Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

lengua de señas ecuatoriana

La Atalaya (edición de estudio)  |  Mayo de 2016

Aprovechemos al máximo el alimento espiritual que Jehová nos da

Aprovechemos al máximo el alimento espiritual que Jehová nos da

“Yo, Jehová, soy tu Dios, Aquel que te enseña para que te beneficies a ti mismo” (IS. 48:17).

CANCIONES 20 Y 37

1, 2. a) ¿Qué sentimos los testigos de Jehová por la Biblia? b) ¿Qué parte de la Biblia le gusta más?

LOS testigos de Jehová amamos la Biblia. En ella encontramos guía confiable, consuelo y esperanza (Rom. 15:4). Para nosotros no es un conjunto de ideas humanas; la valoramos “como lo que verdaderamente es, como palabra de Dios” (1 Tes. 2:13).

2 Seguramente hay alguna parte de la Biblia que le gusta en especial. Muchos disfrutan de leer los Evangelios, pues les permiten ver la hermosa personalidad de Jehová reflejada en Jesús (Juan 14:9). A otros les encantan las secciones proféticas como Revelación, que habla de “las cosas que tienen que suceder dentro de poco” (Rev. 1:1). ¿Y no es cierto que todos hemos encontrado consuelo en el libro de los Salmos o consejos útiles en Proverbios? No cabe duda: la Biblia es un libro para todo el mundo.

3, 4. a) ¿Qué sentimos por nuestras publicaciones? b) ¿Qué publicaciones tenemos para diferentes grupos de personas?

3 Como amamos la Biblia, sentimos un profundo aprecio por las publicaciones que se basan en ella. Valoramos mucho el alimento espiritual que recibimos a través de libros, folletos, revistas y otras publicaciones. Todo este alimento viene de Jehová, y nos ayuda a estar alerta en sentido espiritual, bien nutridos y “saludables en fe” (Tito 2:2).

4 Aparte de las publicaciones para los testigos de Jehová en general, tenemos otras diseñadas para diferentes grupos de personas. Algunas están dirigidas a los jóvenes y otras, a los padres. Muchos contenidos de nuestras publicaciones impresas y de nuestro sitio de Internet se preparan pensando en quienes no son Testigos. Tal abundancia de alimento espiritual demuestra que Jehová ha cumplido su promesa de preparar “un banquete” para todos los pueblos (Is. 25:6).

5. ¿De qué podemos estar seguros?

5 Seguramente a todos nos gustaría tener más tiempo para leer la Biblia y las publicaciones. Para ser sinceros, no siempre podemos leer con detenimiento toda la información que recibimos. No obstante, estamos seguros de que Jehová valora nuestros esfuerzos por “comprar” tiempo para leer la Biblia y estudiar con regularidad (Efes. 5:15, 16). Con todo, debemos evitar un peligro que no se ve a simple vista. ¿Cuál?

6. ¿Qué puede hacer que no aprovechemos al máximo todo el alimento que Jehová nos da?

6 Si pensamos que parte del alimento espiritual que recibimos no tiene que ver con nosotros, corremos el riesgo de perdernos algunos beneficios. ¿Nos parece que una sección de la Biblia no es aplicable en nuestro caso? ¿Qué hay si cierta publicación está dirigida a un público con el que no nos sentimos identificados? Si leemos esa información por encima, o ni siquiera la leemos, podríamos perdernos consejos muy valiosos. ¿Cómo evitar esa trampa? Primero, recordando que Jehová es la Fuente del alimento espiritual. A través del profeta Isaías, él dijo: “Yo, Jehová, soy tu Dios, Aquel que te enseña para que te beneficies a ti mismo” (Is. 48:17). También será útil examinar tres recomendaciones que nos ayudarán a beneficiarnos de toda la información bíblica que tenemos a nuestro alcance.

CÓMO SACAR PROVECHO DE LA LECTURA DE LA BIBLIA

7. ¿Por qué tenemos que leer la Biblia con una mente abierta?

7 Lea con una mente abierta. La Biblia dice claramente que “toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa” (2 Tim. 3:16). Sin embargo, como ciertas secciones de la Biblia fueron dirigidas a una persona o a un grupo de personas en particular, debemos leerla con una mente abierta. “Cuando leo la Biblia, procuro recordar que un pasaje puede tener varias lecciones —dice un hermano—. Por eso trato de ver más allá de lo obvio”. Antes de leer la Biblia, es bueno pedirle a Jehová que nos abra la mente y nos dé sabiduría para encontrar las lecciones que quiere que aprendamos (Esd. 7:10; lea Santiago 1:5).

¿Estamos aprovechando al máximo nuestra lectura de la Biblia? (Vea el párrafo 7).

8, 9. a) ¿Qué preguntas podemos hacernos al leer la Biblia? b) ¿Qué nos enseña sobre Jehová la lista de requisitos para los ancianos de congregación?

