Las Buenas Noticias según Mateo 13:1-58

13  Aquel día, Jesús salió de la casa y se sentó a la orilla del mar.  Y las multitudes que llegaron eran tan grandes que él se subió a una barca y se sentó, mientras toda la multitud estaba de pie en la playa.+  Entonces les enseñó muchas cosas usando comparaciones.+ Les dijo: “¡Escuchen! Un sembrador salió a sembrar.+  Y, al ir sembrando, algunas semillas cayeron junto al camino, y vinieron las aves y se las comieron.+  Otras cayeron en terreno rocoso, donde había poca tierra, y brotaron enseguida porque la tierra no tenía profundidad.+  Pero, cuando salió el sol, las plantas se quemaron y, como no tenían raíces profundas, se marchitaron.  Otras cayeron entre espinos, y los espinos crecieron y las ahogaron.+  Y otras cayeron en la tierra buena* y empezaron a dar fruto: unas dieron 100 veces más de lo que se había sembrado; otras 60, y otras 30.+  El que tenga oídos, que escuche con atención”.+ 10  De modo que los discípulos se acercaron y le preguntaron: “¿Por qué les hablas usando comparaciones?”.+ 11  Él les respondió: “A ustedes se les concede entender los secretos sagrados+ del Reino de los cielos, pero a ellos no. 12  Porque al que tiene se le dará más, y tendrá en abundancia; pero al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene.+ 13  Por eso les hablo a ellos usando comparaciones, porque, aunque ven, en realidad no ven y, aunque oyen, en realidad no oyen ni tampoco comprenden nada.+ 14  En ellos se cumple esta profecía de Isaías: ‘Ustedes van a oír, pero jamás van a comprender. Van a mirar, pero jamás van a ver.+ 15  Porque el corazón de este pueblo se ha hecho insensible.* Se han tapado los oídos* y han cerrado los ojos, para que nunca vean con los ojos ni oigan con los oídos ni comprendan con el corazón ni regresen a Dios* y yo los sane’+. 16  ”Sin embargo, felices los ojos de ustedes, que ven, y sus oídos, que oyen.+ 17  Porque les aseguro que muchos profetas y personas justas desearon ver las cosas que ustedes están observando, pero no las vieron,+ y oír las cosas que ustedes están oyendo, pero no las oyeron. 18  ”Así que ahora escuchen lo que significa el ejemplo del sembrador.+ 19  Cuando alguien oye la palabra* del Reino pero no la comprende, el Maligno+ viene y arranca lo que se sembró en su corazón. Esta es la semilla que se sembró junto al camino.+ 20  La semilla que se sembró en terreno rocoso es el que oye la palabra y enseguida la acepta con alegría.*+ 21  Pero no tiene raíces profundas en su interior y solo sigue adelante por un tiempo. Cuando surgen dificultades o persecución por causa de la palabra, enseguida tropieza.* 22  La semilla que se sembró entre los espinos es el que oye la palabra pero deja que las preocupaciones* de este sistema+ y el poder engañoso* de las riquezas la ahoguen, y por eso la palabra* no da fruto.+ 23  Y la semilla que se sembró en la tierra buena son los que oyen la palabra y comprenden su significado. Estos sí dan fruto. Unos producen 100 veces más; otros 60, y otros 30”.+ 24  Entonces les puso esta otra comparación: “El Reino de los cielos puede compararse a un hombre que sembró en su campo buena semilla.+ 25  Mientras los hombres dormían, vino su enemigo, sembró mala hierba entre el trigo y se fue. 26  Cuando los tallos brotaron y aparecieron las espigas, también apareció la mala hierba. 27  Así que los esclavos del señor de la casa vinieron y le dijeron: ‘Amo, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? Entonces, ¿por qué hay mala hierba?’. 28  Él les dijo: ‘Esto lo hizo un hombre, un enemigo’.+ Los esclavos le preguntaron: ‘¿Quieres que vayamos y la arranquemos?’. 29  Él les respondió: ‘No, no sea que al arrancar la mala hierba arranquen también el trigo. 30  Dejen que crezcan juntos hasta la cosecha, y en la temporada de la cosecha les diré a los cosechadores que primero arranquen la mala hierba y la aten en manojos para quemarla y que luego recojan el trigo y lo guarden en mi granero’”.