Levítico 21:1-24

21  Jehová también le dijo a Moisés: “Diles a los sacerdotes, a los hijos de Aarón: ‘Ningún sacerdote debe contaminarse por un muerto* de entre su pueblo.+  Pero sí puede hacerlo por un pariente de sangre cercano, como su madre, su padre, su hijo, su hija y su hermano,  y puede contaminarse por su hermana si ella es una virgen que está cerca de él y todavía no se ha casado.  No debe contaminarse y hacerse impuro por una mujer que sea esposa de un hombre de su pueblo.  Ellos no deben afeitarse la cabeza+ ni rasurarse los bordes de la barba ni hacerse cortes en el cuerpo.+  Deben ser santos para su Dios+ y no deben profanar el nombre de su Dios,+ porque ellos son los que presentan las ofrendas hechas con fuego para Jehová, el pan* de su Dios. Tienen que ser santos.+  No deben casarse con una prostituta+ o una mujer que haya sido deshonrada, ni con una mujer divorciada de su esposo,+ porque el sacerdote es santo para su Dios.  Tienes que santificarlo,+ porque él presenta el pan de tu Dios. Él debe ser santo para ti porque yo, Jehová —el que los está santificando a ustedes—, soy santo.+  ”’Ahora bien, si la hija de un sacerdote se hiciera impura prostituyéndose, ella estaría haciendo impuro a su padre. Deben quemarla en el fuego.+ 10  ”’El sumo sacerdote de sus hermanos, sobre cuya cabeza se derrama el aceite de la unción+ y que ha sido nombrado* para ponerse la ropa sacerdotal,+ no debe descuidar su cabello ni rasgarse la ropa.+ 11  No debe acercarse a ningún muerto.*+ No debe contaminarse ni siquiera por su padre o su madre. 12  No debe salir del santuario ni profanar el santuario de su Dios,+ porque la señal de la dedicación —el aceite de la unción de su Dios—+ está sobre él. Yo soy Jehová. 13  ”’Él debe casarse con una mujer que sea virgen.+ 14  No puede casarse con una viuda, una mujer divorciada, una que haya sido deshonrada o una prostituta, sino que debe casarse con una virgen de su pueblo. 15  No debe hacer impura a su descendencia de entre su pueblo,+ porque yo soy Jehová, el que lo está santificando’”. 16  Jehová siguió hablando con Moisés y le dijo: 17  “Dile a Aarón: ‘Ninguno de tus descendientes, generación tras generación, que tenga un defecto puede acercarse a presentar el pan de su Dios. 18  No puede acercarse ningún hombre que tenga un defecto: un hombre ciego o cojo, con la cara desfigurada* o una extremidad demasiado larga, 19  un hombre con el pie o la mano fracturados, 20  un jorobado o un enano,* o un hombre con un defecto en los ojos, con eccema, con tiña o con los testículos dañados.+ 21  Ninguno de los descendientes del sacerdote Aarón que tenga un defecto puede acercarse a presentar ofrendas hechas con fuego para Jehová. Debido a que tiene un defecto, él no puede acercarse a presentar el pan de su Dios. 22  Puede comer el pan de su Dios de las cosas santísimas+ y de las cosas santas.+ 23  Pero no puede ir cerca de la cortina+ ni acercarse al altar,+ porque tiene un defecto. No debe profanar mi santuario,+ porque yo soy Jehová, el que los está santificando’”.+ 24  Así que Moisés habló con Aarón y sus hijos y con todos los israelitas.

Notas

O “por un alma”.
O “alimento”, refiriéndose a los sacrificios.
Lit. “cuya mano fue llenada”.
O “ninguna alma muerta”. Aquí la palabra hebrea néfesh está relacionada con la palabra hebrea que significa ‘muerto’.
Lit. “con la nariz hendida”.
O quizás “un hombre demacrado”.

Notas de estudio

Multimedia