Ir al contenido

Ir al índice

 NUESTRA VIDA CRISTIANA

Para hacer discípulos, es imprescindible predicar y enseñar

Para hacer discípulos, es imprescindible predicar y enseñar

Jesús mandó a sus seguidores que fueran e hicieran discípulos (Mt 28:19). Para obedecer ese mandato, hay que predicar y enseñar. De vez en cuando, todos debemos preguntarnos: “¿Cómo puedo mejorar en estos aspectos básicos de la obra de hacer discípulos?”.

LA PREDICACIÓN

En vez de esperar a que la gente se acerque a nosotros, debemos ser nosotros los que tomemos la iniciativa y busquemos a los merecedores (Mt 10:11). Al predicar, ¿aprovechamos las oportunidades que se nos presentan para hablar con quienes nos cruzamos “por casualidad”? (Hch 17:17). Lidia se hizo discípula gracias a que el apóstol Pablo predicó con empeño (Hch 16:13-15).

“Por la mañana siembra tu semilla, y hasta el atardecer no dejes descansar la mano” (Ec 11:6).

DESPUÉS DE VER EL VIDEO DECLAREMOS LAS BUENAS NUEVAS “SIN CESAR”: EN LA PREDICACIÓN INFORMAL Y DE CASA EN CASA, RESPONDA LAS SIGUIENTES PREGUNTAS:

  • ¿Cómo demostró Samuel que se esforzaba en todo momento por sembrar semillas de la verdad?

  • ¿Por qué debemos esforzarnos por participar en todas las formas de predicación?

  • ¿Con quiénes podría hablar del Reino mientras realizo mis actividades diarias?

LA ENSEÑANZA

Para hacer discípulos, no basta con distribuir publicaciones. A fin de que las personas progresen en sentido espiritual, tenemos que volver a visitarlas y darles clases de la Biblia (1Co 3:6-9). Pero ¿y si nuestros esfuerzos por enseñarle a alguien la verdad no producen mucho fruto? (Mt 13:19-22). Debemos seguir buscando a las personas que tienen un corazón excelente (Mt 13:23; Hch 13:48).

“Yo planté, Apolos regó, pero Dios siguió haciéndolo crecer” (1Co 3:6).

DESPUÉS DE VER EL VIDEO DECLAREMOS LAS BUENAS NUEVAS “SIN CESAR”: EN LA PREDICACIÓN PÚBLICA Y AL HACER DISCÍPULOS, RESPONDA LAS SIGUIENTES PREGUNTAS:

  • ¿Cómo regaron Solomon y Mary las semillas de la verdad que se plantaron en el corazón de Ezequiel y Abigail?

  • ¿Cuál debe ser nuestro objetivo al participar en todas las facetas del ministerio, incluso en la predicación pública?

  • ¿Qué tendremos que hacer a veces para que nuestro objetivo siga siendo enseñar la verdad?