Primero de los Reyes 11:1-43

11  Pero el rey Salomón amó a muchas extranjeras+ además de la hija del faraón:+ mujeres moabitas,+ ammonitas,+ edomitas, sidonias+ e hititas.+  Eran de las naciones de las que Jehová les había dicho a los israelitas: “No vayan a mezclarse con ellas,* y ellas no deben venir a mezclarse con ustedes, porque les desviarán el corazón para que sigan a sus dioses”.+ Pero Salomón se apegó a ellas* y las amó.  Tuvo 700 esposas, que eran princesas, y 300 concubinas. Y, poco a poco, sus esposas le desviaron el corazón.*  Cuando Salomón ya estaba viejo,+ sus esposas le desviaron el corazón para que siguiera a otros dioses,+ y no sirvió a Jehová su Dios con un corazón completo* como el de su padre David.  Y Salomón siguió a Astoret,+ la diosa de los sidonios, y a Milcom,+ el repugnante dios de los ammonitas.  Salomón hizo lo que estaba mal a los ojos de Jehová, y no siguió a Jehová plenamente como su padre David.+  Fue entonces cuando Salomón le construyó un lugar alto+ a Kemós, el repugnante dios de Moab, y otro a Mólek,+ el repugnante dios de los ammonitas,+ en la montaña que estaba enfrente de Jerusalén.  Hizo lo mismo por todas las esposas extranjeras de él que hacían humo de sacrificio y les ofrecían sacrificios a sus dioses.  Jehová se puso furioso con Salomón porque su corazón se había desviado y alejado de Jehová, el Dios de Israel,+ quien se le había aparecido dos veces+ 10  y le había advertido precisamente que no siguiera a otros dioses.+ Pero él no obedeció lo que Jehová había mandado. 11  Así que Jehová le dijo a Salomón: “Por haber hecho esto, y por no cumplir con mi pacto y con mis estatutos tal como te mandé, puedes estar seguro de que te arrebataré el reino y se lo daré a uno de tus siervos.+ 12  Sin embargo, por consideración a tu padre David, no lo haré mientras tú vivas. Se lo arrebataré de las manos a tu hijo.+ 13  Pero no le arrebataré todo el reino.+ Le daré una tribu a tu hijo+ por consideración a mi siervo David y a Jerusalén, la ciudad que elegí”.+ 14  Jehová hizo que a Salomón le saliera un enemigo:+ Hadad el edomita, de la familia real de Edom.+ 15  Cuando David derrotó a Edom,+ Joab, el jefe del ejército, subió a enterrar a los que habían muerto y trató de acabar con todos los varones de Edom. 16  (Joab y todo el ejército de Israel se quedaron allí seis meses, hasta que él acabó con todos los varones en Edom). 17  Pero Hadad huyó con algunos siervos edomitas de su padre, y se fueron a Egipto. Hadad era entonces un niño. 18  Salieron de Madián y llegaron a Parán. Se llevaron consigo a algunos hombres de Parán+ y llegaron a Egipto, adonde estaba el faraón, el rey de Egipto, quien le dio a Hadad una casa, alimento y tierras. 19  Hadad le cayó tan bien al faraón que le dio como esposa a la hermana de su propia esposa, la reina* Tahpenés. 20  Con el tiempo, la hermana de Tahpenés tuvo un hijo con él, llamado Guenubat, y Tahpenés lo crio* en la casa del faraón. Guenubat vivió en la casa del faraón con los hijos del faraón. 21  Hadad oyó en Egipto que David ya descansaba con sus antepasados+ y que Joab, el jefe del ejército, había muerto.+ Así que Hadad le dijo al faraón: “Deja que me vaya a mi tierra”. 22  Pero el faraón le dijo: “¿Qué te falta aquí conmigo para que ahora quieras irte a tu tierra?”. Él le respondió: “Nada, pero, por favor, deja que me vaya”. 23  Dios hizo que a Salomón le saliera otro enemigo+ más: Rezón hijo de Eliadá, que había huido de su señor, Hadadézer,+ el rey de Zobá. 24  Cuando David derrotó a los hombres de Zobá,*+ Rezón reunió un grupo de hombres y se convirtió en el jefe de una banda de saqueadores. Ellos se fueron a Damasco,+ se quedaron a vivir allí y empezaron a reinar en Damasco. 