Salmos 64:1-10

Al director. Salmo de David. 64  Oh, Dios, oye la voz de mi súplica.+ Protege mi vida de los aterradores ataques del enemigo.   Resguárdame de las conspiraciones secretas de los malvados,+de la multitud de delincuentes.   Ellos afilan su lengua como una espada;apuntan sus crueles palabras como flechas   para disparar al inocente desde sus escondites;le disparan de repente, sin temor.   Se aferran a sus malas intenciones;*planean juntos cómo disimular sus trampas. Dicen: “¿Quién las va a ver?”.+   Investigan nuevas formas de hacer el mal;traman a escondidas sus astutas estrategias;+es imposible descubrir lo que cada uno de ellos piensa en su corazón.   Pero Dios va a disparar contra ellos;+de repente los herirá una flecha.   Su propia lengua los hará caer;+todos los que estén mirando menearán la cabeza con desprecio.   Entonces, todos los hombres se asustarán,proclamarán lo que Dios ha hechoy comprenderán su actuación.+ 10  El justo hará de Jehová su alegría y se refugiará en él;+todos los de corazón recto estarán radiantes.*

Notas

O “Se animan mutuamente a hacer el mal”.
O “presumirán”.

Notas de estudio

Multimedia