Ir al contenido

Ir al índice

Edificando una vida de familia feliz

Edificando una vida de familia feliz

 Capítulo 20

Edificando una vida de familia feliz

1. ¿Por qué no hay nada mejor a lo cual acudir que la Biblia para conseguir consejo acerca de la vida en el hogar?

ADEMÁS de suministrar la verdad sobre asuntos doctrinales, la Biblia también da mucho consejo sólido acerca de la vida en el hogar. Nos muestra cómo enfrentarnos con éxito a los problemas de la vida diaria. No hay de dónde conseguir mejor consejo, porque Jehová, el Autor de la Biblia, es también Quien dio origen al matrimonio e hizo arreglos para la vida de familia.—Génesis 2:18, 22.

2. (a) ¿Cómo llamó atención Jesús a la unidad que debe existir entre esposo y esposa? (b) ¿Qué exige esto que ellos cultiven?

2 Cuando Dios juntó al primer hombre y la primera mujer como esposo y esposa, dio énfasis a la unidad que debería existir entre ellos. Jesucristo llamó atención a esto cuando dijo: “¿No leyeron que el que los creó desde el principio los hizo macho y hembra y dijo: ‘Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre y se adherirá a su esposa, y los dos serán una sola carne’? De modo que ya no son dos, sino una sola carne.” (Mateo 19:4-6) No habían de ser competidores. Tampoco habían de ser sencillamente conocidos que compartieran el mismo lugar donde vivir. No, habían de ser “una sola carne.” Por lo tanto, los cónyuges deben cultivar entre sí profundo amor, y esforzarse por estrechar su vínculo en unidad de propósito.

 RELACIÓN DE ESPOSO Y ESPOSA

3. (a) ¿Cómo describe Efesios 5:23 la posición del esposo? (b) ¿Qué significa esto?

3 Para que la vida de casados verdaderamente sea feliz, tanto el esposo como la esposa deben comprender sus posiciones respectivas. Estas no son establecidas meramente por la costumbre local. Están explicadas en la propia Palabra de Dios, la Biblia, y están en armonía con las cualidades que Dios implantó en el hombre y la mujer al tiempo de la creación. Sabiendo cómo hizo al hombre, y el propósito que tenía en mira, Jehová hizo que se registrara en su Palabra que “el esposo es cabeza de su esposa como el Cristo también es cabeza de la congregación.” (Efesios 5:23) Esto significa que el esposo debe llevar la delantera en el hogar, haciendo planes para las actividades de la familia y aceptando la responsabilidad de tomar las decisiones finales. Pero esto no lo autoriza a ser un gobernante duro o cruel de su casa.—Colosenses 3:19.

4. ¿Qué excelente ejemplo deben estudiar los esposos cristianos, y con qué beneficios?

4 Aunque muchos hombres han ejercido la jefatura de manera desamorada, los esposos cristianos deben evitar hacer eso. Deben estudiar cuidadosamente la manera en que Jesús ha ejercido jefatura sobre la congregación cristiana, y entonces seguir su excelente ejemplo. En Efesios 5:25 se aconseja a los esposos: “Continúen amando a sus esposas, así como el Cristo también amó a la congregación y se entregó a sí mismo por ella.” Al hacer esto, no serán demasiado exigentes para con sus esposas, sino que atenderán los asuntos familiares de una manera que refresque a todos los que estén envueltos en ellos.—Mateo 11:28-30.

5. (a) ¿Cómo debe la esposa cristiana considerar a su esposo? (b) Si la esposa es de mente más perspicaz que su esposo, ¿cómo puede ella usar esta cualidad de manera provechosa? (c) ¿Qué responsabilidades de las mujeres casadas se mencionan en Tito 2:4, 5?

5 Que la esposa, por su parte, “le tenga profundo respeto a su esposo.” (Efesios 5:33) Puesto que es a  él a quien Dios ha autorizado para llevar la delantera, ella puede hacer una gran contribución a la felicidad de la familia por medio de someterse de buena gana a su dirección como cabeza. (Colosenses 3:18) Si ella tiene una mente más perspicaz que la de su esposo, como a veces sucede, entonces ella puede usar esta cualidad para apoyarlo en su papel como cabeza, más bien que para competir con él o restarle importancia con desprecio a lo que él hace. (Proverbios 12:4) A ella le toca hacer mucho en lo que se refiere a la vida familiar. La Biblia apropiadamente insta a las mujeres casadas a “que amen a sus esposos, amen a sus hijos, sean de juicio sano, castas, trabajadoras en casa, buenas, sujetándose a sus propios esposos, para que no se hable injuriosamente de la palabra de Dios.” (Tito 2:4, 5) La esposa y madre que cumple estos deberes se ganará el amor y respeto duraderos de su familia.—Proverbios 31:10, 11, 26-28.

