Juan 1:1-51

1  En el principio la Palabra existía,*+ la Palabra estaba con Dios+ y la Palabra era un dios.+  Él estaba en el principio con Dios.+  Todas las cosas llegaron a existir por medio de él,+ y sin él no llegó a existir ni siquiera una sola cosa. Lo que ha venido a existir  mediante él fue la vida, y la vida era la luz de los seres humanos.*+  La luz brilla en medio de la oscuridad,+ pero la oscuridad no la ha podido vencer.  Vino un hombre enviado como representante de Dios. Se llamaba Juan.+  Este hombre vino como testigo, para dar testimonio acerca de la luz,+ para que gracias a él personas de todo tipo creyeran.  Juan no era aquella luz,+ sino que vino a dar testimonio acerca de aquella luz.+  La luz verdadera que alumbra a todo tipo de personas estaba a punto de venir al mundo.+ 10  En realidad, él ya estaba en el mundo,+ y el mundo llegó a existir por medio de él,+ pero el mundo no lo conoció.* 11  Vino a su propia casa, pero su gente no lo aceptó.+ 12  Ahora bien, a todos los que sí lo recibieron les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios,+ porque demostraban fe en su nombre.+ 13  Y ellos no nacieron de sangre ni por voluntad humana* ni por la voluntad de un hombre, sino que nacieron de Dios.+ 14  La Palabra llegó a ser carne+ y vivió entre nosotros, y vimos su gloria, una gloria como la que le corresponde a un hijo unigénito+ de parte de su padre. Y estaba lleno de favor divino y verdad.+ 15  (Juan dio testimonio acerca de él. Exclamó: “¡Este es aquel del que dije ‘El que viene detrás de mí se me ha adelantado, porque existía antes que yo’!”).+ 16  Porque todos nosotros recibimos de su plenitud, sí, bondad inmerecida sobre bondad inmerecida. 17  Porque la Ley fue entregada por medio de Moisés,+ pero la bondad inmerecida+ y la verdad llegaron a existir por medio de Jesucristo.+ 18  A Dios ningún ser humano lo ha visto jamás.+ El dios unigénito,+ que está junto al Padre,+ es el que nos ha explicado cómo es él.+ 19  Este es el testimonio que dio Juan cuando los judíos le enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén para preguntarle “¿Quién eres tú?”.+ 20  Él no se negó a contestar, sino que admitió: “Yo no soy el Cristo”.+ 21  Y le preguntaron: “¿Entonces qué? ¿Eres Elías?”.+ Él contestó: “No, no lo soy”.+ “¿Eres el Profeta?”.+ Y contestó: “¡No!”. 22  Así que le dijeron: “Dinos quién eres, para que les llevemos una respuesta a los que nos enviaron. ¿Tú qué dices de ti mismo?”. 23  Él contestó: “Yo soy la voz de alguien que grita en el desierto ‘¡Hagan que el camino de Jehová quede recto!’,+ tal como dijo el profeta Isaías”.+ 24  Ahora bien, aquellos enviados venían de parte de los fariseos. 25  Y le preguntaron: “Si no eres el Cristo ni Elías ni el Profeta, ¿entonces por qué bautizas?”. 26  Juan les contestó: “Yo bautizo en agua. Hay alguien entre ustedes al que no conocen. 27  Es el que viene detrás de mí, y yo ni siquiera merezco desatarle las correas de las sandalias”.+ 28  Estas cosas pasaron en Betania del otro lado del Jordán, donde Juan estaba bautizando.+ 29  Al día siguiente, Juan vio a Jesús viniendo hacia él y dijo: “¡Miren, el Cordero+ de Dios que quita el pecado+ del mundo!+ 30  Este es aquel del que dije ‘Detrás de mí viene un hombre que se me ha adelantado, porque existía antes que yo’.+ 31  Ni siquiera yo lo conocía, pero la razón por la que vine bautizando en agua es esta: para que él fuera puesto de manifiesto a Israel”.+ 32  Y Juan también dio este testimonio: “Vi el espíritu bajar del cielo como una paloma y quedarse sobre él.+ 33  Ni siquiera yo lo conocía, pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: ‘Sabrás quién es el que bautiza en espíritu santo+ cuando veas que el espíritu baja y se queda sobre él’.+ 34  Y yo eso lo vi, y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios”.+ 35  Al día siguiente, Juan estaba otra vez allí, acompañado de dos de sus discípulos, 36  y al ver a Jesús caminando dijo: “¡Miren, el Cordero+ de Dios!”. 37  Cuando los dos discípulos lo oyeron decir eso, siguieron a Jesús. 38  Entonces Jesús se volvió y al ver que lo seguían les preguntó: “¿Qué buscan?”. Ellos le contestaron: “Rabí —que traducido significa ‘maestro’—, ¿dónde te estás hospedando?”. 39  Les dijo: “Vengan y verán”. Así que fueron, vieron dónde estaba hospedado y se quedaron con él el resto del día; era como la hora décima. 40  Andrés,+ el hermano de Simón Pedro, fue uno de los dos que oyeron lo que Juan dijo y siguieron a Jesús. 41  Encontró primero* a su propio hermano, Simón, y le dijo: “Hemos encontrado al Mesías”+ (que traducido es Cristo),+ 42  y lo llevó adonde estaba Jesús. Cuando Jesús lo miró, le dijo: “Tú eres Simón+ hijo de Juan. Tú serás llamado Cefas” (que traducido es Pedro).+ 43  Al día siguiente, Jesús quería irse a Galilea. Entonces encontró a Felipe+ y le dijo: “Sé mi seguidor”. 44  Felipe era de Betsaida, de la ciudad de Andrés y Pedro. 45  Y Felipe encontró a Natanael+ y le dijo: “Hemos encontrado a aquel de quien escribieron Moisés, en la Ley, y también los Profetas:+ a Jesús hijo de José,+ de Nazaret”. 46  Pero Natanael le preguntó: “¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?”.+ “Ven y verás”, le respondió Felipe. 47  Cuando Jesús vio a Natanael viniendo hacia él, dijo: “Miren, sin duda un israelita en quien no hay engaño”.+ 48  Natanael le preguntó: “¿Cómo es que me conoces?”. Jesús le respondió: “Te vi cuando estabas debajo de la higuera, antes de que Felipe te llamara”. 49  Natanael le contestó: “Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel”.+ 50  Jesús le dijo: “¿Crees en mí porque te dije que te vi debajo de la higuera? Verás cosas más grandes que estas”. 51  Y añadió: “De verdad les aseguro que ustedes verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subiendo y bajando hacia el Hijo del Hombre”.+

Notas

O “era”.
O “de la humanidad”.
O “lo reconoció”, “lo aceptó”.
Lit. “voluntad de carne”.
O “Lo primero que hizo fue encontrar”.

Notas de estudio

Juan. Según algunos manuscritos antiguos, al padre del apóstol Pedro se le llama aquí Juan. En otros manuscritos antiguos, se le llama Joná. Y, en Mt 16:17, Jesús se dirige a Pedro como “Simón hijo de Jonás” (ver la nota de estudio de Mt 16:17). Algunos expertos creen que las formas griegas de los nombres Juan, Joná y Jonás son diferentes maneras de escribir el mismo nombre hebreo.

Juan. Según algunos manuscritos antiguos, al padre del apóstol Pedro se le llama aquí Juan. En otros manuscritos antiguos, se le llama Joná. Y, en Mt 16:17, Jesús se dirige a Pedro como “Simón hijo de Jonás” (ver la nota de estudio de Mt 16:17). Algunos expertos creen que las formas griegas de los nombres Juan, Joná y Jonás son diferentes maneras de escribir el mismo nombre hebreo.

Juan. Aquí se refiere a Juan el Bautista. En el idioma original, el escritor de este Evangelio, el apóstol Juan, habla de Juan el Bautista 19 veces. Pero, a diferencia de los escritores de los otros Evangelios, nunca lo llama “el Bautista” (ver las notas de estudio de Mt 3:1; Mr 1:4). Cuando el apóstol Juan habla de una de las tres Marías, siempre deja claro cuál es (Jn 11:1, 2; 19:25; 20:1). Pero no hace lo mismo cuando habla de Juan el Bautista. Como el apóstol nunca utiliza su nombre para referirse a sí mismo, no tiene necesidad de aclarar de qué Juan habla. Esta es otra prueba de que fue el apóstol Juan quien escribió este Evangelio. Ver “Información sobre Juan” y la nota de estudio del título de Juan.

el que Jesús amaba. Es decir, el discípulo al que Jesús quería especialmente. Esta es la primera de las cinco veces que se menciona a un discípulo “que Jesús [o “él”] amaba”, “a quien Jesús quería” o “al que Jesús amaba” (Jn 19:26; 20:2; 21:7, 20). Por lo general, se cree que este discípulo es el apóstol Juan, hijo de Zebedeo y hermano de Santiago (Mt 4:21; Mr 1:19; Lu 5:10). Hay varias razones para creer esto. Una es que en este Evangelio no se menciona al apóstol Juan por nombre. Solo se hace referencia a él como uno de “los hijos de Zebedeo” en Jn 21:2. Otra razón es que en Jn 21:20-24 se relaciona “el discípulo al que Jesús amaba” con el escritor del Evangelio. Y Jesús le dijo a Pedro sobre aquel apóstol: “Si quiero que se quede aquí hasta que yo venga, ¿qué te importa eso a ti?”. Estas palabras parecen dar a entender que el discípulo del que estaban hablando viviría más tiempo que Pedro y los demás apóstoles. Este detalle coincide con lo que le sucedió al apóstol Juan. Ver las notas de estudio del título de Juan y de Jn 1:6; 21:20.