+ 31  También les puso esta otra comparación: “El Reino de los cielos es como un grano de mostaza que un hombre tomó y sembró en su campo.+ 32  Esta semilla es, sin duda, la más pequeña de todas las semillas, pero cuando crece es la más grande de todas las plantas de huerto y se convierte en un árbol, y así las aves del cielo vienen a refugiarse entre sus ramas”. 33  Y les planteó otra comparación más: “El Reino de los cielos es como la levadura que una mujer tomó y mezcló con tres grandes medidas de harina. Al final, toda la masa fermentó”.+ 34  Jesús les dijo todas estas cosas a las multitudes usando comparaciones.* De hecho, nunca les hablaba sin utilizar alguna comparación.+ 35  Así se cumplió lo que se había anunciado por medio del profeta, que dijo: “Abriré mi boca usando comparaciones; proclamaré cosas que han estado escondidas desde la fundación”.+ 36  Luego, después de despedir a las multitudes, entró en la casa. Sus discípulos se le acercaron y le dijeron: “Explícanos el ejemplo de la mala hierba en el campo”. 37  En respuesta, él explicó: “El sembrador de la buena semilla es el Hijo del Hombre. 38  El campo es el mundo.+ La buena semilla son los hijos del Reino. La mala hierba son los hijos del Maligno+ 39  y el enemigo que la sembró es el Diablo. La cosecha es la conclusión* de un sistema y los cosechadores son los ángeles. 40  De manera que, así como se arranca la mala hierba y se quema en el fuego, así pasará en la conclusión* del sistema.+ 41  El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y ellos sacarán de su Reino todas las cosas que llevan al pecado* y a las personas que violan la ley, 42  y las arrojarán en el horno de fuego.+ Ahí es donde llorarán y apretarán los dientes. 43  En ese tiempo, los justos brillarán en el Reino de su Padre tanto como el sol.+ El que tenga oídos, que escuche con atención. 44  ”El Reino de los cielos es como un tesoro que estaba escondido en un campo y que un hombre encontró. El hombre lo volvió a esconder y, de la alegría que le dio, fue y vendió todo lo que tenía y compró ese campo.+ 45  ”El Reino de los cielos también es como un comerciante viajero que buscaba perlas finas. 46  Al encontrar una perla muy valiosa, se fue y enseguida vendió todas las cosas que tenía y la compró.+ 47  ”El Reino de los cielos también es como una red de pesca* que bajaron al mar y recogió peces de todo tipo. 48  Cuando se llenó, la arrastraron hasta la playa, se sentaron y pusieron los peces buenos+ en recipientes, pero los que no servían+ los desecharon. 49  Eso es lo que pasará en la conclusión* del sistema.+ Los ángeles saldrán, separarán a los malvados de los justos 50  y los echarán en el horno de fuego. Ahí es donde llorarán y apretarán los dientes. 51  ”¿Comprendieron ustedes el sentido de todo esto?”. Ellos le contestaron: “Sí”. 52  Entonces les dijo: “En ese caso, sepan esto: todo maestro que ha sido instruido acerca del Reino de los cielos es como un hombre, el señor de la casa, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas”. 53  Después de ponerles estas comparaciones, Jesús se fue de allí. 54  Cuando llegó a su tierra,+ se puso a enseñar en la sinagoga de ellos, y dejó a la gente impactada. Decían: “¿Dónde consiguió este hombre esta sabiduría y el poder para hacer estos milagros?*+ 55  ¿No es el hijo del carpintero?+ ¿No es su madre la que se llama María? ¿Y no son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?+ 56  Y sus hermanas, ¿no viven todas aquí con nosotros? Entonces, ¿dónde consiguió él todas estas cosas?”.+ 57  Y esto se convirtió en un obstáculo para que creyeran en él.+ Pero Jesús les dijo: “Al profeta se le honra en todos lados menos en su propia tierra y en su propia casa”.+ 58  Y, por la falta de fe de ellos, él no hizo muchos milagros* allí.