6. (a) ¿Qué cosas no consideran algunos esposos respecto a sus esposas, por lo cual surgen problemas? (b) Por lo tanto, ¿qué les aconseja 1 Pedro 3:7 a los esposos?

6 En muchos hogares surgen problemas cuando el esposo no toma en consideración el temperamento femenino, la composición emocional, de su esposa. Él debe comprender que ella considera los asuntos de manera diferente a como lo hace él. Sus emociones responden de manera diferente. Su fuerza no es igual a la de él. Por eso, el consejo inspirado a los esposos es: “Continúen morando con ellas . . . de acuerdo con conocimiento, asignándoles honra como a un vaso más débil, el femenino, puesto que ustedes también son herederos con ellas del favor inmerecido de la vida.” (1 Pedro 3:7) Cuando un esposo hace esto, ayuda a producir un espíritu de comprensión y seguridad en el hogar.

7. (a) ¿Cómo contribuye a un sentido de seguridad en el hogar el aplicar lo que está escrito en Hebreos 13:4? (b) ¿A quién tienen que limitarse los intereses sexuales del cristiano, y por qué?

7 Es común entre las personas mundanas el que la seguridad del hogar sea socavada por intereses sexuales  fuera del vínculo del matrimonio. Pero los que viven en armonía con la Palabra de Dios están protegidos contra la angustia y la aflicción que tal conducta produce. En lenguaje que es fácil de entender, la Biblia advierte: “Que el matrimonio sea honorable entre todos, y el lecho conyugal sea sin contaminación, porque Dios juzgará a los fornicadores y a los adúlteros.” (Hebreos 13:4) No hay lugar para la conducta inmoral. Los que desean ser siervos de Dios tienen que vivir vidas limpias. (1 Tesalonicenses 4:3-8) Tienen que limitar sus intereses sexuales a sus propios cónyuges legales, y delante de Dios son responsables de hacer eso. (Proverbios 5:15-21) Debe ser el deseo más sincero tanto del esposo como de la esposa el ayudarse mutuamente a evitar cualquier tentación hacia el cometer lo malo. Pueden hacer esto por medio de mostrarse consideración altruista el uno al otro.—1 Corintios 7:3-5.

8. (a) Para que un matrimonio funcione bien, ¿qué tiene que ser de primera importancia en el hogar? (b) Por lo tanto, ¿qué debe ser parte del modo de vivir de la familia?

8 No obstante, para que una unión de matrimonio verdaderamente funcione en armonía con los principios piadosos que hemos considerado, también tiene que darse énfasis regular a los asuntos espirituales. La adoración de Jehová Dios debe ser de primera importancia en el hogar. No debe ser puesta a un lado a favor de esfuerzos por obtener más posesiones materiales o para tener más tiempo para ir tras los placeres. (Lucas 8:11, 14, 15) El orar en grupo de familia y celebrar sesiones con regularidad para el estudio de la Biblia en grupo de familia deben ser parte del modo de vivir de toda familia. ¿Tiene usted arreglos para esto en su hogar?

CRIANDO LOS HIJOS DE MANERA PIADOSA

9. ¿Cómo pueden resolverse con buen éxito los problemas de criar a los hijos?

9 Cuando nacen los hijos, el deseo intenso y sincero de los padres amorosos es ver que la vida de estos jóvenes  tenga buen resultado. Pero la tarea no es fácil. Hay muchos problemas que surgen a medida que pasa el tiempo. Estos se pueden resolver con buen éxito solo por medio de aplicar el consejo de la Palabra de Dios.—Proverbios 22:6; Deuteronomio 11:18-21.

10. (a) ¿Qué, además de alimento, ropa y abrigo necesitan vitalmente los hijos? (b) ¿Cuándo debe proveerse esto?