Juan. Es el equivalente en español del nombre hebreo Jehohanán o Johanán, que significa ‘Jehová ha mostrado favor’ o ‘Jehová ha sido compasivo’. El escritor de este Evangelio no se identifica por nombre. Sin embargo, en los siglos segundo y tercero de nuestra era, ya muchas personas le atribuían este libro al apóstol Juan. Siempre que se menciona a un Juan en este Evangelio, se refiere a Juan el Bautista. Las únicas excepciones son Jn 1:42 y 21:15-17, donde Jesús dice que el padre de Pedro se llama Juan (ver las notas de estudio de Jn 1:42 y 21:15). Aunque nunca se menciona al apóstol Juan por nombre, él y su hermano Santiago aparecen como “los hijos de Zebedeo” (Jn 21:2; Mt 4:21; Mr 1:19; Lu 5:10; ver la nota de estudio de Jn 1:6). En los versículos de conclusión del Evangelio, el escritor se identifica a sí mismo como “el discípulo al que Jesús amaba” (Jn 21:20-24), y hay buenas razones para asociar esta expresión con el apóstol Juan. Ver la nota de estudio de Jn 13:23.

Las Buenas Noticias según Juan. Ninguno de los escritores de los Evangelios revela que es el escritor de su relato. Al parecer, los títulos de los libros no formaban parte del texto original. En algunos manuscritos del Evangelio de Juan, el título que aparece es Euagguélion katá Iōánnēn (“Las Buenas Noticias [o “El Evangelio”] según Juan”), mientras que en otros se usa un título más corto: Katá Iōánnēn (“Según Juan”). No se sabe exactamente cuándo se añadieron o se empezaron a usar esos títulos; se cree que fue en el siglo segundo de nuestra era, ya que se han encontrado ejemplos del título largo en manuscritos de los Evangelios de finales de ese siglo o de principios del siglo tercero. Según algunos expertos, tal vez las palabras iniciales del libro de Marcos (“El comienzo de las buenas noticias acerca de Jesucristo, el Hijo de Dios”) fueron la razón por la que comenzó a usarse el término evangelio (lit. “buenas noticias”) para referirse a estos relatos. Es posible que se empezaran a utilizar estos títulos que incluyen el nombre del escritor por razones prácticas, pues así es más fácil identificar los libros.

desde el principio. Esta expresión no se refiere al nacimiento de Judas ni al momento en que fue seleccionado para ser apóstol, porque Jesús lo eligió después de pasar orando toda la noche (Lu 6:12-16). Más bien se refiere a cuando Judas comenzó a actuar de forma torcida, de lo que Jesús se dio cuenta enseguida (Jn 2:24, 25; Ap 1:1; 2:23; ver las notas de estudio de Jn 6:70; 13:11). El uso de esta expresión también muestra que Judas actuó de forma premeditada y planeada, no por un impulso. En las Escrituras Griegas Cristianas, el significado del término que se traduce “principio” (en griego, arkhḗ) depende del contexto. En 2Pe 3:4 se refiere al comienzo de la creación. Pero en la mayoría de los casos tiene un sentido más limitado. Por ejemplo, cuando Pedro dijo que el espíritu santo descendió sobre la gente de las naciones tal como había descendido sobre él y sus compañeros “desde el principio” (Hch 11:15), no se estaba refiriendo al día de su nacimiento ni a cuando fue nombrado apóstol. Estaba hablando del Pentecostés del año 33, cuando se derramó el espíritu por primera vez con un propósito específico (Hch 2:1-4). Otros ejemplos de cómo el contexto influye en el significado del término “principio” se encuentran en Lu 1:2; Jn 15:27 y 1Jn 2:7.

dioses. O “seres divinos”. Aquí Jesús cita de Sl 82:6, donde se usa la palabra hebrea ʼelohím (“dioses”) para referirse a seres humanos, en este caso a los jueces de Israel. Eran “dioses” en el sentido de que servían de representantes y portavoces de Dios. Con el mismo sentido, a Moisés se le dijo que sería “como Dios” para Aarón y el faraón (Éx 4:16; nota; 7:1; nota).

el principio. En las Escrituras, el significado del término principio depende del contexto. En este caso, la palabra griega arkhḗ no puede referirse al “principio” de Dios, el Creador, porque él es eterno y no tiene comienzo (Sl 90:2). Así que tiene que referirse al tiempo en que Dios empezó a crear. Su primera creación fue “la Palabra”, nombre que designa al ser espiritual que llegaría a conocerse como Jesús (Jn 1:14-17). Por eso, solo a Jesús se le puede llamar con razón “el primogénito de toda la creación” (Col 1:15). Él fue “el principio de la creación de Dios” (Ap 3:14), así que existía antes de que se crearan los demás seres espirituales y el universo. De hecho, fue por medio de él que “todo lo demás fue creado en los cielos y en la tierra” (Col 1:16). Para ver otros ejemplos de cómo se usa el término principio, consultar la nota de estudio de Jn 6:64.

la Palabra. O “el Logos”, “el Verbo” (en griego, ho lógos). Aquí, al igual que en Jn 1:14 y Ap 19:13, el término se usa como título. Juan indica que ese título le corresponde a Jesús. Se le aplicó a Jesús cuando era un ser espiritual antes de venir a la tierra, cuando era un hombre perfecto durante su ministerio terrestre y, después, cuando fue alzado al cielo. Jesús era el portavoz mediante quien Dios transmitía información e instrucciones a sus otros hijos espirituales y a los seres humanos. Así que es razonable pensar que, antes de que Jesús viniera a la tierra, muchas de las veces en las que Jehová se comunicó con los seres humanos utilizó a la Palabra, el ángel que le servía de portavoz (Gé 16:7-11; 22:11; 31:11; Éx 3:2-5; Jue 2:1-4; 6:11, 12; 13:3).

con. Lit. “hacia”. En este contexto, la preposición griega pros refleja una relación muy cercana. Esto implica que hay diferentes personas; en este caso, la Palabra y el único Dios verdadero.

la Palabra era un dios. O “la Palabra era divina”, “la Palabra era parecida a Dios”. Esta declaración de Juan describe una cualidad o característica de “la Palabra” (en griego, ho lógos; ver la nota de estudio de la Palabra en este versículo), es decir, de Jesucristo. Él es el Hijo primogénito de Dios y por medio de él Dios creó todo lo demás. Por este papel tan importante se le puede describir como “un dios”, “alguien parecido a Dios”, “alguien divino” o “un ser divino”. Muchos traductores optan por traducir esta expresión como “la Palabra era Dios” dando a entender que es igual al Dios Todopoderoso. Sin embargo, hay buenas razones para afirmar que Juan no quería decir que “la Palabra” y el Dios Todopoderoso eran el mismo. En primer lugar, la frase anterior y la frase posterior indican claramente que “la Palabra” estaba “con Dios”. Por otro lado, de las tres veces que la palabra griega theós aparece en los versículos 1 y 2, la primera y la tercera vez va acompañada del artículo definido griego, mientras que la segunda va sola. Muchos expertos coinciden en la relevancia de que el segundo theós no lleve artículo. Cuando theós lleva el artículo definido en contextos como estos, se refiere al Dios Todopoderoso. Y, cuando en esta construcción gramatical no lo lleva, se convierte en un término que describe una cualidad o una característica de “la Palabra”. Por eso, varias traducciones bíblicas en alemán, español, francés e inglés lo traducen de forma parecida a como lo hace la Traducción del Nuevo Mundo, que transmite la idea de que “la Palabra” era ‘un dios’, ‘divina’, ‘un ser divino’ o ‘parecida a Dios’. Varias antiguas traducciones del Evangelio de Juan a los dialectos sahídico y bohaírico del copto apoyan esta idea. Estas versiones, que probablemente se realizaron en los siglos tercero y cuarto de nuestra era, traducen de forma diferente los dos casos de theós en Jn 1:1. Estas traducciones destacan una cualidad o característica de “la Palabra”: que su naturaleza es parecida a la de Dios. Pero no equiparan “la Palabra” al Padre, el Dios Todopoderoso. Col 2:9 concuerda con este versículo al decir que Cristo tiene “toda la plenitud de la naturaleza divina”. Y, según 2Pe 1:4, hasta los que van a gobernar con Cristo participarán “de la naturaleza divina”. Por otro lado, en la Septuaginta, la palabra griega theós es el equivalente más común de las palabras hebreas ʼel y ʼelohím, que se traducen como “Dios” y que se cree que tienen el significado básico de ‘poderoso’ y ‘fuerte’. Estos términos hebreos se usan para referirse al Dios Todopoderoso, a otros dioses y a seres humanos (ver la nota de estudio de Jn 10:34). Llamar a la Palabra “un dios” o “un poderoso” está de acuerdo con la profecía de Is 9:6. Ahí se predice que el Mesías sería llamado “Dios Poderoso” (no “Dios Todopoderoso”) y que sería el “Padre Eterno” de todos los que tuvieran el honor de ser gobernados por él. El celo de su propio Padre, “Jehová de los ejércitos”, lo haría realidad (Is 9:7).

