Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

lengua de señas ecuatoriana

La Atalaya (edición de estudio)  |  Febrero de 2017

El rescate: un regalo perfecto del Padre

El rescate: un regalo perfecto del Padre

“Toda dádiva buena y todo don perfecto es [...] del Padre” (SANT. 1:17).

CANCIONES 2 Y 5

1. ¿Qué bendiciones hace posible el rescate?

GRACIAS al sacrificio de rescate de Jesucristo, podemos recibir muchas bendiciones. Este rescate hace posible que todos los descendientes de Adán que aman la justicia lleguen algún día a formar parte de la familia de Dios. También nos da la oportunidad de vivir felices para siempre. Pero logra más que ofrecerle un futuro maravilloso a la humanidad obediente. El que Jesús estuviera dispuesto a morir defendiendo la justicia de Jehová está muy relacionado con cuestiones de importancia universal (Heb. 1:8, 9).

2. a) ¿Qué cuestiones de importancia universal se mencionan en el padrenuestro? (Vea el dibujo del principio). b) ¿Qué analizaremos en este artículo?

2 Unos dos años antes de morir y proporcionar el sacrificio de rescate, Jesús les enseñó a sus discípulos a orar de esta manera: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra” (Mat. 6:9, 10). Veamos qué relación hay entre el rescate y la santificación del nombre de Jehová, el gobierno de su Reino y el cumplimiento de su propósito. Esto nos ayudará a sentirnos más agradecidos por el rescate.

“SANTIFICADO SEA TU NOMBRE”

3. a) ¿Qué representa el nombre de Dios? b) ¿Cómo manchó Satanás ese nombre sagrado?

3 Lo primero que Jesús pidió en el padrenuestro fue que se santificara el nombre de Dios. Este nombre representa toda la excelencia, majestad y santidad de Jehová. En otra oración, Jesús llamó a Jehová “Padre santo” (Juan 17:11). Como es santo, todos sus principios y leyes también lo son. Sin embargo, Satanás cuestionó con astucia en el jardín de Edén que Dios tenga el derecho de poner normas a los humanos. Al mentir sobre Jehová, Satanás manchó su sagrado nombre (Gén. 3:1-5).

4. ¿Cómo contribuyó Jesús a la santificación del nombre de Dios?

4 En cambio, Jesús amaba de verdad el nombre de Jehová (Juan 17:25, 26). De hecho, contribuyó a su santificación (lea Salmo 40:8-10). Al mantener integridad perfecta en la Tierra, demostró que es justo y razonable que Jehová establezca normas para los seres inteligentes. Fue leal a su Padre celestial en todo, incluso cuando Satanás le causó una muerte horrible. Así, probó que un humano perfecto podía ser completamente obediente a las justas normas de Dios.

5. ¿Cómo podemos contribuir a la santificación del nombre de Dios?

5 ¿Cómo demostramos que amamos el nombre de Jehová? Con nuestra conducta. Dios espera que seamos santos (lea 1 Pedro 1:15, 16). Eso significa que solo adoramos a Jehová y que lo obedecemos con todo el corazón. Hacemos lo posible por vivir según sus justos principios y leyes aunque nos persigan. Nuestras buenas obras dejan brillar nuestra luz y dan gloria al nombre de Jehová (Mat. 5:14-16). Como personas santas, demostramos por nuestra manera de vivir que las leyes de Dios son buenas y que las acusaciones de Satanás son falsas. Es cierto que todos cometemos errores, pero nos arrepentimos de verdad y dejamos de hacer cosas que deshonran a Jehová (Sal. 79:9).

6. ¿Por qué nos considera Jehová justos, si somos imperfectos?

6 Jehová se basa en el sacrificio de Jesús para perdonar los pecados de los que ejercen fe. Acepta como siervos suyos a quienes se dedican a él. A los cristianos ungidos los acepta como hijos, y a las “otras ovejas”, como amigos (Juan 10:16; Rom. 5:1, 2; Sant. 2:21-25). Así que, incluso ahora, el rescate permite que nuestro Padre nos considere justos y que participemos en la santificación de su nombre.

“VENGA TU REINO”

7. ¿De qué bendiciones se disfrutará bajo el Reino gracias al rescate?

