Segundo de Samuel 20:1-26

20  Ahora bien, había allí un alborotador llamado Seba+ hijo de Bicrí, un benjaminita. Tocó el cuerno+ y dijo: “Nosotros no tenemos nada que ver con David; no tenemos ninguna herencia con el hijo de Jesé.+ ¡Vamos, Israel! ¡Que cada uno vuelva con sus dioses!”.*+  Ante eso, todos los hombres de Israel dejaron de seguir a David para seguir a Seba hijo de Bicrí.+ Pero los hombres de Judá, desde el Jordán hasta Jerusalén, no abandonaron a su rey.+  Cuando el rey David llegó a su casa* en Jerusalén,+ puso en una casa bajo guardia a las 10 concubinas que había dejado para cuidar la casa.+ Se encargaba de que tuvieran comida, pero no volvió a tener relaciones con ellas.+ Estuvieron recluidas allí hasta el día de su muerte, viviendo como viudas aunque su esposo estaba vivo.  El rey entonces le dijo a Amasá:+ “Llama a los hombres de Judá para que dentro de tres días se presenten aquí, y ven tú también”.  Así que Amasá se fue para convocar a Judá, pero tardó en venir más tiempo del que se le había dicho.  Entonces David le dijo a Abisái:+ “Seba+ hijo de Bicrí podría hacernos más daño que Absalón.+ Llévate a los siervos de tu señor y persíguelo, no sea que encuentre ciudades fortificadas y se nos escape”.  Así que los hombres de Joab,+ los keretitas, los peletitas+ y todos los hombres poderosos salieron detrás de él; salieron de Jerusalén para perseguir a Seba hijo de Bicrí.  Cuando llegaron cerca de la gran piedra que hay en Gabaón,+ Amasá+ vino a su encuentro. Joab tenía puesta su ropa de combate y llevaba una espada a la cintura. Pero, al acercarse, la espada se salió de su vaina y cayó.  Joab le dijo a Amasá: “¿Va todo bien, hermano mío?”. Entonces agarró con su mano derecha la barba de Amasá, como si fuera a darle un beso. 10  Amasá no le prestó atención a la espada que Joab tenía en la mano. Joab se la clavó en el abdomen+ y los intestinos se le salieron y cayeron al suelo. No tuvo que clavársela de nuevo; una vez fue suficiente para matarlo. Después de esto, Joab y su hermano Abisái se fueron a perseguir a Seba hijo de Bicrí. 11  Uno de los hombres de Joab se paró junto al cuerpo de Amasá y se puso a decir: “¡El que esté de parte de Joab y apoye a David, que siga a Joab!”. 12  Mientras tanto, Amasá estaba revolcándose en su sangre en medio del camino. Cuando aquel hombre vio que todo el mundo se paraba allí, apartó a Amasá del camino y lo dejó en el campo. Además, lo cubrió con una prenda de vestir porque vio que todos los que pasaban junto a él se detenían. 13  Una vez que lo apartó del camino, todos los hombres siguieron a Joab para perseguir a Seba+ hijo de Bicrí. 14  Seba fue pasando por todas las tribus de Israel hasta llegar a Abel de Bet-Maacá.+ Y los bicritas se reunieron y también entraron en la ciudad detrás de él. 15  Joab y sus hombres* llegaron, cercaron Abel de Bet-Maacá y levantaron una rampa* para atacar la ciudad, porque estaba situada dentro de una fortificación. Y los hombres de Joab se pusieron a excavar bajo la muralla para derribarla. 16  Entonces una mujer sabia se puso a gritar desde la ciudad: “¡Escuchen, escuchen! Por favor, díganle a Joab que venga, que quiero hablar con él”. 17  Así que él se acercó, y la mujer le preguntó: “¿Eres Joab?”. Él respondió: “Sí, soy yo”. Entonces ella le dijo: “Escucha las palabras de tu sierva”. “Te escucho”, le dijo él. 18  Ella continuó: “En el pasado siempre se decía ‘Que pregunten en Abel’, y caso resuelto. 19  Yo represento a los pacíficos y fieles de Israel. Tú quieres destruir una ciudad que es como una madre en Israel. ¿Por qué vas a acabar con* la herencia de Jehová?”.+ 20  Joab le contestó: “Jamás se me ocurriría acabar con ella o destruirla. 21  No, no se trata de eso. Lo que pasa es que un hombre de la región montañosa de Efraín+ llamado Seba+ hijo de Bicrí se ha rebelado* contra el rey David. Tan solo entréguenme a ese hombre y me retiraré de la ciudad”. Entonces la mujer le dijo a Joab: “¡Te lanzaremos su cabeza por encima de la muralla!”. 22  Enseguida la mujer sabia fue a hablar con todo el pueblo y ellos le cortaron la cabeza a Seba hijo de Bicrí y se la lanzaron a Joab. Entonces él tocó el cuerno y los hombres se retiraron de la ciudad, cada uno a su hogar.+ Y Joab regresó a Jerusalén, adonde estaba el rey. 23  Ahora Joab estaba al mando de todo el ejército de Israel,+ y Benaya+ hijo de Jehoiadá+ estaba al mando de los keretitas y los peletitas.+ 24  Adoram+ estaba al mando de los reclutados para trabajo obligatorio, y Jehosafat+ hijo de Ahilud era el registrador. 25  Sevá era el secretario, y Sadoc+ y Abiatar+ eran sacerdotes. 26  Irá el jairita también llegó a ser un funcionario principal* de David.

Notas

O quizás “a sus tiendas”.
O “palacio”.
Lit. “Ellos”.
O “un cerco de sitiar”.
Lit. “tragarte”.
Lit. “ha alzado su mano”.
Lit. “un sacerdote”.

Notas de estudio

Multimedia