Lo que ha venido a existir. En los manuscritos griegos más antiguos, los versículos 3 y 4 no están puntuados. La puntuación que aparece en la Traducción del Nuevo Mundo se basa en las ediciones eruditas del texto griego publicadas por Westcott y Hort, las Sociedades Bíblicas Unidas, y Nestle y Aland. En ellas se relaciona la última parte del versículo 3 con el versículo 4. De este modo, se indica que la vida y la luz llegaron a existir por medio de la Palabra (Col 1:15, 16). Algunas versiones bíblicas interpretan el texto griego de otra manera y relacionan la última parte del versículo 3 con lo que se dice justo antes. Así transmiten la idea de que “sin él no llegó a existir ni siquiera una sola cosa de lo que ha venido a existir”. Sin embargo, son muchos los expertos que apoyan la opción de la Traducción del Nuevo Mundo.

la Palabra. O “el Logos”, “el Verbo” (en griego, ho lógos). Aquí, al igual que en Jn 1:14 y Ap 19:13, el término se usa como título. Juan indica que ese título le corresponde a Jesús. Se le aplicó a Jesús cuando era un ser espiritual antes de venir a la tierra, cuando era un hombre perfecto durante su ministerio terrestre y, después, cuando fue alzado al cielo. Jesús era el portavoz mediante quien Dios transmitía información e instrucciones a sus otros hijos espirituales y a los seres humanos. Así que es razonable pensar que, antes de que Jesús viniera a la tierra, muchas de las veces en las que Jehová se comunicó con los seres humanos utilizó a la Palabra, el ángel que le servía de portavoz (Gé 16:7-11; 22:11; 31:11; Éx 3:2-5; Jue 2:1-4; 6:11, 12; 13:3).

él. Es decir, la Palabra, o el Logos. Ver la nota de estudio de Jn 1:1.

vida [...] luz. Estos dos temas aparecen con frecuencia en el relato inspirado de Juan. Dios es la fuente de la vida y, mediante Jesús, la Palabra, todas las demás formas de vida “llegaron a existir” (Jn 1:3). En este sentido la vida llegó a través de Jesucristo. También mediante Jesús Dios hizo posible que la humanidad pecadora y condenada a muerte pudiera vivir para siempre. En este sentido se puede llamar a Jesús “la vida” que llegó a ser “la luz de los seres humanos”. Jn 1:9 llama a la Palabra “la luz verdadera que alumbra a todo tipo de personas”. Y los seres humanos que siguen a Jesús, “la luz del mundo”, tendrán “la luz de la vida” (Jn 8:12). La Palabra es el “Agente Principal de la vida” de Dios, porque alumbra el camino de la humanidad hacia la vida (Hch 3:15).

Juan. Es el equivalente en español del nombre hebreo Jehohanán o Johanán, que significa ‘Jehová ha mostrado favor’ o ‘Jehová ha sido compasivo’.

el Bautista. O “el Sumergidor”, “el Inmersor”. Por lo visto, se usaba esta expresión como un sobrenombre, lo que indica que Juan era conocido por bautizar a las personas por inmersión en agua. Por ejemplo, el historiador judío Flavio Josefo lo llamó en sus escritos “Juan, de sobrenombre Bautista”.

el Bautista. O “el Sumergidor”, “el Inmersor”. El participio griego que aparece aquí y en Mr 6:14, 24 también se puede traducir como “el que bautiza” o “el bautizante”. Esta forma es ligeramente diferente del sustantivo griego Baptistḗs que aparece en Mr 6:25; 8:28 y en Mateo y Lucas. Aunque estos dos términos originales tienen formas diferentes, significan lo mismo. Por eso, se usan de forma indistinta en Mr 6:24, 25, y los dos se traducen como “Bautista”. Ver la nota de estudio de Mt 3:1.

Juan. Es el equivalente en español del nombre hebreo Jehohanán o Johanán, que significa ‘Jehová ha mostrado favor’ o ‘Jehová ha sido compasivo’. El escritor de este Evangelio no se identifica por nombre. Sin embargo, en los siglos segundo y tercero de nuestra era, ya muchas personas le atribuían este libro al apóstol Juan. Siempre que se menciona a un Juan en este Evangelio, se refiere a Juan el Bautista. Las únicas excepciones son Jn 1:42 y 21:15-17, donde Jesús dice que el padre de Pedro se llama Juan (ver las notas de estudio de Jn 1:42 y 21:15). Aunque nunca se menciona al apóstol Juan por nombre, él y su hermano Santiago aparecen como “los hijos de Zebedeo” (Jn 21:2; Mt 4:21; Mr 1:19; Lu 5:10; ver la nota de estudio de Jn 1:6). En los versículos de conclusión del Evangelio, el escritor se identifica a sí mismo como “el discípulo al que Jesús amaba” (Jn 21:20-24), y hay buenas razones para asociar esta expresión con el apóstol Juan. Ver la nota de estudio de Jn 13:23.

enviado como representante de Dios. O “comisionado por Dios”. La comisión de Juan el Bautista venía de Dios (Lu 3:2) e implicaba predicar, o dar un mensaje en público. A los judíos que se le acercaban, Juan no solo les anunciaba la venida del Mesías y del Reino de Dios. También los animaba a arrepentirse de sus pecados (Mt 3:1-3, 11, 12; Mr 1:1-4; Lu 3:7-9). Así que fue profeta, maestro (con discípulos) y evangelizador (Lu 1:76, 77; 3:18; 11:1; Jn 1:35).

Juan. Aquí se refiere a Juan el Bautista. En el idioma original, el escritor de este Evangelio, el apóstol Juan, habla de Juan el Bautista 19 veces. Pero, a diferencia de los escritores de los otros Evangelios, nunca lo llama “el Bautista” (ver las notas de estudio de Mt 3:1; Mr 1:4). Cuando el apóstol Juan habla de una de las tres Marías, siempre deja claro cuál es (Jn 11:1, 2; 19:25; 20:1). Pero no hace lo mismo cuando habla de Juan el Bautista. Como el apóstol nunca utiliza su nombre para referirse a sí mismo, no tiene necesidad de aclarar de qué Juan habla. Esta es otra prueba de que fue el apóstol Juan quien escribió este Evangelio. Ver “Información sobre Juan” y la nota de estudio del título de Juan.

el testimonio que dio Juan. O “el testimonio de Juan”. En Jn 1:7 se llama “testigo” (una forma de la palabra griega martyría) a Juan el Bautista, alguien que vino a dar testimonio sobre la luz. Aquí, en Jn 1:19, se usa la misma palabra griega para referirse a lo que declara Juan el Bautista sobre Jesús y que se registra en los siguientes versículos.

como testigo. O “para testimonio”. El sustantivo griego que se traduce como “testimonio” (martyría) aparece el triple de veces en el Evangelio de Juan que en los otros tres Evangelios juntos. Y el verbo relacionado, que se traduce como “dar testimonio” (martyréō), se usa 39 veces en el Evangelio de Juan y solo 2 veces en los otros tres Evangelios (Mt 23:31; Lu 4:22). Este verbo se usa tan frecuentemente con Juan el Bautista que algunos han sugerido llamarlo “Juan el Testigo” (Jn 1:8, 15, 32, 34; 3:26; 5:33; ver la nota de estudio de Jn 1:19). En el Evangelio de Juan también se usa mucho en relación con el ministerio de Jesús. A menudo se dice que Jesús daba testimonio (Jn 8:14, 17, 18). Son muy interesantes las palabras del propio Jesús a Poncio Pilato: “Para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad” (Jn 18:37). Y, en el libro de Apocalipsis, una revelación que recibió Juan, se llama a Jesús “el Testigo Fiel” y “el testigo fiel y verdadero” (Ap 1:5; 3:14).

él. Aquí se refiere a Juan el Bautista. Comparar con Hch 19:4.

mundo. La palabra griega kósmos aquí se refiere a la humanidad. En este contexto, la expresión “venir al mundo” parece referirse principalmente a cuando Jesús se presentó ante la humanidad en el momento de su bautismo, y no a cuando nació en la tierra. Después de su bautismo, Jesús fue una luz para la humanidad al realizar el ministerio que se le había asignado. Comparar con Jn 3:17, 19; 6:14; 9:39; 10:36; 11:27; 12:46; 1Jn 4:9.

él. Aquí se refiere a la Palabra.

el mundo llegó a existir por medio de él. Aquí el término griego kósmos (traducido como “mundo”) se refiere a la humanidad. Esto se hace evidente al final del versículo cuando se dice que “el mundo no lo conoció”. Las obras no bíblicas a veces usaban este término griego para referirse al universo y a la creación en general. Y puede que el apóstol Pablo lo usara con este sentido cuando habló con un grupo de griegos (Hch 17:24). Sin embargo, en las Escrituras Griegas Cristianas, este término normalmente se refiere a toda la humanidad o a una parte de ella. Es cierto que Jesús participó en hacer todas las cosas, incluidos los cielos y la tierra, y todo lo que hay en ella. Pero este versículo se centra en su papel en hacer que existieran los seres humanos (Gé 1:26; Jn 1:3; Col 1:15-17).

Hijo del Hombre. O “Hijo de un Ser Humano”. La frase aparece unas 80 veces en los Evangelios y Jesús la usó para referirse a sí mismo. Se ve que así resaltaba el hecho de que era de verdad un ser humano, nacido de una mujer, y que era un humano equivalente a Adán. Por esa razón tenía la facultad de rescatar a la humanidad del pecado y la muerte (Ro 5:12, 14-15). Esta expresión también identificaba a Jesús como el Mesías o el Cristo (Da 7:13, 14). Ver glosario.