Notas

O “excelente”.
Lit. “ha sido engrosado (recubierto de grasa)”.
O “Sus oídos han oído sin hacer caso”.
O “ni se vuelvan”.
O “el mensaje”.
O “gozo”.
O “abandona la fe”.
O “la inquietud”.
O “la seducción (los encantos falsos)”.
O quizás “él”, es decir, “el que oye la palabra”.
O “parábolas”, “ilustraciones”.
O “parte final”.
O “parte final”.
O “que hacen tropezar”.
O “red barredera”.
O “parte final”.
O “estas obras poderosas”.
O “muchas obras poderosas”.

Notas de estudio

se sentó. Era lo que acostumbraban hacer los maestros judíos (Mt 5:1, 2).

en la playa. En la costa del mar de Galilea cerca de Capernaúm, hay un sitio que forma un anfiteatro natural. La buena acústica del lugar habría permitido que una gran multitud oyera hablar a Jesús desde una barca.

¡miren! Traducción del término griego idóu, que se suele usar para llamar la atención sobre lo que viene a continuación y así animar al lector a visualizar la escena o fijarse en un detalle de la narración. También se usa para dar énfasis o para introducir algo nuevo o sorprendente. En esta edición, estos términos se han traducido literalmente en algunos lugares, pero a menudo se han usado otros términos y técnicas que crean el mismo efecto. En las Escrituras Griegas Cristianas, el término aparece sobre todo en los libros de Mateo, Lucas y Apocalipsis. En las Escrituras Hebreas, también se usa con frecuencia el término hebreo equivalente.

comparaciones. O “parábolas”, “ilustraciones”. La palabra griega parabolḗ significa literalmente ‘colocación al lado de’ o ‘colocación junto a’. Puede referirse a una parábola, un proverbio o una comparación. Jesús a menudo explicaba una cosa “colocándola al lado” de otra, es decir, comparándola a otra parecida (Mr 4:30). Sus comparaciones eran breves y por lo general eran relatos ficticios de los que se podía sacar una enseñanza espiritual o moral.

¡Escuchen! Ver la nota de estudio de ¡miren! en Mt 1:20.

terreno rocoso. No se refiere a un terreno con rocas, sino a un lecho de roca con poca tierra encima. De hecho, el relato paralelo de Lu 8:6 dice que algunas semillas cayeron “sobre roca”. Este tipo de terrenos no permite que las raíces se hundan lo suficiente para obtener agua.

entre espinos. Es obvio que Jesús no se refería a arbustos de espinos ya crecidos, sino a malas hierbas que todavía no se habían arrancado del terreno arado. Estas crecían y ahogaban las semillas recién plantadas.

Reino de los cielos. Esta expresión aparece unas 30 veces, y solo en el Evangelio de Mateo. En los Evangelios de Marcos y Lucas se utiliza de manera equivalente la frase “el Reino de Dios”; esto ayuda a comprender que el Reino de Dios está ubicado en los cielos espirituales y gobierna desde allí (Mt 21:43; Mr 1:15; Lu 4:43; Da 2:44; 2Ti 4:18).

secretos sagrados. La palabra griega mystḗrion se traduce como “secreto sagrado” 25 veces en la Traducción del Nuevo Mundo. Esta expresión, que aquí aparece en plural, se refiere a aspectos del propósito de Dios que él no revela hasta que decide hacerlo. Cuando lo hace, los revela por completo, pero solo a quienes él elige (Col 1:25, 26). A partir de ese momento, los secretos sagrados de Dios se dan a conocer al mayor número de personas posible. Por eso la Biblia usa la expresión “el secreto sagrado” junto con términos como declarar, dar a conocer, predicar, anunciar, revelar o revelación (1Co 2:1; Ef 1:9; 3:3; Col 1:25, 26; 4:3). El principal aspecto del “secreto sagrado de Dios” es identificar a Jesús como la “descendencia” prometida, es decir, el Mesías o Cristo (Col 2:2; Gé 3:15). Sin embargo, este secreto sagrado tiene muchas facetas, entre ellas el papel que se le asignó a Jesús en el propósito de Dios (Col 4:3). Como Jesús mostró en esta ocasión, “los secretos sagrados” están relacionados con el Reino de los cielos, o el “Reino de Dios”, un gobierno celestial en el que Jesús es el Rey (Mr 4:11; Lu 8:10; ver la nota de estudio de Mt 3:2). Las Escrituras Griegas Cristianas usan el término mystḗrion de forma diferente a como lo hacían las antiguas religiones mistéricas. Estas religiones a menudo se basaban en ritos de fertilidad muy comunes en el siglo primero de nuestra era. Prometían que mediante ritos místicos sus fieles recibirían inmortalidad y revelaciones directas, y se comunicarían con los dioses. Estas enseñanzas y ritos obviamente no se basaban en la verdad. Los iniciados juraban mantenerlos en secreto y así los envolvían en un velo de misterio. Esto está en claro contraste con la proclamación a los cuatro vientos de los secretos sagrados del cristianismo. En la Traducción del Nuevo Mundo, cuando este término se usa relacionado con la religión falsa, se traduce como “misterio”. Para saber más sobre los casos en los que este término se traduce como “misterio”, ver las notas de estudio de 2Te 2:7; Ap 17:5, 7.

