Segundo Libro de las Crónicas 29:1-36

29  Ezequías+ se convirtió en rey a los 25 años de edad, y reinó 29 años en Jerusalén. Su madre se llamaba Abías hija de Zacarías.+  Él hacía lo que estaba bien a los ojos de Jehová,+ tal como lo había hecho su antepasado David.+  El primer año de su reinado, en el primer mes, abrió las puertas de la casa de Jehová y las reparó.+  Luego trajo a los sacerdotes y a los levitas, y los reunió en la plaza que estaba al este.  Les dijo: “Escúchenme, levitas. Ahora santifíquense+ y santifiquen la casa de Jehová, el Dios de sus antepasados, y quiten del lugar santo lo que es impuro.+  Porque nuestros padres fueron infieles e hicieron lo que estaba mal a los ojos de Jehová nuestro Dios.+ Lo abandonaron, apartaron la vista* del tabernáculo de Jehová y a él le dieron la espalda.+  También cerraron las puertas del pórtico+ y apagaron las lámparas.+ Dejaron de quemar incienso+ y de ofrecerle sacrificios quemados+ al Dios de Israel en el lugar santo.  Así que Jehová se indignó con Judá y Jerusalén,+ de modo que los convirtió en motivo de horror, asombro y silbidos,* como ustedes pueden comprobar con sus propios ojos.+  Por eso nuestros antepasados murieron a espada,+ y nuestros hijos, hijas y esposas estuvieron cautivos.+ 10  Ahora el deseo de mi corazón es hacer un pacto con Jehová, el Dios de Israel,+ para que deje de estar furioso con nosotros. 11  Hijos míos, ahora no es momento de ser negligentes,* porque Jehová los escogió para estar de pie delante de él, para servirle*+ y para hacer humear sus sacrificios”.+ 12  Ante eso, los levitas pusieron manos a la obra. De los cohatitas:+ Máhat hijo de Amasái y Joel hijo de Azarías; de los meraritas:+ Quis hijo de Abdí y Azarías hijo de Jehalelel; de los guersonitas:+ Joá hijo de Zimá y Edén hijo de Joá; 13  de los hijos de Elizafán: Simrí y Jeuel; de los hijos de Asaf:+ Zacarías y Matanías; 14  de los hijos de Hemán:+ Jehiel y Simeí; de los hijos de Jedutún:+ Semaya y Uziel. 15  Reunieron a sus hermanos, se santificaron y, tal como había mandado el rey de acuerdo con las palabras de Jehová, vinieron a purificar la casa de Jehová.+ 16  Entonces los sacerdotes entraron en la casa de Jehová para purificarla, sacaron todas las cosas impuras que encontraron en el templo de Jehová y las llevaron al patio+ de la casa de Jehová. A su vez, los levitas las sacaron de allí y las llevaron al valle de Cedrón.+ 17  Así comenzaron la santificación el primer día del primer mes, y el día ocho del mes llegaron al pórtico de Jehová.+ Santificaron la casa de Jehová durante ocho días, y terminaron el día 16 del primer mes. 18  Después entraron adonde estaba el rey Ezequías y le dijeron: “Hemos purificado toda la casa de Jehová, el altar de la ofrenda quemada+ y todos sus utensilios,+ y la mesa de los panes apilados*+ y todos sus utensilios. 19  Y hemos preparado y santificado+ todos los utensilios que el rey Acaz quitó durante su reinado, cuando fue infiel;+ ahora están delante del altar de Jehová”. 20  Y el rey Ezequías se levantó temprano y reunió a los príncipes de la ciudad, y subieron a la casa de Jehová. 21  Llevaron siete toros, siete carneros, siete corderos y siete machos de las cabras como ofrenda por el pecado a favor del reino, del santuario y de Judá.+ Y les dijo a los sacerdotes —los descendientes de Aarón— que los ofrecieran en el altar de Jehová. 22  Entonces mataron los toros,+ y los sacerdotes recogieron la sangre y la salpicaron en el altar;+ después mataron los carneros y salpicaron la sangre en el altar, también mataron los corderos y salpicaron la sangre en el altar. 23  Luego llevaron ante el rey y la congregación los machos de las cabras de la ofrenda por el pecado, y pusieron las manos sobre ellos. 24  Los sacerdotes entonces los mataron y con su sangre hicieron en el altar una ofrenda por el pecado para hacer expiación por todo Israel, porque el rey dijo que la ofrenda quemada y la ofrenda por el pecado tenían que hacerse a favor de todo Israel. 25  Entretanto, hizo que los levitas se colocaran en la casa de Jehová con címbalos, instrumentos de cuerda y arpas,+ de acuerdo con lo que mandaron David,+ Gad+ —el hombre de visiones del rey— y el profeta Natán,+ porque ese mandamiento lo había dado Jehová por medio de sus profetas. 26  Así que los levitas estaban allí de pie con los instrumentos de David y los sacerdotes con las trompetas.+ 27  Entonces Ezequías ordenó que se ofreciera el sacrificio quemado en el altar.+ Cuando comenzaron a presentar la ofrenda quemada, comenzó la canción de Jehová y también sonaron las trompetas siguiendo la dirección de los instrumentos del rey David de Israel. 28  Y toda la congregación se inclinó mientras se cantaba la canción y sonaban las trompetas. Todo esto duró hasta que se terminó la ofrenda quemada. 29  Tan pronto como acabaron de presentar la ofrenda, el rey y todos los que estaban con él se inclinaron y se postraron. 30  El rey Ezequías y los príncipes les dijeron a los levitas que alabaran a Jehová con las palabras de David+ y de Asaf,+ el hombre de visiones. Así que ellos lo alabaron con gran alegría, y se inclinaron y se postraron. 31  Entonces Ezequías dijo: “Ahora que ustedes han sido separados* para el servicio de Jehová, vengan a la casa de Jehová y traigan sacrificios y ofrendas de agradecimiento”. Así que la congregación empezó a traer sacrificios y ofrendas de agradecimiento, y todos los que lo deseaban de corazón trajeron ofrendas quemadas.+ 32  La cantidad de ofrendas quemadas que la congregación trajo fue de 70 reses, 100 carneros, 200 corderos —todos estos como ofrenda quemada para Jehová—,+ 33  y las ofrendas santas fueron 600 reses y 3.000 ovejas. 34  Pero no había suficientes sacerdotes para despellejar todas las ofrendas quemadas. Así que sus hermanos los levitas los ayudaron+ hasta que el trabajo quedó terminado y hasta que los sacerdotes pudieron santificarse,+ porque los levitas fueron más concienzudos* en santificarse que los sacerdotes. 35  También hubo muchas ofrendas quemadas,+ además de la grasa de los sacrificios de paz+ y las ofrendas líquidas* para las ofrendas quemadas.+ Así se restableció* el servicio de la casa de Jehová. 36  Ezequías y todo el pueblo se alegraron mucho por lo que el Dios verdadero había establecido para el pueblo,+ y es que todo esto había pasado muy de repente.

Notas

Lit. “sus rostros”.
O “burlas”.
O “de descansar”.
O “para servir como sus ministros”.
Es decir, el pan de la presencia.
Lit. “Ahora ustedes han llenado su mano”.
Lit. “rectos de corazón”.
O “libaciones”.
O “preparó”.

Notas de estudio

Multimedia