10 Por lo general se requiere mucho tiempo y esfuerzo para asegurar que haya el alimento apropiado, ropa limpia y un hogar placentero en el cual vivir. Pero la Biblia muestra repetidamente que la responsabilidad de los padres no termina de ninguna manera con eso. También es vital incluir a los niños con regularidad en el programa familiar de instrucción en la Palabra de Dios. (Salmo 78:5-7 [77:5-7, TA] Los padres no solo deben hablar a sus hijos acerca de Jehová y sus caminos durante las sesiones regulares de estudio, sino en otras ocasiones también. (Deuteronomio 6:6, 7) Cuando esto se hace, los niños aprenden a pensar en Dios con relación a todas las actividades de la vida.

11. ¿Quién tiene la responsabilidad principal de ver que los hijos sean instruidos en la Palabra de Dios, y cómo muestra la Biblia esto?

11 Es principalmente sobre el padre, como cabeza de la casa, que las Escrituras colocan la responsabilidad de ver que se dé esta instrucción. Cuando él hace arreglos para que se dé y personalmente lleva la delantera en darla. los vínculos entre todos los miembros de la familia se estrechan más. Al mismo tiempo, a los niños se les da la clase de entrenamiento que tanto necesitan. De modo que es importante tomar a pechos lo que está registrado en Efesios 6:4: “Ustedes, padres, no estén irritando a sus hijos, sino sigan criándolos en la disciplina y consejo autoritativo de Jehová.”—Vea también Proverbios 4:1.

12. ¿Por qué no debe tratarse como de poca importancia la obediencia a los padres?

12 Parte de la “disciplina . . . de Jehová” que es preciso enseñar tiene que ver con la obligación del niño  de ser obediente a sus padres. Esto no es algo que haya de tratarse como de poca importancia, porque en ello están envueltas las perspectivas de vida eterna del niño. (Efesios 6:1-3) Dios es quien exige que los hijos obedezcan a sus padres. Es demostración de sabiduría de parte de los padres el que ellos paciente y consistentemente impresionen esta lección en la mente y el corazón de su prole.—Colosenses 3:20, 23.

13. ¿Cómo da énfasis el libro bíblico de Proverbios a la necesidad de corregir a los niños cuando deliberadamente hacen lo que es incorrecto?

13 Habrá ocasiones en que esto exigirá más que solamente decirle al niño lo que es correcto. Cuando él deliberadamente hace lo que sabe que es incorrecto, se necesita acción más fuerte para impresionar en él lo grave del asunto. Sabiamente la Biblia dice: “La tontedad está atada con el corazón del muchacho; la vara de la disciplina es lo que la alejará de él.” (Proverbios 22:15) Debido a la imperfección heredada, los niños nacen con una tendencia a hacer lo que es malo, y por eso necesitan corrección. El padre amoroso no descuida esto. Como dice Proverbios 13:24: “El que retiene su vara odia a su hijo, pero el que lo ama es el que de veras lo busca con disciplina.”

14. ¿Cómo debe administrarse la disciplina en un hogar cristiano, y con qué buenos resultados?

14 La disciplina que se administra con amor se administra con la mira de que resulte en bien duradero para el niño. No se hace en violentos estallidos de cólera ni con gritos y amenazas. Esa no es la manera cristiana de hacer las cosas. (Efesios 4:31, 32) Debe haber firmeza, pero también debe demostrarse buen juicio. Los padres mismos deben estar poniendo un buen ejemplo, no simplemente para presentar una apariencia de justicia —los niños pueden discernir fácilmente cuándo se está haciendo eso— sino honradamente, sinceramente. Y si así lo hacen, eso ayudará a los niños a darse cuenta de que los principios justos de Dios rigen la casa, y no meramente caprichos irrazonables o disposiciones temporales del ánimo. Los  jóvenes no temerán ser víctimas de castigo injusto. Más bien, asociarán el castigo con romper las reglas correctas de la buena conducta.

15. (a) ¿Qué se les debe enseñar a los niños en lo que respecta a: Mentiras? ¿Robo? ¿Inmoralidad sexual? (b) ¿Cómo pueden los padres entrenar a sus hijos de modo que hagan lo que es correcto aun cuando no están con sus padres?

