otra cuestión hizo surgir Satanás?

5 Pero la acción de Satanás hizo surgir otra cuestión, según se muestra más tarde en la Biblia en los capítulos 1 y 2 del libro de Job. Allí, en cuanto a un hombre llamado Job, se manifiesta que Satanás puso en tela de juicio la fidelidad y lealtad de todas las criaturas a Jehová Dios. Sin ambages, Satanás alegó que los que sirven a Dios no lo hacen porque aman a Dios y su  regir justo, sino solo por razones egoístas, tales como las bendiciones materiales que Dios les da. Afirmó que, si se quitaran esas razones, entonces hasta un hombre como Job se apartaría de Dios. (Job 1:6-11; 2:4, 5) Sí, la rebelión de Satanás en Edén puso en tela de juicio la lealtad de todas las criaturas de Dios en el cielo y en la Tierra. Si se les ponía a prueba, ¿probarían su amor a su Padre celestial y demostrarían que preferían su manera de regir a la de cualquier otro?

CÓMO DIOS RESUELVE LAS CUESTIONES

6. ¿Hizo surgir Satanás una cuestión en cuanto a la fuerza de Dios? Entonces, ¿qué clase de cuestión tenía que resolverse?

6 Note, por favor, que Satanás no hizo surgir ninguna cuestión en cuanto a la fuerza de Dios. Él no desafió a Jehová a usar su poderío para destruirlo como opositor. Pero sí desafió el derecho de Dios a gobernar y lo justo de su manera de gobernar. Además, puso en tela de juicio la lealtad de las criaturas de Dios. De modo que era una cuestión moral lo que tenía que resolverse.

7. Dé una ilustración que muestre cómo pudiera resolverse tal cuestión moral.

7 Las acusaciones falsas de Satanás contra Dios se pueden ilustrar, hasta cierto grado, con lo humano. Supóngase que un hombre que tiene una familia grande es acusado por uno de sus vecinos de muchas cosas falsas acerca de la manera en que él gobierna su familia. Supóngase que el vecino también dice que los miembros de la familia no le tienen verdadero amor a su padre, sino que solo se quedan con él para obtener el alimento y las cosas materiales que él les da. Pues, ¿cómo pudiera el padre de la familia responder a tales acusaciones? Si sencillamente usara violencia contra el acusador, esto no sería respuesta a las acusaciones. En vez de eso, pudiera sugerir que eran verdaderas. ¡Pero qué excelente respuesta sería el que él permitiera que los miembros de su propia familia fueran sus testigos y mostraran que su padre verdaderamente era un cabeza de familia justo y amoroso y que ellos se sentían felices de vivir con él porque lo amaban!  Así sería completamente vindicado.—Proverbios 27:11; Isaías 43:10.

8. ¿Qué se ha demostrado por permitir Dios suficiente tiempo para que la cuestión se resuelva más allá de toda duda?

8 Esto ilustra en ciertos respectos lo que Dios ha hecho. Además, él ha permitido suficiente tiempo —ya casi 6.000 años— para que se resuelva la cuestión más allá de toda duda. Ha permitido este tiempo, no solo para permitir a sus criaturas fieles dar prueba de su devoción a él y a su modo de regir, sino también para demostrar que cualquier otra clase de régimen resulta solo en lo malo. (Proverbios 1:30-33; Isaías 59:4, 8) Al rebelarse contra Jehová Dios, Satanás se estableció a sí mismo como gobernante rival. Y, al adoptar el proceder que recomendó Satanás, la primera pareja humana se declaró independiente de la gobernación de Jehová y llegó a estar bajo el control de Satanás. (Génesis 3:6; Romanos 6:16) Al dejar Dios que tanto Satanás como el hombre siguieran hasta el límite en sus esfuerzos por actuar y regir independientemente de su Creador, el fracaso total de ellos en cuanto a producir buen gobierno, con verdaderos beneficios para toda la humanidad, se haría manifiesto hasta estar más allá de toda negación futura. Mientras tanto, Jehová haría que los que lo amaban en la Tierra proclamaran su nombre y sus propósitos para la iluminación de todos los que aman y buscan lo que es correcto.

9. ¿Qué le dijo Dios a un Faraón de Egipto que es parecido al caso de Satanás el Diablo?