8 Hágase preguntas. Cuando esté leyendo una porción de la Biblia, deténgase un momento y hágase preguntas como las siguientes: “¿Qué me enseña esto de Jehová? ¿Cómo me beneficia personalmente? ¿Cómo puedo usarlo para ayudar a otros?”. Estas preguntas nos ayudarán a sacar más provecho de nuestra lectura. Por ejemplo, pensemos en los requisitos bíblicos para los ancianos de congregación (lea 1 Timoteo 3:2-7). Como la mayoría de nosotros no somos ancianos, puede que pensemos que este pasaje no es muy práctico en nuestro caso. Ahora bien, si lo analizamos tomando en cuenta las tres preguntas que acabamos de mencionar, descubriremos que contiene muchas lecciones para nosotros. Veamos.

9 “¿Qué me enseña esto de Jehová?”. Jehová nos ha dado una lista de los requisitos que deben cumplir los ancianos. Eso demuestra que espera mucho de ellos. Deben ser un ejemplo para los demás. Y no solo eso: Jehová les pedirá cuentas por su manera de tratar a la congregación, “que él compró con la sangre de [su] Hijo” (Hech. 20:28). Dios desea que nos sintamos seguros y bien cuidados por nuestros pastores espirituales (Is. 32:1, 2). Visto así, ¿verdad que la lista de requisitos para los ancianos nos enseña que Jehová se preocupa mucho por nosotros?

10, 11. a) ¿Cómo nos beneficia repasar la lista de requisitos para los ancianos? b) ¿Cómo podemos usar esta lista para ayudar a otros?

10 “¿Cómo me beneficia personalmente?”. De vez en cuando, los siervos nombrados deben repasar esta lista de requisitos para hacerse un autoexamen y ver en qué pueden mejorar. Los hermanos que desean “alcanzar un puesto de superintendente” también tienen que fijarse muy bien en esos requisitos y tratar de cumplirlos lo mejor que puedan (1 Tim. 3:1). De hecho, reflexionar en esa lista nos beneficia a todos, pues Jehová espera que los cristianos cumplamos con la mayoría de esos requisitos. Por ejemplo, todos debemos ser “razonables” y tener “juicio sano” (Filip. 4:5; 1 Ped. 4:7). Cuando los ancianos son “ejemplos del rebaño”, podemos aprender de ellos e imitar su fe (1 Ped. 5:3; Heb. 13:7).

11 “¿Cómo puedo usarlo para ayudar a otros?”. Podríamos enseñarles la lista de requisitos para superintendentes cristianos a las personas interesadas en la Biblia o a nuestros estudiantes. Así verán que los ancianos de los testigos de Jehová son muy diferentes a los líderes religiosos de la cristiandad. Además, al repasar los requisitos puede que recordemos todo lo que los ancianos de nuestra congregación hacen para ayudarnos. Eso profundizará nuestro respeto por ellos, “que trabajan duro” a favor nuestro (1 Tes. 5:12). Y cuanto más los respetemos por su duro trabajo, más felices se sentirán (Heb. 13:17).

12, 13. a) ¿Qué podemos investigar con las herramientas que tenemos? b) Ponga un ejemplo de lo que descubrimos cuando investigamos las circunstancias en las que se escribió un relato.

12 Investigue. Use las herramientas de investigación que tenemos para averiguar cosas como las siguientes:

  • ¿Quién escribió esta sección de la Biblia?

  • ¿Dónde y cuándo se escribió?

  • ¿Qué sucesos importantes ocurrieron cuando se escribió este libro?

Esta información nos ayudará a encontrar lecciones que tal vez no se perciban a simple vista.

13 Por ejemplo, analicemos lo que dice Ezequiel 14:13, 14: “‘En cuanto a una tierra, en caso de que esta cometa pecado contra mí al actuar infielmente, yo ciertamente también extenderé mi mano contra ella y quebraré para ella las varas alrededor de las cuales se suspenden panes anulares, y ciertamente enviaré sobre ella hambre y cortaré de ella a hombre terrestre y animal doméstico’. ‘“Y si estos tres hombres resultaran estar en medio de ella: Noé, Daniel y Job, ellos mismos por su justicia librarían su alma”, es la expresión del Señor Soberano Jehová’”. Al investigar un poco más, descubrimos que estas palabras se escribieron alrededor del año 612 antes de nuestra era. Aunque ya hacía siglos que Noé y Job habían muerto, Jehová recordaba muy bien su lealtad. Pero Daniel todavía estaba vivo. De hecho, es posible que tuviera unos 20 años cuando Jehová dijo que era tan justo como Noé y Job. ¿Cuál es la lección? Que Jehová se fija en la lealtad de todos sus siervos —incluidos quienes son relativamente jóvenes— y valora mucho su ejemplo (Sal. 148:12-14).