único. La palabra griega monoguenḗs, traducida tradicionalmente como “unigénito”, tiene el sentido de ‘solo en su clase’, ‘único’ o ‘el único miembro de una familia o género’. El término describe la relación que une a un hijo o una hija con sus padres. En este contexto, alude a un hijo único. Se usa este mismo término con la “única” hija de Jairo y el “único” hijo de un hombre, a quien Jesús curó (Lu 8:41, 42; 9:38). La Septuaginta también lo usa con la hija de Jefté, de quien se dice: “Era su única hija. Aparte de ella, no tenía ni hijo ni hija” (Jue 11:34). El apóstol Juan lo emplea cinco veces en sus escritos hablando de Jesús. Para saber más sobre el significado del término cuando se usa con Jesús, ver las notas de estudio de Jn 1:14; 3:16.

única. La palabra griega monoguenḗs, traducida tradicionalmente como “unigénito”, tiene el sentido de ‘solo en su clase’, ‘único’ o ‘el único miembro de una familia o género’. El término describe la relación que une a un hijo o una hija con sus padres. En este contexto, alude a un hijo único. Se usa este mismo término con el “único” hijo de la viuda de Naín y el “único” hijo de un hombre, a quien Jesús curó (Lu 7:12; 9:38). La Septuaginta también lo usa con la hija de Jefté, de quien se dice: “Era su única hija. Aparte de ella, no tenía ni hijo ni hija” (Jue 11:34). El apóstol Juan lo emplea cinco veces en sus escritos hablando de Jesús. Para saber más sobre el significado del término cuando se usa con Jesús, ver las notas de estudio de Jn 1:14; 3:16.

único. La palabra griega monoguenḗs, traducida tradicionalmente como “unigénito”, tiene el sentido de ‘solo en su clase’, ‘único’ o ‘el único miembro de una familia o género’. El término describe la relación que une a un hijo o una hija con sus padres. En este contexto, alude a un hijo único. Se usa este mismo término con el “único” hijo de la viuda de Naín y la “única” hija de Jairo (Lu 7:12; 8:41, 42). La Septuaginta también lo usa con la hija de Jefté, de quien se dice: “Era su única hija. Aparte de ella, no tenía ni hijo ni hija” (Jue 11:34). El apóstol Juan lo emplea cinco veces en sus escritos hablando de Jesús. Para saber más sobre el significado del término cuando se usa con Jesús, ver las notas de estudio de Jn 1:14; 3:16.

carne. O “un ser humano”. La palabra griega sarx se usa aquí con el sentido de un ser físico, un ser vivo de carne y hueso. Cuando Jesús nació como ser humano, dejó de ser un espíritu. No tomó un cuerpo físico, como habían hecho algunos ángeles en el pasado (Gé 18:1-3; 19:1; Jos 5:13-15). Por eso Jesús pudo llamarse a sí mismo “el Hijo del Hombre” (Jn 1:51; 3:14). Ver la nota de estudio de Mt 8:20.

La Palabra llegó a ser carne. Jesús fue completamente humano desde que nació hasta que murió. Él mismo explicó el propósito de convertirse en un ser de carne y hueso cuando dijo: “El pan que yo voy a entregar para que el mundo viva es mi carne” (Jn 6:51). Además, solo siendo completamente humano podría experimentar lo mismo que los seres humanos de carne y hueso, y así convertirse en un Sumo Sacerdote compasivo (Heb 4:15). Jesús no pudo haber sido humano y divino al mismo tiempo, porque las Escrituras dicen que “fue hecho un poco inferior a los ángeles” (Heb 2:9; Sl 8:4, 5; ver la nota de estudio de carne en este versículo). Aun así, algunos afirmaban que Jesús no había venido en la carne. Los gnósticos son un ejemplo. Ellos creían que el conocimiento (en griego, gnṓsis) podía obtenerse de forma mística, y combinaron la filosofía griega y el misticismo oriental con enseñanzas cristianas apóstatas. Como creían que toda la materia era mala, enseñaban que Jesús no vino realmente en la carne, sino que solo parecía tener un cuerpo humano. Al parecer, a finales del primer siglo ya era común una forma temprana del gnosticismo, así que puede que Juan quisiera contrarrestar estas ideas cuando dijo que “la Palabra llegó a ser carne”. En sus cartas hizo muchas advertencias contra la enseñanza falsa de que Jesús no había venido “en la carne” (1Jn 4:2, 3, nota; 2Jn 7, nota).

vivió. Lit. “moró en tienda”. Algunos han interpretado esta declaración de que la Palabra “vivió [o “moró en tienda”] entre nosotros” como que Jesús no era un ser humano real, sino un espíritu encarnado. Sin embargo, Pedro usó un sustantivo relacionado que se traduce como “tabernáculo” o “tienda” cuando habló de su cuerpo humano (2Pe 1:13, nota). Está claro que Pedro no estaba diciendo que era una encarnación. Habló de su cuerpo como una residencia temporal porque sabía que estaba a punto de morir y que, cuando resucitara, lo haría como un espíritu, y no con un cuerpo humano (2Pe 1:13-15; ver también 1Co 15:35-38, 42-44; 1Jn 3:2).

vimos su gloria. Durante la vida y el ministerio de Jesús, Juan y los demás apóstoles vieron una gloria —un esplendor o grandeza— que solo podría demostrar alguien que reflejara a la perfección las cualidades de Jehová. Además, el apóstol Juan, junto con Santiago y Pedro, fue testigo de la transfiguración de Jesús (Mt 17:1-9; Mr 9:1-9; Lu 9:28-36). Así que es posible que aquí Juan se estuviera refiriendo no solo a la manera como Jesús reflejó las cualidades de Dios, sino también a la visión de la transfiguración que había ocurrido más de 60 años antes. Este suceso también dejó una profunda impresión en el apóstol Pedro, que escribió sus cartas unos 30 años antes de que Juan escribiera su Evangelio. Pedro habló específicamente de la transfiguración como una maravillosa confirmación de “la palabra profética” (2Pe 1:17-19).

un hijo unigénito. La palabra griega monoguenḗs, traducida tradicionalmente como “unigénito”, tiene el sentido de ‘solo en su clase’ o ‘único’. En la Biblia se usa este término para describir la relación que une a un hijo o una hija con sus padres (ver las notas de estudio de Lu 7:12; 8:42; 9:38). En los escritos del apóstol Juan, este término se usa solo con Jesús (Jn 3:16, 18; 1Jn 4:9), pero nunca para referirse a su nacimiento y vida en la tierra como ser humano. Juan lo usa exclusivamente para hablar de Jesús cuando vivía en el cielo como el Logos, o la Palabra, el que “estaba en el principio con Dios”, incluso “antes de que el mundo existiera” (Jn 1:1, 2; 17:5, 24). Jesús es el “hijo unigénito” porque fue el Primogénito de Jehová y el único creado directamente por él. Aunque es cierto que a otros seres espirituales también se les llama “hijos del Dios verdadero” e “hijos de Dios” (Gé 6:2, 4; Job 1:6; 2:1; 38:4-7), todos fueron creados por Jehová mediante su Hijo primogénito (Col 1:15, 16). En resumen, el término monoguenḗs se aplica a Jesús tanto por ser “el único en su clase”, “único” e “incomparable” como por ser el único hijo creado directa y únicamente por Dios (1Jn 5:18). Ver la nota de estudio de Heb 11:17.

favor divino. O “bondad inmerecida”. La palabra griega kháris aparece más de 150 veces en las Escrituras Griegas Cristianas y transmite diferentes matices dependiendo del contexto. Cuando se refiere a la bondad inmerecida que Dios muestra a los seres humanos, el término describe un regalo que Dios hace con generosidad sin esperar nada a cambio. Es una muestra del amor, la bondad y la abundante generosidad de Dios, y el que la recibe no ha hecho nada para merecerla o ganársela. Está motivada solo por la generosidad del que da (Ro 4:4; 11:6). Esto no significa necesariamente que la persona que la recibe sea indigna de ella, de ahí que Jesús pueda recibir esa bondad o favor de Dios. En contextos relacionados con Jesús, el término se traduce de forma apropiada como “favor divino”, igual que en este versículo, o como “aprobación” (Lu 2:40, 52). En otros contextos, el término griego se traduce como “favor”, “simpatía”, “bondadoso regalo” o “bondadosos donativos” (Lu 1:30; Hch 2:47; 7:46; 1Co 16:3; 2Co 8:19).

lleno de favor divino y verdad. “La Palabra”, Jesucristo, tiene el favor de Dios y siempre ha dicho la verdad. Pero aquí esta frase parece indicar algo más. Jehová eligió especialmente a su Hijo para que explicara y demostrara por completo la bondad inmerecida y la verdad del Padre (Jn 1:16, 17). Jesús lo hizo tan bien que pudo decir: “El que me ha visto a mí ha visto al Padre también” (Jn 14:9). Él fue el instrumento que Dios usó para ofrecer bondad inmerecida y verdad a todo el que estuviera dispuesto a recibirlas.

