Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

lengua de señas ecuatoriana

La Atalaya (edición de estudio)  |  Mayo de 2016

¿Sigue la Biblia cambiando su personalidad?

¿Sigue la Biblia cambiando su personalidad?

“Transfórmense rehaciendo su mente” (ROM. 12:2).

CANCIONES 39 Y 35

1-3. a) ¿Qué cambios nos puede costar hacer después del bautismo? b) Si hacer cambios nos cuesta más de lo que esperábamos, ¿qué podríamos preguntarnos? (Vea las fotos del principio).

CUANDO Kevin [1] conoció la verdad, su relación con Jehová se convirtió en lo más importante para él. Por años había sido una persona que apostaba, fumaba, bebía mucho y consumía drogas. Para tener la aprobación de Dios, tuvo que abandonar todas estas prácticas que la Biblia condena. Lo consiguió porque confió en Jehová y en el poder que tiene la Biblia para cambiar a las personas (Heb. 4:12).

2 ¿Dejó Kevin de hacer cambios en su personalidad después de bautizarse? No. Aún tenía que esforzarse por desarrollar y refinar sus cualidades cristianas (Efes. 4:31, 32). Por ejemplo, descubrió que le costaba mucho controlar su genio. Él reconoció: “En realidad, fue más difícil controlar mi temperamento que abandonar los vicios de mi vida anterior”. Pero Kevin le rogó a Jehová que lo ayudara y estudió la Biblia en profundidad. Así consiguió hacer los cambios necesarios.

3 Como le ocurrió a este hermano, muchos hemos tenido que hacer grandes cambios antes de bautizarnos para cumplir los requisitos básicos de la Biblia. Pero, después del bautismo, nos dimos cuenta de que todavía teníamos que hacer pequeños cambios para imitar mejor a Dios y a Cristo (Efes. 5:1, 2; 1 Ped. 2:21). Por ejemplo, es posible que hayamos notado que somos críticos, sentimos temor al hombre, somos chismosos o tenemos algún otro defecto. ¿Nos cuesta más de lo que esperábamos cambiar esas cosas? En tal caso, quizás nos preguntemos: “Si pude hacer cambios grandes, ¿por qué me cuesta tanto hacer cambios más pequeños? ¿Cómo puedo conseguir que la Biblia haga cambios en mi personalidad y me ayude a seguir mejorando?”.

SEAMOS REALISTAS

4. ¿Por qué no podemos agradar a Jehová en todo?

4 Al conocer a Jehová, hemos llegado a amarlo. Por eso, deseamos de todo corazón hacer su voluntad. Ahora bien, aunque lo deseemos con todas nuestras fuerzas, es imposible agradar a Dios en todo momento, pues somos imperfectos. Nos ocurre lo mismo que al apóstol Pablo, quien escribió: “La facultad de desear está presente conmigo, pero la facultad de obrar lo que es excelente no está presente” (Rom. 7:18; Sant. 3:2).

5. a) ¿Qué cambios tuvimos que hacer para poder bautizarnos? b) ¿Cómo nos siguen afectando nuestras debilidades?

5 En el pasado, abandonamos prácticas que están en contra de la Biblia y que nos hubieran impedido formar parte de la congregación cristiana (1 Cor. 6:9, 10). Pero seguimos siendo imperfectos (Col. 3:9, 10). Por eso, no es realista esperar que, por estar bautizados o llevar muchos años en la verdad, ya no cometeremos errores, no sufriremos ninguna recaída o no tendremos que luchar con tendencias o motivos incorrectos. La verdad es que algunas inclinaciones tardan mucho en desaparecer.

6, 7. a) Aunque somos imperfectos, ¿por qué podemos ser amigos de Jehová? b) ¿Por qué no debemos dejar de pedirle a Jehová que nos perdone?

6 Ahora bien, la imperfección que hemos heredado no impide que seamos amigos de Dios y que le sirvamos. Piense en lo siguiente: cuando Jehová nos atrajo a él, sabía que a veces cometeríamos errores (Juan 6:44). Puesto que nos conoce y sabe lo que hay en nuestro corazón, seguro que estaba al tanto de nuestras inclinaciones imperfectas. Sabía cuáles nos sería muy difícil resistir y era consciente de que en ocasiones fallaríamos. Sin embargo, eso no impidió que Jehová nos quisiera como amigos.