25  Y él fue enemigo de Israel todos los días de Salomón, y causó otros problemas aparte de los que ya causaba Hadad. Le tuvo mucho odio a Israel durante el tiempo que él reinó sobre Siria. 26  Jeroboán+ hijo de Nebat, un efraimita de Zeredá, empezó a rebelarse* también contra el rey. Él era un siervo de Salomón,+ y su madre, que era viuda, se llamaba Zeruá. 27  La razón por la que se rebeló contra el rey fue la siguiente. Salomón había construido el Montículo+ y había cerrado la brecha de la Ciudad de David, su padre.+ 28  Y resulta que Jeroboán era un hombre muy capaz. Cuando Salomón vio que era un joven trabajador, lo puso a supervisar+ todo el servicio obligatorio de los de la casa de José. 29  Por aquel tiempo, Jeroboán salió de Jerusalén, y el profeta Ahíya+ el silonita lo encontró por el camino. Ahíya llevaba un manto nuevo, y los dos estaban solos en el campo. 30  Ahíya agarró el manto nuevo que llevaba y lo rasgó en 12 pedazos. 31  Entonces le dijo a Jeroboán: “Quédate con 10 pedazos, porque esto es lo que ha dicho Jehová, el Dios de Israel: ‘A Salomón le arrancaré de las manos el reino, y a ti te daré 10 tribus.+ 32  Pero una tribu seguirá siendo suya+ por consideración a mi siervo David+ y a Jerusalén, la ciudad que elegí de todas las tribus de Israel.+ 33  Haré esto porque mi pueblo me ha dejado+ y se está inclinando ante Astoret, la diosa de los sidonios, ante Kemós, el dios de Moab, y ante Milcom, el dios de los ammonitas. Y no ha andado en mis caminos, no ha hecho lo que está bien a mis ojos ni ha obedecido mis estatutos y mis decisiones judiciales como lo hizo David, el padre de Salomón. 34  Pero no le quitaré de las manos el reino entero a Salomón. Lo mantendré como jefe toda su vida, por consideración a mi siervo David, a quien yo elegí,+ porque él obedeció mis mandamientos y mis estatutos. 35  Pero a su hijo le quitaré de las manos el reinado y te lo daré a ti; te daré 10 tribus.+ 36  A su hijo le daré una tribu para que mi siervo David siempre tenga una lámpara delante de mí en Jerusalén,+ la ciudad que yo elegí para poner allí mi nombre. 37  Te elegiré y tú reinarás sobre todo lo que desees, y serás rey de Israel. 38  Y, si obedeces todo lo que yo te mande, andas en mis caminos y haces lo que está bien a mis ojos obedeciendo mis estatutos y mis mandamientos, así como lo hizo mi siervo David,+ entonces yo también estaré contigo. Te haré una casa* duradera, igual que a David,+ y te daré Israel. 39  Y humillaré a la descendencia de David debido a esto,+ pero no para siempre’”.+ 40  Así que Salomón intentó matar a Jeroboán, pero Jeroboán huyó a Egipto, adonde Sisac,+ el rey de Egipto,+ y se quedó en Egipto hasta que Salomón murió. 41  En cuanto al resto de la historia de Salomón, todo lo que hizo y su sabiduría, está escrito en el libro de la historia de Salomón.+ 42  El tiempo* que Salomón reinó en Jerusalén sobre todo Israel fue de 40 años. 43  Entonces Salomón descansó con sus antepasados y fue enterrado en la Ciudad de David, su padre; y su hijo Rehoboam+ se convirtió en el nuevo rey.

Notas

O “No formen matrimonios mixtos con ellas”.
O “ellos”, tal vez refiriéndose a los ídolos.
O “Y sus esposas tuvieron una fuerte influencia en él”.
O “completamente dedicado”.
Se refiere a una reina que no gobierna.
O quizás “destetó”.
Lit. “los mató”.
Lit. “alzar su mano”.
Se refiere a una dinastía real.
Lit. “Los días”.

Notas de estudio

Multimedia