7 La segunda petición de Jesús en el padrenuestro fue: “Venga tu reino”. ¿Qué relación hay entre el rescate y el Reino de Dios? Gracias a este sacrificio, se reúne a 144.000 para que sirvan como reyes y sacerdotes con Cristo en el cielo (Rev. 5:9, 10; 14:1). Jesús y los que gobiernan con él componen el Reino de Dios. Durante mil años, aplicarán los beneficios del rescate a la humanidad obediente. La Tierra se transformará en un paraíso y a los humanos fieles se les llevará a la perfección. Como resultado, la parte celestial y la terrestre de la familia de Dios volverán a estar completamente unidas (Rev. 5:13; 20:6). Jesús aplastará la cabeza de la serpiente y eliminará del universo todo rastro de la rebelión de Satanás (Gén. 3:15).

8. a) ¿Cómo les enseñó Jesús a sus discípulos la importancia del Reino de Dios? b) ¿Cómo demostramos que apoyamos el Reino?

8 Mientras estuvo en la Tierra, Jesús les enseñó a sus discípulos la importancia del Reino de Dios. Proclamó “las buenas nuevas del reino de Dios” por todas partes inmediatamente después de su bautismo (Luc. 4:43). Cuando se dirigió a sus discípulos por última vez antes de regresar al cielo, les ordenó que fueran testigos de él “hasta la parte más distante de la tierra” (Hech. 1:6-8). Gracias a la predicación de las buenas nuevas, personas de todos los rincones del planeta tendrían la oportunidad de aprender sobre el rescate y de convertirse en súbditos del Reino de Dios. Hoy demostramos nuestro apoyo al Reino ayudando a los hermanos de Cristo que están en la Tierra a cumplir con la comisión de proclamar las buenas nuevas por todo el mundo (Mat. 24:14; 25:40).

“EFECTÚESE TU VOLUNTAD”

9. ¿Por qué estamos seguros de que Jehová cumplirá su propósito para la humanidad?

9 ¿Qué quiso decir Jesús con la expresión: “Efectúese tu voluntad”? Jehová es el Creador y, cuando dice que algo va a pasar, se puede dar por hecho (Is. 55:11). No permitirá que la rebelión de Satanás desbarate su propósito para la humanidad. Desde el principio, quería que la Tierra se llenara con los hijos perfectos de Adán y Eva (Gén. 1:28). Si ellos hubieran muerto sin hijos, ese propósito no se habría cumplido. Por eso, cuando Adán y Eva pecaron, Jehová dejó que tuvieran hijos. Y, mediante el rescate, les da a todos los que ejercen fe la oportunidad de alcanzar la perfección y vivir para siempre. Jehová ama a las personas, y desea que las que sean obedientes vivan como él siempre ha querido.

10. ¿Cómo beneficiará el rescate a las personas que han muerto?

10 Miles de millones han muerto sin la oportunidad de conocer y servir a Jehová. ¿Qué pasará con ellos? El rescate abre la puerta para que resuciten. Nuestro cariñoso Padre celestial les devolverá la vida y les dará la oportunidad de aprender sobre su propósito y de recibir la vida eterna (Hech. 24:15). Jehová no quiere que las personas mueran, sino que vivan. Como es “la fuente de la vida”, se convierte en el Padre de todos los que resuciten (Sal. 36:9). Por eso, es muy apropiado que Jesús nos enseñara a decir en oración: “Padre nuestro que estás en los cielos” (Mat. 6:9). Jehová le ha dado a Jesús un importante papel en la resurrección (Juan 6:40, 44). En el Paraíso, Cristo lo cumplirá al actuar como “la resurrección y la vida” (Juan 11:25).

11. ¿Cuál es la voluntad de Dios para la “gran muchedumbre”?

11 Jehová no es generoso solo con unos pocos privilegiados. Jesús dijo: “Cualquiera que hace la voluntad de Dios, este es mi hermano y hermana y madre” (Mar. 3:35). Dios desea que una innumerable “gran muchedumbre” de todas las naciones, tribus y lenguas lleguen a ser sus siervos. Quienes ejercen fe en el rescate de Cristo y hacen la voluntad de Jehová pueden estar entre los que claman con voz fuerte: “La salvación se la debemos a nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero” (Rev. 7:9, 10).

12. ¿Qué nos enseña el padrenuestro sobre el propósito de Dios para la humanidad?

