Primer Libro de las Crónicas 19:1-19

19  Más tarde, murió Nahás, el rey de los ammonitas, y su hijo se convirtió en el nuevo rey.+  Entonces David dijo: “Le mostraré amor leal+ a Hanún hijo de Nahás porque su padre me mostró amor leal a mí”. Así que David envió mensajeros para que lo consolaran por la pérdida de su padre. Pero, cuando los siervos de David llegaron a la tierra de los ammonitas+ para consolar a Hanún,  los príncipes de los ammonitas le dijeron a Hanún: “¿Te crees que David ha mandado a sus siervos a consolarte porque quiere honrar a tu padre? ¿No será que vinieron a espiarnos y a inspeccionar el país para derrotarte?”.  Así que Hanún agarró a los siervos de David, los afeitó,+ les cortó la ropa por la mitad, a la altura de las nalgas, y los mandó de vuelta.  El rey David fue informado de lo que les pasó a estos hombres y, como habían sido tan humillados, enseguida envió otros hombres a su encuentro para decirles: “Quédense en Jericó+ hasta que les vuelva a crecer la barba, y después regresen”.  Con el tiempo, los ammonitas se dieron cuenta de que se habían ganado el odio de* David, así que Hanún y los ammonitas enviaron 1.000 talentos* de plata para contratar carros y jinetes de Mesopotamia,* Aram-Maacá y Zobá.+  Contrataron 32.000 carros, y también al rey de Maacá y su gente. Entonces llegaron y acamparon delante de Medebá.+ Los ammonitas salieron de sus ciudades y se reunieron para la guerra.  Cuando David se enteró, envió a Joab+ y a todo el ejército, incluidos sus soldados más poderosos.+  Y los ammonitas fueron y se colocaron en formación de batalla a la entrada de la puerta de la ciudad mientras los reyes que habían venido estaban aparte, en campo abierto. 10  Cuando Joab vio que las fuerzas de ataque venían contra él por delante y por detrás, eligió a algunos de los mejores soldados de Israel y los colocó en formación de batalla para enfrentarse con los sirios.+ 11  Al resto de los hombres los puso bajo el mando* de su hermano Abisái+ para que se colocaran en formación de batalla y se enfrentaran con los ammonitas. 12  Entonces dijo: “Si los sirios+ son demasiado fuertes para mí, ven a rescatarme tú. Y, si los ammonitas son demasiado fuertes para ti, te rescato yo. 13  Tenemos que ser fuertes y valientes+ por nuestro pueblo y por las ciudades de nuestro Dios, y Jehová hará lo que le parezca bien”.* 14  Entonces Joab y sus hombres avanzaron para luchar contra los sirios, y estos salieron huyendo de él.+ 15  Cuando los ammonitas vieron que los sirios habían escapado, ellos también huyeron de su hermano Abisái y se metieron en la ciudad. Después de eso, Joab volvió a Jerusalén. 16  Cuando los sirios vieron que Israel los había vencido, enviaron mensajeros para convocar a los sirios que estaban en la región del Río*+ y que tenían como líder a Sofac, el jefe del ejército de Hadadézer.+ 17  Cuando se lo informaron a David, él inmediatamente reunió a todo el ejército de Israel, cruzó el Jordán, llegó adonde estaban ellos y se colocó en formación de batalla contra ellos. David se colocó en formación de batalla para enfrentarse con los sirios, quienes lucharon contra él.+ 18  Pero los sirios huyeron de Israel. David mató a 7.000 conductores de carros y a 40.000 soldados de a pie sirios, y también mató a Sofac, el jefe del ejército. 19  Cuando los siervos de Hadadézer vieron que Israel los había vencido,+ enseguida acordaron la paz con David y se convirtieron en sus súbditos.+ Y Siria ya no quiso ayudar a los ammonitas.

Notas

O “hecho apestosos para”.
Un talento equivalía a 34,2 kg (1.101 oz tr). Ver apén. B14.
Lit. “Aram-Naharaim”.
Lit. “en mano”.
O “lo que sea bueno a sus ojos”.
Es decir, el río Éufrates.

Notas de estudio

Multimedia