7 Dios nos amó tanto que nos hizo un regalo valiosísimo: el sacrificio de rescate de su querido hijo (Juan 3:16). Gracias a este regalo de valor incalculable, podemos confiar en que seguiremos siendo amigos de Jehová aunque cometamos errores. Claro, con la condición de que nos arrepintamos y busquemos su perdón (Rom. 7:24, 25; 1 Juan 2:1, 2). Sin embargo, alguien pudiera sentirse sucio debido a sus pecados y creer que no debe beneficiarse del rescate. Pero ¿sería lógico pensar así? Desde luego que no. Eso sería como no querer usar agua para lavarnos las manos porque las tenemos sucias. No hay que olvidar que el rescate se ofreció para los pecadores que se arrepienten. Gracias a él, podemos ser amigos de Dios a pesar de ser imperfectos (lea 1 Timoteo 1:15).

8. ¿Por qué debemos esforzarnos por corregir nuestros defectos?

8 Desde luego, no queremos dejar de luchar contra nuestros defectos. Para estrechar nuestra amistad con Jehová, tenemos que esforzarnos por imitarlo mejor a él y a Jesús, y por ser como ellos quieren que seamos (Sal. 15:1-5). Además, tenemos que hacer todo cuanto podamos por mantener a raya nuestras imperfecciones y, si es posible, eliminarlas. Sea que nos hayamos bautizado hace poco o que llevemos muchos años en la verdad, debemos continuar “siendo reajustados” (2 Cor. 13:11).

9. ¿Por qué sabemos que podemos seguir vistiéndonos de la nueva personalidad?

9 Debemos esforzarnos continuamente para ser “reajustados” y manifestar la “nueva personalidad”. Pablo escribió: “Deben desechar la vieja personalidad que se conforma a su manera de proceder anterior y que va corrompiéndose conforme a sus deseos engañosos; pero que deben ser hechos nuevos en la fuerza que impulsa su mente, y deben vestirse de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad” (Efes. 4:22-24). En el idioma original, la expresión traducida “ser hechos nuevos” indica que vestirse de la nueva personalidad es un proceso continuo. ¿Por qué nos anima eso? Porque nos confirma que, sin importar cuánto tiempo llevemos sirviendo a Jehová, podemos seguir cultivando y refinando las cualidades cristianas que conforman la nueva personalidad. Sin duda, la Biblia puede seguir haciendo cambios en nuestra forma de ser.

POR QUÉ CUESTA TANTO

10. a) ¿Qué debemos hacer para que la Biblia nos siga ayudando a hacer cambios? b) ¿Qué preguntas surgen?

10 Si queremos que la Biblia siga cambiando nuestra personalidad, tenemos que poner todo nuestro empeño. Pero ¿por qué tenemos que esforzarnos tanto? Si Jehová bendice nuestros esfuerzos, ¿no debería ser más fácil progresar espiritualmente? ¿No sería mejor que Jehová hiciera que nuestras malas inclinaciones no fueran tan fuertes? Así podríamos manifestar las cualidades cristianas fácilmente.

11-13. ¿Por qué espera Jehová que nos esforcemos por vencer nuestras debilidades?

11 Cuando pensamos en el universo, nos damos cuenta de que Jehová es muy poderoso. Por ejemplo, el Sol transforma en energía cinco millones de toneladas de materia cada segundo. De esa energía, solo una pequeña cantidad atraviesa la atmósfera de la Tierra. Aun así, el calor y la luz que llegan son suficientes para que haya vida (Sal. 74:16; Is. 40:26). Jehová también da fuerzas suficientes a sus siervos cuando lo necesitan (Is. 40:29). Pero ¿por qué no nos da el poder para corregir todos nuestros defectos, y así no tener que luchar contra ellos ni tener que aprender de nuestros errores?

12 Jehová nos ha dado libertad para elegir. Ese es un regalo maravilloso, pues nos da la oportunidad de escoger obedecer a Dios y esforzarnos por hacer su voluntad. Así le demostramos cuánto lo amamos y lo mucho que deseamos agradarle. Además, nos permite dejar claro que apoyamos su soberanía. Satanás puso en duda que Dios tuviera el derecho a gobernar. Por eso, Jehová, que es bueno y agradecido, valora mucho que nos esforcemos de corazón por apoyar su soberanía (Job 2:3-5; Prov. 27:11). Es cierto que para agradar a Jehová tenemos que luchar contra nuestras tendencias imperfectas. Pero si él nos pusiera las cosas tan fáciles que no tuviéramos que esforzarnos, no podríamos demostrar que de verdad somos leales y que queremos que nos gobierne.

