Carta de Santiago 2:1-26

2  Hermanos míos, ustedes no están aferrándose a la fe de nuestro glorioso Señor Jesucristo y, al mismo tiempo, mostrando favoritismo, ¿verdad?+  Si un hombre con anillos de oro en los dedos y ropa espléndida va a una de sus reuniones y también va un pobre con ropa sucia,  ¿miran con buenos ojos al que lleva la ropa espléndida y le dicen “Siéntate aquí en un buen lugar”, pero al pobre le dicen “Quédate de pie” o “Siéntate allá junto al banquillo para mis pies”?+  Si hacen eso, ¿acaso no están haciendo distinción de clases entre ustedes+ y se han convertido en jueces que dictan fallos malvados?+  Escuchen, mis queridos hermanos. ¿No escogió Dios a los que son pobres desde el punto de vista del mundo para que fueran ricos en fe+ y herederos del Reino que él prometió a los que lo aman?+  Sin embargo, ustedes han despreciado a los pobres. ¿No son los ricos quienes los oprimen a ustedes+ y los arrastran ante los tribunales?  ¿No blasfeman ellos contra el buen nombre por el que ustedes fueron llamados?  Por eso, si ustedes cumplen la ley real* según el pasaje de las Escrituras que dice “Ama a tu prójimo como te amas a ti mismo”,+ hacen muy bien.  Pero, si siguen mostrando favoritismo,+ están cometiendo un pecado y la ley los condena* como transgresores.+ 10  Porque, si alguien obedece toda la Ley pero da un paso en falso en un solo punto, es culpable de violar la Ley entera.+ 11  Porque el que dijo “No cometas adulterio”+ también dijo “No asesines”.+ Ahora bien, si no cometes adulterio pero asesinas, eres culpable de violar* la ley. 12  Sigan hablando y comportándose como lo hacen los que van a ser juzgados por la ley de un pueblo libre.*+ 13  Porque el que no muestra misericordia tendrá un juicio sin misericordia.+ La misericordia triunfa sobre el juicio. 14  Hermanos míos, ¿de qué sirve que alguien diga que tiene fe si no tiene obras?+ Esa fe no puede salvarlo, ¿verdad?+ 15  Si un hermano o una hermana necesita ropa* y no tiene suficiente comida para el día 16  y, aun así, alguno de ustedes le dice “Vete en paz, mantente caliente y come bien”, pero no le da lo que necesita para su cuerpo, ¿de qué sirve?+ 17  Del mismo modo, la fe por sí sola, sin obras, está muerta.+ 18  Sin embargo, alguien dirá: “Tú tienes fe y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin las obras y yo te mostraré mi fe por medio de mis obras”. 19  Tú crees que hay un solo Dios, ¿verdad? Haces muy bien. Pero hasta los demonios creen y se estremecen.+ 20  Oh, hombre vacío, ¿no te das cuenta de que la fe sin obras no sirve de nada? 21  ¿No fue declarado justo por sus obras nuestro padre Abrahán después de ofrecer a su hijo Isaac en el altar?+ 22  Ya ves que su fe actuó junto con sus obras y que su fe fue perfeccionada por sus obras.+ 23  Así se cumplió el pasaje de las Escrituras que dice: “Abrahán puso su fe en Jehová* y fue considerado justo”.*+ Y él fue llamado amigo de Jehová.*+ 24  Ya ven ustedes que el hombre llega a ser declarado justo por sus obras y no solo por su fe. 25  De la misma manera, ¿no fue declarada justa por sus obras Rahab la prostituta después de recibir hospitalariamente a los mensajeros y de enviarlos por otro camino?+ 26  Así es, igual que el cuerpo sin espíritu* está muerto,+ la fe sin obras está muerta.+

Notas

O “del rey”, “regia”.
O “censura”.
O “transgredir”.
Lit. “la ley de la libertad”.
Lit. “está desnudo”.
O “y le fue contado como justicia”.
O “aliento”.

Notas de estudio

Multimedia