Ir al contenido

Ir al índice

La iglesia verdadera y su fundamento

La iglesia verdadera y su fundamento

 Capítulo 13

La iglesia verdadera y su fundamento

1. ¿Por qué es importante conocer la identidad de la iglesia verdadera y su fundamento?

SI QUEREMOS vivir eternamente en el nuevo sistema de Dios tenemos que reconocer la iglesia verdadera y su fundamento. Con referencia a ellos, Jesús dijo: “Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia.” (Mateo 16:18, TA) ¿Qué es esta iglesia y qué es la piedra o “roca” (Val Rev) sobre la cual se edifica? La Biblia nos suministra las respuestas correctas.

2. (a) ¿Usa la Biblia alguna vez la palabra “iglesia” para referirse a algún edificio? (b) ¿Cuál es el significado de la palabra griega?

2 Aunque muchas personas llaman “iglesias” a los edificios donde la gente se reúne para adoración, ¿sabe usted que la Biblia nunca hace eso? En la Biblia la palabra “iglesia” siempre se refiere a gente, en realidad a una asamblea o congregación de personas. (Filemón 2) La palabra griega ekklesía, traducida “iglesia” o “congregación,” literalmente significa “lo que se llama hacia fuera.” Se refiere a un grupo de personas a las cuales se llama de entre otras para un propósito particular; pero se usa como el equivalente de la palabra hebrea qahal, que significa “congregación” o “asamblea.”

3. ¿Por qué se compara la iglesia verdadera a (a) un cuerpo humano? (b) una virgen comprometida?

3 La iglesia o congregación verdadera se compara al cuerpo humano, porque tiene muchos miembros pero una sola cabeza, lo mismo que el cuerpo humano. Las  Escrituras inspiradas, en Efesios 1:22, 23 (TA), nos dicen que Dios hizo a Cristo “cabeza de toda la Iglesia, . . . la cual es su cuerpo.” A esta iglesia también se le compara con una muchacha virgen comprometida con Cristo, porque como grupo los miembros de la iglesia verdadera habrán de estar estrechamente unidos a Cristo, como una esposa lo está a su esposo. Escribiendo a ciertos miembros de la iglesia, el apóstol Pablo dijo: “Yo personalmente los prometí en matrimonio a un solo esposo para presentarlos cual virgen casta al Cristo.” (2 Corintios 11:2; vea también Revelación 21:2, 9, 10.) De modo que es una congregación limpia, libre de la corrupción mundana y devota a su Cabeza, Jesucristo.

4. (a) ¿Puede alguien “hacerse miembro” de la iglesia verdadera por medio de inscribir su nombre en alguna lista de miembros terrestre? ¿Por qué? (b) ¿Cuántos componen la iglesia verdadera que estará con Cristo en el cielo?

4 ¿Pudiera cualquiera de nosotros decidir “hacerse miembro” de esta iglesia sencillamente consiguiendo que le inscriban su nombre en alguna lista de miembros aquí en la Tierra? No; como explica Hebreos 12:23 (TA) ésta es la “iglesia de los primogénitos, que están alistados en los cielos.” Dios es quien selecciona a los miembros. Él los coloca en la congregación según a él le place. (1 Corintios 12:18) Estos son los que estarán con Cristo en el cielo. Y Jesús reveló que, lejos de incluir a todos los que afirman ser cristianos, el número de éstos está limitado a 144.000.—Revelación 14:1-3; Lucas 12:32.

5. ¿Con qué propósito especial se llama a los miembros de la iglesia verdadera?

5 Realmente, son un grupo de personas llamadas de la oscuridad espiritual para un propósito especial. Mientras están aquí en la Tierra, denodadamente ‘declaran en público las excelencias’ del Dios Altísimo, quien los llamó de la oscuridad a su maravillosa luz. (1 Pedro 2:9) Y, después de su resurrección, tendrán el grandioso privilegio de regir con Cristo en su reino celestial.—Lucas 22:28-30.

6. (a) ¿Quiénes fueron los primeros miembros de la iglesia verdadera, y cómo se les dio testimonio de que eran los hijos espirituales de Dios? (b) ¿Cuándo se les abrió el camino para que fueran miembros a los no judíos?