13 Por eso, Jehová nos pide que hagamos un “esfuerzo solícito”, o intenso, para desarrollar cualidades cristianas (lea 2 Pedro 1:5-7; Col. 3:12). Él espera que luchemos por controlar lo que pensamos y sentimos (Rom. 8:5; 12:9). Cuando lo hacemos, vemos que la Biblia sigue cambiando nuestra personalidad. Eso nos da una enorme satisfacción.

DEJEMOS QUE LA BIBLIA SIGA CAMBIANDO NUESTRA PERSONALIDAD

14, 15. ¿Qué podríamos hacer para cultivar cualidades que le agradan a Jehová? (Vea el recuadro “ La Biblia y la oración cambiaron su personalidad”).

14 ¿Qué podemos hacer para desarrollar cualidades cristianas y agradar a Jehová? Se requiere algo más que decidir qué cosas tenemos que mejorar. Debemos continuar esforzándonos y seguir las instrucciones que Jehová nos da. Romanos 12:2 dice: “Cesen de amoldarse a este sistema de cosas; más bien, transfórmense rehaciendo su mente, para que prueben para ustedes mismos lo que es la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios”. Jehová nos ayuda con su Palabra y el espíritu santo a comprender cuál es su voluntad y a hacer los cambios necesarios para cumplir con sus requisitos. Pero debemos esforzarnos por leer cada día la Palabra de Dios, meditar en ella y pedirle su espíritu (Luc. 11:13; Gál. 5:22, 23). Si dejamos que el espíritu santo nos guíe y acudimos a la Biblia para adoptar el punto de vista de Jehová, podremos pensar, hablar y actuar cada vez más como él quiere. Pero, aun entonces, tendremos que ir con cuidado para que nuestras debilidades no nos hagan caer (Prov. 4:23).

Pudiera ser práctico guardar y repasar versículos de la Biblia y artículos que tengan que ver con nuestras debilidades. (Vea el párrafo 15).

15 Aparte de leer la Biblia todos los días, es importante que la estudiemos junto con las publicaciones bíblicas. Así podremos imitar las maravillosas cualidades de Dios. Algunos guardan para repasar de vez en cuando versículos de la Biblia y artículos de La Atalaya y ¡Despertad! que son muy útiles para cultivar cualidades cristianas o vencer alguna debilidad.

16. ¿Por qué no debemos desanimarnos si no logramos hacer cambios tan rápido como quisiéramos?

16 Si nos parece que progresamos lentamente, recordemos que se requiere tiempo para mejorar. Desarrollar cualidades cristianas es un proceso continuo. Por eso, tenemos que ser pacientes y seguir esforzándonos para que la Biblia continúe produciendo cambios positivos en nuestra personalidad. Al principio, quizás tengamos que obligarnos a hacer lo que es correcto. Pero con el tiempo, seguramente nos será más fácil y natural pensar y comportarnos como a Jehová le agrada, pues nuestros pensamientos y acciones se parecerán cada vez más a los suyos (Sal. 37:31; Prov. 23:12; Gál. 5:16, 17).

NUNCA OLVIDEMOS EL FUTURO QUE NOS ESPERA

17. Si somos leales a Jehová, ¿qué futuro tendremos?

17 En el futuro, los siervos leales de Dios serán perfectos y tendrán el honor de adorarle para siempre. Entonces, ya no tendremos que luchar para demostrar cualidades cristianas; imitar a Jehová será un auténtico placer. Mientras tanto, podemos adorar a Dios gracias al rescate. Aunque no somos perfectos, es posible agradarle si continuamos esforzándonos para que la Biblia nos siga transformando.

18, 19. ¿Qué demuestra que la Biblia tiene el poder de seguir cambiando nuestra personalidad?

18 Kevin, a quien mencionamos antes, se esforzó mucho por controlar su genio. Reflexionó en algunos principios de la Biblia y los puso en práctica. Además, aceptó el consejo y la ayuda de otros cristianos. Después de unos años, mejoró bastante y fue nombrado siervo ministerial. Desde hace veinte años ha servido como anciano. Aun así, todavía tiene que cuidarse para no sufrir una recaída espiritual.

19 La experiencia de Kevin muestra que la Biblia está ayudando a los siervos de Jehová a seguir haciendo cambios positivos en su personalidad. Por lo tanto, no nos demos por vencidos. Permitamos que la Palabra de Dios nos siga transformando y acercando a Jehová (Sal. 25:14). Él también bendecirá nuestros esfuerzos. Veremos que la Biblia puede seguir cambiando nuestra personalidad (Sal. 34:8).

^ [1] (párrafo 1): Se ha cambiado el nombre.