les aseguro. El término griego amḗn —transliteración de la palabra hebrea ʼamén— significa ‘así sea’ o ‘seguro’. Jesús lo dijo con frecuencia para introducir una declaración, una promesa o una profecía; así destacaba que lo que decía era totalmente cierto y confiable. Se dice que en la literatura sagrada nadie ha usado esta expresión como lo hizo Jesús. Cuando la palabra aparece dos veces seguidas (amḗn amḗn), la expresión de Jesús se traduce como “de verdad les aseguro”. Este es el caso en todo el Evangelio de Juan. Ver la nota de estudio de Jn 1:51.

les aseguro. Ver la nota de estudio de Mt 5:18.

sistema. La palabra griega aiṓn, que tiene el significado básico de ‘edad’, puede referirse a la situación mundial o a las características que distinguen un tiempo, una época o una era en particular. Aquí el término se asocia con las preocupaciones y los problemas que caracterizan la vida en el sistema actual. Ver glosario.

sembró mala hierba entre el trigo. Este acto hostil no era desconocido en el antiguo Oriente Medio.

mala hierba. Por lo general se cree que se refiere a la cizaña (Lolium temulentum), una especie venenosa de la familia de las gramíneas. Se parece mucho al trigo cuando este está creciendo, antes de madurar.

Los esclavos le preguntaron. Aunque unos pocos manuscritos dicen “Ellos le preguntaron”, la traducción de esta edición cuenta con el respaldo de más manuscritos antiguos.

arranquen también el trigo. Las raíces de la mala hierba y el trigo podían estar entrelazadas. Así que, aunque la mala hierba fuera reconocible, al arrancarla, podía arrancarse también el trigo.

mala hierba. Por lo general se cree que se refiere a la cizaña (Lolium temulentum), una especie venenosa de la familia de las gramíneas. Se parece mucho al trigo cuando este está creciendo, antes de madurar.

arranquen la mala hierba. Cuando la cizaña (ver la nota de estudio de Mt 13:25) madura, es más fácil distinguirla del trigo.

grano de mostaza. En Israel crecen silvestres varios tipos de plantas de mostaza. La variedad más cultivada es la mostaza negra (Brassica nigra). Aunque la semilla de mostaza es relativamente pequeña —entre 1 y 1,6 mm (0,039 y 0,063 in) de diámetro y 1 mg (0,000035 oz) de peso—, crece hasta parecer un árbol. Algunas variedades pueden alcanzar los 4,5 m (15 ft) de altura.

la más pequeña de todas las semillas. En antiguos escritos judíos se usaba la semilla de mostaza para referirse metafóricamente al tamaño más pequeño posible. Aunque hoy se conocen semillas de menor tamaño, parece que en tiempos de Jesús era la más pequeña que recogían y sembraban los agricultores galileos.

levadura. En la Biblia esta palabra a menudo simboliza corrupción y pecado; aquí se refiere a enseñanzas corruptas (Mt 16:12; 1Co 5:6-8). Comparar con la nota de estudio de Mt 13:33.

levadura. Aquí se refiere a una porción de masa ya fermentada que se ha guardado para mezclar con otra masa y hacerla crecer. Jesús estaba hablando del proceso habitual para elaborar el pan. Aunque en la Biblia la levadura a menudo representa el pecado y la corrupción (ver la nota de estudio de Mt 16:6), no siempre tiene un sentido negativo (Le 7:11-15). En este caso la fermentación parece describir cómo se extiende algo bueno.

grandes medidas. La palabra griega usada aquí (sáton) equivale al término hebreo para la medida de sea. Un sea equivalía a 7,33 L (6,66 dry qt). Ver la nota de Gé 18:6, el glosario, sea, y el apén. B14.

para que se cumpliera lo que Jehová había dicho por medio de su profeta. Esta expresión y otras similares se usan muchas veces en el Evangelio de Mateo, por lo visto para dejarles claro a los lectores judíos que Jesús era el Mesías prometido (Mt 2:15, 23; 4:14; 8:17; 12:17; 13:35; 21:4; 26:56; 27:9).

