Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

lengua de señas ecuatoriana

La Atalaya (edición de estudio)  |  Mayo de 2016

“Vayan [...] y hagan discípulos de gente de todas las naciones”

“Vayan [...] y hagan discípulos de gente de todas las naciones”

“Vayan [...] y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos [...], enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado” (MAT. 28:19, 20).

CANCIONES 47 Y 17

1, 2. Cuando leemos Mateo 24:14, ¿qué preguntas surgen?

HAY personas que están de acuerdo con nosotros y otras que están totalmente en contra. Sin embargo, pocos niegan que a los testigos de Jehová se nos conoce por predicar. Puede que nos hayamos encontrado con personas en la predicación que, aunque no comparten nuestras creencias, nos respetan por la obra que llevamos a cabo. Como sabemos, Jesús dijo que las buenas nuevas del Reino se predicarían en toda la tierra (Mat. 24:14). Pero ¿por qué sabemos que nosotros realizamos la obra que cumple esta profecía de Jesús? ¿Somos arrogantes por creer eso?

2 Muchos grupos religiosos están convencidos de que predican el evangelio o buenas nuevas. Sin embargo, su labor suele limitarse a dar testimonios personales, ofrecer servicios religiosos en sus iglesias o emitir programas por televisión o en Internet. Otros dicen que sus obras benéficas o la labor que llevan a cabo en hospitales y centros educativos son también formas de predicar. Pero ¿de verdad cumplen el mandato que Jesús dio a sus discípulos quienes hacen estas cosas?

3. Según Mateo 28:19, 20, ¿qué cuatro cosas deben hacer los seguidores de Jesús?

3 ¿Debían adoptar los discípulos de Jesús una actitud pasiva y esperar a que la gente se les acercara? Por supuesto que no. Después de resucitar, se dirigió a cientos de sus seguidores y les dijo: “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos [...], enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado” (Mat. 28:19, 20). Como vemos, se espera que hagamos cuatro cosas. Tres de ellas son: hacer discípulos, bautizarlos y enseñarles. Pero ¿qué es lo primero que debemos hacer? Jesús dijo: “Vayan”. Un biblista comentó al respecto: “El mandato ‘vayan’ es algo que debe hacer cada creyente, sea que para ello tenga que cruzar la calle o un océano” (Mat. 10:7; Luc. 10:3).

4. ¿Qué hace falta para ser “pescadores de hombres”?

4 ¿Se refería Jesús solo a los esfuerzos que sus seguidores podrían hacer de manera individual? ¿O hablaba de una campaña de predicación organizada? Puesto que un solo hombre no podía ir a “todas las naciones”, esta obra requería que muchas personas participaran de forma organizada. Eso fue lo que Jesús indicó al invitar a sus discípulos a ser “pescadores de hombres” (lea Mateo 4:18-22). Jesús no estaba pensando en el hombre que pesca solo, con hilo de pescar y un cebo, sentado tranquilamente mientras espera que el pez muerda el anzuelo. Él habló de una pesca que se podía comparar a la que se hace con redes, que implica mucho esfuerzo y en la que, a veces, hace falta que varias personas trabajen coordinadas (Luc. 5:1-11).

5. ¿Qué cuatro preguntas tenemos que contestar, y por qué?

5 Para saber quiénes están cumpliendo en la actualidad la profecía de Jesús de predicar las buenas nuevas, tenemos que contestar estas cuatro preguntas:

  • ¿Qué mensaje debe predicarse?

  • ¿Qué debe motivarnos a predicar?

  • ¿Qué métodos deben usarse?

  • ¿Cuál debe ser el alcance de la predicación, y cuánto debe durar?

Las respuestas nos ayudarán a identificar quiénes están cumpliendo con esta labor salvavidas. También fortalecerán nuestra determinación de perseverar en esta obra (1 Tim. 4:16).

¿QUÉ MENSAJE DEBE PREDICARSE?

6. ¿Por qué estamos seguros de que los testigos de Jehová predican el mensaje que Jesús mandó proclamar?

6 (Lea Lucas 4:43). Jesús predicó “las buenas nuevas del reino” y quiere que sus discípulos hagan lo mismo. ¿Qué organización está predicando ese mensaje en “todas las naciones”? No hay ninguna duda: solo los testigos de Jehová. Hasta algunos de los que se oponen a nuestra obra lo reconocen. Por ejemplo, un sacerdote misionero, tras mencionar que había vivido en muchos lugares, contó a un hermano que en cada país preguntaba a los Testigos qué mensaje predicaban. El sacerdote dijo: “Eran todos tan estúpidos que contestaban lo mismo: ‘Las buenas nuevas del Reino’”. Sin embargo, esos Testigos no tenían nada de “estúpidos”. Estaban unidos, como deben estarlo los cristianos verdaderos (1 Cor. 1:10). Su mensaje era el mismo que el de La Atalaya. Anunciando el Reino de Jehová. De cada número de esta revista, se imprime un promedio de casi 59 millones de ejemplares en 254 idiomas. Eso la convierte en la publicación de mayor circulación del mundo.