 6 Los primeros miembros de esta iglesia verdadera eran todos judíos (como lo eran Jesús y sus apóstoles) o conversos judíos circuncisos. En el Pentecostés de 33 E.C. —solo diez días después que Jesús había ascendido al cielo y abierto el camino para que otros lo siguieran al debido tiempo— Jehová indicó que había seleccionado a estos miembros por medio de derramar espíritu santo. El que ellos recibieran el espíritu en aquella ocasión les dio testimonio de que eran ahora hijos espirituales de Dios y herederos del reino con Cristo. (Hechos 2:1-4, 16-21, 33; Romanos 8:16, 17) Pero el conjunto de miembros de la verdadera iglesia no quedó compuesto enteramente de judíos. Tres años y medio después de la muerte de Jesús se abrió el camino para que gentiles o no judíos fueran incluidos. (Hechos 10:30-33, 44; Romanos 9:23, 24) Así, con el transcurso del tiempo, la iglesia verdadera llegó a tener un conjunto internacional de miembros.

EL FUNDAMENTO DE LA IGLESIA VERDADERA

7. ¿Cómo identificaron Jesús y el apóstol Pablo a la piedra angular de fundamento de la iglesia verdadera?

7 ¿Quién es el fundamento de la iglesia verdadera? Jesucristo mostró que él mismo es ese fundamento. Aplicó a sí mismo la profecía del Salmo 118:22 [117:22, TA], diciendo: “La piedra que los edificadores rechazaron es la que ha venido a ser la principal piedra angular.” (Mateo 21:42-44) El apóstol Pablo añade su testimonio señalando que Jesús es la “principal piedra angular,” al escribir a los cristianos de Éfeso diciendo que eran “conciudadanos de los santos y domésticos . . . de Dios; . . . edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, . . . en Jesucristo, el cual es la principal piedra angular.” (Efesios 2:19, 20, TA) El apóstol se expresó muy definidamente acerca de esto, diciendo de nuevo: “Pues nadie puede  poner otro fundamento que el que ya ha sido puesto, el cual es Jesucristo.”—1 Corintios 3:11, TA.

8. (a) ¿Por qué no podría haber mejor fundamento que Cristo Jesús para la iglesia verdadera? (b) ¿Qué pregunta surge ahora?

8 No podría haber mejor y más seguro fundamento para la iglesia verdadera que Cristo Jesús, ¿verdad? Es su propia vida humana perfecta dada como rescate lo que hace posible este arreglo divino. Sin embargo, ¿cómo podemos armonizar este testimonio por Jesús y el apóstol Pablo con lo que Jesús le declaró a Pedro en Mateo 16:18? Podemos estar seguros de que no hay contradicción.

“SOBRE ESTA PIEDRA EDIFICARÉ MI IGLESIA”

9. (a) ¿Cómo entienden algunas personas las palabras de Jesús en Mateo 16:18? (b) ¿Entendió la mayoría de los “padres” de la iglesia primitivos que la referencia de Jesús a la “piedra” o “roca” aplicaba a Pedro?

9 Pedro acababa de reconocer a Jesús como el Cristo (o, el Mesías), el Hijo del Dios vivo. Jesús entonces dijo: “Yo te digo que tú eres Pedro, y que sobre esta piedra edificaré mi Iglesia.” (TA) Algunos entienden que estas palabras significan que la iglesia de Jesús se edifica sobre Pedro como el fundamento. Este es el punto de vista oficial de la Iglesia Católica Romana. Pero es interesante notar que el arzobispo Kenrick, en el libro An Inside View of the Vatican Council (1870), muestra que de por lo menos ochenta y seis “padres” de la iglesia primitivos, solo diecisiete pensaban que la referencia de Jesús a la “piedra” o “roca” aplicaba a Pedro. ¿Sabía usted eso?

10. ¿Cómo entendió Agustín la referencia de Jesús a la “piedra” o “roca”?