fundación del mundo. La palabra griega que aquí se traduce como “fundación” aparece en Heb 11:11 junto a “descendencia” y se traduce como “concebir”. La expresión fundación del mundo parece referirse a la concepción y nacimiento de los hijos de Adán y Eva. Jesús relaciona esta “fundación del mundo” con Abel, aparentemente el primer ser humano que podía ser redimido y que tenía su nombre escrito en el rollo de la vida desde “la fundación del mundo” (Lu 11:50, 51; Ap 17:8).

se cumplió lo que se había anunciado por medio del profeta. Cita de Sl 78:2, donde el salmista (aquí llamado “profeta”) narró con lenguaje metafórico gran parte de la historia de la relación de Dios con la nación de Israel. Del mismo modo, Jesús usó muchas comparaciones y lenguaje metafórico para enseñar a sus discípulos y a las multitudes que lo seguían. Ver la nota de estudio de Mt 1:22.

desde la fundación. O quizás “desde la fundación del mundo”. En algunos manuscritos antiguos aparece la versión más larga de la frase porque añaden la palabra griega para “mundo” (comparar con la nota de estudio de Mt 25:34). En otros manuscritos antiguos aparece la frase más corta usada aquí en el texto principal.

Hijo del Hombre. O “Hijo de un Ser Humano”. La frase aparece unas 80 veces en los Evangelios y Jesús la usó para referirse a sí mismo. Se ve que así resaltaba el hecho de que era de verdad un ser humano, nacido de una mujer, y que era un humano equivalente a Adán. Por esa razón tenía la facultad de rescatar a la humanidad del pecado y la muerte (Ro 5:12, 14-15). Esta expresión también identificaba a Jesús como el Mesías o el Cristo (Da 7:13, 14). Ver glosario.

Hijo del Hombre. Ver la nota de estudio de Mt 8:20.

mundo. Se refiere a la humanidad.

conclusión. Traducción de la palabra griega syntéleia, que significa ‘fin conjunto’ o ‘fin en combinación’ (Mt 13:39, 40, 49; 28:20; Heb 9:26). Se refiere al periodo de tiempo en el que una combinación de acontecimientos llevaría al “fin” definitivo que se menciona en Mt 24:6, 14. Allí se usa una palabra griega diferente, télos. Ver las notas de estudio de Mt 24:6, 14 y el glosario, conclusión del sistema.

sistema. La palabra griega aiṓn, que tiene el significado básico de ‘edad’, puede referirse a la situación mundial o a las características que distinguen un tiempo, una época o una era en particular. Aquí el término se asocia con las preocupaciones y los problemas que caracterizan la vida en el sistema actual. Ver glosario.

del sistema. O “de la era”. Aquí la palabra griega aiṓn se refiere a la situación mundial o a las características que distinguen un tiempo, una época o una era en particular. Ver glosario, sistema(s).

la conclusión. La palabra griega syntéleia, aquí traducida como “conclusión”, también aparece en Mt 13:40, 49; 24:3; 28:20; Heb 9:26. Ver la nota de estudio de Mt 24:3 y el glosario, conclusión del sistema.

un sistema. O “una era”. Ver las notas de estudio de Mt 13:22; 24:3 y el glosario, conclusión del sistema y sistema(s).

maldad. La palabra griega traducida aquí “maldad” transmite la idea de violar y despreciar las leyes, de actuar como si no hubiera ley. En la Biblia, indica desprecio por las leyes de Dios (Mt 7:23; 2Co 6:14; 2Te 2:3-7; 1Jn 3:4).

que violan la ley. Ver la nota de estudio de Mt 24:12.

apretarán los dientes. O “harán rechinar los dientes”. Este gesto puede dar la idea de rabia, desesperación y furia, y quizá ir acompañado de palabras amargas y acciones violentas.

apretarán los dientes. Ver la nota de estudio de Mt 8:12.

todo. Aunque un manuscrito antiguo omite en este versículo la palabra griega pánta (que significa ‘todo’), la traducción de esta edición tiene el respaldo de otros manuscritos antiguos y posteriores.

perla. En tiempos bíblicos, se extraían perlas finas del mar Rojo, el golfo Pérsico y el océano Índico. Esto explica por qué Jesús habló de un comerciante que viajó e hizo muchos esfuerzos para encontrar una perla tan valiosa.