El que viene detrás de mí. Juan el Bautista nació unos seis meses antes que Jesús y comenzó su ministerio antes que él. En ese sentido, Jesús vino “detrás” o después de Juan (Lu 1:24, 26; 3:1-20). Sin embargo, Jesús hizo obras mucho mayores que Juan y, por eso, lo adelantó en todo sentido. Juan el Bautista también reconoció que Jesús había vivido antes de venir a la tierra cuando dijo: “Existía antes que yo”.

bondad inmerecida sobre bondad inmerecida. La palabra griega que se traduce como “bondad inmerecida” es kháris. En este contexto, describe el amor, la bondad y la abundante generosidad de Dios. No se recibe esta muestra de bondad porque se haya hecho algo para merecerla o ganársela. Está motivada exclusivamente por la generosidad del que la da (ver glosario, bondad inmerecida). El hecho de que Juan use la palabra kháris dos veces, antes y después de la preposición griega antí (aquí traducida como “sobre”), da la idea de que la bondad inmerecida se demuestra de forma abundante y continua, y sin cesar. Esta idea también podría traducirse como “constante bondad inmerecida”.

lleno de favor divino y verdad. “La Palabra”, Jesucristo, tiene el favor de Dios y siempre ha dicho la verdad. Pero aquí esta frase parece indicar algo más. Jehová eligió especialmente a su Hijo para que explicara y demostrara por completo la bondad inmerecida y la verdad del Padre (Jn 1:16, 17). Jesús lo hizo tan bien que pudo decir: “El que me ha visto a mí ha visto al Padre también” (Jn 14:9). Él fue el instrumento que Dios usó para ofrecer bondad inmerecida y verdad a todo el que estuviera dispuesto a recibirlas.

la Ley [...] la bondad inmerecida y la verdad. En las Escrituras Griegas Cristianas, con frecuencia se establece un contraste entre la Ley dada a través de Moisés y la “bondad inmerecida” (Ro 3:21-24; 5:20, 21; 6:14; Gál 2:21; 5:4; Heb 10:28, 29). La Ley mosaica sirvió de tutor que llevaba hasta Cristo y contenía sombras o cuadros proféticos que se cumplieron en él (Gál 3:23-25; Col 2:16, 17; Heb 10:1). Entre otras cosas, gracias a la Ley, los seres humanos supieron “exactamente qué es el pecado” (Ro 3:20). Este conocimiento les permitió entender que “el salario que el pecado paga es la muerte” y que “toda violación de la ley y desobediencia recibió su justo castigo” (Ro 6:23; Heb 2:2). Aquí Juan establece un contraste entre “la Ley” y “la bondad inmerecida y la verdad” que “llegaron [...] por medio de Jesucristo”. Jesús hizo realidad las cosas que la Ley prefiguraba, como por ejemplo los sacrificios de expiación para ser perdonados (Le 4:20, 26). También reveló que Dios les mostraría su “bondad inmerecida” a seres humanos pecadores. Esta muestra de bondad —o “bondadoso regalo”, como se ha traducido a veces el término griego kháris— consistiría en dar a su Hijo como sacrificio de expiación (Col 1:14; 1Jn 4:10, nota; ver la nota de estudio de Ro 6:23 y el glosario, bondad inmerecida). Jesús reveló una nueva “verdad”: que su sacrificio liberaría a los seres humanos del pecado y la muerte (Jn 8:32). Ver la nota de estudio de Jn 1:14.

la Palabra era un dios. O “la Palabra era divina”, “la Palabra era parecida a Dios”. Esta declaración de Juan describe una cualidad o característica de “la Palabra” (en griego, ho lógos; ver la nota de estudio de la Palabra en este versículo), es decir, de Jesucristo. Él es el Hijo primogénito de Dios y por medio de él Dios creó todo lo demás. Por este papel tan importante se le puede describir como “un dios”, “alguien parecido a Dios”, “alguien divino” o “un ser divino”. Muchos traductores optan por traducir esta expresión como “la Palabra era Dios” dando a entender que es igual al Dios Todopoderoso. Sin embargo, hay buenas razones para afirmar que Juan no quería decir que “la Palabra” y el Dios Todopoderoso eran el mismo. En primer lugar, la frase anterior y la frase posterior indican claramente que “la Palabra” estaba “con Dios”. Por otro lado, de las tres veces que la palabra griega theós aparece en los versículos 1 y 2, la primera y la tercera vez va acompañada del artículo definido griego, mientras que la segunda va sola. Muchos expertos coinciden en la relevancia de que el segundo theós no lleve artículo. Cuando theós lleva el artículo definido en contextos como estos, se refiere al Dios Todopoderoso. Y, cuando en esta construcción gramatical no lo lleva, se convierte en un término que describe una cualidad o una característica de “la Palabra”. Por eso, varias traducciones bíblicas en alemán, español, francés e inglés lo traducen de forma parecida a como lo hace la Traducción del Nuevo Mundo, que transmite la idea de que “la Palabra” era ‘un dios’, ‘divina’, ‘un ser divino’ o ‘parecida a Dios’. Varias antiguas traducciones del Evangelio de Juan a los dialectos sahídico y bohaírico del copto apoyan esta idea. Estas versiones, que probablemente se realizaron en los siglos tercero y cuarto de nuestra era, traducen de forma diferente los dos casos de theós en Jn 1:1. Estas traducciones destacan una cualidad o característica de “la Palabra”: que su naturaleza es parecida a la de Dios. Pero no equiparan “la Palabra” al Padre, el Dios Todopoderoso. Col 2:9 concuerda con este versículo al decir que Cristo tiene “toda la plenitud de la naturaleza divina”. Y, según 2Pe 1:4, hasta los que van a gobernar con Cristo participarán “de la naturaleza divina”. Por otro lado, en la Septuaginta, la palabra griega theós es el equivalente más común de las palabras hebreas ʼel y ʼelohím, que se traducen como “Dios” y que se cree que tienen el significado básico de ‘poderoso’ y ‘fuerte’. Estos términos hebreos se usan para referirse al Dios Todopoderoso, a otros dioses y a seres humanos (ver la nota de estudio de Jn 10:34). Llamar a la Palabra “un dios” o “un poderoso” está de acuerdo con la profecía de Is 9:6. Ahí se predice que el Mesías sería llamado “Dios Poderoso” (no “Dios Todopoderoso”) y que sería el “Padre Eterno” de todos los que tuvieran el honor de ser gobernados por él. El celo de su propio Padre, “Jehová de los ejércitos”, lo haría realidad (Is 9:7).

dioses. O “seres divinos”. Aquí Jesús cita de Sl 82:6, donde se usa la palabra hebrea ʼelohím (“dioses”) para referirse a seres humanos, en este caso a los jueces de Israel. Eran “dioses” en el sentido de que servían de representantes y portavoces de Dios. Con el mismo sentido, a Moisés se le dijo que sería “como Dios” para Aarón y el faraón (Éx 4:16; nota; 7:1; nota).

El dios unigénito. Aquí Juan se refiere a la Palabra, “Jesucristo”, a quien poco antes llamó “un dios” (Jn 1:1, 17). Juan habla de Jesús como el Hijo unigénito de Dios (Jn 1:14; 3:16). En este pasaje, lo llama “el dios unigénito”, una expresión que destaca el puesto especial de Jesús en el orden establecido por Dios. En vista de cómo se usa el término “dios” en la Biblia, se le puede llamar “un dios”. Este título transmite la idea básica de alguien poderoso, y en la Biblia se aplica incluso a seres humanos (Sl 82:6; ver las notas de estudio de Jn 1:1; 10:34). Jesús es “un dios”, alguien poderoso, porque ha recibido poder y autoridad del Dios todopoderoso, el Padre (Mt 28:18; 1Co 8:6; Heb 1:2). Y, como es el único creado directamente por Dios y el único por medio de quien “llegaron a existir” todas las cosas (Jn 1:3), es apropiado llamarlo “el dios unigénito”. Esta expresión muestra que Jesús ocupa un puesto con una gloria y una importancia únicas por encima de todos los demás hijos espirituales de Dios. Algunos manuscritos dicen “el Hijo unigénito” y así lo reflejan algunas traducciones bíblicas. Sin embargo, los manuscritos más antiguos y confiables dicen “el dios unigénito” (con el artículo definido en griego) o “dios unigénito” (sin el artículo definido en griego).

junto al Padre. Lit. “en el seno del Padre”. Esta expresión describe una relación de favor especial y una estrecha amistad entre dos personas. Es una figura retórica que probablemente se basa en la forma en la que se comía en aquel entonces. Los invitados se reclinaban sobre divanes de tal modo que podían recostarse sobre el seno o pecho de un amigo muy cercano (Jn 13:23-25). Así se indica que Jesús es el mejor amigo de Jehová y que nadie podía darlo a conocer mejor y de manera más completa (Mt 11:27).

el testimonio que dio Juan. O “el testimonio de Juan”. En Jn 1:7 se llama “testigo” (una forma de la palabra griega martyría) a Juan el Bautista, alguien que vino a dar testimonio sobre la luz. Aquí, en Jn 1:19, se usa la misma palabra griega para referirse a lo que declara Juan el Bautista sobre Jesús y que se registra en los siguientes versículos.

Elías. Viene del nombre hebreo que significa ‘mi Dios es Jehová’.

Elías. Ver la nota de estudio de Mt 11:14.

el Profeta. Aquí se refiere al largamente esperado profeta que predijo Moisés (Dt 18:18, 19; Jn 1:25-27; 6:14; 7:40; Hch 3:19-26).