7. ¿Por qué decimos que el clero de la cristiandad no predica el mensaje correcto?

7 El clero de la cristiandad no está predicando el Reino de Dios. Cuando hablan del Reino, muchos dicen que es un sentimiento que lleva el cristiano en el corazón (Luc. 17:21). No enseñan a la gente que es un gobierno que está en los cielos en manos de Jesucristo, que traerá la solución a los problemas de la humanidad y que pronto eliminará la maldad de la Tierra (Rev. 19:11-21). Prefieren hablar de Jesús solo en Navidad y en Semana Santa. Parece que desconocen totalmente lo que va a hacer cuando gobierne sobre la Tierra. Y puesto que han perdido de vista el mensaje que deben predicar, no sorprende que tampoco tengan el motivo correcto para llevar a cabo esta obra.

¿QUÉ DEBE MOTIVARNOS A PREDICAR?

8. ¿Cuál es un motivo incorrecto para predicar?

8 ¿Qué debe motivarnos a predicar? No debe ser recaudar dinero y construir edificios lujosos. Jesús dijo a sus discípulos: “Recibieron gratis; den gratis” (Mat. 10:8). La Palabra de Dios no se debe usar con fines lucrativos (2 Cor. 2:17, nota). Quienes predican no deben esperar que se les pague por lo que hacen (lea Hechos 20:33-35). A pesar de la instrucción tan clara que dio Jesús, la mayoría de las iglesias están centradas en recaudar dinero o en intentar sobrevivir económicamente. Tienen que pagar a los miembros del clero y a una gran cantidad de empleados. Y muchos líderes de la cristiandad se han hecho muy ricos (Rev. 17:4, 5).

9. ¿Cómo demuestran los testigos de Jehová que predican con el motivo correcto?

9 ¿Cuál ha sido la postura de los testigos de Jehová respecto a recaudar dinero? Su obra se sostiene con donativos voluntarios (2 Cor. 9:7). En sus Salones del Reino y en sus asambleas no se hacen colectas. El año pasado, dedicaron 1.930 millones de horas a predicar las buenas nuevas y a impartir más de 9 millones de cursos bíblicos gratuitos cada mes. Aunque parezca increíble, no cobran nada por hacer esta labor. Además, están encantados de cubrir sus gastos. Un investigador dijo sobre la obra de los Testigos: “Su objetivo principal es predicar y enseñar [...]. No tienen un clero, lo que reduce mucho sus gastos”. Entonces, ¿qué nos motiva a predicar? En pocas palabras, participamos en esta obra de forma voluntaria porque amamos a Jehová y a las personas. Ese espíritu dispuesto cumple las palabras de la profecía del Salmo 110:3 (léalo).

¿QUÉ MÉTODOS DEBEN UTILIZARSE?

Predicamos dondequiera que esté la gente. (Vea el párrafo 10).

10. ¿Qué métodos utilizaron Jesús y sus discípulos para predicar?

10 ¿Qué métodos usaron Jesús y sus discípulos para predicar las buenas nuevas? Iban a todas partes para encontrar a la gente; no solo a lugares públicos, también a sus hogares. Buscaban a los merecedores casa por casa (Mat. 10:11; Luc. 8:1; Hech. 5:42; 20:20). Este método sistemático demostró imparcialidad.

11, 12. Al comparar los esfuerzos que hacen los Testigos por predicar con los que hace la cristiandad, ¿qué diferencias observamos?

11 ¿Qué han hecho las iglesias de la cristiandad al respecto? En la mayoría de los casos, los feligreses se conforman con dejar en manos de una clase clerical remunerada todo lo que tiene que ver con la predicación. Pero, en vez de ser “pescadores de hombres”, el clero de la cristiandad está más preocupado por conservar los “peces” que ya tiene. Es verdad que en ocasiones algunos clérigos han intentado animar a la gente a evangelizar de alguna forma. Por ejemplo, en una carta de principios del 2001, el papa Juan Pablo II dijo: “He repetido muchas veces en estos años la ‘llamada’ a la nueva evangelización. La reitero ahora [...]. Hemos de revivir en nosotros el sentimiento apremiante de Pablo, que exclamaba: ‘¡ay de mí si no predicara el Evangelio!’”. Hablando de esta misión, el papa añadió: “No podrá ser delegada a unos pocos ‘especialistas’, sino que acabará por implicar la responsabilidad de todos los miembros del Pueblo de Dios”. Muy pocos respondieron a esta llamada.