APROVECHE TODAS LAS PUBLICACIONES

14. a) ¿Cómo ayuda a los jóvenes todo lo que se publica para ellos? b) ¿Cómo beneficia a los demás? (Vea la foto del principio).

14 Como hemos visto, podemos sacar beneficio de toda la Biblia. Del mismo modo, podemos beneficiarnos de todo el alimento espiritual que recibimos mediante las publicaciones. Veamos unos ejemplos. Información para los jóvenes. En los últimos años, se han publicado muchas cosas para ellos. [1] Algunos artículos se han escrito para ayudarlos a superar la presión en la escuela y las dificultades de la adolescencia. ¿Cómo nos beneficia a los demás leer esa información? Nos damos cuenta de los problemas que enfrentan nuestros jóvenes, y eso nos permite darles ánimo y ayuda.

15. ¿Por qué debería interesarles a los cristianos adultos la información que se publica para los jóvenes?

15 Muchos de los problemas que se tratan en esas publicaciones no son exclusivos de los jóvenes. A fin de cuentas, todos tenemos que defender nuestra fe, controlar las emociones, rechazar la presión de grupo y evitar las malas compañías y el entretenimiento perjudicial. Las publicaciones para los jóvenes han hablado de temas como estos y de muchos más. Si usted es un cristiano adulto, ¿debería pensar que esa información es demasiado simple para usted? Desde luego que no. Está basada en principios bíblicos eternos, y todos podemos beneficiarnos de ella, aunque esté redactada de manera que atraiga a los jóvenes.

16. ¿De qué otra forma ayudan las publicaciones a los jóvenes?

16 Nuestras publicaciones no solo han ayudado a los jóvenes a enfrentarse a sus problemas; los han ayudado a crecer espiritualmente y a acercarse a Jehová (lea Eclesiastés 12:1, 13). Los adultos también pueden beneficiarse de ellas. Por ejemplo, en ¡Despertad! de abril de 2009 apareció el artículo “Los jóvenes preguntan. ¿Cómo disfrutar la lectura de la Biblia?”. Este artículo tenía varias sugerencias e incluía un recuadro que se podía recortar y guardar en la Biblia. ¿Fue útil también para los adultos? Una esposa y madre de 24 años de edad escribió: “Aunque siempre me ha costado mucho leer la Biblia, estoy empleando las sugerencias de este artículo, así como el recuadro recortable que incluía. Ahora disfruto muchísimo leyéndola: puedo ver cómo se relacionan entre sí sus libros y cómo se entretejen igual que los hilos de un hermoso bordado. ¡Nunca me había apasionado tanto su lectura!”.

17, 18. ¿Cómo nos beneficia la información escrita para el público? Dé un ejemplo.

17 Información para el público. Desde el 2008 contamos con la edición de estudio de La Atalaya, que está hecha principalmente para los testigos de Jehová. Pero ¿nos beneficia también leer las revistas para el público en general? Piense en lo siguiente. Imagine que está en el Salón del Reino y, antes de que comience el discurso público, se presenta alguien a quien usted ha invitado. Sin duda, usted se siente muy contento. Durante el discurso no deja de pensar en su invitado y en el efecto que la conferencia tendrá en él. Es como si usted la escuchara con los oídos de esa persona. ¿Verdad que al terminar usted siente que la información fue realmente valiosa?

18 Algo parecido puede suceder cuando leemos publicaciones pensadas para personas que no son testigos. Por ejemplo, la edición para el público de La Atalaya trata temas de la Biblia usando un lenguaje que alguien que no es Testigo puede comprender. Lo mismo ocurre con los artículos que aparecen en jw.org, como los que se encuentran en las secciones “Preguntas sobre la Biblia” y “Preguntas frecuentes”. Leer esta información nos ayudará a valorar las verdades de la Biblia todavía más. También aprenderemos nuevos argumentos para explicar nuestras creencias en la predicación. De manera parecida, la revista ¡Despertad! reafirma nuestra convicción de que Dios existe. Además, nos enseña a defender nuestras creencias (lea 1 Pedro 3:15).

19. ¿Cómo podemos demostrar que agradecemos el alimento espiritual que nos da Jehová?

19 No cabe duda de que Jehová nos ha dado mucho alimento que satisface nuestra “necesidad espiritual” (Mat. 5:3). Sigamos aprovechando al máximo todos los recursos que ha puesto a nuestro alcance. Así demostraremos gratitud a nuestro Creador, quien nos enseña para nuestro propio beneficio (Is. 48:17).

^ [1] (párrafo 14): Por ejemplo, contamos con los volúmenes 1 y 2 de la obra Lo que los jóvenes preguntan. Respuestas prácticas. Y en Internet podemos encontrar la sección “Los jóvenes preguntan”.