Jehová. Aquí se cita de Is 40:3. En el texto hebreo original aparece el nombre divino, representado por cuatro consonantes hebreas que se transliteran como YHWH (ver apéns. A5 y C). Los escritores de los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas le aplican esta profecía a Juan el Bautista. Pero en el Evangelio de Juan es el propio Juan el Bautista el que se la aplica a sí mismo. Juan haría que el camino de Jehová quedara recto en el sentido de que precedería a Jesús, quien representaría a su Padre y vendría en el nombre de él (Jn 5:43; 8:29).

bautizo. O “sumerjo”. La palabra griega baptízō significa ‘sumergir’. Otras referencias bíblicas indican que el bautismo implica una inmersión completa. Por ejemplo, en cierta ocasión, Juan efectuó bautismos en un lugar del valle del Jordán cerca de Salim “porque allí abundaba el agua” (Jn 3:23). Y, cuando Felipe bautizó al eunuco etíope, ambos “se metieron en el agua” (Hch 8:38). En la Septuaginta se usa la misma palabra griega en 2Re 5:14 cuando se dice que Naamán “se sumergió en el Jordán siete veces”.

sandalias. Quitarle, llevarle o desatarle a alguien las sandalias (Mt 3:11; Mr 1:7; Lu 3:16) se consideraba una tarea humilde, por lo común a cargo de un esclavo.

Betania. Algunos manuscritos dicen “Betábara” en lugar de “Betania” y así lo reflejan algunas traducciones bíblicas. Sin embargo, los manuscritos más confiables dicen “Betania”.

Betania del otro lado del Jordán. Es decir, al este del Jordán. Esta Betania solo se menciona una vez en las Escrituras Griegas Cristianas y no es la que estaba cerca de Jerusalén (Mt 21:17; Mr 11:1; Lu 19:29; Jn 11:1). No se sabe exactamente en qué lugar al este del Jordán se encontraba esta Betania. Algunos dicen que estaba donde, según la tradición, Jesús fue bautizado, al otro lado del Jordán, enfrente de Jericó. Sin embargo, el relato de Jn 1:29, 35, 43; 2:1 parece indicar que estaba más cerca de Caná, en Galilea, que de Jericó. La ubicación más probable parece ser un lugar algo al sur del mar de Galilea, pero no hay forma de confirmarlo. Ver apén. B10.

el Cordero de Dios. Después de que Jesús fue bautizado y tentado por el Diablo, Juan el Bautista lo presentó como “el Cordero de Dios”. Esta expresión solo aparece aquí y en Jn 1:36 (ver apén. A7). La comparación de Jesús con un cordero es muy apropiada. En toda la Biblia se habla de corderos que se sacrifican para admitir un pecado y acercarse a Dios. Estos sacrificios prefiguraron el que haría Jesús al ofrecer su vida humana perfecta a favor de la humanidad. La expresión “el Cordero de Dios” puede referirse a varios pasajes de las Escrituras inspiradas. Como Juan el Bautista conocía muy bien las Escrituras Hebreas, puede que estuviera aludiendo a uno o más de los siguientes casos: el carnero que ofreció Abrahán en vez de su propio hijo Isaac (Gé 22:13), el cordero de Pascua que se sacrificó en Egipto para liberar a los esclavos israelitas (Éx 12:1-13) o el carnero joven que se ofrecía todas las mañanas y al anochecer en el altar de Dios (Éx 29:38-42). También es posible que Juan estuviera pensando en la profecía de Isaías donde se dice que alguien a quien Jehová llama “mi siervo” sería “llevado como oveja al matadero” (Is 52:13; 53:5, 7, 11). Cuando el apóstol Pablo les escribió su primera carta a los corintios, llamó a Jesús “nuestro cordero de Pascua” (1Co 5:7). El apóstol Pedro habló de la sangre de Cristo, “sangre valiosa, como la de un cordero sin ningún defecto ni mancha” (1Pe 1:19). Y en el libro de Apocalipsis, en sentido figurado, se llama a Jesús glorificado “el Cordero” más de 25 veces, por ejemplo, en Ap 5:8; 6:1; 7:9; 12:11; 13:8; 14:1; 15:3; 17:14; 19:7; 21:9; 22:1.

mundo. La palabra griega kósmos está muy relacionada con la humanidad en las obras griegas seglares y en particular en la Biblia. En este contexto y en Jn 3:16, kósmos alude a todos los seres humanos redimibles, a quienes se les describe como pecadores por haber heredado el pecado de Adán.

como una paloma. Las palomas tenían un uso sagrado, pues podían ofrecerse como sacrificio (Mr 11:15; Jn 2:14-16). También tenían un significado simbólico. Por ejemplo, representaban la inocencia y la pureza (Mt 10:16). Además, cuando Noé mandó una paloma fuera del arca, esta trajo de vuelta una hoja de olivo, lo que demostró que las aguas estaban bajando (Gé 8:11) y que iba a comenzar un periodo de paz y descanso (Gé 5:29). De forma parecida, en el bautismo de Jesús, puede que Jehová usara la representación de una paloma para dejar claro que Jesús era el Mesías, el Hijo de Dios puro y sin pecado que sacrificaría su vida por la humanidad e introduciría un periodo de paz y descanso durante su reinado. Cuando el espíritu santo de Dios, o su fuerza activa, descendió sobre Jesús al tiempo de su bautismo, quizá parecía una paloma aleteando antes de posarse.

Adán, hijo de Dios. Aquí se hace referencia al origen de la humanidad y se confirma el relato de Génesis de que Dios creó al primer hombre y lo hizo a su imagen y semejanza (Gé 1:26, 27; 2:7). Esta declaración también ayuda a entender otros versículos inspirados, como los de Ro 5:12; 8:20, 21 y 1Co 15:22, 45.

el Hijo de Dios. Esta expresión se usa con frecuencia en la Biblia para referirse a Jesús (Jn 1:49; 3:16-18; 5:25; 10:36; 11:4). Como Dios no tiene una esposa literal ni es de naturaleza humana, esta expresión tiene que ser una metáfora. Está claro que la intención es ayudar al lector a entender que la relación entre Jesús y Dios es como la de un hijo humano con su padre. También destaca que Jesús recibió la vida de Jehová porque fue creado por él. De hecho, al primer hombre, Adán, también se le llama “hijo de Dios”. Ver la nota de estudio de Lu 3:38.

uno de los dos. Se menciona a estos dos discípulos en Jn 1:35. Es probable que el discípulo del que no se dice el nombre sea el apóstol Juan, uno de los hijos de Zebedeo y escritor de este Evangelio (Mt 4:21; Mr 1:19; Lu 5:10). Se llega a esta conclusión porque el escritor nunca dice su propio nombre, nunca menciona al apóstol Juan por nombre y siempre que habla de Juan el Bautista lo llama sencillamente “Juan”. Ver la nota de estudio de Jn 1:6.

Juan [...] acompañado de dos de sus discípulos. Uno de los dos discípulos de Juan el Bautista era “Andrés, el hermano de Simón Pedro”. Ver la nota de estudio de Jn 1:40.

Juan [...] acompañado de dos de sus discípulos. Uno de los dos discípulos de Juan el Bautista era “Andrés, el hermano de Simón Pedro”. Ver la nota de estudio de Jn 1:40.

uno de los dos. Se menciona a estos dos discípulos en Jn 1:35. Es probable que el discípulo del que no se dice el nombre sea el apóstol Juan, uno de los hijos de Zebedeo y escritor de este Evangelio (Mt 4:21; Mr 1:19; Lu 5:10). Se llega a esta conclusión porque el escritor nunca dice su propio nombre, nunca menciona al apóstol Juan por nombre y siempre que habla de Juan el Bautista lo llama sencillamente “Juan”. Ver la nota de estudio de Jn 1:6.

los dos discípulos [...] siguieron a Jesús. Esta declaración indica que los primeros discípulos de Jesús salieron de entre los discípulos de Juan el Bautista. Ver las notas de estudio de Jn 1:35, 40.

Cerca de la hora tercera. Es decir, cerca de las 9 de la mañana. En el siglo primero, los judíos dividían el periodo de luz del día en 12 horas (Jn 11:9). Este periodo comenzaba al amanecer, alrededor de las 6 de la mañana. Por lo tanto, la hora tercera sería alrededor de las 9 de la mañana; la hora sexta sería cerca del mediodía; y la hora novena, más o menos las 3 de la tarde. En vista de que la gente no tenía relojes precisos, normalmente las horas de los acontecimientos eran aproximadas (Jn 1:39; 4:6; 19:14; Hch 10:3, 9).

como la hora décima. Es decir, cerca de las 4 de la tarde. Ver la nota de estudio de Mt 20:3.

Juan. Aquí se refiere a Juan el Bautista. En el idioma original, el escritor de este Evangelio, el apóstol Juan, habla de Juan el Bautista 19 veces. Pero, a diferencia de los escritores de los otros Evangelios, nunca lo llama “el Bautista” (ver las notas de estudio de Mt 3:1; Mr 1:4). Cuando el apóstol Juan habla de una de las tres Marías, siempre deja claro cuál es (Jn 11:1, 2; 19:25; 20:1). Pero no hace lo mismo cuando habla de Juan el Bautista. Como el apóstol nunca utiliza su nombre para referirse a sí mismo, no tiene necesidad de aclarar de qué Juan habla. Esta es otra prueba de que fue el apóstol Juan quien escribió este Evangelio. Ver “Información sobre Juan” y la nota de estudio del título de Juan.

uno de los dos. Se menciona a estos dos discípulos en Jn 1:35. Es probable que el discípulo del que no se dice el nombre sea el apóstol Juan, uno de los hijos de Zebedeo y escritor de este Evangelio (Mt 4:21; Mr 1:19; Lu 5:10). Se llega a esta conclusión porque el escritor nunca dice su propio nombre, nunca menciona al apóstol Juan por nombre y siempre que habla de Juan el Bautista lo llama sencillamente “Juan”. Ver la nota de estudio de Jn 1:6.