9 Por lo tanto, la situación es muy parecida a la que envolvió a un Faraón de Egipto, quien adoptó un proceder similar al de Satanás el Diablo al oponerse a Jehová Dios, y al cual Jehová dijo: “Para ahora podría haber alargado mi mano para herirte a ti y a tu pueblo con peste y para que fueras raído de la tierra. Pero, en realidad, por esta causa te he mantenido en existencia, a fin de mostrarte mi poder y para que mi nombre sea declarado en toda la tierra.”—Éxodo 9:15, 16.

 ¿QUÉ HAN MOSTRADO LOS RESULTADOS?

10. ¿Cómo ha usado Satanás el tiempo que Dios le ha permitido con respecto tanto al cielo como la Tierra?

10 La Biblia muestra que Satanás ha usado el tiempo para edificar en el cielo y en la Tierra una organización sobre la cual él rige. El grado de su control de la Tierra lo indica el hecho de que pudo ofrecer a Jesús todos los reinos del mundo a cambio de la adoración de Jesús. (Mateo 4:8, 9) Por eso es que a Satanás se le llama “el gobernante de este mundo.” (Juan 16:11) ¿Qué ha significado esto para la humanidad, y cuál ha sido el resultado del derrotero del hombre de actuar independientemente de Dios y su régimen?

11. ¿Cuál ha sido el triste resultado del derrotero del hombre de actuar independientemente de Dios y su régimen?

11 La historia testifica al hecho de que esto no ha producido paz, contentamiento ni vida eterna para la humanidad. Ha traído lo contrario: miles de años de dolor, sufrimiento y muerte. El registro de la historia y la terrible situación del mundo hoy día son prueba de que el hombre no ha tenido buen éxito al gobernar sin Dios. El hombre ha probado toda clase de gobierno, pero todavía le falta seguridad y felicidad duraderas. Es cierto que ha habido progreso de manera materialista. Pero, ¿es verdaderamente progreso el que los hombres envíen cohetes a la Luna, y sin embargo no puedan vivir juntos en paz en la Tierra? ¿De qué les sirve edificar casas equipadas con toda comodidad, solo para que las familias sean desbaratadas por el divorcio y la delincuencia? ¿Son las guerras, los motines en las calles, la destrucción de la vida y la propiedad y el desafuero extenso algo de lo cual sentirse orgullosos? ¡De ninguna manera! Pero son el fruto del régimen que pasa por alto a Dios. Verdaderamente, como dice Eclesiastés 8:9, “el hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo.”

12. (a) ¿Qué dijo un prominente redactor acerca de la causa de la infelicidad en la Tierra? (b) Según el profeta Jeremías, ¿puede el hombre dirigir sin peligro su propio paso?

12 De modo que el que Dios haya permitido por largo  tiempo la iniquidad ha dejado probado más allá de toda duda que el intento del hombre de ‘hacer el papel de Dios’ ha sido un fracaso miserable. (Salmo 127:1 [126:1, TA]) Como dijo un prominente redactor: “Mientras más buscamos una coartada, más descubrimos que la infelicidad que existe en la Tierra es hechura del hombre. Nuestra debilidad clave es que no hemos resuelto el problema de gobernarnos nosotros mismos.” * Bien dijo el inspirado escritor bíblico Jeremías: “Bien sé yo, oh Jehová, que al hombre terrestre no le pertenece su camino. No le pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso. Corrígeme, oh Jehová.”—Jeremías 10:23, 24; vea también Proverbios 16:25.

13. Puesto que la gobernación de Satanás ha resultado ser un fracaso, ¿para hacer qué está justificado Dios ahora?

13 La influencia de Satanás en los asuntos de la Tierra ha producido desunión, iniquidad y muerte, y su gobernación ha sido por medio de engaño, fuerza y egoísmo. Ha mostrado que no merece ser el gobernante de nada. En vista de eso, Jehová está plenamente justificado ahora para destruir a este rebelde degradado junto con todos los que han participado en sus actos inicuos. (Romanos 16:20) Pero, ¿qué hay de la lealtad de las criaturas de Dios a la gobernación amorosa de Jehová y la alegación de Satanás de que todas se apartarían si se les sometiera a prueba?

14. (a) ¿Por qué excelente motivo han servido a Dios de buena gana algunos de la humanidad? (b) Al mantener Job su integridad a Dios a pesar de la presión impuesta por Satanás, ¿qué probó Job que el Diablo es?

14 Jehová Dios sabía que “el amor nunca falla” y sabía que algunos de la humanidad le servirían de buena gana, por amor, y no porque se les estuviera sobornando u obligando. (1 Corintios 13:8) Muchos miles de personas han hecho esto a través de los siglos. Job fue uno de éstos. Aunque Satanás le impuso terrible presión y le quitó todas sus pertenencias, hijos y  salud, Job todavía declaró: “¡Hasta que expire no quitaré de mí mi integridad!” (Job 27:5) Job probó que Satanás es un mentiroso.