10 Considere, por ejemplo, el punto de vista de Agustín (354-430 E.C.), al que comúnmente se hace referencia como “San Agustín.” Aunque hubo un tiempo en que él consideró a Pedro la “piedra,” más tarde en su vida Agustín declaró de otra manera su opinión, diciendo en sus Retractationes: “Desde entonces he explicado a menudo las palabras de nuestro Señor: ‘Tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi  Iglesia,’ al efecto de que se deben entender como referencia a aquel a quien confesó Pedro cuando dijo: ‘Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo,’ . . . Porque lo que se le dijo a [Pedro] no fue ‘Tú eres la roca,’ sino ‘Tú eres Pedro.’ Pero la roca era Cristo.”

11. ¿Quién entendía Pedro mismo que era la “roca” o “piedra”?

11 Pero algo mucho más importante... ¿cómo entendió Pedro mismo las palabras de Jesús? Acerca del Señor Jesús, Pedro dijo: “Al cual arrimándoos como a piedra viva que es, desechada sí de los hombres, pero escogida de Dios y apreciada . . . sois también vosotros a manera de piedras vivas edificados encima de él, siendo . . . casa espiritual, . . . un . . . orden de sacerdotes santos, para ofrecer víctimas espirituales, que sean agradables a Dios por Jesucristo. Por lo que dice la Escritura: Mirad que yo voy a poner en Sión la principal piedra del ángulo, piedra selecta y preciosa; y cualquiera que por la fe se apoyare sobre ella, no quedará confundido. Así que para vosotros que creéis, sirve de honra; mas para los incrédulos, ésta es la piedra que desecharon los fabricantes, y no obstante, vino a ser la principal del ángulo: piedra de tropiezo, y piedra [“roca,” Val] de escándalo para los que tropiezan en la palabra.” (1 Pedro 2:4-8TA) Estas palabras de Pedro muestran que él, lo mismo que el apóstol Pablo, entendía que Jesús era la “principal piedra del ángulo,” la “piedra” o “roca” sobre la cual se edifica la iglesia. Pedro es solo una de las 144.000 “piedras vivas” que componen la iglesia verdadera.

12. (a) ¿Cómo sabemos si a Pedro se le consideraba o no cabeza “infalible” de la iglesia primitiva? (b) ¿Quién permanece siempre como cabeza de la iglesia verdadera?

12 Es verdad que Pedro disfrutó de excelentes privilegios como apóstol de Jesucristo. Pero en ninguna parte indica él que pensaba que era el jefe de los apóstoles. Tampoco leemos en ninguna parte que los otros apóstoles y discípulos reconocieran a Pedro como un “papa” y le dieran honor como tal. En una ocasión  al apóstol Pablo se le hizo necesario reprender a Pedro (Cefas) públicamente por haber adoptado un proceder que no estaba en armonía con la verdadera fe cristiana. El hecho de que Pedro estuvo equivocado en este asunto en que estaban envueltas la fe y la moralidad y también el que Pablo se sintiera libre para corregirlo públicamente muestra que a Pedro no se le consideraba cabeza “infalible” de los apóstoles ni de la iglesia primitiva. (Gálatas 2:11-14) En la iglesia verdadera hay una sola Cabeza, Jesucristo, quien desde su resurrección, “siempre está vivo,” y por lo tanto no necesita sucesores.—Hebreos 7:23-25.

UNA IGLESIA UNIDA

13. (a) ¿Qué palabras de Jesús muestran que la congregación no había de estar dividida en clérigos y legos? (b) ¿Cómo habrían de conducirse los que llevaran la delantera en la congregación?

13 Jesús, la Cabeza, no divide el cuerpo de su congregación en una clase clerical y una clase lega de la “gente común.” Él dice a sus seguidores: “Ustedes, no sean llamados Rabí, porque uno solo es su maestro, mientras que todos ustedes son hermanos. Además, no llamen padre de ustedes a nadie sobre la tierra, porque uno solo es su Padre, el Celestial. Tampoco sean llamados ‘caudillos,’ porque su Caudillo es uno, el Cristo.” (Mateo 23:8-10) De modo que Jesús muestra que no hay división entre los que componen la iglesia verdadera. No obstante, sí hizo arreglos para que ciertos hombres llevaran la delantera en la congregación cristiana, para que atendieran a las necesidades espirituales de sus hermanos y organizaran la obra de predicar las buenas nuevas. Jesús dijo que éstos no habrían de ‘enseñorearse’ de sus hermanos, sino que habrían de ser como esclavos o siervos para ellos. (Mateo 20:25-28) ¿Es eso cierto de los clérigos que usted conoce?