15 Entre los principios justos de la Biblia que merecen seria consideración familiar están los que tienen que ver con las normas morales piadosas. Es necesario enseñar a los hijos, por ejemplo, que “todo aquel a quien le gusta la mentira y la lleva a cabo” es detestable a Jehová. (Revelación 22:15; Proverbios 6:16-19) El robo, también, en todas sus varias formas, debe verse como una violación de la norma moral de Dios. (Efesios 4:28; Romanos 13:9, 10) Es necesario dar advertencia a estos jóvenes, de una manera que entiendan, contra la inmoralidad sexual y cualquier cosa que pueda llevar a ella. (Efesios 5:5; Proverbios 5:3-14) Consideren juntos como familia los diferentes problemas que surgen en el hogar, en la escuela y al jugar. Razonen juntos sobre los textos bíblicos que muestran la clase de conducta que le agrada a Dios. De esta manera los hijos aprenderán a aplicar la Biblia en su  propia vida. Esto será una salvaguarda, de modo que aun cuando los hijos no estén con los padres la amonestación que han recibido continúe guiándolos.—Proverbios 6:20-23.

16. (a) ¿Qué dice la Biblia en cuanto al efecto de las malas compañías? (b) Por lo tanto, ¿cómo pueden los padres mostrar sabiduría en lo que respecta a la compañía que sus hijos escogen?

16 Es necesario dar atención cuidadosa a la selección de compañeros. Los asociados de uno ejercen profunda influencia en la vida de uno. Los buenos compañeros tienen buen efecto, pero “las malas asociaciones echan a perder los hábitos útiles.” (1 Corintios 15:33) Vez tras vez el registro bíblico ilustra este hecho. (Génesis 34:1, 2; Números 25:1, 2) Los niños quizás no comprendan lo grave de esto, pero los padres deben comprenderlo. De modo que es una evidencia de sabiduría de parte de ellos el vigilar amorosamente a quiénes escogen como compañeros sus hijos. Estos compañeros incluyen, no solo a aquellos con los cuales los niños juegan, sino también aquellos acerca de los cuales leen y los que observan en las películas y en la televisión.—Filipenses 4:8.

17. ¿Qué otra cosa ayudará a hacer verdaderamente satisfaciente la vida de familia?

17 Sin embargo, para que la vida de familia sea verdaderamente satisfaciente, se necesita más que evitar lo que es dañino. También debe haber el gozo de hacer cosas saludables todos juntos como familia. El verdadero gozo de la vida de familia se pierde cuando cada uno va por su propio camino sin tomar en cuenta a los otros. Pero cuando hay consideración edificante de asuntos por la familia, cuando se hacen planes juntos y todos trabajan juntos para realizarlos, la familia estrecha sus vínculos de unidad. (Proverbios 15:22) Esto no es difícil cuando hay amor en el hogar. Y el amor es cosa normal entre los que verdaderamente conocen a Dios y tienen su espíritu.—1 Juan 4:7, 8; Gálatas 5:22, 23.

 RESOLVIENDO DIFICULTADES DE FAMILIA

18. ¿Cómo puede ayudarnos el consejo de Colosenses 3:12-14 a resolver cualesquier dificultades de familia que surjan?

18 Aun en hogares que son normalmente felices, es posible que a veces surjan dificultades. Estas a menudo se deben a la imperfección humana, o a las presiones del mundo en que vivimos. ¿Qué debe hacerse cuando se desarrolla fricción entre miembros de la familia? La solución no es muy difícil de hallar si recordamos que todos nosotros somos imperfectos. No es solo fuera del hogar, sino también dentro del círculo de la familia que tenemos que aplicar el consejo inspirado: “Vístanse de los tiernos cariños de compasión, de bondad, humildad de mente, apacibilidad y gran paciencia. Continúen soportándose los unos a los otros y perdonándose sin reserva los unos a los otros si alguno tiene causa de queja contra otro. Como Jehová los perdonó sin reserva a ustedes, así también háganlo ustedes. Pero, además de todas estas cosas, vístanse de amor, porque es un vínculo perfecto de unión.”—Colosenses 3:12-14; vea también Proverbios 10:12; 19:11.

19. Cuando surge una disputa entre los hijos, ¿qué podría hacer uno de los padres que sería verdaderamente provechoso?

19 Cuando parece que cierto problema es de naturaleza particularmente grave, hay pasos que se pueden dar para preparar el camino para perdón amoroso. Por ejemplo, cuando surge una disputa entre los hijos, uno de los padres podría sentarse con ellos, escuchar el problema, y entonces animar a que se presenten las disculpas apropiadas y se dé el perdón que se necesita. En estas ocasiones se pudieran repasar provechosamente textos bíblicos como los que acabamos de leer.