15. (a) ¿Cómo respondió Jesús al desafío falso de Satanás contra Jehová? (b) ¿Pudiera el perfecto Adán haber demostrado lealtad plena a Dios?

15 Como hemos visto, Jesús el hombre perfecto resistió todas las tentaciones y sobornos de Satanás. Además, cuando lo golpearon guardas militares y lo clavaron cruelmente en un madero de tormento para que muriera, Jesús retuvo firmemente su lealtad a Dios. (1 Pedro 2:23) Esto probó que Adán en su perfección pudo haber hecho lo mismo si hubiera querido, y que Dios no era injusto al exigir obediencia plena de parte del hombre. (2 Tesalonicenses 1:4, 5) Por su lealtad a Jehová, Jesús dio la más excelente respuesta al falso desafío de Satanás.

16. (a) Aunque se ha probado completamente que es mentiroso, ¿por qué continúa Satanás persiguiendo a los que aman a Dios? (b) ¿De qué es evidencia convincente la lealtad de los siervos fieles de Dios?

16 Pero Satanás, con la mente torcida por el egoísmo y el orgullo, ha rehusado aflojar el paso en su proceder demente. Aunque ya desde hace mucho tiempo se ha probado que está equivocado y que es un mentiroso, continúa persiguiendo a los que aman a Dios. (Revelación 12:17) Desde la muerte de Jesús muchos miles de cristianos han servido a Jehová Dios porque lo aman y han querido que él rija amorosamente sobre ellos. Y ahora mismo centenares de miles proclaman su lealtad a Jehová como gobernante. (Revelación 7:9, 10) Su observancia fiel de la Palabra de Jehová y su respeto a su ley han hecho posible el que ellos vivan contentos, a pesar de toda la oposición que les ha presentado Satanás. La unidad, el amor y la integridad que han exhibido los siervos de Dios a través de los siglos suministran una montaña de evidencia de que el modo de Jehová de gobernar con amor es el único modo correcto, que el hombre puede permanecer leal a él en medio de la más grave prueba, y que Satanás es el más monstruoso embustero de todo tiempo.

 ¿POR CUÁNTO TIEMPO CONTINUARÁ LA PRUEBA?

17. ¿Permitirá Dios la iniquidad indefinidamente? ¿Cómo contesta esa pregunta el libro bíblico de Daniel?

17 Jehová ha permitido la iniquidad hasta nuestro día para resolver todas las cuestiones que hizo surgir Satanás. Pero él no permitirá que la iniquidad continúe indefinidamente. Ha fijado un tiempo definido para ponerle fin. El escritor bíblico Daniel se refirió a esto hace mucho tiempo cuando escribió: “El fin todavía es para el tiempo señalado.”—Daniel 11:27.

18. Aunque un período de casi 6.000 años le parece largo al hombre, ¿le parece largo a Dios? Entonces, ¿cómo considera Dios mil años?

18 Casi seis mil años desde los días de Adán hasta los nuestros quizás parezcan largo tiempo cuando los consideramos desde el punto de vista de personas humanas que viven unos setenta años. Pero, puesto que Dios fijó el límite de tiempo, es bueno comprender su punto de vista en el asunto. El profeta Moisés, en el Salmo 90:4 [89:4, TA], dice de él: “Mil años son a tus ojos solo como el día de ayer cuando ha pasado.” Un año es un tiempo largo para un niñito de cinco años. Pero para un hombre de sesenta es un tiempo comparativamente corto. Igualmente, para Jehová, quien vive para la eternidad, mil años son como un día.—2 Pedro 3:8.

19. ¿Por qué no ha sido una injusticia para nosotros el que Dios haya permitido la iniquidad?

19 Este tiempo fijo durante el cual se ha permitido la iniquidad no ha sido una injusticia para nosotros. Pues, ¡si Dios hubiera aplastado inmediatamente a todos los rebeldes en Edén, quitándoles la vida, jamás habríamos siquiera nacido! Nunca habríamos tenido la oportunidad de obtener vida eterna en su nuevo sistema. De modo que el hecho de que Jehová no acortara su gran paciencia en algún tiempo anterior nos ha dado la oportunidad de vivir ahora, y eternamente en el futuro. (2 Pedro 3:9, 15) También, Dios ha usado este tiempo para hacer provisión para la redención del hombre por medio de Cristo.—Gálatas 4:4, 5.

