Ir al contenido

Ir al índice

Cómo orar y ser oído por Dios

Cómo orar y ser oído por Dios

 Capítulo 17

Cómo orar y ser oído por Dios

1. ¿Qué dice el Salmo 65:2 acerca de Dios, y quiénes pueden venir a él con seguridad de que se les oiga?

LA Biblia dice acerca de Jehová Dios: “Oh Oidor de la oración, aun a ti vendrá gente de toda carne.” (Salmo 65:2 [64:3, TA]) Sí, Dios oye las oraciones. Y personas de toda la Tierra que aman la verdad, que anhelan hacer su voluntad, y que se acercan a él de la manera que él aprueba, pueden disfrutar de este precioso privilegio. (Hechos 10:34, 35) Realmente, ¡qué maravilloso privilegio es poder hablar al glorioso Gobernante de todo el universo y saber que él le escucha!—Salmo 8:1, 3, 4 [8:2, 4, 5, TA]; Isaías 45:22.

2. (a) En lo que respecta a la oración, ¿qué promesa da la Biblia en Filipenses 4:6, 7? (b) ¿Por qué sienten algunos incertidumbre en cuanto a la oración?

2 Animadoramente, su Palabra escrita promete: “No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo por oración y ruego junto con acción de gracias dense a conocer sus peticiones a Dios; y la paz de Dios que supera todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales por medio de Cristo Jesús.” (Filipenses 4:6, 7) No obstante, algunos quizás personalmente sientan incertidumbre en cuanto al asunto de la oración porque parece que muchas de sus oraciones no han recibido respuesta. ¿A qué se debe esto? Es importante que sepamos. En su Palabra, Dios dice claramente lo que es su voluntad en cuanto a la oración.

 LA MANERA DE ACERCARSE A DIOS EN ORACIÓN

3. ¿A quién deben dirigirse todas nuestras oraciones, y por qué?

3 La Biblia nos dice que “el que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que viene a ser remunerador de los que le buscan encarecidamente.” (Hebreos 11:6) Note que este texto bíblico dice que debemos ‘acercarnos a Dios.’ Como el Dios vivo y verdadero, Jehová quiere que le oremos a él, no a alguna otra persona. La oración es parte de nuestra adoración y por esta razón debe dirigirse solamente al Creador, Jehová. (Mateo 4:10) Jesucristo enseñó a sus seguidores a orar a su ‘Padre que está en los cielos.’ (Mateo 6:9) Jesús no les enseñó a orar a él, ni a su madre humana María, ni a ninguna otra persona. Jehová es todopoderoso, omnisciente, perfecto en justicia y amor. En vista de eso, ¿por qué deberíamos ir a cualquier otra persona de menos importancia? Además, el apóstol inspirado Pablo nos asegura que Dios “no está muy lejos de cada uno de nosotros,” si lo buscamos de la manera correcta.—Hechos 17:27.

4. Para que las oraciones sean aceptables a Dios, ¿en el nombre de quién deben ofrecerse? ¿Por qué?

4 Pero quizás usted diga: “¿Cómo podemos nosotros, como criaturas imperfectas con pecado heredado, orar a un Dios que es perfecto y justo?” Amorosamente, Jehová ha tomado esto en consideración y ha provisto un “ayudante” para que hable por nosotros en el cielo. Ese ayudante es “Jesucristo, uno que es justo.” (1 Juan 2:1, 2) Él dio su vida como rescate para la humanidad. Además, Jehová lo ha nombrado su Sumo Sacerdote. Jehová exige que reconozcamos el puesto de su Hijo en Su propósito y que ofrezcamos todas nuestras oraciones en su nombre. Es por eso que Jesús dijo a sus seguidores: “Nadie viene al Padre sino por mí.” (Juan 14:6) Jesús también dijo: “Si le piden alguna cosa al Padre se la dará en mi nombre.” (Juan 16:23) Para que nuestras oraciones sean aceptables a Dios,  entonces, tenemos que orar a Jehová Dios por medio de su Hijo, es decir, en el nombre de Jesús.

ORACIONES QUE AGRADAN A DIOS

5. (a) En vista de lo que dice 1 Pedro 3:12, ¿cómo debemos sinceramente tratar de vivir nuestra vida si queremos que nuestras oraciones sean oídas por Dios? (b) ¿Quién no debe esperar que Dios oiga sus oraciones por ayuda?