12 El propósito de Jehová para las personas obedientes se puede ver en las peticiones que encontramos en el padrenuestro. Como queremos actuar en conformidad con esta oración, hacemos todo lo posible por santificar, o tratar como santo, el nombre de Jehová (Is. 8:13). El propio nombre de Jesús significa “Jehová es Salvación”, y esa salvación que obtenemos mediante el rescate le da honra y gloria al nombre de Jehová. El Reino de Dios es el medio por el cual la humanidad obediente recibirá los beneficios del rescate. Así es, la oración modelo nos confirma que nada puede impedir que se cumpla la voluntad de Dios (Sal. 135:6; Is. 46:9, 10).

DEMOSTREMOS AGRADECIMIENTO POR EL RESCATE

13. ¿Qué demostramos al bautizarnos?

13 Una manera importante de mostrar agradecimiento por el rescate es dedicarnos a Dios por la fe que tenemos en el rescate y bautizarnos. El bautismo indica que “pertenecemos a Jehová” (Rom. 14:8). Representa nuestra solicitud a Dios para tener una conciencia buena o tranquila (1 Ped. 3:21). Jehová responde a esa petición limpiándonos con la sangre del sacrificio de Cristo. No tenemos ninguna duda de que nos dará todo lo que ha prometido (Rom. 8:32).

¿Cómo demostramos que agradecemos el rescate? (Vea los párrafos 13 y 14).

14. ¿Por qué se nos manda que amemos al prójimo?

14 ¿Hay otra forma de mostrar agradecimiento por el rescate? Como Jehová hace todo por amor, quiere que esta sea la cualidad principal de todos sus siervos (1 Juan 4:8-11). Cuando amamos a los demás, demostramos que queremos ser hijos de nuestro “Padre que está en los cielos” (Mat. 5:43-48). El único mandato más importante que el de amar al prójimo es el de amar a Jehová (Mat. 22:37-40). Y una manera fundamental de manifestar amor por las personas es cumpliendo con la comisión de predicar las buenas nuevas del Reino de Dios. Al amar a los demás, reflejamos la gloria de Jehová. De hecho, el amor a Dios “se perfecciona en nosotros” cuando obedecemos el mandato de amar al prójimo, especialmente a los hermanos (1 Juan 4:12, 20).

JEHOVÁ TRAE “TIEMPOS DE REFRIGERIO” MEDIANTE EL RESCATE

15. a) ¿Cómo nos bendice Jehová ahora? b) ¿Cómo nos bendecirá en el futuro?

15 Ejercer fe en el rescate abre la posibilidad de ser perdonados por completo. La Palabra de Dios nos asegura que nuestros pecados pueden ser borrados (lea Hechos 3:19-21). Como vimos antes, Jehová se basa en el rescate para adoptar como hijos a sus siervos ungidos por espíritu (Rom. 8:15-17). Para los que somos de las “otras ovejas”, es como si Jehová hubiera preparado un certificado de adopción con nuestro nombre escrito en él. Una vez alcancemos la perfección y pasemos la prueba final, lo firmará con gusto y nos adoptará como sus amados hijos terrestres (Rom. 8:20, 21; Rev. 20:7-9). El amor de Dios por sus queridos hijos durará para siempre, y los beneficios del rescate, también (Heb. 9:12). Este regalo nunca perderá su valor. Nada ni nadie podrá quitárnoslo.

16. ¿Cómo nos da auténtica libertad el rescate?

16 No hay nada que el Diablo pueda hacer para impedir que los que se arrepienten de corazón lleguen algún día a ser parte de la familia de Jehová. Jesús vino a la Tierra y murió “una vez para siempre”, así que el rescate ha sido pagado definitivamente (Heb. 9:24-26). Este sacrificio anula totalmente la condena que heredamos de Adán: nos libera de la esclavitud a este mundo controlado por Satanás y ya no vivimos con miedo a la muerte (Heb. 2:14, 15).

17. ¿Qué significa para usted el amor de Jehová?

17 Podemos confiar por completo en las promesas de Dios. Igual que sus leyes físicas nunca fallan, Jehová nunca nos fallará. Él no cambia (Mal. 3:6). Jehová nos regala mucho más que la vida, nos da su amor. La Biblia dice: “Hemos llegado a conocer y hemos creído el amor que Dios tiene en nuestro caso. Dios es amor” (1 Juan 4:16). La Tierra será un paraíso donde abundará la felicidad y donde todos imitarán el amor de Dios. Unamos nuestras voces a las criaturas fieles del cielo, que dicen: “La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fuerza sean a nuestro Dios para siempre jamás. Amén” (Rev. 7:12).