que no servían. Puede que se refiriera a peces sin aletas ni escamas, que según la Ley mosaica eran impuros y no estaba permitido comerlos. También es posible que se refiriera a otros peces que caían en las redes pero que no eran comestibles (Le 11:9-12; Dt 14:9, 10).

la conclusión. La palabra griega syntéleia, aquí traducida como “conclusión”, también aparece en Mt 13:40, 49; 24:3; 28:20; Heb 9:26. Ver la nota de estudio de Mt 24:3 y el glosario, conclusión del sistema.

un sistema. O “una era”. Ver las notas de estudio de Mt 13:22; 24:3 y el glosario, conclusión del sistema y sistema(s).

conclusión. Traducción de la palabra griega syntéleia, que significa ‘fin conjunto’ o ‘fin en combinación’ (Mt 13:39, 40, 49; 28:20; Heb 9:26). Se refiere al periodo de tiempo en el que una combinación de acontecimientos llevaría al “fin” definitivo que se menciona en Mt 24:6, 14. Allí se usa una palabra griega diferente, télos. Ver las notas de estudio de Mt 24:6, 14 y el glosario, conclusión del sistema.

del sistema. O “de la era”. Aquí la palabra griega aiṓn se refiere a la situación mundial o a las características que distinguen un tiempo, una época o una era en particular. Ver glosario, sistema(s).

conclusión del sistema. Ver las notas de estudio de Mt 13:39; 24:3 y el glosario, conclusión del sistema y sistema(s).

maestro. O “instructor público”, “persona instruida”. La palabra griega grammatéus se traduce como “escriba” cuando se refiere a un miembro del grupo de maestros judíos que eran expertos en la Ley. Pero en este caso se refiere a los discípulos de Jesús que habían sido instruidos para enseñar a otros.

su tierra. Lit. “el lugar de su padre”, es decir, la ciudad donde creció, Nazaret, de donde provenía su familia cercana.

hijo del carpintero. La palabra griega téktōn, que se traduce como “carpintero”, es un término abarcador que puede referirse tanto a un artesano como a un constructor. Cuando se aplica a alguien que trabaja la madera, puede referirse a alguien que se dedica a la construcción, a la fabricación de muebles o a la elaboración de otros artículos de madera. Según Justino Mártir, que vivió en el siglo segundo de nuestra era, Jesús trabajó “como un carpintero” que “hacía obras de este oficio, arados y yugos, mientras estaba entre los hombres”. Algunas de las primeras traducciones bíblicas a idiomas antiguos también dan esta idea de alguien que trabajaba la madera. A Jesús lo llamaban “el hijo del carpintero” y “el carpintero” (Mr 6:3). Parece que Jesús aprendió el oficio de carpintero de su padre adoptivo, José. Este aprendizaje solía empezar cuando el joven tenía entre 12 y 15 años, y duraba muchos años.

hermanos. En la Biblia se puede usar el término griego adelfós para referirse a un vínculo espiritual. Pero aquí se aplica a los medio hermanos de Jesús, los hijos más jóvenes de José y María. Algunos que creen que María se mantuvo virgen después del nacimiento de Jesús afirman que aquí esta palabra se refiere a primos. Sin embargo, las Escrituras Griegas Cristianas usan un término específico para “primo” en Col 4:10 (en griego, anepsiós) y otro para “el hijo de la hermana de Pablo” en Hch 23:16. Además, en Lu 21:16 se usan las formas en plural de los términos griegos adelfós y sygguenḗs (traducidas como “hermanos” y “parientes”). Estos ejemplos demuestran que en las Escrituras Griegas Cristianas se usan términos precisos y no indiscriminados para establecer las relaciones de parentesco.

Santiago. Este medio hermano de Jesús parece ser el mismo que se menciona en Hch 12:17 (ver la nota de estudio) y en Gál 1:19, y que escribió el libro bíblico que lleva ese nombre (Snt 1:1).