5 En 1 Pedro 3:12 leemos: “Los ojos de Jehová están sobre los justos, y sus oídos atentos a su ruego.” Así, si queremos que nuestras oraciones agraden a Dios, tenemos que ser sinceros al tratar de vivir nuestra vida en armonía con los principios justos de la Palabra de Dios. Si uno rechaza la Palabra de Dios y su voluntad no debe esperar que Dios conteste sus oraciones por ayuda en tiempo de dificultades. (Proverbios 15:29; 28:9) Por ejemplo, a los que no respetan lo sagrado de la vida, Dios dice: “Aunque hagan muchas oraciones, no estoy escuchando; sus mismísimas manos se han llenado de derramamiento de sangre.” (Isaías 1:15) En este “tiempo del fin” cuando la violencia, la inmoralidad, la falta de honradez, la adoración falsa y otros tipos de mala conducta se están haciendo cada vez más comunes, ciertamente es necesario que consideremos seriamente la manera en que vivimos nuestra vida diaria si queremos que nuestras oraciones sean oídas por Dios.—1 Juan 3:21, 22.

6. (a) Según las instrucciones de Jesús, ¿cuál debe ser el asunto de interés principal en nuestras oraciones? (b) ¿Cómo mostró Jesús que nuestras oraciones no deben ser solo por nosotros? ¿Por quiénes, pues, debemos orar?

6 Lo que pedimos en oración también tiene mucho que ver con determinar si Dios contestará nuestras oraciones o no. Jesús dio a sus discípulos una oración modelo para guiarlos en cuanto a la clase de oración que Dios acepta. (Mateo 6:9-13) Esta oración muestra que el nombre y los propósitos de Dios deben ser nuestro interés principal. Después, podemos pedir lo que necesitamos materialmente, perdón y liberación de tentación y del inicuo. Note, también, que Jesús nos enseña a orar al “Padre nuestro” para que ‘nos dé hoy nuestro pan’ y para que ‘nos perdone.’ Esto muestra  que, cuando ora, la persona no debe pensar solo en sí misma, ni en sus propios problemas y necesidades. En vez de eso, altruistamente debe ampliar sus oraciones e incluir a otros. Debemos incluir, no solo a nuestra propia familia y parientes, sino a otros que están esforzándose por agradar a Dios, y especialmente a los que se encaran a pruebas y dificultades en su servicio a Dios.—Santiago 5:16; Efesios 6:18-20.

7. (a) ¿Cuál es la razón principal por la cual muchas oraciones no reciben respuesta? (b) Para ofrecer oraciones aceptables, ¿qué debemos hacer primero?

7 El apóstol Juan escribe: “Esta es la confianza que tenemos para con él, que, no importa qué sea lo que pidamos conforme a su voluntad, él nos oye.” (1 Juan 5:14) Sí, toda parte de la vida del cristiano es asunto apropiado para oración. Pero lo importante es que lo que él solicite esté en armonía con la voluntad de Dios. Esta es una razón principal por la cual muchas oraciones no reciben respuesta. La persona no ha tratado primero de averiguar lo que es la voluntad de Dios. (Proverbios 3:5-7) De manera que, en vez de decidir lo que nosotros queremos hacer o tener, y orar a Dios acerca de ello, ¿no sería lo apropiado averiguar primero lo que Dios desea de nosotros, lo que es su voluntad para nosotros, y entonces formular nuestras oraciones de acuerdo con eso?—Santiago 4:3, 13-15.

8. (a) ¿Cómo podemos llegar a entender la voluntad de Dios? (b) ¿Nos dará Dios verdaderamente la sabiduría que necesitamos para guiar nuestro proceder en la vida?

8 Por nuestro estudio de la Palabra de Dios y por nuestra experiencia al servirle en asociación con otros cristianos verdaderos podemos llegar a entender su voluntad. (Romanos 12:2) El salmista oró: “Hazme entender, para que observe tu ley y para que la guarde con todo el corazón. Hazme pisar en el sendero de tus mandamientos, porque en él me he deleitado. Inclina mi corazón a tus recordatorios, y no a las ganancias.” (Salmo 119:34-36 [118:34-36, TA]) Si oramos a Dios con fe, él generosamente nos dará la sabiduría que necesitamos para enfrentarnos a los problemas de la  vida. (Santiago 1:5-8) Nos ayudará a saber y hacer lo que traerá honra a su propio gran nombre, y esto resultará también en nuestra propia felicidad.—Salmo 84:11, 12 [83:12, 13, TA].