Jesucristo. Este nombre contiene el título Cristo, que viene del griego Khristós y es equivalente al título Mesías (del hebreo, mashíaj). Las dos palabras significan ‘ungido’ o ‘elegido’. En tiempos bíblicos, a los gobernantes se les ungía ceremonialmente con aceite.

al Mesías. O “al Ungido”. La palabra griega Messías (una transliteración del término hebreo mashíaj) aparece solo dos veces en las Escrituras Griegas Cristianas (ver Jn 4:25). El término hebreo mashíaj viene del verbo masháj, que significa ‘untar’ y ‘ungir’ (Éx 29:2, 7). En tiempos bíblicos, se ungía ceremonialmente con aceite a los sacerdotes, los gobernantes y los profetas (Le 4:3; 1Sa 16:3, 12, 13; 1Re 19:16). En este versículo, el título Mesías va acompañado de la explicación “que traducido es Cristo”. El título Cristo (en griego, Khristós) aparece más de 500 veces en las Escrituras Griegas Cristianas y es equivalente al título Mesías. Los dos títulos significan ‘ungido’. Ver la nota de estudio de Mt 1:1.

Simón, a quien llaman Pedro. El nombre de este apóstol era Simón. Pétros —en español, Pedro— es la forma griega del nombre semítico Kefás —en español, Cefas—, que Jesús le había dado (Mr 3:16; Jn 1:42). Ver la nota de estudio de Mt 10:2.

Simón (al que llaman Pedro). En las Escrituras, a este apóstol se le llama de cinco maneras diferentes: 1) “Symeón”, que es la forma griega del nombre hebreo Simeón; 2) “Simón” (tanto Symeón como Simón son nombres griegos derivados de un verbo hebreo que significa ‘oír’ o ‘escuchar’); 3) “Pedro” (nombre griego que significa ‘trozo de roca’ y que nadie más tiene en las Escrituras); 4) “Cefas”, que es el equivalente semítico de Pedro (y quizá se relaciona con el término hebreo kefím [que significa ‘rocas’] usado en Job 30:6 y Jer 4:29); y 5) con la combinación “Simón Pedro” (Hch 15:14; Jn 1:42; Mt 16:16).

hijo de Jonás. O “Barjonás”. Muchos nombres hebreos llevaban como apellido la palabra hebrea ben o la aramea bar (que significan ‘hijo’) seguida del nombre del padre. El uso de la palabra aramea bar en varios nombres propios, como Bartolomé, Bartimeo, Bernabé y Bar-Jesús, demuestra la influencia que tenía el arameo en el hebreo que se hablaba en los días de Jesús.

Tú eres Simón. En las Escrituras, Simón aparece con cinco nombres diferentes (ver las notas de estudio de Mt 4:18; 10:2). Esta parece ser la primera vez que Jesús se encuentra con Pedro. Entonces le da el nombre semítico Cefas (Kefás), que puede que esté relacionado con el término hebreo kefím (‘rocas’) usado en Job 30:6 y Jer 4:29. Aquí, el escritor de este Evangelio añade una explicación, “que traducido es Pedro”. Este nombre griego también significa ‘trozo de roca’. En la Biblia, solo Simón usa estos dos nombres: el semítico y el griego. Jesús, quien fue capaz de percibir que Natanael era un hombre en quien no había engaño (Jn 1:47; 2:25), también pudo percibir el verdadero carácter de Pedro. En especial después de la muerte y resurrección de Jesús, este apóstol demostró tener cualidades como las de una roca que sirvieron para fortalecer y estabilizar la congregación cristiana (Lu 22:32; Hch 1:15, 16; 15:6-11).

Juan. Según algunos manuscritos antiguos, al padre del apóstol Pedro se le llama aquí Juan. En otros manuscritos antiguos, se le llama Joná. Y, en Mt 16:17, Jesús se dirige a Pedro como “Simón hijo de Jonás” (ver la nota de estudio de Mt 16:17). Algunos expertos creen que las formas griegas de los nombres Juan, Joná y Jonás son diferentes maneras de escribir el mismo nombre hebreo.

Natanael. Viene de un nombre hebreo que significa ‘Dios ha dado’. Todo parece indicar que es otro nombre de Bartolomé, uno de los 12 apóstoles de Jesús (Mt 10:3). Bartolomé, que significa ‘hijo de Tolmái’, es un término patronímico (es decir, un nombre derivado del nombre del padre). No es raro que a Natanael se le llame Bartolomé, igual que a otro hombre se le llama Bartimeo, es decir, ‘hijo de Timeo’ (Mr 10:46). Cuando Mateo, Marcos y Lucas hablan de Bartolomé, lo asocian con Felipe. Y, cuando Juan habla de Natanael, también lo menciona junto a Felipe. Esto es un indicio más de que Bartolomé y Natanael eran la misma persona (Mt 10:3; Mr 3:18; Lu 6:14; Jn 1:45, 46). En aquel tiempo no era raro que a alguien se le conociera por más de un nombre (Jn 1:42).

Moisés, en la Ley, y también los Profetas. Estas palabras se parecen a la expresión “la Ley y los Profetas” que tantas veces se usa, con ligeras variantes, en los Evangelios (Mt 5:17; 7:12; 11:13; 22:40; Lu 16:16). Aquí, “la Ley” abarca los libros de Génesis a Deuteronomio, y “los Profetas” son los libros proféticos de las Escrituras Hebreas. Cuando se mencionan juntos, pueden referirse a todas las Escrituras Hebreas. Es obvio que los discípulos mencionados aquí eran buenos estudiantes de las Escrituras Hebreas. Puede que Felipe estuviera pensando en pasajes como los de Gé 3:15; 22:18; 49:10; Dt 18:18; Is 9:6, 7; 11:1; Jer 33:15; Eze 34:23; Miq 5:2; Zac 6:12 y Mal 3:1. De hecho, son muchos los versículos de las Escrituras Griegas Cristianas que indican que las Escrituras Hebreas dan testimonio acerca de Jesús (Lu 24:27, 44; Jn 5:39, 40; Hch 10:43; Ap 19:10).

¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret? Muchos creen que este comentario de Natanael refleja la idea de que Nazaret era un pueblo insignificante, que los propios galileos despreciaban (Jn 21:2). Ni las Escrituras Hebreas ni Josefo mencionan específicamente a Nazaret. Pero la población de Jafía (que estaba a menos de 3 km [2 mi] al suroeste de Nazaret) aparece en Jos 19:12 y en los escritos de Josefo. De cualquier manera, ni las Escrituras Hebreas ni Josefo registran todas las ciudades galileas. Es interesante también que los Evangelios siempre llaman a Nazaret “ciudad” (en griego, pólis), un término que por lo general describe un centro de población más grande que un pueblo (Mt 2:23; Lu 1:26; 2:4, 39; 4:29). Nazaret estaba situada en un valle rodeado de colinas desde las que se veía la llanura de Esdrelón (o Jezreel). La zona estaba muy poblada, con numerosas ciudades y pueblos cerca. Nazaret se hallaba próxima a varias rutas comerciales importantes. Así que sus habitantes estaban informados acerca de las actividades sociales, religiosas y políticas de la época (comparar con Lu 4:23). Además, la ciudad tenía su propia sinagoga (Lu 4:16). De modo que no parece que Nazaret fuera tan insignificante. Teniendo esto en cuenta, puede que Natanael simplemente estuviera expresando su sorpresa por el hecho de que Felipe creyera que alguien de la vecina ciudad de Nazaret, en Galilea, pudiera ser el Mesías prometido. Al fin y al cabo, las Escrituras habían predicho que vendría de Belén, en Judá (Miq 5:2; Jn 7:42, 52).

sin duda un israelita en quien no hay engaño. Todos los descendientes de Jacob eran israelitas, así que Jesús no podía estar refiriéndose a sus antecedentes genealógicos. El nombre Israel significa ‘el que contiende (lucha) con Dios’ y se le puso a Jacob después de haber luchado con un ángel para que lo bendijera. A diferencia de su hermano Esaú, Jacob valoraba las cosas sagradas y estaba dispuesto a esforzarse al máximo por ganarse la aprobación de Dios (Gé 32:22-28; Heb 12:16). Así pues, Jesús le estaba diciendo a Natanael que era un israelita no solo por su nacimiento, sino porque manifestaba la misma fe y determinación a obedecer la voluntad de Dios que su antepasado Jacob. Las palabras de Jesús (quizá tomadas de Sl 32:2) también indican que no había hipocresía ni engaño en Natanael.

Verás cosas más grandes que estas. Natanael enseguida empezó a ver que se cumplían estas palabras. En un banquete de boda en su ciudad de origen, Caná de Galilea, fue testigo del primer milagro de Jesús, cuando convirtió agua en un vino de excelente calidad (Jn 2:1-11; 21:2). Junto con los otros 11 discípulos que luego serían nombrados apóstoles, vio que Jesús curó enfermos, expulsó demonios e incluso resucitó algunos muertos. Además de todo esto, Natanael y los demás apóstoles recibieron poder para hacer milagros y proclamar que el Reino de los cielos se había acercado (Mt 10:1-8).

Hijo del Hombre. O “Hijo de un Ser Humano”. La frase aparece unas 80 veces en los Evangelios y Jesús la usó para referirse a sí mismo. Se ve que así resaltaba el hecho de que era de verdad un ser humano, nacido de una mujer, y que era un humano equivalente a Adán. Por esa razón tenía la facultad de rescatar a la humanidad del pecado y la muerte (Ro 5:12, 14-15). Esta expresión también identificaba a Jesús como el Mesías o el Cristo (Da 7:13, 14). Ver glosario.