20. Cuando surge alguna dificultad entre marido y mujer, ¿qué no ayudará a resolver el asunto, pero qué sí ayudará?

20 Cuando la dificultad es entre marido y mujer, ciertamente lo mejor es no considerarla delante de los hijos. Tampoco mejorará la situación el contar las quejas a amigos y vecinos. Aunque uno haya sido herido  profundamente, el gritar no mejorará de ningún modo la situación. (Proverbios 29:22) Y la brecha solo se ensanchará si los dos dejan pasar los días sin hablarse. El proceder cristiano es considerar el problema juntos, con la resolución firme de restaurar la paz. Aun si la otra persona es quien ha hecho lo que no debió hacer, haga más fácil la reconciliación por medio de ser bondadoso usted mismo. Si usted fue el que cometió la falta, pida perdón humildemente. No lo deje para más tarde; trate el problema sin pérdida de tiempo. “Que no se ponga el sol estando ustedes en estado provocado.”—Efesios 4:26; vea también Mateo 18:21-35.

21. (a) ¿Es el divorcio la manera de resolver los problemas del matrimonio? (b) ¿Qué dice la Biblia que es la única base para divorcio que deja a uno libre para volver a casarse?

21 Aunque el divorcio es cosa común en el mundo, la Biblia no lo recomienda como la manera de resolver problemas. El matrimonio es un vínculo de toda la vida, y no se debe considerar como de poca importancia. (Romanos 7:2) La Palabra de Dios solo permite una base sobre la cual el cristiano puede obtener un divorcio que lo libre para volver a casarse. ¿Cuál es esa base? El adulterio. En ese caso, le toca al inocente decidir si quiere conseguir un divorcio o no. (Mateo 5:32) Sin embargo, nunca debe entablarse la acción de divorcio por meramente sospechas; debe haber evidencia clara y precisa.

22. Si uno apresuradamente se divorció antes de enterarse de las leyes de Dios y ha estado viviendo con otra persona del sexo opuesto, ¿qué debe hacer si quiere servir a Jehová?

22 En el pasado, antes de enterarse de los requisitos justos de Dios, algunas personas quizás se hayan divorciado a gran prisa, y ahora han estado viviendo con otra persona del sexo opuesto. ¿Qué pueden hacer en cuanto a ello? No pueden volver atrás y vivir su vida de nuevo. Pero, si quieren participar en el servicio de Jehová Dios, y están viviendo con un compañero del sexo opuesto, deben asegurarse de que su matrimonio actual esté registrado legalmente ante el gobierno. Deben  acudir a Dios en oración y pedir su perdón por su proceder anterior. Entonces deben esforzarse fuertemente por vivir desde este tiempo en adelante según los requisitos de Dios sobre el matrimonio.

23. (a) ¿Anima la Biblia a que se separe uno de su cónyuge no creyente cuando surgen problemas? (b) ¿Cómo puede el creyente mejorar la situación en el hogar, y con qué posible resultado?

23 ¿Qué hay si su cónyuge no ha querido estudiar la Palabra de Dios con usted? ¿Y qué hay si ustedes no pueden considerar los problemas juntos sobre la base de los principios bíblicos? La Biblia todavía los estimula a permanecer juntos y no a considerar la separación como la manera fácil de salir de sus problemas. Haga lo que usted personalmente pueda hacer para mejorar la situación en su hogar por medio de aplicar lo que la Biblia dice en cuanto a su propia conducta. Con el tiempo, debido a su conducta cristiana, quizás logre atraer a la verdad a su cónyuge. (1 Corintios 7:10-16; 1 Pedro 3:1, 2) ¡Y qué bendición la suya si su paciencia amorosa es recompensada de ese modo!

24. En resumen, ¿cómo puede usted edificar una vida de familia más feliz?

24 Mucho es lo que se puede hacer en todo hogar para edificar una vida de familia más feliz. ¡Apliquen el consejo bíblico, y habrá buenos resultados! Que cada uno de la casa amorosamente busque el bien de los demás, fortaleciendo así los vínculos de familia. (Colosenses 3:14) Sobre todo, participen unidamente en la adoración verdadera, para que todos juntos disfruten de la abundante bendición de Jehová Dios, Aquel que puede coronar la felicidad de ustedes con vida eterna.—Proverbios 3:11-18.

[Preguntas del estudio]

[Ilustración de la página 176]

Sesiones regulares de estudio bíblico deben ser parte del modo de vivir de toda familia