MANERA APROPIADA DE ORAR

9. (a) Cuando oramos, ¿se exige alguna posición particular? (b) ¿Qué mostró Jesús acerca de la oración personal? (c) ¿Qué clase de oración condenó Jesús?

9 ¿Exige Dios que nos coloquemos en cierta posición particular cuando oramos o que vayamos a un edificio particular para orar? Su Palabra muestra que no. (Nehemías 8:6; * Daniel 6:10; Marcos 11:25; Juan 11:41) Jesús indicó que es bueno estar solo para hacer oración personal, yendo uno a su propio cuarto a orar. (Mateo 6:6) Y aunque Jesús mismo oró a veces en lugares públicos, fuertemente condenó el orar delante de otros solo para ser visto por ellos y para exhibir la “santidad” de uno. También mostró que Dios no aprueba el usar las mismas palabras vez tras vez en la oración. (Mateo 6:5, 7, 8) ¿A qué se debe esto?

10. (a) Explique por qué nuestras oraciones no deben leerse de un libro. (b) ¿Qué clase de lenguaje debemos usar cuando oramos?

10 Se debe a que lo que verdaderamente cuenta con Dios es lo que está en nuestro corazón. “Pues, en cuanto a Jehová, sus ojos están discurriendo por toda la tierra para mostrar su fuerza a favor de aquellos cuyo corazón es completo para con él.” (2 Crónicas 16:9) * ¿Cómo podrían nuestras oraciones expresar lo que está en nuestro corazón si simplemente leemos de un libro de oraciones? Por lo tanto, cuando oramos, debemos hacerlo desde el corazón, con humildad. “Dios se opone a los altivos, mas da bondad inmerecida a los humildes.” (Santiago 4:6) No tiene ningún valor el que usemos en nuestras oraciones lenguaje poco usual o altisonante. Más bien, debemos hablar a Dios como lo haríamos a un amigo íntimo y en quien confiamos, y como un hijo a su padre. Nuestra oración puede ser  hasta en silencio, en nuestro propio corazón. (1 Samuel 1:12, 13) * A veces quizás no hallemos precisamente las palabras exactas que queremos para expresar nuestros pensamientos a Dios. Pero podemos confiar en que Dios conoce nuestras necesidades y entiende nuestra oración sencilla.

APRECIANDO EL PRIVILEGIO DE ORAR

11. (a) ¿Debemos esperar hasta que necesitemos ayuda especial antes de orar a Dios? (b) ¿Por qué es apropiada la oración a la hora de las comidas?

11 En nuestra vida todos nos encontramos con ciertas ocasiones en que no hay ayuda humana disponible o en que la ayuda que ofrecen los hombres no es suficiente para nuestras necesidades. Entonces es solamente a Dios que tenemos que dirigirnos. No obstante, si amamos a Jehová y apreciamos el privilegio de orar ciertamente no esperaremos hasta que surjan esas ocasiones para hablarle. En vez de eso, con regularidad nos acercaremos a él, frecuentemente, con expresiones de gracias y alabanza, así como con nuestras peticiones y solicitudes. (Efesios 6:18; 1 Tesalonicenses 5:17, 18) Una familia saca gran provecho de orar, aun de la sencilla expresión de gracias a Dios a la hora de las comidas, siguiendo el ejemplo de Jesús.—Mateo 14:19.

12. Mencione algunos de los maravillosos beneficios de la oración.

12 Verdaderamente, la oración privada, la oración de familia y la oración de congregación traen beneficios maravillosos. El orar muestra un reconocimiento franco de que dependemos completamente de Dios para todo. Nos estrecha a los que son compañeros nuestros en la adoración. Nos trae la paz del Creador amoroso. Promueve el fluir del espíritu santo de Dios en nuestra vida. Nos ayuda a mirar al futuro con confianza. Es una dádiva de Dios y una que debemos apreciar y usar.

[Notas]

^ párr. 9 2 Esdras 8:6, TA.

^ párr. 10 1 Reyes 1:12, 13, TA.

[Preguntas del estudio]