De verdad les aseguro. Lit. “Verdaderamente, verdaderamente” (en griego, amḗn amḗn). El término griego amḗn —transliteración de la palabra hebrea ʼamén— significa ‘así sea’ o ‘seguro’. Jesús lo usó con frecuencia para introducir una declaración, una promesa o una profecía; así destacaba que lo que decía era totalmente cierto y confiable. Se dice que en la literatura sagrada nadie ha usado esta expresión como lo hizo Jesús (Mt 5:18; Mr 3:28; Lu 4:24). El término aparece 25 veces en el Evangelio de Juan, y siempre repetido (amḗn amḗn). Solo se emplea así en este Evangelio. Cuando el término aparece dos veces seguidas, en esta versión bíblica se traduce como “de verdad les aseguro”. También se puede traducir como “sí, en verdad” o “ciertamente les aseguro”. La expresión “les aseguro” o “de verdad les aseguro” también podría traducirse como “les digo la verdad”.

cielo. El término griego usado aquí puede referirse tanto al cielo físico como al cielo espiritual.

ángeles. O “mensajeros”. La palabra griega ágguelos y su equivalente hebrea malʼákh aparecen casi 400 veces en la Biblia. Ambas palabras tienen el significado básico de ‘mensajero’. Se traducen como “ángeles” cuando se refieren a mensajeros espirituales, y como “mensajeros” cuando no hay duda de que se refieren a seres humanos. El contexto suele dejar claro si se trata de ángeles o de seres humanos. Pero, si ambas opciones son posibles, con frecuencia se añade la otra opción en una nota a pie de página (Gé 16:7; 32:3; Job 4:18, nota; 33:23, nota; Ec 5:6, nota; Is 63:9, nota; Mt 1:20; Snt 2:25; Ap 22:8; ver glosario). En el libro de Apocalipsis, que está lleno de símbolos, hay ciertas referencias a ángeles que pueden aplicarse a seres humanos (Ap 2:1, 8, 12, 18; 3:1, 7, 14).

hacia el Hijo del Hombre. O “al servicio del Hijo del Hombre”. Cuando Jesús habló de “ángeles [...] subiendo y bajando”, puede que estuviera pensando en la visión que tuvo Jacob de ángeles que subían y bajaban por una escalera (Gé 28:12). Esta visión indicó que los ángeles son un importante instrumento de Jehová para cuidar de los seres humanos que tienen su aprobación. Del mismo modo, las palabras de Jesús en este versículo indican que los que anduvieran con Jesús tendrían pruebas de que los ángeles de Dios le servían y de que, de forma especial, él estaba bajo el cuidado y la guía de su Padre.

Hijo del Hombre. Ver la nota de estudio de Mt 8:20.

Multimedia

Video Información sobre Juan
Video Información sobre Juan
Traducción al copto sahídico de Juan 1:1
Traducción al copto sahídico de Juan 1:1

El manuscrito que se ve en la foto (fechado alrededor del año 600 de nuestra era) contiene una traducción del Evangelio de Juan al dialecto sahídico del idioma copto. El copto se hablaba en Egipto durante los siglos siguientes al ministerio de Jesús en la tierra. Este idioma, junto con el siriaco y el latín, fue uno de los primeros a los que se tradujeron las Escrituras Griegas Cristianas. Ya había traducciones al copto disponibles hacia el siglo tercero, que nos pueden dar una idea de cómo se entendía el texto griego para esa época. Esto puede ser de especial interés a la hora de analizar la segunda parte de Jn 1:1, que ha sido motivo de muchos debates y que en muchas traducciones dice: “La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios”. A diferencia del griego koiné, del siriaco y del latín, el dialecto sahídico del copto sí usa el artículo indefinido (en algunos aspectos parecido a la palabra “un” en español). En la foto se ven resaltadas las dos veces que aparece la palabra Dios en copto en este versículo. Entre las dos hay una pequeña diferencia. La primera (1) tiene el artículo definido (en un círculo rojo) y la segunda (2) tiene el artículo indefinido (también en un círculo rojo). Por lo tanto, al traducirse literalmente al español, esta versión diría: “Y la Palabra estaba con el Dios, y la Palabra era un dios”. Para obtener más información sobre la traducción de la frase “la Palabra era un dios”, ver la nota de estudio de Jn 1:1.

1. “el” (en un círculo rojo) Dios

2. “un” (en un círculo rojo) dios

Antiguo manuscrito del Evangelio de Juan
Antiguo manuscrito del Evangelio de Juan

En esta foto se ve la primera página de un manuscrito bíblico antiguo llamado Papiro Bodmer 2 (P66), que fue copiado y encuadernado en forma de códice alrededor del año 200 de nuestra era. Este manuscrito contiene una buena parte del texto griego de Las Buenas Noticias (o El Evangelio) según Juan. La primera página comienza con el título (resaltado) Euagguélion katá Iōánnēn (“Las Buenas Noticias según Juan”). Al parecer, los títulos de los libros no formaban parte del texto original, sino que fueron agregados tiempo después por los copistas. Es posible que se empezaran a utilizar estos títulos que incluyen el nombre del escritor por razones prácticas, pues así es más fácil identificar los libros.

Evangelio de Juan: algunos sucesos importantes
Evangelio de Juan: algunos sucesos importantes

Los sucesos se presentan en orden cronológico cuando es posible.

En el mapa de cada Evangelio se ubica una serie diferente de sucesos.

1. Cerca de Betania del otro lado del Jordán, Juan llama a Jesús “el Cordero de Dios” (Jn 1:29).

2. En Caná de Galilea, Jesús realiza su primer milagro (Jn 2:3, 7-9, 11).

3. Jesús limpia el templo por primera vez (Jn 2:13-15).

4. Jesús entra en la zona rural de Judea; sus discípulos realizan bautismos; Juan bautiza en Enón (Jn 3:22, 23).

5. En el pozo de Jacob en Sicar, le habla a una samaritana (Jn 4:4-7, 14, 19, 20).

6. Jesús cura a distancia al hijo de un funcionario, es el segundo milagro que realiza en Caná de Galilea (Jn 4:46, 47, 50-​54).

7. Jesús cura a un hombre en el estanque de Betzata, en Jerusalén (Jn 5:2-5, 8, 9).

8. Orilla noreste del mar de Galilea; después de que Jesús alimenta milagrosamente a unos 5.000 hombres, la gente trata de hacerlo rey (Mt 14:19-21; Jn 6:10, 14, 15).

9. En una sinagoga de Capernaúm, Jesús dice que él es “el pan de la vida” (Jn 6:48, 54, 59, 66).

10. En el estanque de Siloam, Jesús cura a un hombre que era ciego de nacimiento (Jn 9:1-3, 6, 7).

11. En el Pórtico de Salomón, en el templo, los judíos tratan de apedrear a Jesús (Jn 10:22, 23, 31).

12. Cuando los judíos tratan de atrapar a Jesús, él se va al lugar donde Juan bautizaba al principio; muchos al otro lado del Jordán ponen su fe en Jesús (Jn 10:39-42).

13. Jesús resucita a Lázaro en Betania (Jn 11:38, 39, 43, 44).

14. Cuando los judíos de Jerusalén conspiran para matar a Jesús, él se va a Efraín, una ciudad de la región que está cerca del desierto (Jn 11:53, 54).

15. Jesús monta un burrito y entra triunfalmente en Jerusalén por el camino que viene de Betfagué (Mt 21:1, 7-10; Mr 11:1, 7-11; Lu 19:29, 30, 35, 37, 38; Jn 12:12-15).

16. Jesús cruza el valle de Cedrón y se va a Getsemaní con sus discípulos (Mt 26:30; Mr 14:26; Lu 22:39; Jn 18:1).

17. En el jardín de Getsemaní, Judas traiciona a Jesús y Jesús es arrestado (Mt 26:47-50; Mr 14:43-46; Lu 22:47, 48, 54; Jn 18:2, 3, 12).

18. Se burlan de Jesús y le dan latigazos en la residencia del gobernador (Mt 27:26-29; Mr 15:15-20; Jn 19:1-3).

19. Clavan a Jesús al madero en el Gólgota (Mt 27:33-36; Mr 15:22-25; Lu 23:33; Jn 19:17, 18).

20. Jesús resucitado se le aparece a María Magdalena en el jardín cerca de la tumba (Mt 28:1, 5, 6, 8, 9; Jn 20:11, 12, 15-17).

21. Jesús se les aparece a sus discípulos en la orilla del mar de Galilea; Pedro le confirma que lo quiere (Jn 21:12-15).

Vista panorámica del valle de Jezreel
Vista panorámica del valle de Jezreel

Esta foto fue tomada desde un peñasco cercano a Nazaret, mirando hacia el sur. Aquí se puede observar, de este a oeste, el fértil valle de Jezreel, escenario de diferentes acontecimientos bíblicos (Jos 17:16; Jue 6:33; Os 1:5). A la izquierda, a lo lejos, lo primero que salta a la vista es la colina de Moré. En una de sus laderas, se ve una aldea donde antes se encontraba la ciudad de Naín. Fue en esta ciudad donde Jesús resucitó al hijo de una viuda (Jue 7:1; Lu 7:11-15). En el horizonte, se alcanza a ver el monte Guilboa (1Sa 31:1, 8). Como Jesús se crio en la cercana Nazaret, es posible que haya estado en este punto, desde donde pueden observarse muchos lugares importantes de la historia de Israel (Lu 2:39, 40).