14. ¿Por qué tienen que estar recogidos en una sola organización para adoración los que componen la iglesia verdadera?

14 Para encajar con la descripción bíblica de la iglesia verdadera, los que la componen tienen que estar  unidos en su adoración. En este respecto el apóstol Pablo escribió: “Les exhorto, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que todos hablen de acuerdo, y que no haya divisiones entre ustedes, sino que estén aptamente unidos en la misma mente y en la misma forma de pensar.” (1 Corintios 1:10) De modo que bíblicamente no podemos esperar hallarlos esparcidos entre todas las religiones en conflicto de la cristiandad. Tienen que estar recogidos en una sola organización. Como dice de ellos Efesios 4:4, 5: “Un cuerpo hay, . . . un Señor, una fe.” Nos es vital saber lo que esa “una fe” es.

APRECIO DE LA IGLESIA VERDADERA Y SU FUNDAMENTO

15. (a) ¿Cómo benefician a todos los demás humanos obedientes Cristo y su congregación? (b) ¿Qué responsabilidad dijo Jesús que él daría a su iglesia verdadera cuando viniera con el poder del Reino?

15 De los miembros de la iglesia verdadera bajo Cristo su cabeza se dice que llegan a ser “descendencia de Abrahán, herederos con respecto a una promesa.” (Gálatas 3:29) Esta promesa es que todos los demás de la humanidad obediente se bendecirán por medio de Cristo y su congregación. (Génesis 22:18) La Biblia predijo que, cuando se estableciera el reino de Cristo, solo quedaría en la Tierra un resto de estos hijos de la “Jerusalén de arriba,” la organización celestial de Dios. (Gálatas 4:26; Revelación 12:10, 17) Jesús describió a estos miembros de su iglesia que estarían en la Tierra como un “esclavo fiel y discreto.” Y dijo que a aquellos a quienes se hallara sirviendo fielmente al venir él para su obra de juicio se les nombraría “sobre todo lo suyo,” es decir, sobre todos los intereses terrestres del reino de Cristo. Ellos llevarían la delantera en la predicación de las buenas nuevas del Reino establecido a todas las naciones en el “tiempo del fin.”—Mateo 24:14, 45-47; 25:19-23.

16. ¿Qué bendiciones les vienen a los que muestran reconocimiento apropiado a este arreglo?

 16 Todos los que hoy esperan obtener vida eterna en el nuevo sistema de Dios tienen que reconocer este arreglo. Pues Jesús dijo que, en este “tiempo del fin,” él separa a una posición de favor a los que hacen bien a los que quedan en la Tierra de sus “hermanos,” sus coherederos que componen la congregación cristiana. (Mateo 25:31-40) Estos son los que quedan de las “piedras vivas” con las cuales se edifica una casa o templo espiritual, “lugar donde habite Dios por espíritu.” (1 Pedro 2:5; Efesios 2:20-22) A los que ‘hacen bien’ a los miembros de esta clase del templo se les describe en el libro de Revelación como una “grande muchedumbre” de personas que llegan a estar bajo la protección de Dios. Note, además, que gustosamente sirven a Dios “día y noche en su templo,” es decir, en asociación con el resto de la clase del templo espiritual, la congregación cristiana.—Revelación 7:9, 10, 15.

17. ¿Qué dicen, en sustancia, las personas semejantes a ovejas a los que quedan de la iglesia verdadera?

17 Estas personas semejantes a ovejas dicen, en sustancia, a los herederos de la promesa que se le hizo a Abrahán: “Ciertamente iremos con ustedes, porque hemos oído que Dios está con ustedes.” (Zacarías 8:23) Aun como los de la iglesia o congregación verdadera fielmente caminan en los pasos de Cristo y proclaman el mensaje del Reino, igualmente estas personas semejantes a ovejas ‘van con ellos,’ sirviendo a Dios junto con ellos. ¿Está usted haciendo eso? Si así es, usted tiene la perspectiva de recibir vida eterna en la Tierra, junto con todas las otras bendiciones que fluirán desde Cristo y su congregación glorificada en los cielos.

[Preguntas del estudio]