12 ¿Qué han hecho los testigos de Jehová? Ellos son los únicos que proclaman que Jesús reina desde 1914. En conformidad con el mandato de Jesús, la predicación es su prioridad (Mar. 13:10). Una experta escribió: “Para los testigos de Jehová, el objetivo misional se antepone a cualquier otra inquietud”. Y refiriéndose a lo que dijo un Testigo, añadió: “Cuando encuentran a personas que sufren hambre, soledad o mala salud, intentan ayudarlas, [...] pero nunca olvidan que su labor prioritaria es entregar un mensaje espiritual sobre el fin del mundo y la necesidad de salvarse” (Pillars of Faith—American Congregations and Their Partners). Los testigos de Jehová continúan usando los mismos métodos de Jesús y sus discípulos para proclamar ese mensaje.

¿CUÁL DEBE SER EL ALCANCE DE LA PREDICACIÓN, Y CUÁNTO DEBE DURAR?

13. ¿Cuál debe ser el alcance de la predicación?

13 Jesús indicó cuál sería el alcance de la obra al decir que en los últimos días las buenas nuevas se predicarían “en toda la tierra habitada” (Mat. 24:14). Los discípulos provendrían “de todas las naciones” (Mat. 28:19, 20). Eso requiere una labor de alcance mundial.

14, 15. ¿Por qué podemos decir que el alcance de la predicación de los Testigos cumple con la profecía de Jesús? (Vea las fotos del principio).

14 Analicemos algunos datos para entender cómo el alcance de la predicación de los testigos de Jehová ha cumplido la profecía de Jesús. En Estados Unidos, hay aproximadamente 1,2 millones de testigos de Jehová. Sin embargo, solo hay unos 600.000 miembros del clero entre las diversas confesiones religiosas de ese país. En todo el mundo, la Iglesia Católica Romana tiene poco más de 400.000 sacerdotes. En cambio, unos 8 millones de Testigos predican voluntariamente en 240 países y territorios. Es increíble todo lo que se está logrando para la gloria y la honra de Jehová (Sal. 34:1; 51:15).

15 Los testigos de Jehová deseamos llevar las buenas nuevas al mayor número de personas posible antes de que venga el fin. Una prueba de ello es la labor que realizamos en los campos de la traducción y la producción de publicaciones bíblicas. Nadie hace algo parecido. Hemos distribuido gratis millones de libros, revistas, tratados e invitaciones a las asambleas y a la Conmemoración. Hemos producido publicaciones en más de 700 idiomas. También hemos impreso más de 200 millones de copias de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras en más de 130 idiomas. Solo el año pasado, produjimos unos 4.500 millones de publicaciones bíblicas. Y nuestro sitio oficial de Internet contiene información en más de 750 lenguas. ¿Qué otra organización religiosa hace algo parecido?

16. ¿Por qué sabemos que los testigos de Jehová tienen el espíritu de Dios?

16 ¿Cuánto debe durar esta obra? Jesús predijo que la predicación mundial continuaría durante los últimos días, “y entonces [vendría] el fin” (Mat. 24:14). ¿Qué otra organización religiosa sigue predicando las buenas nuevas en estos trascendentales últimos días? Algunas personas que encontramos al predicar dicen: “Ustedes son los que hacen la obra, pero nosotros tenemos el espíritu santo”. Sin embargo, el hecho de que perseveremos, ¿no es una prueba de que somos los que tenemos el espíritu de Dios? (Hech. 1:8; 1 Ped. 4:14). De vez en cuando, algunos grupos religiosos intentan hacer la obra que los testigos de Jehová hacemos con regularidad, pero suelen fracasar. Otros participan temporalmente en lo que llaman “obras misionales”, para después regresar a su vida cotidiana. Incluso hay quienes van de casa en casa, pero ¿qué mensaje llevan? La respuesta a esta pregunta deja claro que ellos no están cumpliendo la obra que Cristo comenzó.

¿QUIÉNES REALMENTE PREDICAN LAS BUENAS NUEVAS?

17, 18. a) ¿Por qué estamos seguros de que los testigos de Jehová son los que predican las buenas nuevas del Reino? b) ¿Cómo logramos realizar esta obra?

17 Entonces, ¿quiénes están predicando hoy las buenas nuevas del Reino? Con absoluta confianza podemos afirmar: “Los testigos de Jehová”. ¿Por qué estamos tan seguros? Porque predicamos el mensaje correcto: las buenas nuevas del Reino. Usamos los métodos correctos, pues tomamos la iniciativa en ir a la gente. Lo hacemos por el motivo correcto: el amor, no el deseo de ganar dinero. Y nuestra obra tiene el mayor alcance posible, pues llegamos a gente de todas las naciones y lenguas. Además, seguiremos participando en ella sin descanso, año tras año, hasta que llegue el fin.

18 Es impresionante ver todo lo que el pueblo de Dios está haciendo en estos días tan emocionantes. ¿Cómo lo logra? El apóstol Pablo da la respuesta en su carta a los Filipenses: “Dios es el que, por causa de su beneplácito, está actuando en ustedes a fin de que haya en ustedes tanto el querer como el actuar” (Filip. 2:13). Que nuestro amoroso Padre nos siga dando fuerzas mientras hacemos todo lo posible por efectuar nuestro ministerio plenamente (2 Tim. 4:5).