Judas. Este medio hermano de Jesús parece ser el Judas (en griego, Ióudas) que escribió el libro bíblico que lleva ese nombre (Jud 1).

te está haciendo tropezar. En las Escrituras Griegas Cristianas, la palabra griega skandalízō significa ‘tropezar’ en sentido figurado. Esto puede incluir tanto caer en el pecado como hacer que otros pequen. En este contexto, también se puede traducir como “te está haciendo pecar” o “se está convirtiendo en una trampa para ti”. En el uso bíblico, el pecado puede ser violar una de las leyes de Dios sobre la moralidad, perder la fe o aceptar enseñanzas falsas. La palabra griega también puede tener el sentido de ‘ofenderse’ o ‘escandalizarse’. Ver las notas de estudio de Mt 13:57; 18:7.

esto se convirtió en un obstáculo para que creyeran en él. O “empezaron a tropezar por causa de él”. En este contexto, la palabra griega skandalízō se refiere a tropezar en sentido figurado. Así que esta oración podría traducirse como “se sintieron ofendidos por él”, o también como “se negaron a creer en él”. En otros contextos, la palabra original griega incluye la idea de caer en el pecado o hacer que alguien caiga en el pecado. Ver la nota de estudio de Mt 5:29.

no pudo hacer allí ningún milagro. O “no pudo hacer allí ninguna obra poderosa”. Jesús no pudo hacer muchos milagros en esta ocasión. No fue porque le faltara poder, sino porque las circunstancias no lo justificaban, pues la gente de Nazaret no tenía fe (Mt 13:58). No había razón para desperdiciar el poder divino en personas escépticas que no eran receptivas. Comparar con Mt 10:14; Lu 16:29-31.

él no hizo muchos milagros allí. Jesús no realizó muchos milagros en Nazaret. No fue porque le faltara poder, sino porque las circunstancias no lo justificaban. La gente de Nazaret no tenía fe (ver la nota de estudio de Mr 6:5). No había razón para desperdiciar el poder divino en personas escépticas que no eran receptivas. Comparar con Mt 10:14; Lu 16:29-31.

Multimedia

Mar de Galilea, cerca de Capernaúm
Mar de Galilea, cerca de Capernaúm

El nivel del agua y la topografía del mar de Galilea han cambiado mucho con el paso de los siglos desde los tiempos de Jesús. Pero es posible que fuera en esta zona donde Jesús habló a las multitudes desde una barca. Aquí su voz habría podido amplificarse al rebotar en la superficie del agua.

La siembra
La siembra

En tiempos bíblicos había varias formas de sembrar. Algunos llevaban las semillas en una bolsa que colgaba de una cuerda que pasaba por encima del hombro y alrededor de la cintura. Otros las llevaban en un pliegue de la ropa que usaban como si fuera una bolsa. Las esparcían a mano lanzándolas con movimientos amplios del brazo. Como los campos estaban atravesados por caminos de tierra compactada, los agricultores tenían que asegurarse de que la semilla cayera en tierra buena. Y, para evitar que se la comieran los pájaros, la cubrían lo más pronto posible.

Restos de antiguos graneros en Masada
Restos de antiguos graneros en Masada

Había graneros por todo Israel y se usaban para guardar cereales trillados. Algunos de estos depósitos puede que también se usaran para guardar aceite, vino o incluso piedras o metales preciosos.

Cosechadores
Cosechadores

En tiempos bíblicos, los cereales se cosechaban a veces arrancando los tallos del suelo. Pero lo más habitual era cortar los tallos con una hoz (Dt 16:9; Mr 4:29). La cosecha solía ser un trabajo en equipo, en el que varios grupos de cosechadores recogían el grano maduro de un campo (Rut 2:3; 2Re 4:18). Varios escritores bíblicos, como el rey Salomón, el profeta Oseas y el apóstol Pablo, usaron este trabajo para enseñar verdades importantes (Pr 22:8; Os 8:7; Gál 6:7-9). El propio Jesús usó esta labor tan conocida para explicar el papel de sus seguidores y de los ángeles en la obra de hacer discípulos (Mt 13:24-30, 39; Jn 4:35-38).

Grano de mostaza
Grano de mostaza

De los diversos tipos de semillas que recogían y sembraban los agricultores galileos, parece que la semilla de mostaza era la más pequeña. En antiguos escritos judíos se usaba esta semilla para referirse al tamaño más pequeño posible.

Pescadores recogiendo una red de arrastre
Pescadores recogiendo una red de arrastre

En los días de Jesús, las redes de arrastre parece que estaban hechas de fibras de lino. Según algunas fuentes, una red de arrastre podía medir hasta 300 m (unos 1.000 ft) de largo y tenía plomos en el borde inferior y flotadores en el superior. Los pescadores la echaban al agua desde una barca. A veces acercaban a la playa las largas cuerdas atadas en sus extremos, desde donde varios hombres tiraban de ellas para arrastrar poco a poco la red hasta la orilla. La red se llevaba todo lo que encontraba a su paso.