20. ¿Cómo explica la Biblia en Romanos 9:22-24 por qué Dios ha permitido la iniquidad?

 20 Además, Dios ha usado el tiempo para seleccionar y preparar de entre la humanidad “vasos de misericordia.” Estos son los que compondrán el gobierno justo que habrá sobre los que vivan para siempre en la Tierra en el nuevo sistema. ¡Qué bendiciones significa este reino celestial para la humanidad! Durante el tiempo en que Dios ha estado preparando los “vasos de misericordia,” él ha mostrado mucha gran paciencia. Ha tolerado a los inicuos, los “vasos de ira.” Él se ha retenido de destruirlos. ¿Por qué? La Biblia contesta claramente: “A fin de dar a conocer las riquezas de su gloria sobre vasos de misericordia.” (Romanos 9:22-24) Al reino celestial de Dios irá la gloria de vindicar el nombre de Dios y destruir a los inicuos, los “vasos de ira.” Además, al permitir él que la iniquidad continúe por algún tiempo, se han manifestado rasgos de la personalidad de Dios que ordinariamente no se verían: su misericordia y su gran paciencia. Estas enriquecen nuestro aprecio del Creador y nuestras propias personalidades, a medida que lo imitamos.—Efesios 5:1.

21. ¿Qué otro provecho ha resultado de permitir Dios que la iniquidad continúe hasta su tiempo fijo?

21 Ha habido otro provecho verdadero como resultado de que Dios haya permitido la iniquidad por el tiempo que la ha permitido. Si en cualquier tiempo en el futuro alguien pusiera en tela de juicio la manera en que Dios hace las cosas, no sería necesario de nuevo que él otorgara a esa persona tiempo para probar otra manera de hacer las cosas. El registro de seis mil años de fracaso por Satanás, sus demonios y los hombres que han tratado de encargarse de los asuntos independientemente de Dios ha suministrado suficiente respuesta. Nadie puede con derecho alegar: ‘No se les dio una oportunidad,’ o decir: ‘Si solo hubieran tenido más tiempo.’ ¡El tiempo que se ha permitido ha sido suficiente para probar que el camino de la rebelión contra  el Creador ha sido absolutamente desastroso! De modo que Dios estará plenamente justificado al aplastar rápidamente a cualquier rebelde que amenace la paz futura del universo.—Salmo 145:20 [144:20, TA].

22. ¿Por cuánto tiempo más permitirá Jehová la iniquidad, y qué oportunidad nos da el tiempo que queda?

22 Queda solo un corto período de tiempo antes de que Jehová destruya a este inicuo sistema de cosas. Este tiempo que queda nos da la oportunidad de ponernos de parte de él y ‘regocijar su corazón.’ (Proverbios 27:11) Si voluntariamente nos sometemos a su gobernación, nos bendecirá con vida eterna en su nuevo sistema. El aceptar o rechazar es la selección que está puesta delante de cada uno de nosotros.—Deuteronomio 30:19, 20.

23. (a) ¿Cómo debemos considerar la obediencia a Dios? (b) Después que los siervos fieles de Dios hayan hecho la obra de declarar Su nombre y propósitos en toda la Tierra, ¿qué hará Jehová?

23 La obediencia a Dios no es verdaderamente difícil. Si comprendemos que la sabiduría de Jehová es mucho más grande que la nuestra, y que todo lo que hace lo hace para nuestro bien porque es un Dios de amor, entonces le obedeceremos en todo. Sea cual sea la voluntad de Jehová, querremos hacerla, ya sea en tiempos de crisis o en las cosas cotidianas de la vida. Ese siempre ha sido el parecer de los siervos leales de Dios. (Daniel 3:16-18; Salmo 119:33-37 [118:33-37, TA]). En el primer siglo algunos de éstos dijeron a un tribunal superior: “Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres.” (Hechos 5:29) Hoy día, Jehová está usando a sus siervos fieles para declarar su nombre y sus propósitos en toda la Tierra. (Mateo 24:14) Cuando eso se haga hasta el punto que le satisfaga, entonces él le mostrará a Satanás su poder sin límite aplastándolo a él y a todos los otros rebeldes, poniendo fin a este sistema inicuo. Así Jehová eliminará del universo la iniquidad y preparará el camino para su justo nuevo sistema.

[Nota]

^ párr. 12 David Lawrence, U.S. News & World Report, 25 de sept. de 1967, pág. 128.

[Preguntas del estudio]